HJC – Capítulo 174-3

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Emperador Celestial Juan!

Capítulo 174-3 – Tres exámenes, Escogiendo al Yerno (3)

Zhou Weiqing continuó sentado allí cultivando. La cantidad de tiempo no le afectaba en lo absoluto, ya que estaba completamente inmerso en su cultivo, y el tiempo parecía transcurrir rápidamente. Por otro lado, la mentalidad de Gu Yingbing era un poco inestable. Aunque su nivel de cultivo era muy alto, había una sombra severa en su corazón con respecto a Zhou Weiqing. Naturalmente, eso era por Tian’er. Ella realmente amaba era este simple humano, y no a él. Cada vez que pensaba en eso, el corazón de Gu Yingbing estaba lleno de dolor y furia. Realmente ansiaba destrozar a Zhou Weiqing, solo entonces mitigaría la furia en su corazón.

En ese momento, todo lo que Gu Yingbing podía pensar era en derrotar a Zhou Weiqing lo más rápido posible; para ahuyentarlo y poder casarse rápidamente con Tian’er. Mientras todo eso terminara, podría tenerla para sí mismo. Era más importante casarse y tener intimidad con ella primero; podía cultivar lentamente su amor por él con el tiempo.

Al mirar a Zhou Weiqing, sintió como si ese tipo se viera cada vez más desagradable a simple vista. Solo podía esperar que esta espeluznante espera finalmente terminara.

Después de más de dos horas de espera, Xue AoTian finalmente reapareció en el Gran Salón. Al hacerlo, su expresión previamente nublada se había desvanecido, reanudando su habitual rostro impasible; como si los eventos anteriores no hubieran sucedido.

“Rey León, Bro Long, ya preparé todas las Bestias Celestiales para la primera competencia. Vengan, vamos.” Mientras decía eso, se dirigió una vez más hacia la puerta.

Long Shiya despertó rápidamente a Zhou Weiqing, mientras que el Rey León guió a su hijo para seguirlo. En cuanto al Rey Tigre, fue el primero en seguir detrás de su hermano, mientras todo el grupo se dirigía hacia las profundidades del Castillo Celestial de la Nieve.

Xue AoTian caminó a la cabeza del grupo, pero se movió lentamente. Desde atrás, ninguno de los otros podía ver su cara o su expresión, pero incluso mientras se movía a esa velocidad majestuosa en el frente, esta potencia máxima del mundo les dio a todos la sensación de que no podía ser superado.

Mirando a Xue AoTian desde atrás, la cara de Long Shiya cambió ligeramente. Sabía que en esta vida, nunca sería capaz de superar esa gran montaña u obstáculo que era Xue AoTian. Todas sus esperanzas solo podían caer sobre su precioso discípulo. No importa cuán poderoso fuera un Emperador Celestial, al final, todavía estaba restringido a la Etapa Emperador Celestial.

El grupo caminó durante casi quince minutos, girando por todo el castillo antes de que finalmente llegaran a una habitación grande. Dentro de los lados de la habitación, había escaleras que bajaban, y Xue AoTian continuó guiando al grupo hacia abajo. Después de casi trescientos metros por las escaleras en espiral, finalmente llegaron a una extraña cripta embocada.

Esa cripta no tenía signos obvios de haber sido hecha por el hombre, casi como si fuera una especie de cueva de forma natural, llena de brillantes cristales de hielo alrededor, así como Núcleos Celestiales blancos como la nieve que tachonaban el techo, proporcionando una luz que iluminaba toda el área con una sensación extrañamente deslumbrante pero difusa. Tan pronto como el grupo entró, sintieron como si hubieran entrado en un extraño mundo de fantasía. Sin lugar a dudas, eso era parte de la Montaña Celestial de la Nieve, y una que estaba en lo profundo de su corazón. También era una de las áreas sagradas más importantes de la Montaña Celestial de la Nieve. Normalmente, si no había problemas críticos o circunstancias únicas, a nadie se le permitía entrar en este lugar, y mucho menos a los forasteros como Long Shiya y Zhou Weiqing. Incluso el Rey León Gu Site nunca había entrado a esta área.

Por otro lado, Gu Yingbing estaba relativamente familiarizado con este lugar. Era la zona donde la Montaña Celestial de la Nieve guardaba y criaba a las Bestias Celestiales.

La Montaña Celestial de la Nieve era muy diferente de otras Grandes Tierras Santas. Para las otras, cuando capturaban Bestias Celestiales, las sellarían y las encerrarían para dejarlas en su Palacio de Almacenamiento de Habilidades. Por supuesto, la Montaña Celestial de la Nieve era muy diferente. El Espíritu Divino del Tigre Celestial y el Espíritu Divino del León de Tierra Celestial eran en cierto sentido Bestias Celestiales, de alto nivel, con el mismo rango que los Dragones. Como tal, su propia presencia era de gran disuasión y asombro para cualquier Bestia. Poder permanecer en la Montaña Celestial de la Nieve era considerado un gran honor, el máximo honor para cualquier Bestia Celestial. Como tal, estas Bestias aquí solo podrían describirse como criadas o cultivadas, no atrapadas ni encarceladas.

Por supuesto, para poder permanecer aquí, la mayoría de estas Bestias Celestiales eran del Atributo de Agua. Solo entonces podrían sobrevivir en las crueles condiciones heladas del pico.

Uno no debería pensar que las profundidades de la Montaña Celestial de Nieve serían más cálidas que las regiones exteriores. Por el contrario, eran mucho más frías.

Solo el linaje directo de la Montaña Celestial de la Nieve sabía que en lo profundo del corazón de la montaña yacía una inimaginablemente losa enorme de Jade de Hielo. Ese Jade de Hielo no podía ser cosechado, ni siquiera una poderosa Potencia de la Etapa Dios Celestial podría. Esa era la verdadera razón por la cual la Montaña Celestial de la Nieve mantenía una temperatura tan baja incluso en medio del clima cálido del Cielo de las Diez Mil Bestias.

Una de las principales razones por la cual los Espíritus Divinos del Tigre Celestial siempre habían reprimido a los Espíritu Divino del León de Tierra Celestial también se debió a eso. Los Atributos Elementales de los Espíritus Divinos del Tigre Celestial eran Divino, Espíritu y Agua, mientras que los Espíritus Divinos del León de Tierra Celestial tenían Divino, Espíritu y Fuego. Normalmente no había diferencia en el poder entre el atributo Agua y Fuego, pero en la Montaña Celestial de la Nieve… esa diferencia era clara.

El inmenso bloque de Jade de Hielo contaba con una impresionante asistencia suplementaria para el cultivo de Atributos hielo y agua. Esa era también una gran razón por la cual Xue AoTian realmente pudo alcanzar la Etapa Dios Celestial. Sus propios talentos eran indudablemente sobresalientes, pero no garantizaba que pudiera llegar a tal etapa. Sin embargo, con la ayuda de esa enorme Jade de hielo, su velocidad de cultivo fue lo suficientemente rápida como para alcanzar la Etapa Rey Celestial antes de la edad de treinta años, permitiéndole escalar poco a poco los senderos hacia la Etapa Dios Celestial.

La temperatura del entorno continuó cayendo a medida que el grupo avanzaba. Además de Xue AoTian, ​​todos los miembros restantes encontraron que se había formado una fina capa de niebla alrededor de sus cuerpos.

Xue AoTian continuó caminando por el camino helado, sus pasos lentos y medidos parecían tan casuales como los de un humano ordinario. En cuanto al Rey y el Príncipe León, la niebla que los rodeaba brillaba con un tenue rojo, mientras que alrededor de Long Shiya había un resplandor de seis colores. Después de todo, él también tenía el Atributo Agua, y este ambiente no le afectaba. En verdad, cuando uno alcanzaba la Etapa del Emperador Celestial, era difícil para el entorno externo afectarlos.

En cuanto a Zhou Weiqing, la niebla que lo rodeaba era extremadamente extraña, de color gris, sorprendiendo al resto del grupo. De hecho, parecía estar completamente bien, en un estado aún más relajado que Gu Yingbing.

Aunque Zhou Weiqing no tenía los Atributos Fuego o Agua, uno nunca debería olvidar lo que contenía su linaje. El Espíritu de Dragón Solidificado le había dado inmunidad al fuego, pero al mismo tiempo también había fortalecido su resistencia al frío mucho más allá de cualquier persona común. Aunque la temperatura actual era aterrorizante, aún no sentía nada. En verdad, él mismo estaba desconcertado acerca de la niebla gris alrededor de su cuerpo. Extrañamente, parecía sentir un aura maligna en las profundidades heladas, atrayendo a su propio Atributo Demoníaco, causando que salga automáticamente de su cuerpo y lo rodee. En tal situación, su propio nivel de cultivo fue realmente ayudado. Al menos para su Atributo Demoníaco, sus niveles de poder se incrementaron en al menos un treinta por ciento.

En cuanto al Rey Tigre, una neblina azul rodeaba su cuerpo. A pesar de que estaba al frente del grupo, sus sentidos se extendieron, vigilando continuamente a Zhou Weiqing. Xue Aoying había visto crecer a Tian’er, y la conocía demasiado bien. Para que un hombre llame la atención de su orgullosa sobrina, ¿Cómo podría ser ordinario? Al menos, los cambios actuales en torno al cuerpo de Zhou Weiqing le dieron una sensación extraña, incluso casi sorprendente, y comenzó a tener algunas dudas sobre su juicio original en toda esta competencia.

Por fin, bajo la dirección de Xue AoTian, ​​todo el grupo alcanzó un amplio espacio, de casi mil metros cuadrados, con una altura de más de treinta metros. Esta era posiblemente la mayor pieza de espacio abierto en estas cavernas heladas. Al lado de este sector abierto, había un agujero oscuro, una entrada a otra cueva negra. Parecía muy profunda y silenciosa, pero todos ellos podían sentir varias auras poderosas en su interior. Algunas frías, otras feroces o frenéticas. Sin lugar a dudas, esas eran las Bestias Celestiales a las que Xue AoTian se había referido.

Xue AoTian dijo solemnemente: “La primera competencia comenzará pronto. Con el propósito de ser justos, además de la última Bestia Celestial, he preparado un par de cada uno de los nueve tipos de Bestias Celestiales, con cada uno del par para cada competidor. Mientras consigan tener éxito en abrumarlos, pueden pasar al siguiente, hasta que uno de los dos fracase.”

Long Shiya dijo: “¿Qué pasa si ambos abruman con éxito a las diez Bestias Celestiales elegidas?”

Xue AoTian dijo con orgullo: “Eso es imposible. La última Bestia Celestial… es mi compañera.”

Al escuchar sus palabras, Long Shiya no pudo evitar ser sorprendido: “¿Quieres decir que… es…?”

Xue AoTian asintió con la cabeza hacia él y dijo: “Por supuesto, de lo contrario, ¿Cómo puedo probar realmente el verdadero límite de estos dos? Si pueden abrumar con éxito a las primeras nueve Bestias Celestiales, entonces el juicio final será determinado por mi antigua compañera. Estoy seguro de que ella dará un juicio justo, con su orgullo, nunca mentirá. Bro Long, ¿Qué piensas?”

Esta vez, Long Shiya no dudó en asentir con la cabeza, diciendo: “Estoy de acuerdo.” Uno podría imaginarse, que para que una Bestia Celestial obtuviese la aprobación del Emperador Celestial Seis Supremo, incluso respeto y un ligero temor, uno podría imaginar cuán poderosa era esa Bestia Celestial. Una potencia de la que incluso Long Shiya no dudaría de su juicio.

Por supuesto, Gu Site no tendría objeciones, y antes de que Xue AoTian pudiera preguntarle, asintió con la cabeza también.

Xue AoTian sonrió débilmente y dijo: “En ese caso, comencemos. Ustedes dos, sepárense a una distancia de treinta metros.”

Zhou Weiqing y Gu Yingbing inmediatamente caminaron hacia adelante. Sus miradas se encontraron momentáneamente, y fue como si las chispas volaran en el aire por la tensión.

Aunque Gu Yingbing tenía el Atributo Fuego, y se vería ligeramente afectado por un frío tan intenso en el medio ambiente, al fin y al cabo era un miembro de la Montaña Celestial de Nieve, y ya se había acostumbrado a ese entorno. Además, como dice el refrán, cuando los extremos se encuentran, algo bueno saldrá de eso. En realidad, cuando cultivaba su Energía Celestial de Atributo Fuego en condiciones de hielo tan intensas, también era de algún beneficio.

En este momento, los ojos de Gu Yingbing estaban llenos de un odio palpable, como si quisiera devorar a Zhou Weiqing. Por otro lado, él parecía tranquilo y pacífico, y esa calma causó que Gu Yingbing se enfureciera aún más. ¡Para él, Zhou Weiqing estaba soñando que incluso podría vencerlo!

Abruptamente, Xue AoTian aplaudió.

Con eso, dos figuras enormes salieron lentamente de la cueva lateral. Cuando aparecieron las dos Bestias Celestiales, las expresiones del Rey Tigre y del Rey León cambiaron levemente. Aunque sabían que Xue AoTian no elegiría algunas Bestias Celestiales débiles, no esperaban que solo la primera fuera tan poderosa. Después de todo, ni Gu Yingbing ni Zhou Weiqing habían llegado a la Etapa Rey Celestial, y esa prueba parecía demasiado dura.

 

Descarga: