ED – Capítulo 310

Modo Noche

Capítulo 310: Los Sentimientos de Chi Xiaodie

—¡Es suficiente, por favor, regresa! Chi Xiaodie gritó con una expresión molesta.

Sima Longyun temblaba de ira. Su amor le fue quitado, así que señaló directamente a la cara de Li Qiye y declaró: —¡Pequeño animal, ven aquí ahora mismo! Hoy, quiero mostrarle quién es verdaderamente digno de Xiaodie. Lucharemos hasta la muerte; ¡sólo el vencedor será digno de casarse con Xiaodie!

—¡Si quieres pelear, entonces no hay necesidad de que él lo haga! Chi Xiaodie también inmediatamente se levantó con ira y fríamente declaró: —Voy a luchar.

—Pequeño animal, ¡¿qué es tan grande sobre esconderse detrás de una mujer?! Sima Longyun vomitó sangre de ira y declaró con su dedo señalando a Li Qiye.

Chi Xiaodie dio un paso adelante, pero fue detenida por Li Qiye. Luego se puso de pie lentamente y dijo: —¿Te marcharas por tu propia cuenta o esperarás que te envié?

¡Mooo! El rugido de un toro estalló como el cuerpo de Sima Longyun brillaba con un resplandor dorado. Era como si un toro divino se fusionara con él. Su energía de sangre estalló como una inundación rompiendo una presa.

Sima Longyun entonces gritó: —¡Pequeño animal, prueba mi puño! Su Físico Toro Dorado desató un puñetazo que fue capaz de mover las montañas y envolver el océano.

—¡Largo! Los ojos de Li Qiye se enfocaron. De repente, activó su Físico Divino Supresión del Infierno, luego giró pesadamente su mano hacia Sima Longyun.

¡Bang! No hubo necesidad de pensar en el resultado del Físico Divino Supresión del Infierno contra el Físico Toro Dorado. Uno era un Físico Inmortal mientras que el otro era un Físico Xiantian; existía una diferencia comparable al cielo y la tierra. Sima Longyun fue despedido por Li Qiye. Se estrelló contra una pared y continuó por una distancia muy larga.

El anciano del concejo se sorprendió al ver a su discípulo siendo golpeado, por lo que inmediatamente gritó: —¡Tú…!

Li Qiye respondió calmadamente sin mirar al anciano: —Hoy, por respeto al Señor Real Chi y porque todos vinieron como invitados, no mataré a ninguno de ustedes. La próxima vez, sin embargo, si todavía te atreves a provocarme, ¡entonces te aplastaré! Terminado de hablar, Li Qiye se dio la vuelta y se fue mientras Chi Xiaodie siguió silenciosamente justo después.

El Señor Real de Rugido del León suavemente suspiró y le dijo al anciano del concejo: —Anciano del Concejo, los jóvenes tienen su propio mundo. No puedo tomar el reinado de sus asuntos. Mi Clan Chi aprecia el amor del anciano y del País Santo. Por favor, cuídate en tu camino de regreso.

Con una expresión extremadamente disgustada, el anciano del concejo pisoteó el pie con exasperación y llevó la dote y al herido Sima Longyun de vuelta. Él asumió que, con su llegada personal junto con el País Santo detrás de él, la Puerta de Rugido del León tendría un rato difícil en decir no. Sin embargo, no esperaba que no sólo la Puerta de Rugido del León dijera que no, pero Li Qiye también los avergonzó. Se estremeció de ira y pensó que el País Santo pagaría absolutamente esta humillación en el futuro.

Li Qiye no regresó inmediatamente a la academia. Chi Xiaodao también llegó rápidamente después escuchar de la visita de Li Qiye.

Al ver su jubilosa apariencia, Li Qiye sonrió y dijo: —¿Así parece que has ganado a la belleza?

Aunque Chi Xiaodao era antes una persona alegre y habladora, también tenía un aire de soledad. Sin embargo, esto había cambiado completamente. Ahora brillaba de buen humor y parecía renovado. Una sola mirada fue suficiente para decir que estaba profundamente enamorado.

