EIF – Capítulo 10

Modo Noche

 

Capítulo 10: Ejecutando al Nieto Real

 

Unos días después, en la Corte Real de la Capital El Canto.

 

Sentado en el Trono Real con una corona sobre su cabeza, estaba el Rey del Reino del Gran Canto, con un rostro pálido y con pecas, y a pesar de que se estaba haciendo viejo, los ojos del Rey se mostraban llenos de vida cuando miraban a la Corte Real.

La Audiencia de la Corte Real contaba actualmente con la presencia de funcionarios civiles y militares, congregados uno al lado del otro. En el centro, había dos personas que estaban recibiendo miradas inexpresivas de dos importantes oficiales y del resto de la corte.

Una de las personas que estaba en el centro era Gao Xianzhi, que tenía una expresión fría mientras esperaba respetuosamente por un decreto.

El otro era el mismo que hace un momento estaba haciendo un escándalo por el centro de la ciudad, ¡El  Nieto Real, Song Zhengxi! Solo que en este momento parecía como si todos los vellos su cuerpo  estuvieran erizados, mientras miraba enojado a Gao Xianzhi.

“Su Majestad Real, este subordinado ya ha investigado, también he presentado un informe a Su Majestad así como a la Corte Real, con los resultados de la desaparición de quince familias. Aunque las evidencias no apuntan directamente al Nieto Real por la desaparición de las quince familias. Sin embargo, hay pruebas suficientes que indican que los lacayos del Nieto Real fueron responsables de la masacre de la familia y el pueblo del General Lin Chong. Para mantener la moral del ejército, ruego a su Majestad Real que haga justicia castigando al Nieto Real”. Gao Xianzhi gritó de forma clara nuevamente.

El silencio reinaba en la gran sala del Palacio Real mientras los Funcionarios de la Corte miraban a Gao Xianzhi, con diferentes expresiones, entre las que se encontraban admiración, resentimiento y otros permanecieron indiferentes.

Song Zhengxi reacciono con más rabia aún: “Gao Xianzhi, realmente tienes muchas agallas. ¿Te atreves a ejecutarme? ¿Basado en qué? Sólo era un grupo de gente muy astuta que no tenían respeto por sus superiores y querían hacerme una emboscada. ¡Sólo actué en defensa propia!”

Gao Xianzhi se mostró indiferente: ” Su Alteza Real, ¿Hay algo de sentido en esta discusión? Actualmente, la moral de los 800 mil soldados del Reino del Gran Canto depende de tu vida o tu muerte. ¡Su Alteza Real sería ‘justo’ que se responsabilice por los crímenes que ha cometido!”

“¡Tú! ¡Estás cortejando a la muerte!” Song Zhengxi estaba a punto de alzar la mano contra Gao Xianzhi.

“¡Imprudente!” El Rey del Gran Canto gritó fríamente.

Song Zhengxi se detuvo y se volteó para mirar al Rey.

 

“Abuelo Real, este Gao Xianzhi quiere asesinarme, sé muy bien que el Abuelo Real ha establecido un castigo severo para calmar al ejército. Sin embargo, esto ocurrió mucho antes de que el Abuelo Real emitiera el decreto. Además, luego de que el decreto del Abuelo Real fue emitido, ¡Nunca he salido del palacio!” Song Zhengxi imploró ansiosamente.

En ese momento, uno de los ministros dijo: “Su Majestad Real, su nieto real debe haber quedado incriminado por sus subordinados indisciplinados a causa de su juventud e ignorancia. En mi opinión sería correcto castigar a la mente maestra y todos los subordinados deben, de acuerdo con la ley, ser ejecutados públicamente. En cuanto al Nieto Real, para que sirva de ejemplo a todos, su título debe ser removido y debe ser recluido en las mazmorras.

Song Zhengxi lo miró frunciendo el ceño, pero no rechazo sus acciones, ya que era consciente de que esta forma de actuar protegería su vida.

“¡Este oficial vota a favor!”

 

“¡Este oficial también vota a favor!”

 

……………………

 

………………

 

……

En un corto período de tiempo, muchos oficiales comenzaron a suplicar misericordia en nombre del Nieto Real.

Era como si éste fuera el mejor resultado posible.

En el trono, el Rey de la Canción miraba a Song Zhengxi con un rastro de afecto, que le impedía dictar una sentencia de muerte.

El Rey asintió suavemente con la cabeza, como si estuviese de acuerdo con la forma en que el oficial manejaba las cosas. Antes que nada, la vida de su nieto debe ser salvada, los demás castigos pueden tolerarse.

