HJC – Capítulo 181-3

Modo Noche

Capítulo 181-3 – Tian’er, ¡te amo! (3)

Las caras de las tres potencias se volvieron extrañas, especialmente la de Xue AoTian, ​​cuya cara se retorcía incontrolablemente.

En el costado, Long Shiya estaba tratando de forzar una sonrisa, mientras miraba a Xue AoTian con una extraña expresión en su rostro. Reflexionando para sí mismo: Fat Cat, Fat Cat, qué buena frase para usar. ¿Quizás debería empezar a llamar a ese Viejo Monstruos Xue también así?

Sin embargo, las mismas dos palabras tenían una sensación totalmente diferente en los oídos de Tian’er. Como un martillo de guerra pesado, golpeando directamente las puertas blindadas y cerradas de su corazón, haciendo que todo su cuerpo temblase violentamente. En toda su vida, solo Zhou Weiqing la había llamado así, y así era como la había llamado en todo los años que habían pasado juntos.

Como Gu Yingbing ya había fallado, Xue AoTian había descuidado de elevar la barrera del sonido una vez más. Como tal, todos los presentes realmente habían escuchado las palabras de Zhou Weiqing.

Tian’er continuó mirando a Zhou Weiqing, y su mirada pasó de en blanco, a aturdida, en una lucha extraña. Intentaba recordar, recordar por qué este extraño frente a ella parecía tan familiar, pero ella no recordaba nada de él. Inconscientemente, ella sintió que esa persona frente a él debería ser importante para ella.

“¿Todavía recuerdas cómo nos conocimos? Siempre fuiste muy traviesa, pero siempre te encantaba esconderte en mis brazos.” Dijo Zhou Weiqing en voz baja. Su voz era gentil, pero parecía estar llena de una extraña magia, cada palabra golpeaba profundamente en el corazón de Tian’er.

“Jaja. Todavía recuerdo la primera vez que te golpeé las nalgas. Aunque todavía eras una pequeña tigresa blanca, tus pequeñas nalgas todavía eran redondas y suaves, nadie estaría dispuesto a soltarlas.” No muy lejos, Gu Yingbing vomitó otro bocado de sangre, mientras miraba enojado a Zhou Weiqing.

La expresión de Xue AoTian también se puso fea. ¡Realmente quería enviar una bofetada a la cara de ese pequeño mocoso! ¡Las nalgas de su hija habían sido tocadas por ese malcriado mocoso cuando estaba en su forma principal!

Phelia todavía estaba de pie a un lado, tapándose la boca mientras sonreía débilmente. No pudo evitar pensar para sí misma, no es de extrañar que este travieso niño pudiera atraer a mi hija. Con  su apariencia de chico malo  de hecho es fácil atraer la atención.

“En ese momento, todavía no entendía por qué luchabas tanto. ¿No eras solo un pequeño tigre? ¿Cuál era el problema de tocarte? Por fin, solo después de mirarte, me di cuenta de que eras una pequeña tigresa hembra.”

*Waah* Gu Yingbing vomitó otro bocado de sangre. Esta vez, no pudo soportarlo más, su cuerpo entero se tambaleó mientras se desmayaba, antes de ser atrapado por Xue Aoying.

“Bastardo, ¿estás tratando de morir? ¡Si sigues hablando así, es mejor que te pierdas!” Xue AoTian tampoco pudo contenerse más, y gruñó enojado hacia Zhou Weiqing. ¡Estaba empezando a arrepentirse de haberle dado una oportunidad a ese malcriado pequeño mocoso, un maldito mocoso!

Long Shiya miró la cara enojada de Xue AoTian y se rió con ganas, diciendo: “Esto no tiene nada que ver conmigo, es su maestro anterior quien le enseñó eso.”

Era como si Zhou Weiqing no escuchara sus palabras. Todo este tiempo, su mirada todavía estaba fija en Tian’er. Suavemente, continuó: “Más tarde, todavía te di un baño, y esa vez luchaste aún más duro. Después de eso, me seguiste ignorando por días. Sin embargo, incluso entonces, todavía no me dejaste. De tu cuerpo, pude percibir vagamente algunas reverberaciones de energía. Más tarde, mucha gente me dijo que las Bestias Celestiales de tipo Tigre estaban en la parte superior de entre todas las Bestias Celestiales. Para entonces, ya sabía que tenías tus propios objetivos y razones para permanecer a mi lado.”

