HJC – Capítulo 175-2

Modo Noche

¡Capítulo patrocinado por el Perfumista Jean Bautiste!

Capítulo 175-2 – Primera prueba. Poder (2)

Xue AoTian agitó sus manos, e inmediatamente las dos Bestias Celestiales regresaron a la cueva de donde habían venido, abatidas y con sus colas entre sus piernas.

Xue AoTian continuó pasivamente, sin dar ningún comentario sobre el rendimiento del dúo. “Segundo, prepárense.”

Ninguno de ellos detectó cómo el Señor de la Montaña Celestial de la Nieve logró hacerlo, pero desde las profundidades de la oscura cueva, aparecieron las siguientes dos Bestias Celestiales. Sin embargo, en comparación con el gran par anterior, estas dos eran mucho más pequeñas y ágiles.  Zhou Weiqing estaba muy familiarizado con ellas, un par de Emperadores de Plata.

Las dos figuras pequeñas destellaron en el aire, rodeando las cabezas de Zhou Weiqing y Gu Yingbing respectivamente.

Este par de Emperadores de Plata todavía eran jóvenes, y su nivel de cultivo también estaba en el nivel superior de la Etapa Zong, al igual que la vieja mascota de Zhou Weiqing, el Pequeño Frijol Rojo.

Pensando en el Pequeño Frijol Rojo, Zhou Weiqing sintió que su corazón se sacudía de repente. Anteriormente, él había sido asesinado mientras lo protegía de Gu Yingbing, e incluso hasta ahora, todavía recordaba esa escena claramente, así como el dolor que le trajo. Mirando a los dos Emperadores de Plata que los rodeaban, la calma de Zhou Weiqing finalmente se rompió, y miró hacia Gu Yingbing.

Como si sintiera la mirada de Zhou Weiqing, Gu Yingbing también miró hacia él, sus ojos brillaban con tanto desdén como con un intento asesino no oculto. Con un frío humph, la luz dorada y roja brilló intensamente una vez más, estallando en los cielos.

Si uno comparara el aura y la presencia del Espíritu Divino del León de Tierra Celestial de Gu Yingbing con la de un océano, entonces el Emperador de Plata sería un pequeño bote dentro de ese océano, arrojado por una tormenta tempestuosa, haciendo todo lo posible para liberarse de las restricciones de la poderosa aura.

Ambas eran Bestias Celestiales de la Etapa Zong de Nivel Superior, pero estaba claro que el Emperador de Plata con el potencial de alcanzar la Etapa Rey Celestial era mucho más fuerte y más resistente que la Primera Bestia Celestial. Además, era mucho más ágil y con una velocidad impresionante. Si no fuera por la restricción de Xue AoTian, ​​ya se habría liberado del aura de Gu Yingbing y habría huido rápidamente. Por supuesto, si estas Bestias Celestiales pudieran atacarlos, sería mucho más difícil oprimirlos y abrumarlos con solo sus auras.

Por otro lado, Zhou Weiqing también había tomado medidas. Debido al hecho de que su primera ronda había sido ‘ganada’ de forma tan extraña, actualmente todas las potencias estaban enfocados en él.

La gruesa niebla gris que se arremolinaba surgió una vez más del cuerpo de Zhou Weiqing, junto con un aura demoníaca pura y gruesa. Al momento siguiente, él simplemente levantó la cabeza y miró al Emperador de Plata que lo rodeaba. Con un solo comando retumbante, dijo: “Baja.”

Un milagro sucedió después.

En el instante siguiente, el Emperador de Plata que giraba libremente se detuvo abruptamente, sus alas se doblaron como si algún poder invisible se hubiera apoderado de ellas, un poder del que no podía liberarse. Mientras descendía en espiral, aterrizó en la mano derecha extendida de Zhou Weiqing, bajando su orgullosa cabeza.

Esta vez, ¡La velocidad de Zhou Weiqing fue incluso más rápida que la de Gu Yingbing!

La línea de Sangre del Espíritu Divino del León de Tierra Celestial era indudablemente fuerte, pero después de todo, era una Bestia Celestial de la tierra. El Emperador de Plata pertenecía a los cielos y, por lo tanto, Gu Yingbing no tenía ninguna manera de alcanzarlo fácilmente. Solo podía usar su propia aura poderosa para seguir presionándolo, y para el momento en que logró aplastar a su Bestia Celestial, Zhou Weiqing ya había liberado al Emperador de Plata en sus manos.

Por supuesto, la razón por la cual Zhou Weiqing podría tratar con el Emperador de Plata tan fácilmente… solo él y Long Shiya sabían la razón. En realidad, era muy simple: la línea de sangre de dragón dentro de su cuerpo.

¿Qué era un dragón? Una de las Bestias Celestiales más fuertes, incluso más alta que los Espíritus Divinos del León de Tierra Celestial. Aún más importante, eran los señores de los cielos y tenían soberanía absoluta sobre estos. Tan pronto como Zhou Weiqing lanzó su aura con un toque Demoníaco, mantuvo una pista de su linaje de dragón, y el pequeño Emperador de Plata ya no pudo resistir.

Es posible que el Espíritu de Dragón Solidificado no le haya dado ninguna habilidad, pero la cantidad de beneficios que tenía era muy alta. El poder sobre las bestias voladoras era uno de ellos.

En ese momento, la cara del Rey León Gu Site se había nublado. Originalmente, la prueba que él pensó que sería una victoria aplastante se había convertido en una pelea mucho más pareja de lo que había imaginado. No pudo evitar preocuparse un poco, ya que este discípulo del Emperador Celestial Seis Supremo no era tan simple como pensaba. Con un nivel de cultivo de solo seis Joyas, en realidad había logrado abrumar a esas dos bestias celestiales. ¡Aún más, en esta segunda ronda fue incluso más rápido que su propio hijo!

La siguiente era la tercera Bestia Celestial. Una vez más, estaba en la Etapa Zong de Nivel Superior, y esta vez fue Gu Yingbing quien tomó la delantera de nuevo, ya que era una Bestia Celestial terrestre basada en la velocidad, y el Espíritu Divino del León de Tierra Celestial era fuerte contra ella, causando ser abrumado muy rápidamente. En cuanto a Zhou Weiqing, le tomó casi la mitad de tiempo antes de que el Leopardo de Nieve finalmente se sintiera abrumado.

“Ustedes dos pueden descansar por un momento.” Habiendo completado la tercera ronda, Xue AoTian no convocó al cuarto par, sino que hizo un gesto para que los dos descansaran. Después de todo, las últimas tres rondas habían cobrado un alto precio en su Energía Espiritual y Celestial, y también en su fuerza de voluntad.

“Maestro, no hay necesidad, todavía puedo continuar.” Antes de que Zhou Weiqing pudiera hablar, Gu Yingbing habló con entusiasmo, mirando a Zhou Weiqing con desdén.

Al ver que su propio discípulo carecía de calma, Xue AoTian no pudo evitar fruncir el ceño. Aunque sabía la razón por la cual él actuaba así, no pudo evitar sentirse un poco decepcionado por la temeridad subconsciente y la falta de gracia que mostraba.

Zhou Weiqing ignoró la mirada de Gu Yingbing, volteándose hacia Xue AoTian y diciendo respetuosamente: “Gracias Senior.” Mientras decía eso, se sentó en una posición de meditación, comenzando a recuperarse silenciosamente.

Sabiendo que una tarea agotadora estaba por delante de él, Zhou Weiqing naturalmente quería mantenerse en las mejores condiciones. Sabía que no sería fácil vencer a Gu Yingbing, sin importar qué tan confiado le hubiera dicho que estaba a Long Shiya, y no se permitiría actuar como su oponente, subestimándolo. Además, sabía que sus propios Atributos carecían del Atributo Espiritual, y en términos de energía espiritual no era rival para Gu Yingbing en lo absoluto. En las últimas tres rondas, especialmente la última, Zhou Weiqing había pagado un alto precio en su energía mental solo para evitar que su propia fuerza se revelara demasiado pronto. Al menos, había logrado depender del aura del Dios Demonio Tigre Oscuro para reprimir al Leopardo de Nieve, teniendo éxito después de algunas luchas.

Al ver que Zhou Weiqing no se dejó engañar por su provocación, Gu Yingbing solo pudo sentarse humildemente, comenzando a recuperar su propia Energía Celestial y Espiritual.

Xue AoTian les dio a los dos diez minutos de descanso. Sin embargo, cuando salió el siguiente par de Bestias Celestiales, ya no eran de la Etapa Zong…

Cuando dos Reyes Lobos de las Nieves aparecieron frente a Zhou Weiqing y Gu Yingbing, sus expresiones se congelaron.

El Rey Lobo de las Nieves tenía aproximadamente un metro y medio de altura con cuatro metros de largo. No se los consideraba enormes, con el cuerpo cubierto con piel plateada y un tenue halo plateado a sus pies. Sus extremidades eran gruesas y poderosas, y las obvias garras largas emitían un fuerte tintineo mientras caminaban por el piso. Nadie dudaría que esas poderosas Bestias Celestiales causarían estragos en cualquier campo de batalla en el que aparecieran con su aterrador poder ofensivo.

Rey Lobo de las Nieves. Etapa Rey Celestial de Nivel bajo, una Bestia Celestial de Atributo Dual con los Atributos Espacial y Agua. También tenía un Talento Innato llamado Sed de Sangre, y era una de las raras especies nativas que solo se encontraban en el Cielo de las Diez Mil Bestias.

Los Reyes Lobo de las Nieves caminaron respectivamente al frente de Zhou Weiqing y Gu Yingbing. Ambos eran tranquilos y dóciles, claramente bajo el control de Xue AoTian, ​​pero aun así sus ojos estaban llenos de orgullo y su fría aura estaba más allá de las tres primeras Bestias Celestiales de la Etapa Zong. Un Etapa Rey Celestial era, después de todo, un Etapa Rey Celestial.

La expresión de Xue AoTian permaneció impasible, y él dijo con calma: “Comiencen. El tiempo se incrementa a diez minutos.”

“Rooaarr…” Un aullido fuerte, resonante, lleno de ferocidad salvaje, fue emitido por la boca de Gu Yingbing. Al mismo tiempo, su cabello rojo-dorado se elevó al instante, al igual que un león macho enfurecido. La luz dorada no se dispersó como las tres veces anteriores, sino que cubrió todo su cuerpo como un escudo sólido mientras sus ojos resplandecian con una luz brillante, como si dos espadas de luz dorada estuvieran cayendo hacia el Rey Lobo de las Nieves…

Zhou Weiqing podría haber estado ocultando su verdadero poder, pero ¿Eso significaba que Gu Yingbing no lo hacía? Aunque su corazón estaba lleno de odio por Zhou Weiqing, seguía siendo el Príncipe León después de todo. No era tonto, y su fuerza y ​​poder era sin dudas fuerte. Después de todo, él no solo era un poderoso miembro de los Espíritus Divinos del León de Tierra Celestial, sino que también era el primer discípulo de la máxima potencia en todo el mundo.

Por otro lado, un aullido extrañamente similar resonó en el cuerpo de Zhou Weiqing, casi al mismo tiempo. Sin embargo, en comparación con el aullido muy excitado y enojado de Gu Yingbing, el rugido de Zhou Weiqing fue bajo, incluso helado.

Sus ojos se volvieron inyectados de sangre al instante cuando gruesos tatuajes negros de tigre aparecieron en la superficie de su piel. Sus músculos se hincharon obviamente, y su pierna derecha comenzó a irse hacia atrás mientras sus palmas se curvaban en patas de tigre. Un espeso resplandor negro, gris y azul, brotó de dentro de su cuerpo. Si alguien describiera el aura de Gu Yingbing como salvaje y feroz, entonces el aura de Zhou Weiqing sería una arrogante y extravagante, llena de una frialdad arrogante… ¡Incluso demoníaca!

Enfrentándose a una Bestia Celestial de la Etapa Rey Celestial, estos dos no tuvieron más remedio que usar su verdadero poder. Ese era el poder de sus líneas de sangre.

“¡Estado de Cambio Demoníaco!” Exclamaron al mismo tiempo el Rey León Gu Site y el Rey Tigre Xue Aoying, y sus ojos conmocionados se voltearon hacia el Emperador Celestial Seis Supremo. Ninguno sabía nada de Zhou Weiqing, y tan pronto como vieron su Estado de Cambio Demoníaco, ambos se sorprendieron y desconcertaron. Después de todo, se podría decir que el Estado de Cambio Demoníaco era el poder exclusivo de la Secta Demonio Celestial. Sin embargo, ¿Este joven frente a ellos no era el discípulo de Long Shiya? ¿Cómo podía eso no ser extraño?

Long Shiya los miró exasperadamente y dijo: “¿Quién dijo que solo los miembros de la Secta Demonio Celestial pueden tener el Estado de Cambio Demoníaco? Bien, les diré la verdad. Mi precioso discípulo tiene el Atributo Demoníaco de Primera Generación. Es decir que… su Atributo Demoníaco está al nivel de un Atributo Santo. Hmph Hmph.”

Al escuchar las palabras de Long Shiya, la cara del Rey Tigre se llenó de sorpresa. Zhou Weiqing no solo tenía Seis Atributos como Long Shiya, ¡Incluso uno era un Atributo Santo! Este joven de menos de veinte años de edad… tal vez su talento era aún más aterrador que el del Emperador Celestial Seis Supremo… ¡Aún más importante, era tan joven! A pesar de que acababa de llegar a la etapa de seis Joyas, todavía tenía más de diez años para cargar hacia adelante. Con Long Shiya como su maestro, ¡Quién se atrevía a decir que no podría alcanzar la Etapa Rey Celestial antes de la edad de treinta años! Si lograra hacerlo, entonces… tal vez… ¿Un futuro Dios Celestial?

 

Descarga: