HJC – Capítulo 173-3

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Emperador Celestial Juan!

Capítulo 173-3 – ¡‘Tu padre’ está aquí para exigir un ajuste de cuentas! (3)

“Originalmente, cuando Tian’er me dejó por primera vez, me dijo que si no aceptabas la relación entre nosotros, ella te amenazaría con su muerte. Estoy seguro de que usted, por encima de cualquier otra persona, sabe muy bien cómo es su personalidad. Tal vez ella podría casarse con Gu Yingbing para darle cara, pero estoy seguro de que ella nunca será su verdadera esposa. Como padre, si estás dispuesto a ver a tu hija sufrir por el resto de su vida, tal vez incluso hasta el punto de llevársela ella misma… entonces solo puedo decir que no eres un padre calificado, y casi no mereces serlo.”

Las palabras de Zhou Weiqing fueron firmes y resueltas. Frente a la principal potencia del mundo, Xue AoTian, ​​no mostró ningún temor en lo absoluto. Mientras hablaba sus últimas palabras, su tono era incluso de reproche.

El Rey Tigre Xue Aoying solo podía mirar al costado, con la boca abierta. Habían pasado años desde que había visto, o incluso escuchado a alguien que se atreviese a hablar así a su hermano mayor. ¡Este pequeño compañero realmente tiene agallas!

La cara de Xue AoTian se volvió verde, luego blanca. Mirando a Zhou Weiqing, las reverberaciones de energía alrededor de su cuerpo fluctuaron violentamente, como si estuviera a punto de quitarle la vida a Zhou Weiqing.

Long Shiya estaba parado al lado de su discípulo. Y no se atrevió a ser negligente en ese momento. Sin duda, confiaba en escapar incluso si las tres principales potencias de aquí lo rodeaban y lo atacaban. Sin embargo, sabía que no tenía la capacidad para hacerlo y llevar a Zhou Weiqing también.

Eso quería decir… que si Xue AoTian lo atacaba; entonces Zhou Weiqing llegaría hasta aquí. Aunque en el plan de Long Shiya y Zhou Weiqing, era muy poco probable que se produjera tal situación, siempre existía esa pequeña posibilidad.

Para que Zhou Weiqing realmente se atreviese a enojar a Xue AoTian de esa manera, incluso Long Shiya no lo había esperado. En su corazón, no pudo evitar darle un gran pulgar oculto a Zhou Weiqing, pero al mismo tiempo también sintió un sudor frío en nombre de su precioso discípulo.

“Senior, Tian’er solo estará realmente feliz conmigo, estamos enamorados…”

“¡Basta!” Por fin, Xue AoTian interrumpió bruscamente a Zhou Weiqing. Actualmente, el Señor de la Montaña Celestial de la Nieve parecía enfurecerse, levantándose repentinamente de su asiento.

Solo la acción de pararse no parecía demasiado, pero todos en la sala se pusieron nerviosos por eso. El que más lo sintió fue, naturalmente, Zhou Weiqing, que se llevó la peor parte de la poderosa y violenta aura, haciendo que todo su cuerpo retrocediera tambaleándose, casi cayéndose. Long Shiya instantáneamente se puso delante de su discípulo, mientras que el Rey Tigre Xue Aoying y el Rey León Gu Site también se pusieron de pie en sucesión. Por supuesto, los dos tenían expresiones muy diferentes en sus caras.

El Rey Tigre miró a su hermano mayor, su rostro mostrando signos de preocupación y ansiedad. Por otro lado, los ojos de Gu Site estaban llenos de intención asesina. Su único pensamiento ahora era cómo dejar a Long Shiya aquí ‘permanentemente’, y no permitirle escapar. “Todos ustedes esperen aquí.” De repente, Xue AoTian dijo enojado. Con un movimiento de su manga, toda su figura brilló y desapareció del gran salón.

Zhou Weiqing se puso de pie, mirando a su sorprendido Maestro. Con un tono bajo, le dijo a Long Shiya: “Parece que tenemos una oportunidad… el Señor de la Montaña Xue ama mucho a Tian’er después de todo. Debe haber ido a hablar con ella sobre lo que dije antes. Quizás, también ha notado algo mal con ella, que tal vez su circunstancia actual no está muy lejos de lo que describí.”

Con la poderosa Energía Celestial de Long Shiya que los rodeaba, la pareja de maestro y discípulo no tenían miedo de que los demás escucharan su conversación. Long Shiya asintió al escuchar eso y dijo: “Muy bien. Al final, poder traer a la belleza a casa, todo dependerá de ti.”

Zhou Weiqing asintió y dijo: “Definitivamente tendré éxito.”

Gu Yingbing se quedó allí, mirando a Zhou Weiqing con una mirada venenosa. En este momento, estaba lleno de arrepentimiento. Realmente lamentó no haberlo matado cuando tuvo la oportunidad. Durante esa ocasión, él tenía dos potencias de la Etapa Rey Celestial con él. Si él hubiera matado a Zhou Weiqing y quemado todas las pruebas, matando a Shangguan Fei’er y Lin TianAo al mismo tiempo, ¿Quién sabría que fue él? ¡No habría problemas en este momento! Por supuesto, eso también fue porque nunca había soñado que Zhou Weiqing de repente obtendría un Maestro como Long Shiya. El célebre Emperador Celestial Seis Supremo… su propio padre había probado personalmente su cultivo hace poco tiempo. ¡El más fuerte de los Emperadores Celestiales… ¡Uno podría incluso llamarlo la segunda potencia más fuerte del mundo! Con su amenaza allí, su propio Maestro tendría que pensarlo dos veces… ¿En realidad estaría de acuerdo en dejarle casarse con Tian’er? No, las posibilidades disminuían astronómicamente.

Mientras Gu Yingbing pensaba hasta ese punto, de inmediato sintió como si su corazón estuviera siendo quemado por una llama furiosa, casi hasta el punto del dolor físico. Un intenso celo lo abrumaba… Tian’er… ¡Ella amaba a este hombre después de todo! Pero, pase lo que pase, ¡Nunca me rendiré al casarme con Tian’er! ¡El Maestro nunca debe dejarla ir con él! ¡Soy su discípulo principal! Además, esta es una oportunidad importante y crítica para llevar a las Tribus del Espíritu Divino del Tigre Celestial y del Espíritu Divino del León de Tierra Celestial más cerca… ¿Cómo podría el Maestro cambiar de opinión sobre esta importante alianza matrimonial?

Mientras pensaba un poco más, la expresión de Gu Yingbing finalmente se volvió ligeramente mejor, aunque la expresión del Rey Gu Site seguía fría y cautelosa, y parecía estar hablando sutilmente con el Rey Tigre. Algunas líneas sobre algo, Xue Aoying sacudió su cabeza ligeramente, como si rechazara cualquier sugerencia.

Sin lugar a dudas, Long Shiya podía adivinar fácilmente lo que el Rey León le estaba diciendo al Rey Tigre, probablemente tratando de instigarlo para que lo atacara. Por supuesto, él no estaba demasiado preocupado, después de todo, estaba extremadamente seguro de su propio cultivo y fortaleza. Aún más, sabía que tanto Xue AoTian como Xue Aoying lo conocían lo suficiente, y sin la palabra de Xue AoTian, su hermano nunca tomaría medidas contra él. Ahora, todo dependería de Xue AoTian.

Con la batalla de ingenio en el Gran Salón a un lado, en el otro lado, Xue AoTian ya había llegado a la habitación de su hija una vez más.

Tian’er todavía estaba sentada aturdida en su cama, como si nunca hubiera movido un músculo desde la última vez que la vio. A diferencia de la vez anterior, Xue AoTian no caminó directamente hacia su hija, sino que se quedó de pie en la entrada de la habitación, mirándola en silencio.

Los ojos de Tian’er estaban huecos y vacíos. Esos hermosos ojos no parecían tener alma en ellos. Al observar a su hija, Xue AoTian de repente sintió como si su corazón hubiera sido apuñalado brutalmente.

Tian’er no estaba dispuesta a casarse con Gu Yingbing, ¿Cómo podía él no saberlo? Sin embargo, Xue AoTian creía tercamente que los sentimientos y las emociones podían cambiar a medida que pasaba el tiempo. Mientras Tian’er se casara con Gu Yingbing, y los dos pasaran más tiempo juntos, eventualmente llegaría a quererlo. Además, su matrimonio también podría determinar el futuro de la Montaña Celestial de la Nieve y del Imperio WanShou. No importaba cuánto amara a su hija, todavía tenía que pensar en la imagen de su tierra y sus súbditos.

Los hechos también demostraron que su hija también estaba dispuesta a seguir sus órdenes para seguir el panorama general y finalmente aceptar el matrimonio. Sin embargo, las palabras de Zhou Weiqing también habían apuñalado profundamente el corazón de Xue AoTian. ¡Las palabras más profundas era que Tian’er era su única hija!

¡En efecto! Él solo tuvo una hija… ¡Una hija soltera! Desde joven, siempre había amado tanto a Tian’er. Sin embargo, debido a su cultivo, ¿Cuánto tiempo realmente había logrado pasar con ella?

Ahora, su hija finalmente había crecido… pero por sus propias razones, estaba a punto de obligarla a casarse con alguien a quien no amaba. En ese instante, Xue AoTian se sintió profundamente incómodo en su corazón.

Especialmente cuando vio los ojos vacíos de su hija… ese era un golpe más fuerte que cualquier palabra o pensamiento.

Tomando una respiración profunda, Xue AoTian se armó de valor antes de caminar lentamente hacia su hija. Sintiendo a alguien entrar en la habitación, Tian’er finalmente levantó la cabeza inconscientemente.

“Padre.” Tian’er dio una sonrisa forzada.

Originalmente confiado de que Tian’er eventualmente cumpliría con todo lo que él imaginaba, solo ahora Xue AoTian se dio cuenta de cuánta amargura había en su sonrisa, cuán forzada se veía. Una vez más, sintió que su corazón se retorcía de dolor. “Tian’er, ¿Realmente no quieres casarte con Yingbing?”

“¿Ahh?” Tian’er soltó un grito de sorpresa, pero rápidamente bajó la cabeza, sacudiéndola mientras decía: “¡No! ¡Por supuesto no! Estoy dispuesta a casarme con Big Bro Gu.”

“¿De verdad? Pero… hace solo unos momentos, alguien me dijo que no estoy calificado para ser padre… que no estoy calificado para ser tu padre… porque te estoy obligando a casarte con alguien a quien no amas. De hecho, es posible que después de tu matrimonio, me dejes para siempre… permanentemente… ¿Es cierto?”

Xue AoTian no andaba por las ramas, sino que hacía la pregunta que estaba ardiendo en el primer plano de su mente.

“¿Qué?” Las palabras de Xue AoTian fueron como un rayo en los oídos de Tian’er. Todo su cuerpo tembló mientras miraba a su padre, incapaz de hablar en lo absoluto.

El shock de Xue AoTian en su corazón no era menor que el de su hija. Desde su punto de vista, él podía sentir claramente que las palabras de Zhou Weiqing eran realmente precisas. Era probable que Tian’er completara el matrimonio con Gu Yingbing, para lograr la alianza entre las tribus, antes de acabar con su propia vida.

Como padre, su comprensión por su hija era mucho menor que la de un joven que solo había conocido a su hija durante más de un año. En este momento, además de la ira y la indignación, el sentimiento más grande en su corazón era la culpa. ¡Qué vista tan corta! ¡Su hija podría haberlo dejado para siempre debido a sus propias acciones!

Pensando hasta ese punto, el corazón de Xue AoTian estaba palpitando de dolor.

“¿Quién… quién dijo algo así…?” La voz de Tian’er temblaba tanto como su cuerpo, sus ojos se llenaron de incredulidad. Ella no había pensado que alguien se atrevería a hablarle así a su padre, pero se sorprendió por el hecho de que alguien realmente había leído sus pensamientos tan completamente.

Xue AoTian miró a su hija, murmurando para sí mismo: “¿Realmente abandonarías a tu padre así?”

Tian’er dijo tristemente: “Originalmente, siempre he vivido feliz, sin preocuparme por el mundo. Incluso cuando me escapé de casa, era más una cosa precipitada e infantil, más que volverme contra mi padre por no haberme preguntado antes de formalizar el compromiso entre Big Bro Gu y yo. No es que no me guste Big Bro Gu… de hecho, si todo hubiera avanzado lenta y gradualmente, tal vez todo hubiera seguido como lo habías planeado. Sin embargo, cuando escapé de casa, lo conocí… estos pocos años de estar juntos, le di mi corazón. Tal vez, él puede no ser el mejor, o el más talentoso de todos, pero el corazón de Tian’er ya no puede contener a nadie más que a él. Padre, ¿No conoces mi personalidad? Si realmente no le diese todo mi corazón, ¿Cómo podría entregarme a él? Padre, ¿Ya no amas a Tian’er?”

Mientras hablaba hasta ese punto, ya estaba sollozando mucho.

Xue AoTian levantó abruptamente sus brazos, tirando de su hija en un fuerte abrazo; como si él no lo hiciera, ella desaparecería de sus ojos. Era la principal potencia en el mundo, con el gran nivel de cultivo de la Etapa Dios Celestial… Sin embargo, en ese mismo momento, su corazón se llenó de una emoción que no había sentido en mucho tiempo… puro y absoluto miedo… incluso terror. En ese instante, Xue AoTian se dio cuenta de que, comparado con su hija, todo lo demás ya no parecía importante.

 

Descarga:
<