HJC – Capítulo 14-1

Modo Noche

Capítulo 14 – Juego de Equipamiento Consolidado (1)

Feng Yu se puso de pie, diciendo: “No creo que tu pequeña novia haya sido capaz de completar su Consolidación tan rápido como tú. Busquemos al viejo Huyan para empezar a hablar del futuro, ¿Está bien?”

Dicho esto, los dos salieron del cuarto vació y volvieron al cuarto principal en el que habían estado hace muy poco tiempo. Zhou Weiqing seguía detrás de Feng Yu, su mente perdida en sus pensamientos. Cada vez se ponía más curioso respecto al tigre negro alado que aparecía en su mente. Sin lugar a duda, la razón por la cual pudo convertirse en un Maestro de Joyas Celestiales, y cultivar la Técnica Deidad Inmortal, e incluso su fácil éxito con la Consolidación de Equipamiento, tenía que ver con la perla negra que se había tragado.

En el momento en el que Feng Yu entró en el cuarto, vio que Huyan Aobo estaba andando de allá para acá, viéndose notoriamente ansioso.

“¿Eh? ¿Por qué volvieron tan rápido ustedes dos?” Huyan Aobo miró dubitativamente a Zhou Weiqing, quien había entrado junto a Feng Yu.

Zhou Weiqing sonrió y dijo: “Ja; Si ya he lidiado con mis cosas, es natural que vuelva, ¿No?”

Feng Yu dijo: “Viejo Huyan, creo que nos hemos encontrado con un verdadero talento. Era su primera vez utilizando un Pergamino de Consolidación y fue exitoso. ¿Acaso has visto algo como eso suceder antes? En cualquier caso, por lo menos yo nunca he escuchado de tal cosa.”

Huyan Aobo miró con sorpresa a Zhou Weiqing, diciendo: “Pequeño hermano, tu suerte es demasiado buena, ¿Fuiste exitoso con sólo un Pergamino? ¿En dónde están los que sobraron?” Así como la especialidad de Zhou Weiqing era decir cosas atrevidas, la de Huyan Aobo era ser tacaño, y estaba arraigada hasta en sus huesos.

Zhou Weiqing instantáneamente puso una cara honesta y dijo: “Señor Huyan, los regalos que se han dado, ¿Cómo pueden ser retornados?”

Huyan Aobo se sintió con vergüenza debido a las palabras de Zhou Weiqing, y se dijo a sí mismo: “¿Será que esto es algún tipo de castigo divino?”

Feng Yu dijo felizmente: “Jaja, parece que tú, tacaño como eres, debes rendirte y entregar algo esta vez. Deja de dudar tanto, sólo decide rápidamente, viejo Huyan.”

Huyan Aobo suspiró profundamente, y con ambas de sus manos en su gorda cintura, dijo: “Está bien, es suficiente. Feng Yu, no necesitas ponerte de su lado tan disimuladamente. Pequeño mocoso, muéstrame tu Joya Elemental. Siempre y cuando podamos confirmar que tienes la apropiada Ojo de Gato Verde-Dorada, que es el símbolo del Atributo Espacial, y te aceptaré como aprendiz. En el futuro, seré responsable por toda la Consolidación de Equipamiento que necesites, y también por tu Almacenamiento de Habilidades. Eso debería ser suficiente, ¿No?”

Zhou Weiqing inmediatamente negó con su cabeza, sacudiéndola tan vigorosamente como un tambor Bu Leng

Huyan Aobo dijo furiosamente: “¡¿Qué más quieres?!”

Zhou Weiqing dijo con cara triste: “Señor, no tienes que enojarte tanto. Debes pensar que esposo y esposa están unidos como si fuesen uno solo; ¿Qué tal si también le das el mismo trato a mi esposa? Además, debemos poner una regla más, y es que no puedes quitar ni restringir mi libertad e independencia.”

Huyan Aobo inmediatamente empezó a respirar aceleradamente de nuevo. “Pequeño mocoso, ¡Te estás aprovechando de mí! Nunca he visto un discípulo tan sinvergüenza como tú.”

Zhou Weiqing sonrió y dijo: “Jaja, ¡Yo tampoco había visto a una persona tan tacaña como tú! Te acostumbrarás, te acostumbrarás.”

Huyan Aobo miró con una cara adolorida a Feng Yu, pero este de hecho ignoró su mirada y giró su cabeza hacia el cielo, con una mirada inocente que parecía decir que todo lo que estaba pasando no era de su interés.

“Feng Yu, no lo habrás defendido hace un rato para nada, ¿O sí?’ De ahora en adelante, serás responsable de sus Almacenamientos de Habilidades, mientras que yo me haré responsable de todo su Equipamiento Consolidado. ¿Está bien?”

Feng Yu asintió y dijo: “Por debajo de seis joyas, me haré responsable. En cualquier caso, la mayoría de estos días no me encuentro haciendo nada; Acompañar a los jóvenes es mucho mejor que quedarme contigo, vieja cosa.”

