HJC – Capítulo 150-1

Modo Noche

¡Capitulo Patrocinado por el Maestro del Palacio Jean Paul!

Capítulo 150-1 – ¡Rabia! (1)

Anteriormente, cuando el Batallón Inigualable se había trasladado de las fronteras septentrionales al comando del ejército norteño, Shangguan Xue’er los había alcanzado. Había empezado a seguirlos secretamente detrás de Shangguan Fei’er y de la tropa principal del Batallón Inigualable. Sin embargo, antes de que hubieran viajado lejos, de repente sintió una terrible presión de Energía Celestial desde atrás.

Como tal, ella se había devuelto sigilosamente, viendo a Zhou Weiqing que había permanecido detrás, así como al Emperador Celestial de los Seis Supremos Long Shiya y su amigo Duan Tianlang.

Hacia Duan Tianlang, no pudo leerlo. Sin embargo, cuando Long Shiya empezó a curar a Duan Tianlang y lo arrastró de regreso de la muerte, el puro poder que él desató le causó estar en estado de shock. Ella nunca había esperado que una poderosa potencia estuviera al lado de Zhou Weiqing. Podía decir claramente que este hombre de mediana edad estaba al mismo nivel que su padre y gran tío… ¡Era un Emperador Celestial! Tan poderoso… incluso en todo el Continente Sin Límites, se podía contar el número total con sus dos manos. Viendo el respeto que Zhou Weiqing tenía por el hombre gordo, estaba claro que su relación no era simple.

Shangguan Xue’er inmediatamente decidió que tendría que preguntarle a su hermana sobre esto, ya que Fei’er probablemente sabría quién era.

Como tal, después del viaje, se había metido furtivamente en el campamento del ejército. ¿Quién sabía que antes de que ella pudiera encontrar a Fei’er y preguntarle acerca de Long Shiya, vio a Zhou Weiqing y a su hermana siendo íntimos, escuchando la conversación entre los dos. El peor temor de Xue’er de hecho se había realizado.

Mirándolos, no pudo evitar sonrojarse profundamente mientras su corazón latía, e inmediatamente dio un frío ‘humph’. En ese momento, de pronto sintió un aura aterradora en la zona, y no dudó en huir inmediatamente del campo del ejército. Esa fue la razón por la que Zhou Weiqing y Shangguan Fei’er no la descubrieron.

De donde había venido esa presión, ella no lo sabía. Había estado usando las artes secretas del Palacio Extensión del Cielo para ocultar apenas su presencia, pero sabía que, si continuaba allí, el poderoso Emperador Celestial definitivamente podría detectarla. A pesar de que confiaba en sus propias habilidades, cuando se llegaba al nivel de Emperador Celestial, no tendría la menor oportunidad.

¿Qué debo hacer? De repente, Shangguan Xue’er se sintió perdida. Ella estaba recibiendo un dolor de cabeza por la relación entre Zhou Weiqing y sus hermanas. Sin embargo, podía entender los sentimientos de Fei’er… para que Zhou Weiqing pudiera depender de su propia fuerza para desarrollarse y crecer en la frontera norte hasta tal punto, con su propia fuerza personal, definitivamente tenía algo que atraía a su hermana. De lo contrario, con su personalidad, ¿Cómo podría permitirse se aprovechada tan fácilmente?

Esto no puede pasar… no importa qué, tengo que llevar a mi Segunda Sis de nuevo. Este Pequeño Gordito Zhou es el hombre de la Tercera Sis … ¿Cómo puedo permitir que él y la Segunda Sis tengan relaciones íntimas?

Shangguan Xue’er inmediatamente fijó su resolución interiormente. Sin embargo, sabía que no sería capaz de infiltrarse tan fácilmente, ya que la potencia Emperador Celestial eventualmente la sentiría. Como tal, sólo podía depender de canales regulares para reunirse con Zhou Weiqing y Shangguan Fei’er. Hmph, Zhou Weiqing, ¡Huevo podrido! ¿Tener una de mis hermanas no es suficiente para ti? ¡¿Aun así te atreves a provocar a mi Segunda Sis?! También… todavía está esa Pequeña Tigresa de la Montaña Celestial de la Nieve, claramente hay algo entre ustedes. Esta vez, si no das una contabilidad, no te dejaré ir tan fácilmente.

Perdida en sus pensamientos, Xue’er subconscientemente se aferró fuertemente a sus puños, con su corazón se llenó de ira y desprecio por Zhou Weiqing.

Zhou Weiqing no sabía cuánto vino había bebido; todo lo que recordaba era que muchos de sus soldados venían a brindarle. Cuando se despertó del estupor borracho por la mañana, el sol ya se había levantado y la luz había inundado la carpa, el calor cómodo le dejaba en una languidez perezosa.

Las resacas eran, sin duda, una experiencia dolorosa para la gente común, pero para las potencias como Zhou Weiqing, no era nada. Su físico estaba mucho más allá de cualquier persona ordinaria, y el alcohol no tendría ningún efecto perjudicial sobre él.

Estirándose perezosamente, salió de su cama. Aunque anoche no logró tener intimidad con Shangguan Fei’er, la bebida seguía siendo extremadamente cómoda. Gritando y animando junto con sus hombres, eso era realmente una sensación agradable.

“¡Informe! Comandante del Batallón, ¿Todavía no está despierto?” Una voz urgente vino bruscamente desde fuera de su tienda.

“¿En? Entre.” Zhou Weiqing dijo inquisitivamente.

La tapa de la carpa se levantó y uno de los soldados del Batallón Inigualable entró. “Comandante del Batallón, por favor date prisa, algo sucedió… Lobo Verde se está muriendo.”

“¿Qué dijiste?” Sólo entonces la perezosa satisfacción que sentía se había evaporado. “¡¿Qué pasó?!”

El soldado contestó: “Son los otros soldados del Regimiento. Esta mañana, nadie sabe por qué, pero el Comandante del Decimosexto Regimiento Shen Bu trajo personalmente a sus hombres aquí… Después de eso, estalló una pelea y Lobo Verde fue golpeado por dos de los Comandantes de Batallón enemigos trabajando juntos… parece que no durará mucho. Todos los hermanos están enojados, y estamos en un enfrentamiento con los hombres del Decimosexto Regimiento.”

“¡HMPH! ¡Están pidiendo la muerte!” Zhou Weiqing aulló de rabia, cargando fuera de la tienda en un instante. Había gastado tanto tiempo, esfuerzo y dinero en cultivar a estos guerreros del Batallón Inigualable, y ahora que tenían un mínimo de éxito y estaban en el camino correcto, tal cosa había sucedido. Lobo Verde había alcanzado el nivel de cultivo de Siete Joyas, y entre sus Maestros de Joyas Físicas, era uno de los primeros. Incluso entre todos los Líderes de Compañía, él estaba alrededor de los primeros del ranking.

Con el tiempo, Zhou Weiqing podría ser muy generoso, pero había algunas áreas en las que definitivamente era extremadamente tacaño. En sus ojos, cada persona del Batallón Inigualable era extremadamente importante para él, sus hermanos, y también su mayor esperanza para revivir su Imperio Arco Celestial. Su instinto de protección hacia ellos era extremadamente fuerte, y al oír que uno de ellos casi había sido asesinado, ¿Cómo no podría estar ansioso?

Zhou Weiqing ni siquiera necesitaba pedir direcciones, sintiendo instantáneamente dónde había un gran grupo de personas reunidas, mientras se precipitaba hacia esa zona. Como había esperado, además de aquellos Soldados del Batallón Inigualable que aún dormían por la noche anterior, había al menos quinientos hombres reunidos allí, la tensión en la atmósfera era clara, ya que ambos lados parecían dispuestos a luchar; Zhou Weiqing podía sentir mucho, incluso desde una distancia tan grande.

“¿Que está pasando? Déjenme pasar.” Zhou Weiqing gritó en voz alta, al instante atrajo las miradas de todos los presentes. Inmediatamente, el grupo se separó, permitiéndole pasar a través.

Zhou Weiqing avanzó rápidamente por las filas, alcanzando el frente en un abrir y cerrar de ojos.

En ese momento, los sentimientos de los soldados del Batallón Inigualable se despertaron en ira, indignación, furia… Tan pronto como vieron a Zhou Weiqing, se levantó un alboroto mientras todos empezaban a hablar de inmediato.

“Comandante del Batallón, ¡Debes ayudarnos a tener una cuenta de esto! Esos compañeros del Decimosexto Regimiento golpearon a muchos de nuestros hermanos sólo porque los superaban en número.”

“¡Sí! ¡Comandante del Batallón, dé la orden! ¡Vamos a matar a todos estos bastardos!”

Estos soldados del Batallón Inigualable eran, después de todo, rufianes y pícaros, y luchar y crear disturbios era una de las cosas más comunes que hacían para ser enviados al Batallón Criminal. Sólo porque el Comandante de Regimiento de su oponente había venido, no quería decir que tuviesen miedo o retrocederían… si no fuera porque Wei Feng y los otros Líderes de Compañía los retenían, tal vez hubieran atacado a los hombres del Decimosexto Regimiento para ahora.

“¡Cállense todos! ¡Voy a hacer que nos rindan cuenta!” Gritó Zhou Weiqing enojado.

Al instante, los soldados del Batallón Inigualable cayeron en silencio. En todo el Batallón, Zhou Weiqing tenía autoridad absoluta. No sólo por las diversas ganancias que les trajo, ni por el respeto y amor que tenían por él, sino también por su propia fuerza personal. En el campo de batalla, él siempre estaba en el centro de la pelea, luchando contra el más fuerte de los enemigos. Aunque los soldados del Batallón Inigualable no tuvieran las mejores personalidades, todos eran verdaderamente respetuosos y tenían mucha admiración por este joven Comandante del Batallón.

Zhou Weiqing se trasladó al frente, y Wei Feng inmediatamente dio un paso adelante para recibirlo. Soltó un suspiro de alivio al ver a Zhou Weiqing, y dijo: “Comandante del Batallón, finalmente estás aquí. Si no hubieras venido pronto, las cosas se habrían ido de las manos.”

Zhou Weiqing dijo solemnemente: “Vice Comandante Wei, ¿Qué está pasando?” Se volteó para mirar a los soldados del Batallón Inigualable, que todavía tenían el olor a alcohol, pero todos y cada uno de ellos estaban enfurecidos. La mayoría de ellos tenía sus armas fuera, buscando atacar en cualquier momento si no recibían una respuesta.

En el otro lado, la expresión de Shen Bu también era extremadamente hostil. Detrás de ella, estaban los diez Comandantes de Batallón del Decimosexto Regimiento, con las plumas en sus gorras mostrando su identidad. Detrás de ellos había al menos quinientos hombres, probablemente los guardias personales de Shen Bu y las élites de su Regimiento.

Wei Feng se acercó al lado de Zhou Weiqing y dijo en un tono bajo que sólo él podía oír. “Anoche lanzamos la basura al Decimosexto Regimiento, y cuando lo descubrieron esta mañana, vinieron en busca de problemas. Al principio, fueron precisamente aquellos soldados de la Caballería Pesada a los que nos golpeamos la última vez, y después de que unas calurosas palabras se intercambiaron, estalló una pelea. Nuestros hermanos siguieron sus órdenes; ya que otros han venido a nuestro territorio, los golpearon… y la mayoría de ellos resultaron heridos. Sin embargo, todavía usaron su razón sobre ellos y se detuvieron, y no debería haber ninguna lesión pesada. Después de eso, algunos de sus Comandantes de Batallón trajeron a hombres para continuar buscando problemas. La mayoría de nuestros hermanos todavía estaban semi-bebidos de la noche anterior, y una vez más estalló una pelea. Cuando llegué, ya era demasiado tarde y Lobo Verde estaba gravemente herido. Me temo que…”

Zhou Weiqing miró a un lado y vio a Lobo Verde, que yacía allí, al borde de la muerte, apenas jadeando para respirar, la sangre brotaba de toda la zona alrededor del pecho.

A medida que el cuadro entraba en su vista, Zhou Weiqing sintió una oleada de sangre caliente brotando en su cerebro, y su respiración cada vez más pesada llena de rabia.

“Zhou Weiqing, es mejor que hoy me des una explicación, de lo contrario te llevaremos a la corte militar.” Tan pronto como Shen Bu vio que Zhou Weiqing había llegado, inmediatamente le gritó en furia.

Las palabras de Wei Feng habían sido sencillas, pero en verdad, dos Compañías enteras de soldados de la Caballería Pesada habían venido antes del Decimosexto Regimiento. A pesar de que no estaban totalmente orientados a la lucha, todavía se consideraban muy bien a sí mismos y sus capacidades de lucha, y vinieron en busca de problemas. Por supuesto, no habían esperado que todos estos soldados del Batallón Inigualable hubieran sido golpeados durante meses por Shangguan Fei’er, y cuando las dos partes se enfrentaron, definitivamente no fueron ellos los que sufrieron la desventaja.

Dos compañías enteras fueron derrotadas, con más de un tercio sufriendo fracturas o huesos rotos. Desde que el Decimosexto Regimiento tomó tal pérdida, los Comandantes de Batallón enviaron una carta a Shen Bu antes de precipitarse con sus hombres. Sin embargo, no habían tomado la ventaja, ya que los rufianes del Batallón Inigualable eran demasiado salvajes… cuando luchaban, era como si no les importara su vida. Aunque Lobo Verde fue herido mortalmente, también había roto los dos brazos de los dos Comandantes de Batallón con los que había estado luchando. Si no fuera por el hecho de que los otros Líderes de Compañía del Batallón Inigualable no habían llegado a tiempo, tal vez el resultado de la pelea sería muy diferente.

Había sido la llegada simultánea de Shen Bu y Wei Feng que finalmente había causado la detención de la lucha y que la situación se estabilizara relativamente en el estancamiento actual.