La tez de Gao Xianzhi cambió y dijo una vez más: “Su Majestad Real, permítame implorarle por última vez, nuestro actual oponente es Gu Hai. Hace décadas, el Reino Chen se extendió por los siete reinos e incluso consiguió vencer a dos de ellos, esto no fue por la habilidad del propio Chen Taiji, sino porque Gu Hai movía al ejército desde la oscuridad. Tu siervo hace lo que puede por el Gran Canto, pero al final el resultado de aquí en adelante será decidido por los cielos”.

Después de que Gao Xianzhi habló, las pupilas del Rey se encogieron abruptamente. Los rostros de los dos altos ministros también cambiaron repentinamente.

Un funcionario de alto rango se apresuró a hablar “Su Majestad Real, el Reino tiene sus leyes, mientras que las Fuerzas Armadas tienen sus reglas, perdonando al Nieto Real, ¿Continuarían los soldados protegiendo el Reino? ¡Este sirviente pide que el Nieto Real sea ejecutado! ¡Cuanto antes, mejor! No sólo se respetarían las leyes del Reino, sino que también se elevaría la moral del ejército”.

“¡Tutor Real Pang! Tú…”, el Nieto Real se enfureció inmediatamente.

Otro funcionario de alto rango también dijo con una tez alterada: “Su Majestad, la muerte temprana del Nieto Real sería totalmente culpa de él mismo por crear problemas. El no matarlo puede tranquilizar los corazones de la corte, sin embargo, no matarlo estremecería las raíces del Reino. El desastre del Reino Gran Canto que se produjo en el pasado no debe volver a surgir. Por lo tanto, por mi Reino, ruego a su majestad que castigue de acuerdo con la ley y mantenga la integridad de la nación.”

“¡Primer Ministro Liu, tú!” El Nieto Real gritó con miedo.

Después de las declaraciones del Tutor Real Pang y del Primer Ministro Liu, los funcionarios de la Corte que habían estado intentando salvar al Nieto Real hacía un momento, inmediatamente cerraron la boca.

 

“¡Bam!”

 

Song Zengxi se arrodilló rápidamente: “Abuelo Real, sálvame. Este error por el que tu nieto morirá, no lo hice yo, no fui yo. ¡Ese Gao Xianzhi en vez de comandar a las tropas en los cuarteles ha venido aquí a hacer política,…!”

Mientras el Rey de la Canción estaba sentado en el Trono Real observando al Nieto Real, apretó su puño y poco a poco desapareció su mirada de afecto, lamentablemente no muchos conocían el terror llamado Gu Hai. Recordando, los eventos ocurridos en el pasado, cuando el Reino del Gran Canto estuvo a punto de ser exterminado y él mismo tuvo que rogar a las Sectas Inmortales, las cuales terminaron las guerras del mundo laico. Aquellos tiempos fueron terribles e insoportables.

No le faltaban descendientes, sin embargo, sólo existía un Reino del Gran Canto.

“¡Ejecútenlo!” El Rey de la Canción gritó fríamente.

 

“¡Abuelo Real! ¡Abuelo Real…!”

 

Pese a los aterradores gritos del Nieto Real, lo único que le esperaba era ser arrastrado por unos guardias que no mostraban ninguna expresión.

—————–

Capital El Canto, en la entrada del mercado más grande.

En este momento, la entrada se encontraba rodeada de innumerables ciudadanos, porque un suceso imposible estaba a punto de ocurrir. El Nieto Real iba a ser ejecutado.

“¡General Gao! ¡Mira, es el General Gao!”

“Muy bien, y todo gracias al General, este Song Zhengxi ha dañado no sé cuántas chicas de buenas familias, ¡Bien hecho!, ¡Merece morir!”

“Mira, es el villano Song Zhengxi, realmente se trata de él mismo y también de sus lacayos, ¡Esto es grandioso!” hahahahahaha!”

…………………………

 

………………

 

……

No tardó mucho en llenarse la entrada del mercado de gente, la mayoría de los cuales bailaba de alegría y el resto aplaudía.

El Magistrado del tribunal, sentado en el lado norte de la plataforma de ejecución. En ella había 30 verdugos, esperando  llevar a cabo la ejecución.

Al sur de la plataforma se encontraba Gao Xianzhi junto con Lin Chong y un grupo de soldados, acompañados por innumerables civiles.

En la parte este de la plataforma había un grupo de guardias, que eran responsables de escoltar al nieto real Song Zhenxi y a su grupo de lacayos.

Todos ellos se encontraban aterrorizados más allá de lo imaginable, mostrando su cabello alborotado.

“¡Abuelo Real, por favor, perdóname! ¡Abuelo Real, no me mates!” Song Zhengxi no dejaba de llorar, sin embargo, debido al entorno ruidoso, sus gritos no llegaron muy lejos.

“¡Padre Real! ¿Dónde estás? ¡Padre Real! ¡Tu hijo va a morir! ¡Padre Real! ¡Padre Real!” Song Zhengxi temblaba de miedo mientras lloraba.

“Su Alteza Real, ¿Qué vamos a hacer? ¿Qué debemos hacer? ¡Boohoo….!  ¡No queremos morir!” El grupo de lacayos lloraron en voz alta.

“No pueden matarme, soy el nieto real, mi padre real es el futuro rey, yo me convertiré en el príncipe heredero.” Song Zhengxi gritó asustado.

“¡Amordacen sus bocas!” Ordenó con frialdad el Magistrado en Jefe.

 

“¡Sí, señor!” Contestaron los guardias.

 

Tras eso, Song Zhengxi y su banda fueron amordazados rápidamente.

 

“¡Wu! ¡Wu! ¡Wu! ¡Wu! ¡Wu!” Con sus bocas amordazadas, ellos sólo podían hacer ruidos amortiguados.

 

Poco después, les cubrieron la cabeza con un saco de tela negra.

 

“¡Wu! ¡Wu! ¡Wu! ¡Wu! Wu!”. Con los sacos de tela sobre sus cabezas, sólo podían gemir con ansiedad.

Los guardias escoltaron al grupo de criminales en una sola línea, hacia el lado norte de la plataforma para su ejecución. La multitud miraba a esta larga línea de criminales. Aunque algunos criminales estaban escondidos, inevitablemente otros fueron expuestos ante la gente.

Los treinta criminales subieron lentamente a la plataforma.

“¡Peng!”

Los guardias propinaron a cada uno de los criminales una patada en la parte posterior de sus rodillas, haciendo que todos se arrodillaran.

Los ojos de Lin Chong eran de color carmesí y sus puños estaban bien cerrados mientras miraba fijamente al nieto real Song Zengxi.

El Magistrado en Jefe miró hacia el cielo.

“¡Tres cuartos de hora después del mediodía, comienza la ejecución!” El Magistrado en Jefe arrojó una tablilla de mando con el carácter ejecución grabado en ella.

 

“¡Pu!”

Todos los verdugos escupieron sorbos de vino sobre sus espadas de ejecución.

 

“¡Whoosh!”

Con un fuerte estruendo, las espadas que tenían en sus manos cayeron, 30 cabezas fueron inmediatamente enviadas a volar.

Chorros de sangre de un metro de altura brotaron de sus cuellos, derramando inmediatamente sangre en el suelo.

“¡Hua!” Innumerables ciudadanos estaban conmocionados.

 

¡Era el Nieto Real! ¿Y así de fácil ha muerto?

“¡Xiao Die, la venganza ha sido servida, sin embargo, tu marido te ha defraudado!” De repente, Lin Chong se quedó sin fuerzas y cayó en suelo empezando a sollozar incontrolablemente.

“¡Mi señor!” El grupo de soldados se apresuró a ayudar a Lin Chong.

Gao Xianzhi sólo miró a los soldados y dijo: ” Todos ustedes pueden entender y ver con claridad, a excepción de Lin Chong  que su familia fue dañada por Song Zhengxi, la desaparición de sus familias e no tienen nada que ver con su Alteza Real Song Zhengxi, ¡todo fue una estratagema de Gu Hai! Hemos inspeccionado la mansión del Nieto Real, y no había señales de ninguna de sus familias, ¿Me creen ahora?”

“¡General, le creemos!”

 

“General, es Gu Hai. ¡Todo es obra de Gu Hai, excepto el asunto relacionado con la familia de Lin Chong!”.

 

“¡General, este subordinado atacará en el frente y matará a los enemigos!, ¡Definitivamente!”

 

…………………………

 

………………

 

……

El grupo de soldados respondió inmediatamente haciendo promesas.

“Bien, descansa el resto de la tarde, saldremos por la tarde y regresaremos al campo de inmediato. ¡Dejemos claro a todos nuestros hermanos, que fue Gu Hai quien lo hizo! Para devolverle el favor a Su Majestad, necesitamos reunir todas nuestras energías y conquistar el Paso de la Jaula del Tigre”. Dijo con confianza Gao Xianzhi.

 

“¡Sí, señor! Todos respondieron.

“¡Muchas gracias, General! ¡Muchas gracias, General!” Lin Chong no paraba de golpear su cabeza contra el suelo en dirección a Gao Xianzhi.

 

“¡Lin Chong, descansa un poco y luego volvamos!” Dijo Gao Xianzhi en voz baja.

 

“¡Sí, señor, el General me ha ayudado a vengarme, mi vida le pertenece al General, aunque yo muera, será en el campo de batalla!” Los ojos de Lin Chong estaban rojos mientras agradecía a Gao Xianzhi.

 

Gao Xianzhi asintió con la cabeza.

Con el fin de levantar la moral, Lin Chong tenía que regresar y hacerles saber a todos que las Reglas Militares son inmutables como una montaña, y todo lo que necesitaba era ejecutar al Nieto Real. De ahora en adelante, sin importar cuál sea su identidad, nadie se atrevería a hacer daño a las familias de los soldados.

Gao Xianzhi creyó que la muerte del Nieto Real era la manera más sencilla de convencer a los soldados, al menos de esta manera, todos ellos comprenderían que incluso la familia real sería castigada si se atrevieran a dañar a sus familias. Sin importar el número de mentiras que Gu Hai produzca, todo sería inútil.

Gao Xianzhi estaba en el pico de su estado de ánimo, todo se debía al hecho de que cuando regresara, sus soldados estarían unidos. La ejecución del Nieto Real haría que el ejército elevara su estado de ánimo y su unión, lo que les proporcionaría la energía necesaria para derribar el Paso Jaula del Tigre.

¡Lo que necesitaba ahora, era ser rápido! ¡Rápido!

 

—————

Por la noche, Gao Xianzhi reunió a su grupo de soldados y se dirigió hacia el Paso Jaula del Tigre.

En la plataforma de ejecución en la entrada del mercado, se veía un escenario de frío extremo y desolación. Este lugar, que por la mañana rebosaba de ruido, se había convertido en el lugar más desolado de la noche.

Y es que aquí murieron muchas personas, ¿Quién se atrevería a venir aquí de noche?

Sin embargo, hubo una persona que vino.

Era el Magistrado en Jefe quien en la mañana estaba llevando a cabo la sentencia, y a su lado había una persona vestida de negro. Era precisamente el dolor de cabeza de Gao Xianzhi, Gu Hai. Aparte de él, había un carruaje.

“¡T..Tú eres…!” Tartamudeó el Magistrado en Jefe mientras preguntaba.

“El Príncipe Heredero me envió, ¡No es bueno saber demasiado!” Dijo con indiferencia Gu Hai.

 

“¡Claro que sí! No voy a preguntar nada, no voy a preguntar, después de ver la carta que me mostraste, te creo. Después de todo, el nieto real es el preferido del rey y del príncipe heredero, ¿Cómo pudieron decidir ejecutarlo después de un día?” El Magistrado en Jefe se rio inmediatamente.

“Las bocas de tus subordinados deben ser selladas con respecto al asunto de hoy. ¡Quienquiera que filtre esto será acusado de traición!” Dijo Gu Hai en voz alta.

El Magistrado en Jefe tembló e inmediatamente asintió con todas sus fuerzas: “Comprendo, comprendo, son mis ayudantes de confianza, no hay de qué preocuparse”.

En ese momento, Gu Hai golpeó ligeramente la plataforma de ejecución.

 

De repente, se abrió una pequeña puerta, en el lado norte de la plataforma de ejecución.

 

“¡Wu! ¡Wu! ¡Wu! ¡Wu!” Se oían gritos amortiguados desde el interior.

Desde el interior salió una persona que había estado conduciendo a los convictos durante el día.

“Mi Señor, por orden suya, cuando el Nieto Real se acercaba, lo intercambiamos con un preso condenado a muerte. ¡El que fue ejecutado fue el prisionero, mientras el Nieto Real vive!” sonrió el hombre.

Gu Hai se agacho para mirar, pero vio orina chorreando desde la entrepierna de los pantalones de Song Zhengxi. Claramente, se había asustado mucho.

“¡Hu!”

 

El hombre sacó el saco de tela negra de la cabeza de Song Zhengxi.

 

“¡Wu! ¡Wu! ¡Wu!” Song Zhengxi miró sorprendido a Gu Hai.

Después de que le quitaron el trapo de su boca, Song Zhengxi inmediatamente dijo asustado: “¿Yo no morí? ¿Todavía estoy vivo? ¿Realmente no morí?”.

Gu Hai sonrió débilmente: “¿Cómo podría el señor Gao atreverse a matarte? Serás el heredero del trono en el futuro. ¡Era solo un engaño, que se solucionará una vez que el Reino Chen sea derrotado!”

¿Ah? ¿El Señor Gao me salvó? ¿Qué Señor Gao?” Preguntó confundido Song Zhengxi.

 

“¡El General Gao Xianzhi!” Dijo Gu Hai con una leve sonrisa.

Descarga: