EOT – Capítulo 19

Modo Noche

Capítulo 19 – Asesinato

Algunos de ellos se acercaron, liderados por un joven que parecía tener alrededor de 24 años de edad. Parecía temerario, pero había un arma atada a su cintura. Tenía un barrote de hierro en una mano y lo golpeaba contra la palma de su mano de vez en cuando. Al acercarse a ellos, dijo arrogantemente: “Ustedes son muy valientes, ¿eh? Ni siquiera intentaron correr cuando nos vio venir, ¡pensé que tendría que ir tras ustedes!”

“Jefe, no necesitas engañarle.”

“¡Tu, hombre! ¡Deja tu arma y tu cartera aquí, mientras que la chica, ella debe quedarse! ¡Una mujer tan hermosa… debe ser buena! ¡Parece que vamos a estar ocupados esta noche!” Dijo otro pandillero mientras miraba a Zhao Yali y babeaba.

El rostro de Zhao Yali se puso ligeramente pálido. Ella le preguntó a Luo Yuan, “¿Deberíamos llamar a la policía?”

“¿La policía? ¿Me estás tomando el pelo?”

“Es el fin del mundo, así que ¿a quién le importa? Si no nos creen, pueden llamar.” Varios pandilleros se rieron.

“¿La policía ya no está trabajando?” Aunque Luo Yuan no entendía su dialecto, podía adivinar el significado general.

“No puedo dejar de reír hombre, hay tanta gente muriendo todos los días y ¿crees que la policía no tiene nada mejor que hacer? Nadie va a investigar, incluso si te mato ahora. Si no quieres irte y quieres ser el héroe, ¿no te arrepentirás?” El líder de la pandilla se rió con locura, pero se sintió algo incómodo. Pero se calmó una vez que recordó el arma que llevaba en la cintura.

Mirando las acciones ilegales de esas personas, parecía que estaban diciendo la verdad. “¿Significa eso que está bien matarte también?” Preguntó Luo Yuan en voz baja.

La banda no tenía miedo y no tomó ni siquiera el más pequeño de los pasos hacia atrás. El líder de la pandilla intentó alcanzó la pistola en su cintura, pero Luo Yuan la había notado desde hace tiempo y definitivamente no iba a darle la oportunidad de usarla. Se acomodó y se propulsó hacia adelante. Su cuerpo se movió como una flecha y sacó su cuchillo antes de que alguien pudiese responder. Su largo cuchillo se deslizó fácilmente fuera de su vaina y rápidamente cortó la mano derecha del oponente que sostenía el arma. La mano cayó al suelo y el líder de la pandilla soltó un grito triste.

Algunos de los pandilleros parecían horrorizados. Las cosas sucedieron demasiado rápido y ya no sabían si debían permanecer o retirarse.

Luo Yuan sacó la pistola de la mano desprendida. Sin un arma, esos matones no eran ningún desafío para él.

“¡Mátenlo, mátenlo!” Ordenó el líder de la pandilla mientras se agarraba el brazo lesionado y lloraba histéricamente. Estaba lleno de ira que estaba dirigida a Luo Yuan. Varios agresores vacilaron cuando supieron que habían encontrado un oponente más fuerte de lo habitual y ahora estaban muy temerosos.

Luo Yuan dudó si matar al líder o no cuando vio la ira en los ojos del joven.

Su ética moral y la preocupación de ser arrestado retrasaron su decisión. Sin embargo, Zhao Yali estaría en problemas si no matase al líder ahora. Ella se quedaría cerca mientras él se marchaba para regresar a su propio lugar.

“Yali, por favor, cierra los ojos.” Dijo Luo Yuan repentinamente.

El líder de los pandilleros parecía sentir que algo iba mal y trató de retroceder. Gritó a sus seguidores: “¡Golpéenlo, idiotas! ¿Creen que los dejará ir?”

“¡Cállate!” Luo Yuan gritó al maleducado líder y caminó hacia él. Levantó su cuchillo y cortó el cuello del líder. El pobre líder abrió mucho los ojos y presionó su mano restante en su cuello, tratando de impedir que la sangre escapara. Quería decir algo, pero ya no podía hablar y su cuerpo cayó lentamente en un charco de sangre.

Algo fue estimulado en la mente de Luo Yuan mientras miraba al pobre líder caer. Luego miró a los otros pandilleros con ojos asesinos. Se preguntó si debía matarlos a todos para evitar problemas innecesarios en el futuro, ya que ya había matado a uno de todos modos.

Todos eran agresores y habían hecho muchas cosas malas; Luo Yuan no necesitaba sentirse culpable, aunque los matara a todos. Era una buena acción derrotar a la gente malvada. Se tomó un momento para convencerse de eso y muy pronto no dudó más.

Aquellos agresores sentían que algo andaba mal y trataron de escapar. Lamentablemente, ya era demasiado tarde. Luo Yuan actuó muy rápido y su cuchillo cortó a través de uno de los cuellos de los matones, su cabeza voló por el aire, cayendo en el suelo. Luo Yuan dio unos cuantos saltos para llegar a otro matón, con su hoja apuñalando en el cuello del matón y luego saliendo por su otro lado.

¡Cortar, picar, apuñalar y rebanar! Ninguno de los pandilleros fue capaz de escapar. Luo Yuan logró matar a todos ellos con sus 12 puntos de destreza.

La mayoría de los pandilleros intentaron escapar, pero al final, todos ellos fueron asesinados. Sólo gastó unos 20 segundos matando a todos ellos. Sacudió su cuchillo para tratar de quitar la sangre de la hoja, y luego la devolvió a la vaina.

Durante el proceso de matar, Luo Yuan estaba lleno de emoción, sin embargo, ahora todo lo que sentía era miedo y pesar. ¿Y si la policía lo encontraba? Se volteó y vio a Zhao Yali sentada en el suelo; parecía asustada.

Rápidamente se acercó corriendo y preguntó: “¿Estás bien? Te dije que cerraras los ojos, ¿por qué no me escuchaste?”

“¡Asesino! ¡Mataste a esa gente!” Dijo Zhao Yali sin mirar a Luo Yuan.

“No te preocupes, son sólo unos cuantos matones, ¡debemos irnos ahora, de lo contrario, estaremos en problemas si alguien nos ve!” Le dijo, e inmediatamente se dio cuenta de que había dicho algo incorrecto. Pero era demasiado tarde para arrepentirse.

Su preocupación había sido por las consecuencias del asesinato en lugar del asesinato en sí. Sentía que matar a la gente era casi lo mismo que matar a esas ratas mutadas. Por un momento se preguntó desde cuándo era así. Anteriormente, nunca se había atrevido a pelear con alguien, y ahora estaba bien con matar.

“¡Sí tienes razón! ¡Deberíamos irnos!” Zhao Yali respondió de inmediato. Pero cuando estaba a punto de levantarse del suelo, se sintió entumecida y dijo: “¿Podrías ayudarme? Mis piernas están entumecidas.”

Luo Yuan naturalmente miró sus muslos y notó que la postura en la que estaba sentada era inapropiada. Su vestido había subido accidentalmente, exponiendo sus hermosas nalgas. Luo Yuan acababa de pasar por una serie de peleas y todavía estaba impulsado de la experiencia de matar. Se volvió más valiente y naturalmente tocó sus nalgas después de no resistirse a una visión tan seductora.

“¿Qué diablos estás haciendo?” Gritó Zhao Yali, sorprendida cuando Luo Yuan la agarró por el trasero.

Luego la levantó del suelo.

“Tu idiota, ¡tu mente está llena de porno!” Zhao Yali le regañó locamente. Se levantó del suelo y apartó la mano de Luo Yuan.

“¿Por qué no usaste ropa interior? ¡Es normal que un hombre sano reaccione de esa manera!” Explicó inocentemente. Se preguntaba por qué las mujeres eran tan extrañas. Anoche ella estaba desesperadamente pidiéndolo, pero hoy ella era totalmente diferente, y ni siquiera le permitía tocarla.

El rostro de Zhao Yali se sonrojó y dijo: “¡No deberías hacer eso, aunque no esté usando ropa interior! ¡No eres mi novio!” Luo Yuan permaneció en silencio. Zhao Yali se puso más furiosa y le dio una patada en la pierna. Luego se alejó airadamente y dijo: “¡Me voy, deberías irte a casa!”

Sin embargo, frenó cuando vio los cadáveres.

“Todavía hay un largo camino por recorrer y tu podrías estar en peligro, voy a estar preocupado si te vas sola.” Dijo Luo Yuan.

“¡Sólo déjame en paz! ¡Incluso si llegas a mi casa, aún te voy a echar!” Zhao Yali amenazó.

“¿Realmente necesitas hacer eso? Sólo estoy tratando de ayudarte.” Luo Yuan suspiró y luego añadió airadamente: “Bien, iré a casa. Ya que estás tan enojada y no quieres verme, me iré. ¡No debería haber venido aquí en primer lugar!” Se dio la vuelta y se alejó sin mirar hacia atrás.

Zhao Yali se volteó y vio a Luo Yuan alejándose, inmediatamente se sintió deprimida. Ella esperó un rato, pero él seguía alejándose de ella. Segura de que no volvería, se agachó y comenzó a llorar las lágrimas que había retenido durante mucho tiempo.

Era difícil respirar cuando escuchó: “¿No eres un adulta? ¿Todavía llorando?”

Ella sollozó aún más fuerte cuando oyó su voz y gritó: “¡No me molestes! ¿Por qué no te fuiste a casa? ¿Por qué volviste?”

“Estaba bromeando, querida, y recordé que hay un arma en algún lugar de la zona. Yo estaba tratando de conseguirla.” Explicó Luo Yuan. No la dejaría ir a casa sola, aunque no hubiese una misión que completar.

Zhao Yali dejó de llorar una vez que escuchó su explicación. Rápidamente se levantó del suelo y preguntó: “¿Estás loco, por qué cogiste el arma?, ¡tírala a un lado, podríamos ser arrestados si la policía se entera!”

Luo Yuan se sintió tocado y dijo: “La pistola es para ti, podrías usarla en el futuro, y no te preocupes por la policía, están demasiado ocupados para cosas tan pequeñas… Si hasta los matones pueden conseguir una pistola ahora, debe haber más gente ahí afuera que posea armas de fuego, siempre y cuando la mantengas debidamente, debería estar bien.”

Pero Zhao Yali todavía rechazó ansiosamente, “¿Por qué la necesitaría? ¡Es peligroso y mis padres podrían estar asustados!”

“El mundo es caótico en este momento y será peor en el futuro. ¿Quién sabe lo que pasará mañana? Será más seguro si tienes una pistola para la protección. Incluso si te encuentras con matones en el futuro, podrás ahuyentarlos con un arma.”

Zhao Yali cambió de opinión al recordar todas las experiencias horribles y aterradoras que había vivido recientemente. Ya no tenía miedo del arma. “Pero no sé cómo disparar.” Dijo suavemente.

“Aprendí de un policía una vez, te enseñaré más tarde.” Le dijo Luo Yuan con una sonrisa.

Zhao Yali se volvió loca cuando vio a Luo Yuan sonreír. “Ni siquiera empieces a pensar que te perdonaré… El incidente de anoche fue un error… Si me tocas de nuevo, yo… Yo…” No podía pensar en una palabra lo suficientemente fuerte como para amenazarlo.

El olor de la sangre estaba atrayendo a muchos animales mutados diferentes. Había también unas pocas sombras oscuras en el cielo. Era obvio que más vendrían más tarde. Era bueno en cierto modo, sin embargo, puesto que la posibilidad de que Luo Yuan fuese arrestado se volvería mucho más delgada.

Miró a su alrededor y luego dijo, “Muy bien, bien. Este lugar ya no es seguro, debemos marcharnos ahora.” Entonces él agarró su mano y corrió.

Descarga: