HJC – Capítulo 174-1

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Emperador Celestial Juan!

Capítulo 174-1 – Tres exámenes, Escogiendo al Yerno (1)

Siendo abrazada abrupta y casi bruscamente por su padre, Tian’er se sobresaltó momentáneamente. Luego, las lágrimas cayeron de sus ojos y sus brazos rodearon la cintura de su padre en un abrazo. En ese momento, sintió como si ese padre que más la quería hubiera regresado finalmente.

“Por favor no dejes nunca a papá, nunca… ¿Me oyes?” Dijo Xue AoTian tiránicamente, pero su voz claramente temblaba.

Tian’er se mordió el labio inferior antes de que finalmente dijera en voz baja: “Lo siento… Padre, pero si no quieres apostar en ese treinta por ciento de posibilidades de que la Habilidad Resurrección me afecte, entonces… entonces… por favor no dejes que me case con Big Bro Gu. Yo… No puedo defraudar al Pequeño Gordito.”

Xue AoTian soltó a su hija. “¿Realmente has establecido tu determinación?”

Tian’er sonrió débilmente y dijo: “Padre, lo pensé detenidamente y finalmente tomé una decisión. Incluso si realmente quieres matar al Pequeño Gordito por esto, ya no cambiaré de opinión. Ni siquiera estoy dispuesta a actuar en ese matrimonio con el Big Bro Gu nunca más. Si ambos matan al Pequeño Gordito, entonces tendré que reunirme con él allá abajo.” Su tono era suave, leve, pero la resolución en él era clara.

Mirando una vez más a su hija, los ojos de Xue AoTian tenían una mirada complicada. Después de un breve momento, finalmente dio un suspiro. “¡De hecho, una chica adulta no puede quedarse en casa! ¿Realmente has tomado esa decisión?”

Tian’er no dudó en asentir con la cabeza.

“Muy bien, ven conmigo entonces. Sin embargo, tienes que escuchar todo lo que diga y hacer lo que te diga. De lo contrario, podría cambiar de opinión otra vez.” Mientras decía eso, Xue AoTian agarró la mano de su hija, tirando de ella hacia afuera.

De vuelta en el Gran Salón del Castillo Celestial de la Nieve.

El par de Discípulo y Maestro de Long Shiya y el par de Hijo y Padre del Rey León podrían estar en desacuerdo, con un fuerte olor a pólvora dentro, pero ambos lados al menos se controlaban a sí mismos. La razón por la que el Rey León se controló era naturalmente debido a la brecha entre él y el Emperador Celestial Seis Supremo, mientras que el control de Long Shiya se debió naturalmente a su objetivo al venir aquí, y no quería arriesgarse solo para satisfacerse momentáneamente.

Por fin, en un destello de luz brillante, Xue AoTian reapareció en el Gran Salón. Sin embargo, cuando los miembros del salón vieron su rostro, se sorprendieron en secreto.

El rostro de Xue AoTian podría ser descrito con la expresión ‘el viento turbulento precede a las próximas tormentas torrenciales’, oscuro y nublado, como si estuviera a punto de explotar en cualquier momento. Además, su mirada estaba centrada directamente en Zhou Weiqing; ese fulgor feroz que hacía que hasta Long Shiya se sorprendiese y se pusiese nervioso.

Xue AoTian miró a Zhou Weiqing, a Gu Yingbing, y luego a Long Shiya y Gu Site.

“Bro Long, has traído a tu discípulo hasta aquí, a mi Montaña Celestial de la Nieve, pero no pienses que no puedo ver tus verdaderas razones con mis propios ojos. Aun así, es cierto que Yingbing fue quien lastimó primero a tu discípulo, por lo que tienes la razón de tu parte. Bien, te daré las razones que pediste… una oportunidad…”

“Con respecto a eso, Zhou Weiqing y mi Tian’er, ya he aprendido sobre lo que pasó entre ellos. Sin embargo, como Bro Long debería saber, nuestro Imperio WanShou siempre ha creído en la ‘Fuerza es la Razón’. Hoy, le daré una oportunidad a tu discípulo. Conmigo como el examinador, él tendrá que competir contra Yingbing en una prueba. Si él puede vencer a Yingbing, anularé el compromiso entre Yingbing y Tian’er. Por otro lado, si falla, le pido a Bro Long que no continúe causando problemas, y que deje mi Montaña Celestial de Nieve junto con su discípulo. Por supuesto, ya te he dado la cara en este asunto, y si Bro Long todavía quiere seguir causando problemas a mi Imperio WanShou después de eso, no creas que tendré miedo. No dudaré en dejar la Montaña Celestial de la Nieve para perseguirte, no importa lo que cueste.”

La presencia abrumadora del Señor de la Montaña era de hecho aterradora y sus ojos brillaban con un intenso instinto asesino. En la superficie, parecía estar totalmente en contra de Long Shiya y Zhou Weiqing, ese maestro y discípulo que había venido a causarles problemas.

Los ojos del Rey Tigre Xue Aoying brillaron con respeto, pero también una ligera decepción.

Naturalmente, el respeto se debió al hecho de que no había duda de que ese era el mejor método para tratar todo este asunto; ambos lados con suficiente cara y con un método de resolución apropiado. Además, no importa cómo fuese examinada esa resolución, era de gran beneficio para Gu Yingbing, ¡Que acababa de alcanzar el nivel de cultivo de nueve joyas! El nivel de cultivo de Zhou Weiqing estaba indudablemente lejos de él, y desde la perspectiva del Rey Tigre, sin importar nada, Gu Yingbing estaba en una gran ventaja. En cuanto a la decepción, era porque nunca había querido que la Tribu León se beneficiara de esto y había esperado que la presencia actual de Long Shiya fuera la oportunidad de cambiar las cosas.

Incluso si el Rey Tigre pensaba de esa manera, naturalmente el Rey León también pensaba de la misma manera. Gu Yingbing dejó escapar un sutil suspiro de alivio. Había luchado contra Zhou Weiqing hace unos meses, aplastándolo en ese momento, y estaba absolutamente seguro de derrotarlo nuevamente. Además, él conocía muy bien la personalidad de su Maestro; una vez que Xue AoTian había hecho una promesa, nunca la cambiaría.

Long Shiya frunció el ceño y dijo solemnemente: “Viejo Monstruo Xue, por favor presta atención a un detalle: tu discípulo ya tiene más de treinta años, y el mío aún no tiene veinte años. Luchando entre sí, ¿Eso puede ser justo? La fuerza es correcta, ese es un principio al que me adhiero también, y de hecho solo uno con talento y poder sobresalientes puede tener el derecho de ser el yerno de un Viejo monstruo como tú. Sin embargo, tal competencia aún debe ser justa.”

Xue AoTian dijo con frialdad: “Bro Long, sostén tus caballos. Como ya mencioné tal competencia o método de examen, naturalmente seré justo. Esta pelea entre Yingbing y tu discípulo, planeo tener un total de tres etapas diferentes.”

Un pensamiento golpeó a Long Shiya, y en ese momento, de repente se dio cuenta de que cuando Xue AoTian lo estaba mirando, parecía darle una extraña mirada significativa. Aunque era muy sutil, con un cambio casi imperceptible, pero en términos de todos en el Gran Salón, los poderes espirituales de él y de Xue AoTian eran los más grande. Este Viejo Monstruo Xue… ¿Estaba señalándole algo?

Así como Xue AoTian respetaba a Long Shiya, en verdad Long Shiya también era extremadamente respetuoso hacia él. En su nivel, Xue AoTian no necesitaba fingir o actuar frente a él, y con esa mirada, Long Shiya parecía entender algo.

Con una voz profunda y solemne, Xue AoTian continuó: “Aunque le estoy dando la oportunidad, al fin y al cabo, Yingbing ya iba a ser mi yerno. Como tal, voy a ser sincero sobre esto, en las tres competiciones, mis reglas naturalmente favorecerán ligeramente a Yingbing. Si Zhou Weiqing quiere ser mi yerno, no será una tarea fácil… tendrá que probarse a sí mismo.”

Al decir directamente que las reglas estarían favoreciendo a Gu Yingbing incluso antes de que comenzaran las competiciones, Xue AoTian ya estaba siendo completamente abierto y franco. Aunque Long Shiya frunció el ceño ante eso, no respondió. Después de todo, él fue quien trajo a Zhou Weiqing hasta aquí para causar problemas. Solo en términos del matrimonio de Tian’er, en realidad no tenían una base moral muy alta.

Xue AoTian dijo: “El primer examen: comparar el poder y la influencia de sus auras.”

“¿Aura?” Long Shiya miró a Xue AoTian con sorpresa.

Xue AoTian asintió con la cabeza y dijo: “En nuestro Imperio WanShou, gobernamos sobre miles y millones de Bestias Celestiales. En frente de éstas, la línea de sangre y el aura son los más importantes. En el mundo de hoy, en frente mío, ninguna Bestia Celestial debajo de la Etapa Dios Celestial podría siquiera proponer la idea de luchar para resistirse a mí. Ese es el poder del aura. Personalmente elegiré diez Bestias Celestiales y las sellaré. Después de lo cual, tanto Yingbing como Zhou Weiqing usarán su propia aura contra esas bestias. Si la Bestia Celestial en cuestión se somete, se considera un éxito. Cualquiera de los dos que tenga éxito será considerado el vencedor de esta ronda.”

En este punto, Xue AoTian hizo una pausa y miró a Long Shiya antes de decir: “Bro Long, permíteme decir esto directamente primero. Aunque las reglas favorecen a Yingbing, durante la competencia real, definitivamente seré parcial y justo. Sin embargo, como mencioné, ya que Yingbing es el prometido original de Tian’er, para que tu discípulo anule este matrimonio, debe vencer al mío en TODAS las tres tareas, para demostrar que es muy superior a Yingbing… solo entonces él será considerado el ganador general. Si pierde alguna de las competiciones, entonces Yingbing será el vencedor.”

“Viejo Monstruo Xue, eso es demasiado injusto.” Long Shiya dijo inmediatamente, con mucho descontento en su voz.

En cuanto al Rey y el Príncipe León, ambos no pudieron evitar sonreír de alegría. No tenían ninguna razón para oponerse a que Xue AoTian sea el juez de esta gran ‘apuesta’ competitiva. Por todas las apariencias, Xue AoTian se inclinaba fuertemente hacia su lado, y esta supuesta competencia era solo para evitar que Long Shiya tuviera alguna excusa.

Solo desde la primera prueba, Gu Yingbing sintió que nunca podría perder. No importaba que Maestro de Joyas Celestiales fuese, su aura era extremadamente dependiente de su propio poder y nivel de cultivo. Aún más importante, contra las Bestias Celestiales, no solo era importante el aura, sino también el linaje, y sin lugar a dudas, él poseía el linaje más puro de la Línea de Sangre del Espíritu Divino del León de Tierra Celestial, una de las líneas de sangre más poderosas de todo el continente. En su mente, con su propio nivel de cultivo y la adición de su propia línea de sangre, estas dos ventajas se agregarían para darle una ventaja absoluta, y no podía imaginar cómo podría perder contra Zhou Weiqing. Estaba seguro de que su competencia ni siquiera llegaría a las otras dos.

Xue AoTian miró fríamente a Long Shiya y dijo: “Bro Long, trajiste a tu discípulo aquí para romper el matrimonio de mi hija, ¿Es eso justo para mi Montaña Celestial de la Nieve? Si no estás satisfecho con la apuesta que he propuesto, puedes optar por no aceptarla y marcharte ahora. Yo, Xue AoTian podré respetarte, pero no te temo. Si quieres empujarme, este viejo puede pasar el resto de su vida siguiéndote por siempre, hasta que uno de nosotros muera.”

La expresión de Long Shiya cambió varias veces seguidas, sus ojos se llenaron de rabia, tanto que era como si el fuego los esculpiera. Aun así, pareció silenciado por las palabras de Xue AoTian, ​​incapaz de replicar en lo absoluto.

En ese momento, su respiración se hizo irregular.

En el costado, el Rey Tigre había estado observando, y dio un suspiro silencioso por dentro. Por el escenario actual, parecía que no habría ninguna posibilidad de darle un golpe furtivo a la Tribu del León. Qué lástima…

En cuanto al Rey León Gu Site, estaba naturalmente eufórico y orgulloso, con su pecho hinchado alegremente.

Por desgracia, ninguno de los dos sabía que el actual Long Shiya estaba aullando de risa dentro, tan feliz como se podría ser. Heh heh, ¿Quien dijo que mi actuación y la del Pequeño Gordito es de primera clase? En términos de habilidades de actuación, ¡Este Viejo Monstruo Xue en realidad está mucho más allá de nosotros dos!

Antes, cuando Xue AoTian había dicho todo eso, una vez más le había dado a Long Shiya una señal visual. Esta vez, Long Shiya estaba realmente seguro de que Xue AoTian tenía algo más bajo la manga. De hecho, supuso que ese cambio repentino en él probablemente se debía a lo que le dijo el Pequeño Gordito… y a su propia verificación con su hija.

En verdad, al llegar hoy a la Montaña Celestial de la Nieve, Long Shiya no tenía ninguna confianza en absoluto. Después de todo, él solo estaba trayendo a Zhou Weiqing aquí, y no tenía ningún otro plan de seguridad en absoluto. Long Shiya también temía que Xue AoTian pudiera tirar la precaución al viento y enloquecer. Si eso realmente sucediera, Long Shiya sabía que si bien aún confiaba en escapar con su vida, no podría hacerlo con Zhou Weiqing. Eso significaría que su precioso discípulo permanecería para siempre en la Montaña Celestial de la Nieve… y su vida se perdería por nada.

Con respecto a Zhou Weiqing, ahora se podía decir que Long Shiya lo miraba como una de las personas más importantes, si no al que más, en su vida. Toda la vida de Long Shiya, había pasado inmerso en el cultivo y el entrenamiento. Ahora que ya tenía más de cien años, y no tenía parientes ni familiares vivos. Desde que había aceptado a Zhou Weiqing como su discípulo, cada vez le había gustado más este precioso discípulo, hasta el punto de considerarlo un pariente; no solo porque también tenía seis Joyas Elementales como él, sino más bien por su carácter.

En este asunto, si fuera por Long Shiya, él no lo habría traído a la Montaña Celestial de la Nieve, ya que las probabilidades no eran lo suficientemente favorables. Dejando de lado el actual nivel de poder de Zhou Weiqing, era imposible que dos personas se enfrentaran a la Montaña Celestial de la Nieve por sí mismas. Incluso para Long Shiya, era imposible tener confianza en sus esfuerzos. Después de todo, ¿Quién podría captar realmente la mente y los pensamientos del hombre frente a ellos… La principal potencia en el mundo de hoy, Xue AoTian?

 

 

Descarga:
<