Chi Xiaodao estaba un poco avergonzado de las burlas de Li Qiye y tuvo que forzar una sonrisa incómoda: —Hermano Li, la verdad es que también quiero traer a la belleza de vuelta a casa, pero el Clan Bao Yun es una dura prueba. En este momento, la Escuela de Aullido del Tigre está presionando el tema. A pesar de que la Pequeña Yun no quiere, el Clan Bao Yun aceptará con mucho gusto esta alianza matrimonial con la Escuela de Aullido del Tigre. Chi Xiaodao no escondió nada de Li Qiye. Fue capaz de cortejar a la princesa en parte gracias al apoyo de Li Qiye.

Li Qiye tranquilamente dijo: —¿Qué es tan difícil sobre ello? Si te gusta, entonces sólo tráela de vuelta. ¡Si el Clan Bao Yun no está de acuerdo, entonces directamente robar a la novia!

Chi Xiaodao no sabía si reír o llorar. No podía ser tan dominante como Li Qiye, por lo que dijo con una sonrisa: —También quiero hacerlo, pero todavía espero seguir el enfoque tradicional un poco más. Si el Clan Bao Yun pudiera aceptarme, entonces Pequeña Yun sería más feliz casándose conmigo. Entonces, todo el mundo sería feliz.

Li Qiye se rió y dijo: —Ya que tu abuelo terminó su cultivo aislado, déjalo ir a proponer matrimonio en tu lugar. Mientras la Princesa Bao Yun acepte estar a tu lado, todo estará bien. No importa si el Clan Bao Yun siente que la Puerta de Rugido del León no es digna. En otro momento, traeré a un par de grandes personajes para darle un poco de cara y aplastar a la Escuela de Aullido del Tigre para que el Clan Bao Yun pueda darle a su princesa con alegría. A Li Qiye realmente le gustó Chi Xiaodao y apoyó completamente este asunto de su matrimonio.

—¡Gracias, hermano Li! Chi Xiaodao hizo una reverencia y respondió con sonrisa: —Definitivamente iré a proponer matrimonio. No importa lo difícil que el Clan Bao Yun lo haga para mí, seguiré intentando hasta que estén satisfechos. Al hacer esto, Pequeña Yun también será feliz y podrá casarse conmigo sin ningún remordimiento.

—Una buena manera de pensar. Li Qiye sonrió y entonces dijo con cuidado: —Después de ganar a la belleza y traerla de vuelta, asegúrese de practicar con diligencia. Has cambiado tu destino con éxito, así que no desperdicies tu talento.

—Tenga la seguridad, Hermano Li, ¡definitivamente no le defraudaré! Chi Xiaodao estaba verdaderamente agradecido en su corazón. Desde su primer encuentro, Li Qiye le había ayudado mucho e incluso había cambiado su destino. Este fue un gran acto de bondad que se le otorgó.

—Me quedaré aquí unos días más para esperar a tu abuelo. Si tienes alguna pregunta con respecto al cultivo, entonces sólo ven y pregúntame. —Li Qiye le recordó antes de irse.

Chi Xiaodie no lo siguió inmediatamente porque quería hablar con su hermano.

—Hermana, ¿cómo están ustedes progresando? Chi Xiaodao le guiñó un ojo y sonrió.

Chi Xiaodie respondió rápidamente: —¿Qué progreso? ¡No digas tonterías, no es bueno dañar su reputación!

Chi Xiaodao sonrió y dijo: —Ah, el proverbio dice que una chica casada siempre ayudará a los forasteros… Esto es demasiado cierto. Ni siquiera te has casado con él, pero ya estás tomando su lado. ¿Qué vas a hacer después del matrimonio? Jeje, hermana, no eres como el pasado en absoluto. Antes, la hermana era una persona muy arrogante.

—¡Deja de decir tonterías! Chi Xiaodie dijo con ira y vergüenza. Entonces ella le dirigió una mirada severa y dijo: —No hay tal cosa.

Chi Xiaodao ignoró su mirada y rió entre dientes: —Hermana, te apoyo. Estoy seguro de que serás capaz de hacerlo; este hermano pequeño está esperando para beber su brindis de la boda.

Chi Xiaodie sólo podía permanecer en silencio y en secreto suspiró ante las bromas de Chi Xiaodao.

Chi Xiaodao notó esto y con cuidado preguntó: ¿Hermana? ¿Qué sucede? Si tienes algo en mente, solo dilo, tal vez pueda ayudarte a sentirte mejor.

—No es nada. Chi Xiaodie sacudió la cabeza con un corazón pesado.

—¿Es por el Hermano Li? Chi Xiaodao mostró su preocupación. La relación de este hermano y hermana era bastante buena. Crecieron juntos, así Chi Xiaodao —como su hermano— naturalmente quería que su hermana tuviera un matrimonio feliz.

En respuesta a su silencio continuo, Chi Xiaodao preguntó ansiosamente: —¿Podría ser que el Hermano Li no te caiga bien?

Después de un rato, Chi Xiaodie suspiró suavemente y respondió: —¿Cómo puedo saberlo? Susurró entonces: Incluso el joven señor del Palacio Pluma de Hielo solo puede ser su criada.

Chi Xiaodie sabía que Li Qiye no estaba bromeando cuando dijo eso a Bing Yuxia. Bing Yuxia era supremamente sin igual; no había defectos en su belleza y talento. Si uno tuviera que ser exigente, entonces el único punto válido de crítica sería su naturaleza de vestirse como hombre. A pesar de todo esto, Li Qiye todavía sólo la aceptaba como una criada.

Chi Xiaodao también guardó silencio; había oído a Li Qiye decir esto antes. Si otras personas dijeran esto, serían vistos como locos e ignorantes, pero Chi Xiaodao sabía que Li Qiye era serio. Se podría decir que para Li Qiye, ¡las hijas orgullosas del cielo con belleza como Bing Yuxia eran completamente secundario!

Cuando incluso alguien como Bing Yuxia no podía ganar su gracia, entonces ¿qué pasa con su hermana? Sus antecedentes, belleza y talentos no eran comparables a Bing Yuxia.

—¿Tienes algún plan? Al final, Chi Xiaodao le preguntó.

Chi Xiaodie miró hacia el horizonte y respiró hondo antes de susurrar: —¡Quiero quedarme a su lado! En este momento, su cara se puso caliente. Apretó discretamente los puños y se animó en secreto.

Para ella, el estatus no era importante. Ya estaría satisfecha sólo por quedarse al lado de Li Qiye.

Chi Xiaodao también se lamentó en su mente porque sabía que su hermana estaba atrapada en el abismo. Antes, su hermana siempre era arrogante y pensó que Li Qiye era un estafador. Al final, ella no podía soportar el encanto de Li Qiye dentro de su arrogancia contra el mundo y se perdió en su naturaleza misteriosa e insondable.

Otras personas encontrarían esta conversación increíble. Incluso si Chi Xiaodie no estaba en el pináculo más alto de la belleza, ella seguía siendo la hija de oro del País de Rugido del León con gran encanto. Innumerables genios quieren casarse con ella, pero ahora, ella sólo quiere seguir detrás de un joven.

Chi Xiaodao la animó y dijo: —Hermana, sé que puedes hacerlo.

Chi Xiaodie sonrió y dijo: —Tu también debes traer a la Princesa Bao Yun pronto. Luego, enfóquese en cultivar en el futuro. Esperemos que podamos traer gloria a nuestro clan en esta generación, como lo hicieron nuestros antepasados ​​en el pasado, para que no avergoncemos su nombre.

Cuanto más aprendía de sus antepasados, más orgullosa se sentía. Tanto el Dios Rey de Cien Batallas y el Monarca León Ba Xian fueron personajes que una vez reinaron en este mundo. Como descendiente del Clan Chi, Chi Xiaodie esperaba un día recuperar su gloria y permitir que su herencia floreciera de nuevo.

—Hermana, haré todo lo posible. —Dijo Chi Xiaodao para motivarse.

  • HubertLayle

    Muchas gracias por los capitulos, este “conflicto” de matrimonios es como la calma antes del apocalipsis xD

  • Camilo Camargo

    Gracias por los cap y esto se prendió jajaja

  • Gibran

    Gracias 😀

  • blacklothus

    Gracias por los capítulos, me pregunto si habrá mujer que conquiste a Li Qiye.