HJC – Capítulo 181-2

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Maestro Demoniaco Carlos!

Capítulo 181-2 – Tian’er, ¡te amo! (2)

Zhou Weiqing negó con la cabeza sin dudarlo, su mirada no abandonaba la cara de Tian’er. “Yo creo en Tian’er. Además de mí, Tian’er nunca se enamorará de nadie más. Si alguien puede evocar sus recuerdos, seré solo yo.”

Xue AoTian lo miró detenidamente antes de volver a Gu Yingbing. “Yingbing, esta es tu última oportunidad. Aunque sé que en un principio fuiste prometido de Tian’er y que todas las pruebas de hoy te pueden parecer injustas… No tengo más remedio que admitir que algunas de las palabras de Zhou Weiqing fueron correctas. No he sido un buen padre y nunca había pensado en sus intereses lo suficiente. Como tal, esta vez, en la elección final, quiero dejarle que ella tome la decisión. No quiero que sufra por el resto de su vida. ¿Tú sabes? Esta vez, Tian’er ya había hecho la preparación para casarse contigo con el fin de cimentar la alianza entre la Montaña Celestial de la Nieve y la Tribu del León… y luego ella nos dejaría para siempre… permanentemente. Eso no es algo que deseo ver. Si hoy puedes mover a Tian’er con tus palabras y hacer que ella te elija, entonces no anularé sus recuerdos y dejaré que sea tu esposa así. De lo contrario, el Maestro solo puede pedirte perdón. Espero que puedas entender.”

Gu Yingbing vio el toque de disculpa en los ojos de Xue AoTian, ​​y asintió con gravedad. “Maestro, puedo entender tus sentimientos. Haré mi mejor esfuerzo.”

Xue AoTian asintió y dijo: “Bien, comencemos entonces. Primero te daré cinco minutos.” Mientras decía eso, Xue AoTian levantó su mano derecha, y una capa de tenue luz dorada se extendió, envolviendo al grupo de tres junto con Gu Yingbing.

En el exterior, Zhou Weiqing y Long Shiya no podían oír nada, pero aún podían ver claramente lo que estaba pasando dentro.

Cinco minutos. Los siguientes cinco minutos decidirían si podía pasar el resto de su vida con su amor. En ese instante, la frente de Gu Yingbing se llenó de sudor. Incluso cuando se había arrancado antes su propio brazo, no tenía esa expresión, sus ojos estaban llenos de esperanza, pero aún más de inquietud y ansiedad.

Dando un pequeño paso hacia adelante, Gu Yingbing se arrodilló ante Tian’er con una sola rodilla. Justo en ese momento, Xue AoTian también liberó su control espiritual sobre Tian’er, lo que le permitió recuperar parte del conocimiento.

“Tian’er, soy yo. ¡Soy tu Gran Hermano Gu!” Dijo Gu Yingbing en voz baja.

Tian’er miró distraídamente a Gu Yingbing. Actualmente, su corazón estaba perdido, con la mayor parte de su memoria desaparecida. Ella solo tenía los recuerdos de todo antes de los cinco años, así como sus instintos básicos.

Originalmente, Xue AoTian ya había establecido su decisión de permitir que Tian’er se casara con Zhou Weiqing. Sin embargo, cuando vio que Gu Yingbing se arrancaba su propio brazo, le había afectado mucho. Después de todo, Gu Yingbing era el discípulo que había criado todos estos años, y sus acciones demostraron que realmente amaba a Tian’er. ¿Quién iba a decir que Yingbing no podía darle felicidad a Tian’er? Al menos, él no era tan ‘playboy’ como Zhou Weiqing.

Como tal, Xue AoTian había decidido dejar a Tian’er con un recuerdo de cinco años. Esto también significaba que ella sabría quién era Gu Yingbing, pero no quién era Zhou Weiqing. Sin lugar a dudas, eso le daba a Gu Yingbing una ventaja obvia.

Hacia la decisión de su marido, Phelia no dijo nada, permitiéndole hacer lo que deseaba.

“Big Bro Gu.” Una voz tierna sonó desde Tian’er, sonando conmovedora y dulce para los oídos de Gu Yingbing.