Huyan Aobo dijo: “Ja. Está bien. Pequeño mocoso, he aceptado tu condición. Siempre y cuando puedas superarme en la creación de Pergaminos de Consolidación, ¿Quién podrá restringir tu libertad? Rápido, muéstrame tu Joya Elemental.”

Los ojos de Zhou Weiqing miraron fijamente a Huyan Aobo mientras dijo: “Primero, debes hacer un juramento con tus Joyas; Si mi Joya Elemental contiene el Atributo Espacial, debes aceptarme como discípulo y acceder a las condiciones fijadas anteriormente.” Cuando él mismo había jurado sus votos, había intentado deliberadamente evadirlos al usar su nombre falso, pero pudo ver, gracias a la expresión facial de Shangguan Bing’er en ese momento, para los Maestros de Joyas hacer un juramento bajo sus Joyas era una cuestión sumamente seria.

Huyan Aobo lo regañó: “Nunca he visto un mocoso tan astuto como tú.” Aunque era tacaño, una vez que se decidía por algo, no le gustaba perder nada de tiempo, por lo que levantó su mano izquierda e inmediatamente una capa de luz plateada cubrió su cuerpo, lo que fue procedido por la aparición de siete joyas Ojo de Gato de color verde alrededor de su muñeca.

¡Siete Joyas Elementales del Atributo Espacial significaban un Maestro Elemental de nivel Zong inferior! Este viejo gordo no era solamente un Maestro de Equipamiento Consolidado; inesperadamente, también era un Maestro de Joyas Elementales de alto nivel. Evidentemente, nunca se puede juzgar un libro por su portada.

Para los Maestros de Joyas Elementales ordinarios, el Atributo Espacial era denotado por la Joya Ojo de Gato de color verde que tenía Huyan Aobo en su muñeca; para los Maestros de Joyas Celestiales, la Joya era de color verde-dorado, claramente de mayor calidad.

Las siete Joyas Ojo de Gato parecían siete ojos verdes brillantes, y Huyan Aobo inmediatamente hizo el juramento con las condiciones que Zhou Weiqing había planteado anteriormente. Cuando dijo las últimas palabras de este, sus Joyas Elementales brillaron simultáneamente, emitiendo una luz que se dirigió hacia la frente de Huyan Aobo, formando un tatuaje de luz que se mantuvo por un tiempo antes de desaparecer.

Huyan Aobo completó su juramento, y sintiéndose algo incómodo por dentro, de manera impaciente dijo: “Mocoso, ya está hecho. Rápido, no me hagas perder más tiempo.”

Zhou Weiqing sonrió y dijo: “Jeje, Señores, ha llegado la hora de presenciar un milagro. Espero que después de esto, sus corazones no tengan ningún problema, y espero que no sean asustados por mi gran talento, y el talento de mi Joya Elemental.”

Huyan Aobo dijo exasperadamente: “Pequeño mocoso, tus palabras son demasiado; Lo dices como si yo nunca hubiera visto la Ojo de Gato verde-dorada antes…” Justo en el momento en el que decía esas palabras, Zhou Weiqing jaló las mangas de su mano izquierda y liberó su Joya Elemental desde su Punto de Acupuntura Taiyuan. Naturalmente, el resto de sus palabras nunca salió de su garganta.

Feng Yu tenía una cara llena de felicidad mientras observaba cómo Zhou Weiqing se aprovechaba de Huyan Aobo, pero en el instante en que la Joya Elemental de Zhou Weiqing apareció en frente de sus ojos, su expresión cambió completamente y su cara se congeló.

La joya en cuestión seguía siendo una Ojo de Gato, y sólo había una en la muñeca de Zhou Weiqing, que concordaba con su nivel de Energía Celestial. Sin embargo, no era del color verde-dorado que esperaban, sino de un color rojo rubí, profundo y oscuro, que la hacía parecer noble.

Feng Yu y Huyan Aobo habían vivido en el mundo de los Maestros de Joyas por más de 60 años, y aun así esta era la primera vez que veían una Joya Ojo de Gato tan inusual. El cuarto se plagaba de silencio; Tanto que si un alfiler fuese a caer al suelo, se escucharía clara e instantáneamente. Las miradas de Feng Yu y Huyan Aobo estaban clavadas en la Joya Elemental que estaba en la muñeca de Zhou Weiqing.

“Roja, ¿Cómo puede ser roja tu Ojo de Gato?” Huyan Aobo finalmente rompió el silencio, murmurando suavemente.

Zhou Weiqing se dio la vuelta, empujó la puerta del cuarto y salió de él. “Señores, por favor vengan aquí y miren de nuevo.”

Huyan Aobo y Feng Yu lo siguieron rápidamente, pero esta vez, no sólo estaban sorprendidos, sino que se quedaron con la boca abierta. Seguía siendo la misma Joya Ojo de Gato, pero esta vez, su color se había tornado en un claro verde azulado, parecido al del mar. Si el rojo rubí era noble, este verde azulado sólo se podría describir como profundo.

Zhou Weiqing dijo, con una cara inocente: “Les había recordado hace unos momentos, que este era el momento de presenciar un milagro.”

  • David Avalos

    el orgullo sobre todo