“Tu objetivo era esto… ¿no?” Mientras decía eso, Zhou Weiqing agitó sus manos, los dos triángulos brillantes una vez más se apilaron, y en unos instantes había invocado una vez más su Formación de Luz Divina Seis Supremo.

La luz concentrada pareció llamar la atención de Tian’er, haciendo que sus ojos se nublaran momentáneamente. Al instante siguiente, bajo el resplandor de seis luces, solo quedaron dos auras. Tiempo y Demoníaco. ¡Los dos Atributos Santos!

Al instante, el cuerpo de Tian’er se congeló, antes de que ella comenzara a temblar aún más. Inconscientemente, sus manos también se alzaron, y una luz dorada-púrpura parpadeó en ellas. Los Atributos Divino y Espiritual se alzaron, mezclándose con los Atributos Demoníaco y Tiempo de Zhou Weiqing.

Después de todo, habían tenido una relación íntima, y ​​en ese momento los cuatro Atributos Santos habían pasado por una gran fusión. Incluso antes de eso, se habían cultivado y entrenado muchas veces con los cuatro Atributos Santos. En ese momento, la atracción entre sus Atributos y la Energía Celestial era mucho más fuerte que para cualquier otra persona. Aun así, tan pronto como Zhou Weiqing lanzó sus dos Atributos Santos solos, en ese instante, tanto Xue AoTian como Xue Aoying sintieron una fuerte sensación de calidez benigna, como si no pudieran esperar para dar un paso adelante para cultivar junto con Zhou Weiqing. Por supuesto, debido a la gran brecha entre sus niveles de cultivo, la sensación se diluyó muchas veces, y estaban claros de que no era un gran beneficio para ellos cultivar con Zhou Weiqing.

Zhou Weiqing caminó lentamente hacia Tian’er, paso a paso, con las manos extendidas y los dos Atributos Santos reverberando.

Mientras caminaba, él continuó hablando: “En verdad, el momento en que realmente me enamoré de ti fue en la Isla Joya Celestial. Originalmente, siempre había sido cauteloso contigo, ya que podía sentir que tenías un propósito y una meta para permanecer a mi lado. En ese momento, tu nivel de cultivación era mucho más alto que el mío, y no me atrevía a hacerte nada. Sin embargo, después de los eventos en el Reino Brillo Espacial, mi visión de ti cambió totalmente. Después de eso, cuando supe de la desaparición de mi patria, solo tú te mantuviste a mi lado. Incluso estuviste dispuesta a usar tu posesión más preciada para aliviar mi desesperación y dolor. Si no fuera por ti, no sé cómo podría haber salido de ese estado de depresión.”

“En ese momento, aunque mi corazón estaba lleno de venganza, todavía podía sentir claramente que también había sido capturado por ti. Tian’er, ¿todavía lo recuerdas? Solo porque no querías causarme ningún problema adicional, me dejaste esa carta antes de escabullirte. Tu firmaste como ‘Tu Tian’er, Tu Fat Cat.’, Junto con la última pregunta. Ahora que finalmente te he visto otra vez, debo decirte esas palabras que te debo, las palabras que no te dije hace mucho tiempo.”

Mientras hablaba hasta ese punto, finalmente había llegado hasta Tian’er. Las lágrimas se derramaban incontrolablemente de sus ojos. Un hombre no muestra fácilmente sus lágrimas, solo si su corazón está realmente roto. Sus manos se aferraron lentamente a las manos de Tian’er, y en ese momento, los cuatro Atributos Santos se arremolinaban alrededor, por encima de sus cabezas, sin ningún signo de rechazo o exclusión, como si estuviesen destinados a estar juntos. Casi instantáneamente, parecieron fusionarse, formando un remolino de cuatro colores girando sobre sus cabezas.

“Tian’er, te amo.” Mientras hablaba, Zhou Weiqing ya estaba sollozando.

Una chispa pareció entrar en los ojos aturdidos de Tian’er. Cuando la luz regresó lentamente a ellos, una tenue niebla púrpura salió de su cabeza y su cuerpo comenzó a temblar violentamente. Las lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas como las perlas de un collar roto, siguiendo la curva de su mejilla antes de caer.

“Tian’er, te amo. ¡Soy tu Pequeño Gordito! ¡Por favor despierta!” Gritó Zhou Weiqing mientras sollozaba. Su voz no era fuerte, pero en ese momento, infectó a todos los presentes.