Gu Yingbing se llenó de alegría, avanzando un poco emocionado. “Tian’er, ¡soy yo! ¡Soy tu Big Bro Gu! Big Bro Gu te quiere mucho, ¿te acuerdas? Te lleve a atrapar a esos pequeños lobos de la nieve, entonces estabas tan asustada, no hace mucho tiempo. Le prometiste a Big Bro Gu que cuando seas vieja te convertirás en la esposa del Big Bro Gu. No volverás a tu palabra ¿verdad?”

Tian’er miró distraídamente a Gu Yingbing. “¿Convertirse en la esposa del Big Bro Gu? Pero… Big Bro Gu, ¿por qué te has vuelto tan viejo?”

Gu Yingbing se sorprendió. Incluso Xue AoTian quedó impotente sin saber si reír o llorar. De hecho, solo había dejado a su hija los recuerdos de hasta los cinco años. Sin embargo, eso también significaba que había retrocedido a una edad mental de cinco años.

Ahora… a los treinta años, ¿cómo podría verse Gu Yingbing como cuando tenía quince años?

Después de un momento de aturdimiento, Gu Yingbing dijo rápidamente: “¡Porque Big Bro Gu y Tian’er han crecido!”

“Papá, estoy un poco asustada. Big Bro Gu… parece haber cambiado.” Tian’er murmuró.

Xue AoTian acarició suavemente el cabello de su hija. En ese instante, pareció ver a la preciosa joven hija que también se había quedado a su lado, sin estar dispuesta a separarse de él. Cada vez que ingresaba a un cultivo a puerta cerrada, ella lo miraba con mala cara y lo miraba sin querer separase. En ese momento, su corazón se llenó de amor y ternura.

“Tian’er, ¿entonces te gusta tu Big Bro Gu? El Big Bro Gu te trata tan bien, ¿serás su esposa?”

“Me gusta Big Bro Gu,” dijo Tian’er sin dudarlo. “¡El Big Bro Gu siempre me protege, así que me gusta!” Escuchando sus palabras, las lágrimas corrieron por la cara de Gu Yingbing con alegría. “Yo… yo… ¿de verdad? Déjame protegerte siempre.”

Tian’er parpadeó inocentemente. “Pero… ¿si me gusta el Big Bro Gu significa que tengo que casarme con Big Bro Gu? Papá, no entiendo.”

Gu Yingbing se congeló, la esperanza que repentinamente había ardido en su corazón se aplastó con un golpe pesadamente masivo. Solo podía mirar a Tian’er aturdido. Por un tiempo, no supo qué decir. En ese momento, ella era como una niña pequeña y, sin importar lo que él dijera, no dejaría los brazos de su padre para entrar en los suyos.

Zhou Weiqing estaba mirando desde afuera del escudo de luz. La expresión de su rostro era tranquila y confiada, pero en verdad, sus manos estaban fuertemente apretadas en puños. En ese momento final, ¿cómo podría no estar nervioso? No importa cuánta confianza tuviese, ¿cómo podría ser absoluta?

Aunque vio que Tian’er estaba hablando, y la expresión de Gu Yingbing se volvía más agitada y ansiosa, Zhou Weiqing no se relajó en lo absoluto.

Cinco minutos, ¿por qué parecían tan lentos?

Era como si hubiera pasado un siglo entero antes de que Gu Yingbing pareciera finalmente incapaz de controlarse, levantándose y moviéndose justo en frente de Tian’er, derramando todo lo que tenía en su corazón. Desgraciadamente para él, casi al mismo tiempo, Phelia, que había estado parada al lado de Xue AoTian, ​​de repente dio un suave suspiro y dio una palmada en el hombro de su esposo. Los cinco minutos habían terminado.

La luz dorada se desvaneció, y Gu Yingbing todavía estaba parado allí gritando ansiosamente: “Tian’er, ¡soy tu Big Bro Gu que te protegerá para siempre! ¿Por qué no te casas conmigo? Big Bro Gu no te forzará, déjame abrazarte por favor, Como cuando éramos jóvenes.”

Sin embargo, Tian’er parecía estar asustada, negándose a dejar los brazos de su padre mientras se aferraba a él, sin siquiera mirar a Gu Yingbing.

En ese punto, el rostro del Rey León Gu Site estaba pálido. Mirando a su hijo, suspiró y dijo en voz baja: “Niño tonto, estabas demasiado ansioso e impaciente. Incluso si tuviste la oportunidad, la has tirado a la mierda ahora.” Como dice el refrán, ‘un espectador ve las cosas con una mente clara’. Al ver la mirada ansiosa y agitada de su hijo, y mirando a Tian’er que había perdido la mayor parte de su memoria y estaba en un estado frágil. Al ser presionada así, ¿cómo podría ella no tener miedo?

“Yingbing, suficiente. Si Zhou Weiqing no obtiene la aprobación de Tian’er, tendrás una segunda oportunidad más tarde.” Xue AoTian suspiró, tratando de consolarlo.

El cuerpo de Gu Yingbing se balanceó, y su rostro palideció repentinamente. Con un sonido * Wah *, de repente vomitó un bocado de sangre mientras se tambaleaba hacia atrás unos pocos pasos. De repente sintió que Tian’er lo estaba dejando más y más. Si no fuera porque el Rey Tigre Xue Aoying avanzaba rápidamente para apoyarlo, se habría caído al suelo.

Xue AoTian volteó su mirada hacia Zhou Weiqing. Para ser honesto, no deseaba ver este espectáculo, el precioso discípulo que había criado y arreglado con todo su esfuerzo, ahora estaba recibiendo un golpe tan grande de su hija. Peor aún, podría no ser capaz de recuperarse de ese revés. Todo eso era debido a este joven frente a él, Zhou Weiqing. No importa cuán sobresaliente y talentoso era, ¡cómo podría reemplazar fácilmente a Gu Yingbing en el corazón de Xue AoTian, ​​a quien había criado desde joven! Como tal, el corazón de Xue AoTian estaba realmente en un lio.

“Es tu turno.” Xue AoTian le dijo con calma a Zhou Weiqing.

Zhou Weiqing asintió, moviéndose a cinco yardas de Tian’er antes de detenerse. En este momento, sus puños se volvieron a abrir, mientras la miraba tiernamente.

A diferencia de Gu Yingbing, no parecía agitado en lo absoluto. Por el contrario, se quedó allí, mirando a Tian’er con calma. En la actualidad, Zhou Weiqing ya se había cambiado a un nuevo conjunto de ropa, y había reprimido toda su Energía Celestial, sin una pizca de aura filtrándose. Simplemente se quedó allí, mirando a Tian’er, su mirada tierna y claramente llena de amor.

Originalmente escondida en el abrazo de su padre, Tian’er pareció sentir algo, y lentamente levantó la cabeza para mirar a Zhou Weiqing. En ese instante cuando su mirada finalmente se encontró con la suya, su cuerpo entero tembló ligeramente. Aunque todavía parecía desconcertada y confundida, su corazón de alguna manera había comenzado a correr. Esa persona de extraño aspecto frente a ella, de la que no recordaba nada, estaba de alguna manera tirando de las fibras de su corazón.

Al principio, su mirada intentaba escapar, hasta que lentamente se volteó. Tian’er solo siguió mirando a Zhou Weiqing, como si tratara de recordar algo con dificultad, pero no podía hacerlo. Lentamente, una expresión dolorida cruzó sus hermosas facciones.

“Fat Cat.” Dijo Zhou Weiqing suavemente.

En ese instante, entre todo el grupo reunido allí, cuatro personas se congelaron a la vez.

Como todos sabían, los tigres eran parte de la familia de los felinos, quizás los más fuerte entre la familia de los felinos. ¡Entre el grupo entero, cuatro de ellos eran tigres! Además de Tian’er, el Señor de la Montaña Celestial de la Nieve Xue AoTian, ​​el Tigre Entrópico Infernal Phelia y el Rey Tigre Xue Aoying, ¿no eran todos una clase de tigre? Con esa única frase ‘Fat Cat’, los tres casi vomitaron sangre.

 

 

Descarga:
<