EER – Capítulo 11

Modo Noche

Capítulo 11: Yo Cazo Solo  (3)

 

Los soldados ahuyentaron a los civiles con la excusa de que los monstruos podrían volver a aparecer.
A pesar de que fueron a otros mundos por 10 años, los civiles no podían alardear de sí mismos delante de los rifles, ¿cierto? La gente obedientemente se fue.

“Fuu. Es una suerte que volvamos a vernos así.”

¿Cómo podrían ambos soldados que conoció en dos oportunidades ser mujeres? Él tenia curiosidad, pero eso fue todo. Sabía lo que los soldados querían decirle sin preguntar.
En cuanto a la respuesta, Yu IlHan ya había preparado una.

“Te he buscado mucho. Realmente, ¿por qué te fuiste cuando una persona estaba a punto de hablar contigo?”

Yo no me fui… estaba empacando justo en frente de ti…

“Ja, no me tratarían así si no estuviera usando un uniforme militar… Estoy realmente frustrada. Debería tirarlo todo o algo así.”

“Alférez. El señor Sungdaein Bolt no está escuchando sus palabras en este momento.

Yu IlHan movió su mano para sostener la lanza por la cabeza para comenzar a desmantelar los cuerpos del monstruo usandola como cuchillo. Era increíblemente incómodo, pero él no tenía ninguna opción ya que los cueros de los perros salvajes y los lobos no podían ser cortados sin el filo de su lanza. Podría programar un día para hacer un cuchillo.
Y para eso, también, necesitaba un espacio de trabajo personal.

“¡Solo! Escucha cuando una persona está hablando!”

“No te escucho. No lo voy a hacer. No ayudaré.”

Yu IlHan respondió brevemente.

“Así que no tienes que decir nada.”

“A, ¿acaso tienes algún resentimiento contra el país o los militares…?”

No tenía nada contra ellos. Él también se sintió orgulloso cuando los representantes deportivos coreanos en las competiciones a escala mundial lograron buenos resultados, y también creyó que había un valor en la historia y las tradiciones coreanas. Nunca se arrepintió de haber nacido como un Coreano.

Pero tal sentido de pertenencia al país no podría dirigir las opciones de Yu IlHan, ni su destino; sólo eso.

Yu IlHan, que estaba pelando la piel de los perros salvajes en un abrir y cerrar de ojos, se preguntó si realmente necesitaba tomar los cuerpos de los perros salvajes cuando había un montón de cuerpos de lobo.
Debido a las diferencias de nivel, la piel, los dientes y los huesos de los perros eran obviamente más débiles que los del lobo. Por supuesto, era aterrador que tuviesen estadísticas defensivas más altas que un armadura de placa de acero.

“Los cuerpos de perro, ¿te gustaría comprarlos? Voy a desmantelarlos para ti.”

Con Yu IlHan, que cambió su actitud rápidamente cuando un asunto surgió, incluso después de que él dijo que no iba a hablar, delante de ella, el alférez femenino se quedó estupefacta.
Sin embargo, el momento en que Yu IlHan volteó la cabeza mientras decía que estaba bien si no los necesitaban, ella recapacitó y gritó urgentemente.

“¡Compraré! ¡Vamos a comprar!”

“Entonces te los vendere.”

“Si es posible las piedras mágicas también…”

“No voy a venderlas.”

“¡Sí!…Tch”

Yu IlHan negoció con el alférez mientras seguía desmantelando a los perros. El alférez dijo que ella no tenía la autoridad para decidir y contactó a sus superiores, y aquellos superiores que al final aprendieron bien que necesitaban usar los cuerpos de los monstruos para ir contra ellos, aceptaron la oferta de Yu IlHan enseguida.

Sin embargo, en verdad, los monstruos estaban apareciendo en el mundo entero y no sólo Corea. Por supuesto, los monstruos fuertes, tales como el Huargo que Yu IlHan mató, no aparecieron, pero los avistamientos de aquellos tan fuertes como el Perro Errante eran bastante frecuentes, y ésos estaban en la gama de lo que el K-2, K3, y las granadas que los amigables militares coreanos podrían manejar.

¿Pero por qué aceptaron cuando Yu IlHan dijo que vendería los cuerpos? Eso fue debido al estado de los cuerpos.

Los fuertes amigos de la milicia disparan armas cuando se encuentran con monstruos. Incluso los soldados confiados en su capacidad física dispararían armas.
Sólo aquellos a nivel del Perro Errante tendrían una piel increíblemente gruesa, por lo que necesitaban usar decenas de balas de fusil, y a veces granadas para matarlos sin dificultades. Como resultado, el estado de los cadáveres sería generalmente horrible de mirar.

La piel estaría dañada hasta el punto de ser considerada basura, y los huesos rotos. Por lo tanto, aunque puede ser posible usarlo para la investigación, sería imposible usarlo en tal estado.

En contraste, ¿cuál fue el estado de los cuerpos de los Perros Errantes que Yu IlHan cazó?
Incluso los de otros mundos levantarían sus pulgares mientras al mirar a Yu IlHan, que asesinaba instantáneamente a los monstruos, con la menor cantidad de daño, y lo llamarían el mejor cazador.

Incluso eso sería una buena oferta para ellos, pero si sus habilidades de desmantelamiento también eran tomadas en cuenta, entonces se quedarían mudos. La escena donde los cadáveres intactos se separaron en piel, huesos, y carne como si fueran así desde el principio, fue pasado a los superiores del segundo teniente Han YeoRang sin problemas, sin importar que tan mala la calidad de su cámara de teléfono.

Alférez Han, nunca lo dejes ir.  ¡Arrastralo aquí utilizando cualquier medio que no sea la violencia!

“Pero él dice que nunca va a hablar con nosotros.”

¡Incluso si tienes que engatusarlo, arrastralo hasta aquí!

La “belleza” alférez Han YeoRang, que escuchó la palabra “engatusar” por primera vez en una situación real desde que su nacimiento, estaba en agonía. ¿Tenía que dejar el ejército después de golpear a sus superiores, o tenía que llevarlos al optometrista para comprobar su vista…?

“… Voy a tratar de persuadirlo.”

Al final, su patriotismo del tamaño de una raíz de hierba y la baja actitud de soldado se sostuvieron a ella. Sin embargo, antes de que Han YeoRang terminara la llamada en una voz asombrosamente baja después de matar sus emociones, Yu IlHan, que terminó de desmantelar los perros y estaba a punto de entrar a trabajar con los lobos, habló.

“Voy a intercambiar en efectivo así que por favor prepárate.”

“… Eso es lo que él dice, señor.”

Han YeoRang quería llorar. Esta fue la tragedia de la mujer de mediana edad.

Por otra parte, Yu IlHan terminó de desmantelar mientras tarareaba.
A diferencia de ayer, cuando luchó con los monstruos de insectos, había ganado más. Fue porque era más fácil procesar la piel y los huesos de los animales en comparación con los caparazones de los insectos.

Por supuesto, los huesos del lobo no eran metálicos por lo que sería imposible fundirlos, pero podría recrearlos en equipos defensivos y armas de acuerdo a la estructura innata de los huesos, y el cuero se convertiría en un buen equipo defensivo sin lugar a dudas. No sólo eso, él sería capaz de crear otros artefactos usando las piedras mágicas.

Sin embargo, el beneficio más importante fueron las piedras mágicas. No lo supo cuando estaba matando, pero el líder, el Huargo, y el segundo al mando, el Gran Lobo, ambos tenían piedras mágicas.
Además, a diferencia de la piedra mágica de tamaño de soja de la Gran Mantis, la piedra mágica del Huargo era del tamaño de un bola de chocolate de almendras.

“Se ve muy sabroso…”

[¡NO LO HAGAS! ¡Una piedra mágica no es algo que un humano pueda ingerir directamente! ¿Quieres ser controlado por el maná del monstruo?]

“Whoa…”

Yu IlHan, quien oyó la aguda advertencia de Erta, expresó su horror.
Porque… ¿No era esto demasiado descarado para ser un presagio?

Yu IlHan, un solitario entrenado, terminó prediciendo el desastre que sus palabras traerían. Algún tiempo en el futuro, los seres humanos se convertirían en monstruos tragando piedras mágicas en su avaricia para hacerse más fuertes rápidamente, y sería Yu IlHan quién tendría que detenerlos a todos…
Yu IlHan podría asegurarse de que esto pasaría no sólo una vez, sino muchas veces, ya que los humanos son tontos y repetirían los mismos errores.

Perdió toda su fuerza como ya lo sabía, así que Yu IlHan rodó las piedras mágica sin culpa en sus manos.

“Las piedras mágicas son bonitas.”

“Sí, bueno.”

Excluyendo al jefe y a las piedras mágicas del segundo al mando, las piedras mágicas triviales que Yu IlHan cosechó eran unas 20. Han YeoRang tragó saliva cuando vio eso.

Combinándolas todas, terminaría igualando una enorme cantidad de dinero incluso en Guundia, el otro mundo al que había ido. Y como era uno de los materiales clave para hacer los ‘ artefactos ‘ que todos querían, en la Tierra, su valor se multiplicaría por cientos o miles de veces.
Por supuesto, era una historia diferente en cuanto a quién podría crear tales artefactos.

Hmph, ¿qué?, ¿debería usar mis encantos?

Mientras que Han YeoRang estaba pensando cosas estúpidas, Yu IlHan organizó las piedras mágicas y los cuerpos desmantelados de los lobos. Para llevarlos, él hizo temporalmente una bolsa con la piel de lobo, y puso el cuero, huesos y piedras mágicas dentro de ella.

Y cuando los puso a todos adentro, lo que quedaba eran las montañas de carne de monstruos lobo.

“¿Es comestible?”

[Si tienes la habilidad de resistencia al veneno débil.]

Después de las frías palabras de Erta, se rindió con la carne de lobo. Sin embargo, cuando estaba a punto de poner la bolsa en su hombro, Han YeoRang se acercó a él con cuidado y le preguntó con ojos lamentables.

“¿Puedes… vender algunas pieyas mayicas y algunas pieyes de lobos grises…?”

“Nope.”

“Bien.”

¿Cómo podría rechazarla tan fácilmente? ¿Fue él un estricto general en su vida pasada…?

Han YeoRang, que hablaba con un poco de ternura, tuvo que dar un paso atrás con lágrimas en los ojos cuando su encanto no le funcionó. Ella decidió golpear a los soldados hasta que estuviesen medio muertos cuando volvieran.

En ese momento, llegó el dinero. Era un servicio de entrega en efectivo con un teniente coronel, y un personal del gobierno adjuntado como bono.
Yu IlHan quería reembolsar sólo el bono, pero las cosas no resultaron de esa manera. Se dijo que la Diosa de la fortuna y la Diosa de la desgracia siempre venían en parejas, y parecía que era verdad.

“¡Eres realmente asombroso! ¡Pensar que mataste a todos esos monstruos con tu fuerza, solo!”

No tenía sentido, comenzar con esas palabras que fueron completamente ignoradas por Yu IlHan y él sólo en silencio comprobó la cantidad de dinero.
370 millones de won en total. (≈ 320, 000USD)

Sus manos temblaron ligeramente. A pesar de los mil años de entrenamiento, no podía evitar estar nervioso frente a la enorme suma de dinero frente a él. Fue porque a pesar del hecho de que había conducido grandes barcos y coches deportivos de clase alta, aún no había robado los bancos.

[No importa la buena condición que el cuero y los huesos estén, teniendo en cuenta que los Perros Errantes son menos de nivel 20, esto es bastante generoso. Es muy posible que quieran crear lazos contigo.]

“Como era de esperar, es así, ¿no…?”

Yu IlHan llevaba la bolsa sobre sus hombros. Yu IlHan, que confirmó que sus miradas se fijaron en el bolso con el cuero del lobo en él, que era incomparablemente más valioso que algún perro salvaje, se relajó y habló.

“El intercambio ha terminado, ¿no? Este es mi dinero, ¿cierto?”

“¡Claro que es tuyo! Sin embargo, antes de eso, ¿por qué no habl…?”

“Probablemente nos volvamos a ver pronto.”

“¿Huh?”

Yu IlHan respondió fríamente y abrió una aplicación después de sacar su smartphone. Fue una aplicación que descargó después de darse cuenta de algo ayer en la plaza del campus.

La función de la aplicación era muy simple. Destellaría una enorme cantidad de luz en un momento. Después del flash, todos, excepto Yu IlHan, cerraron los ojos por un momento, y los abrieron.

“¡Qu’ que fue eso!”

“No está aquí. “¡Desapareció!”

“¿¡Desapareció en tan poco tiempo!? ¿¡Qué tan alto es el nivel de él…!? ¿Qué clase de magia arcana adquirió en el otro mundo?”

“¡Asombroso, Sungdaein Bolt…”

“No, ¡Ho * bre de negro…!”

Por supuesto, no había necesidad de explicar. Yu IlHan todavía estaba justo delante de ellos.

A pesar de que el camuflaje pasivo no estaba activo durante la pelea, si distraían sus miradas, entonces el camuflaje se activaría de nuevo. Lo que Yu IlHan usó fue la brecha en el reconocimiento.

“¿Nos vamos?”

[El tiempo que tomará para que el cielo se mueva debido a mi informe es un día. Lo siento pero durante ese tiempo, necesitaremos seguir moviéndonos. Monstruos peligrosos se habrán mostrado en otros lugares también.]

“Esta bien, esta bien. Vamos después de dejar esto en un lugar seguro. Y necesito comprobar esa cosa de las clases.”

Yu IlHan dejó a la gente que lo buscaba desesperadamente y movió su cuerpo.
Su largo día sólo había comenzado.

 


Notas del autor

  1. ¡En el próximo capítulo, él recibirá su clase! Yo estaba tratando de meterlo en este capítulo, pero fue demasiado largo…
  2. ¡Debería darle una máscara llena de originalidad y despojarlo de la máscara de Ironman…!
  3. Después que el ajetreado día de Yu IlHan termine, en otras palabras, en 3 capítulos, puedo decir que la novela principal comenzará. ¡Por favor, esperenlo!