GDW – Capítulo 535

Modo Noche

GDW 535 Japon!!!!

Yue Zhong llegó a una pequeña ciudad, solo para descubrir que estaba invadida por hierba alta y salvaje. Había todo tipo de vehículos abandonados, y ni una sola alma estaba a la vista. Solo había zombis en grupos por los que andaban dando vueltas. En ambos lados de las calles, había varias tiendas con caracteres hiragana y katakana.

Yue Zhong se dio cuenta de dónde estaba.

“Esto es Japón. ¿Hemos llegado hasta aquí?”

Miró a su alrededor y se dirigió hacia la ciudad. Con su nivel de mejora y fuerza de combate, matar a 1000 zombis ya no era un problema, simplemente gastaría una gran cantidad de resistencia.

Cuando Yue Zhong ingresó a la ciudad, el enorme grupo de zombis se sintió atraído por sus sonidos y su aroma, y ​​comenzaron a tambalearse.

Agitó su enorme Espada del diente negro, cortando a los zombis frente a él en 2. A medida que avanzan, los tratabá casualmente.

Justo cuando estaba a punto de llegar al centro, se escuchó el sonido del vidrio rompiéndose. 2 sombras rápidas saltaron de repente y se precipitaron hacia él.

La enorme Espada de diente negro cortó dos veces en rápida sucesión, ya que 2 rayos de la hoja fría causaron que los 2 S2´s se cortaran y la sangre salpicara por todas partes. Un libro de habilidades de nivel 3: solidificación de agilidad apareció en manos de Yue Zhong.

Solidificación de la fuerza, Solidificación de la agilidad, tales libros de habilidades de fortalecimiento aparecieron con más frecuencia. En comparación, la Llama del Diablo, la Manipulación de Plantas, la Manipulación del Hielo, etc., tales habilidades que eran poderosas desde el punto de vista ofensivo, solo se eliminaban de cazar Bestias Mutantes de alto nivel o zombies. Incluso entonces, las posibilidades eran escasas.

“Tasukete! Tasukete! (Ayuda!)”

Cuando Yue Zhong agitaba su Espada de diente negro a punto de cortar a los zombis, un grito ansioso o de ayuda sonó en un supermercado.

“¿Humanos? ¿Japoneses?” Yue Zhong frunció el ceño y miró hacia la dirección. Vio un enorme supermercado y en el segundo nivel, había una joven estudiante de secundaria. Su cabello era largo y negro, atado en una cola de caballo. Sus ojos eran grandes y brillantes, su abundante pecho amenazaba con estallar en su uniforme de marinero. Ella estaba gritando para llamar la atención de Yue Zhong.

“¿Debería salvarla? Ah, qué diablos, tener un local es mejor”.

Yue Zhong vaciló antes de acercarse.

Había 5 S2´s y 2 L2´s, así como más de una docena de zombis comunes reunidos frente a la puerta. Inmediatamente se lanzaron hacia Yue Zhong cuando lo vieron.

Agitó su arma, cuidándolos fácilmente en cuestión de segundos.

Dentro del supermercado, había una docena de zombis comunes que una vez fueron los empleados vagando por ahí. Él se hizo cargo de ellos y se dirigió directamente al segundo nivel, pateando la puerta de par en par.

Cuando el estudiante japonés lo vio, su rostro mostró una agradable sorpresa, mientras se inclinaba 90 grados y lo saludó con respeto: “¡Arigatou! ¡Gracias!”

Yue Zhong miró al estudiante y preguntó directamente: “¿Hablas chino?”

Al escuchar sus palabras, la estudiante se puso nerviosa de inmediato. Era obvio que ella no podía.

Suspiró suavemente en su corazón. Después de todo, el chino no era como el inglés, que era el idioma más común del mundo. Si no hubiera aprendido la habilidad de Dominio del idioma, habría sido una pesadilla comunicarse con la alumna.

Yue Zhong continuó: “¡Soy Yue Zhong! Soy de China, ¿cómo te llamas?”

La estudiante japonesa respondió: “Me llamo Fujisaki Kaori! Estudiante de segundo año en Sakura High. Tengo 16 este año. Muchas gracias por salvarme, Yue-kun!”

“¿Por qué estás aquí?” Él la evaluó cuidadosamente, notando la katana japonesa a su lado, y sintió que debía ser un equipo del sistema.

Fujisaki Kaori miró a Yue Zhong con sus enormes ojos llenos de reverencia e idolatría. “Estaba aquí por la fuente de alimento. Sin embargo, no tenía cuidado y permití a los tipos S y tipos L que me rodearan. Afortunadamente, Yue-kun apareció para salvarme, de lo contrario, habría muerto de hambre aquí. ¡Yue-kun, eres realmente fuerte! ¡Puedes matar a tantos zombis tan fácilmente! ¡Es demasiado increíble! ”

Los japoneses eran personas respetuosas, y su humilde actitud y reverencia hacia los fuertes estaban profundamente arraigadas en sus huesos. Mientras haya fuerza, no importa lo que sea la otra parte. Solo los fuertes se ganarían el respeto y la veneración de los japoneses.

Fujisaki Kaori vio lo intrépido que Yue Zhong se había paseado entre la multitud de zombis. Los había aplastado como hormigas, y su corazón había revoloteado. Ella se sintió ligeramente atraída por él, después de todo, él la había salvado.

Héroes rescatando damiselas en apuros era una tradición que era casi una forma segura de ganar el corazón del sexo más justo. Fue muy popular porque fue extremadamente efectivo.

Fujisaki Kaori guardó silencio durante un momento antes de extender una invitación a Yue Zhong: “¡Yue-kun! ¿Podrías venir conmigo a nuestro establecimiento?”

Yue Zhong miró su expresión expectante, y supuso que podría ser de un pequeño establecimiento. Esas facciones de poca monta no tenían forma de contener a alguien como él; si se enfurecía, fácilmente podía diezmar una o dos de esas bases.

“Por supuesto.” Él estuvo de acuerdo, a pesar de que no tenía una impresión favorable de los japoneses. Sin embargo, no tenía otra opción debido a la tierra extranjera, y necesitaba a alguien para guiarlo.

“¡Ven conmigo! ¡Te regalo algo del supermercado!” Yue Zhong se volvió y se dirigió hacia abajo.

Fujisaki Kaori lo siguió abajo.

El señaló a todo el supermercado y dijo: “¡Sirvete!”

“¡Gracias!” Después de expresar su agradecimiento, Fujisaki Kaori corrió y agarró una gran mochila. Antes de rellenarlo con todo tipo de cosas. Después de llenarlo, ella encontró un carro, llenándolo antes de sacarlo.

“¡Esta Fujisaki Kaori es bastante inteligente!” Yue Zhong observó sus acciones y la alabó en silencio.

La mayoría de la gente no pensaría en usar los carros para recoger y transportar artículos. Después de todo, la movilidad se vería afectada al usarla. Sin embargo, Fujisaki Kaori lo había hecho precisamente porque sabía que tenía a Yue Zhong cerca.

Pronto, ella llevó su mochila y empujó el carrito frente a él.

“¡Vamonos!” Yue Zhong miró a Fujisaki Kaori y se giró, sin importarle nada.

Ella estaba ligeramente decepcionada, y procedió a empujarlo ella misma, siguiendo detrás de Yue Zhong.

En el camino, muchos zombies trataron de atacar a Yue Zhong, todo lo que tenía que hacer era atacar con despreocupación. Los zombies no tenían ninguna posibilidad, todos y cada uno de ellos fueron cortados en dos. Ninguno podría acercarse lo suficiente.

“¡Fuerte! ¡Es incluso más fuerte que los demonios!” Fujisaki Kaori observó mientras Yue Zhong continuaba masacrando a los zombis, y su corazón temblaba.

Con su liderazgo, Yue Zhong pronto llegó a un pequeño pueblo en medio de 2 montañas.

“¡Kaori Onee-chan!”

“Kaori Onee-chan, ¡has vuelto!”

Cuando Fujisaki Kaori regresó al pueblo, varios niños pequeños de entre 9 y 13 años fueron corriendo. Además de ellos, había otras 2 mujeres que parecían mayores de 30 años, así como otras 3 mujeres más jóvenes de entre 16 y 18 años.

Hubo un total de 15 niños que fueron corriendo. Todos eran escuálidos y tenían signos visibles de las condiciones del apocalipsis. Sin embargo, no tenían señales de ser maltratados, y seguían siendo tan inocentes y bulliciosos como deberían ser los niños.

En este momento, una joven de 17 o 18 años con pecas y una figura obesa le disparó(dijo) a Fujisaki Kaori y le gritó: “¡Kaori! ¿Quién es esta persona? ¿Cómo puedes recuperar a un hombre? ¿Has olvidado que todos los hombres son animales?? ”

Otra, que era más baja y tenía una cara común, miró la Espada Negra en la espalda de Yue Zhong con aprensión en sus ojos y preguntó: “¡Kaori! ¿Quién es?”

También había una mujer japonesa con gafas y bonita, pero de aspecto estricto que evaluaba a Yue Zhong con los ojos entornados. Ella guardó silencio.

Los niños en el pueblo también miraban curiosamente a Yue Zhong.

Fujisaki Kaori comenzó a explicar al resto: “Él es Yue Zhong, de China. ¡Me salvó de quedar atrapada en el supermercado! ¡Gracias a él, pude obtener todo esto!”

La gorda pecosa inmediatamente grita en agitación cuando oye que Yue Zhong era de China: “¡¿Qué? ¡¡Él es chino!! ¡Mierda! ¡Fujisaki Kaori! ¿Cómo puedes traer un chino aquí? Esto es Japón, somos japoneses, esto no es un lugar al que puedas acudir. ¡lárgate de aquí!”

“¡Fuera! ¡¡No te damos la bienvenida aquí !!”

“¡Esto es Japón, no damos la bienvenida a los chinos aquí! ¡Fuera! ¡Uotsuri Jima es nuestro!”

Cuando oyeron los gritos de la obesa pecosa, el resto de los niños japoneses también comenzaron a saltar de un lado a otro mientras gritaban a Yue Zhong.

Varias fuerzas japonesas derechistas habían estado alzando la cabeza en los últimos años, e influyendo en gran parte de la opinión pública sobre un odio general hacia los chinos.

Cuando los niños empezaron a gritar, algunos incluso se agacharon para recoger piedras y guijarros para arrojar a Yue Zhong.

“¡Montón de personas inconscientes!”

Los ojos de Yue Zhong brillaron fríamente y salieron disparados hacia delante. Atacó con su pierna, pateando a 5 de los niños, enviándolos a volar de 7 a 8 metros hacia atrás. Todos escupieron sangre. Luego se lanzó hacia la obesa pecosa y la abofeteó duramente en la cara, haciéndola tambalearse, y algunos de sus dientes fueron eliminados. Ella también tosió sangre como resultado.

Descarga:
<