Gu Yingbing había logrado despertar de su desmayo con la ayuda del Rey Tigre Xue Aoying, justo a tiempo para ver ese espectáculo. Su rostro ya pálido se volvió aún más blanco, y cerró los ojos con dolor.

“¡Pequeño Gordito, mi Pequeño Gordito… Pequeño Gordito, Pequeño Gordito!” La luz pareció brotar de los hermosos ojos de Tian’er, y con un sollozo, se lanzó bruscamente hacia adelante, rodeando con los brazos el cuello de Zhou Weiqing mientras rompía a llorar.

Por fin, Tian’er había despertado. La tenue nube de niebla púrpura era el Sello que Xue AoTian había usado para Sellar sus recuerdos.

La huella de Zhou Weiqing en su corazón era demasiado poderosa, demasiado profunda. ¿Cómo podría funcionar un simple sello de memoria para eliminarlos? Las palabras de Zhou Weiqing, los cuatro Atributos Santos, todo permitió que la semilla en su memoria creciera una vez más. La joven pareja que se amaba profundamente, después de todas sus pruebas y tribulaciones, finalmente se abrazaban de nuevo.

En ese momento, todas las palabras y descripciones eran inútiles, solo los sentimientos profundos y las emociones, como si se estuvieran fusionándose en el cuerpo del otro, uniendo sus corazones, para siempre.

La expresión fea en la cara de Xue AoTian se relajó lentamente. Sintiendo los sentimientos de su hija estallar como locos, sabía que las cosas ya estaban hechas de piedra.

En ese momento, su mano fue repentinamente captada por la de Phelia, quien dijo: “Solo les deseo lo mejor… Para que nuestra hija pueda encontrar el amor verdadero, es su fortuna. Al igual que cuando nos conocimos originalmente. Aunque no tuvimos más remedio que separarnos durante veinte años, aunque también pasamos por nuestras propias pruebas y tribulaciones, nunca me arrepentiré. AoTian, ​​abrázame.”

Los sentimientos que Xue AoTian había escondido en lo más profundo de su corazón durante veinte años también estallaron, y tiró de su esposa enun profundo abrazo. En ese momento, sus ojos estaban húmedos.

Long Shiya estaba radiante de oreja a oreja. Antes de subir a la Montaña Celestial de la Nieve, había estimado que sus posibilidades de éxito eran menos del diez por ciento. Sin embargo, lo habían hecho, lo habían logrado. No fue el nivel de cultivación de Zhou Weiqing, el poder, la capacidad de lucha o su línea de sangre, o incluso sus enseñanzas que habían ganado al final del día… era una fuerza invencible en el mundo – ¡Amor!

“Padre.” Después de un tiempo, Tian’er finalmente levantó su cabeza del pecho de Zhou Weiqing. Mirando a sus padres en su propio abrazo, saltó hacia ellos, abrazándolos también. Mirando a esa mujer frente a ella que no reconocía, su hermoso rostro se llenó de una repentina alegría. Amor, tanto de madre como de padre, eso era para lo que giraba el mundo… y en ese momento, finalmente había recibido ambos a la vez. En la actualidad, Tian’er sentía que estaba abrumada de alegría, todo el sufrimiento que una vez había experimentado se había evaporado.

Xue AoTian extendió un brazo, envolviendo a su hija en su abrazo. En este punto, deseó poder retener a su esposa e hija para siempre así, ¡qué cosa tan increíble sería esa!

Sin saberlo, Long Shiya de alguna manera había aparecido detrás de Zhou Weiqing. Para darle una patada en las nalgas, mientras decía: “¡Pequeño tonto! ¡¿Por qué sigues ahí parado!?”

Solo entonces Zhou Weiqing despertó sus sentidos, y se apresuró a avanzar rápidamente. Con un ruido sordo, se arrodilló ante Xue AoTian y Phelia, doblegándose tres veces. “Este pequeño yerno, Zhou Weiqing, saluda a su suegro y a su suegra.”

Xue AoTian dio un gruñido y dijo: “Levántate. Si me hacen saber que alguna vez has intimidado a mi Tian’er… hmph, hmph, ya sabes lo que sucederá.”

_____________________________________________________________________

Este cap va de mi parte como regalo al Emperador Celestial Juan, ¡Feliz Cumpleaños! <3

Descarga: