HJC – Capítulo 182-1

Modo Noche

Capítulo 182-1 – ¡Regresando con una belleza! (1)

Zhou Weiqing se limpió las lágrimas de la cara, sonriendo alegremente mientras decía: “No puedo esperar para casarme, ¿Cómo podría soportar abusar de ella? Puedes estar seguro de eso.”

Phelia sonrió débilmente y dijo: “¿Estar seguro? No es tan fácil, eh, joven, no es una buena costumbre difundir demasiado tu amor.”

Al ver los ojos de Phelia, Zhou Weiqing no pudo evitar sentir un escalofrío en la espalda. Solo podía sonreír y asentir, sin atreverse a decir nada.

Tian’er volteó la cabeza, pasando su mirada por Zhou Weiqing antes de aterrizar en Gu Yingbing. Ella se apartó y se volteó hacia Gu Yingbing, inclinándose mientras decía en tono de disculpa: “Big Bro Gu, lo siento mucho. Sé lo que sientes por mí y siempre me has tratado bien. Sin embargo, mi corazón ya es del Pequeño Gordito. Lo siento.”

Para ese momento, Gu Yingbing se había enderezado de nuevo, con su mirada fija en Zhou Weiqing. Se mordió el labio y dijo salvajemente: “Zhou Weiqing, recuerda, esto no ha terminado entre nosotros. Actualmente no eres lo suficientemente fuerte, pero debes proteger bien a Tian’er. No admitiré la derrota así, incluso si ella se casa contigo, no me rendiré tan fácilmente.”

Zhou Weiqing sonrió débilmente y dijo: “Bro Gu, si no fuera por el hecho de que somos rivales en el amor, creo que podríamos hacernos amigos. Gracias por amar y cuidar de Tian’er todos estos años, eres un oponente digno que debe ser respetado. Aun así, no te daré ninguna oportunidad de robar a Tian’er. Ella es mía, en esta vida, en la próxima vida, y por siempre.”

En ese instante, Zhou Weiqing parecía tener un poder y presencia indescriptible. Había tres potencias de la Etapa de Emperador Celestial y dos de la Etapa Dios Celestial presentes, pero en ese momento, era como si él fuera el centro de atención.

Originalmente, las luces de los Cuatro Atributos Santos que habían girado sobre las cabezas de Zhou Weiqing y Tian’er se fusionaron repentinamente, formando un débil pilar de luz blanca que encerró a Zhou Weiqing, haciendo que todo su cuerpo emitiera una luz. Justo en el medio de su frente, apareció una raya blanca.

Esa línea no era un simple tatuaje, tal vez usar la frase ‘línea de dios’ sería más apropiado. La línea blanca parecía formar la palabra “Rey”, sin embargo, era como un dragón que la rodeaba, con el círculo exterior siendo de luz blanca. Una sensación tan extraña, todos alrededor podrían sentirla. Al mismo tiempo, toda la energía ambiental de la caverna helada comenzó a precipitarse locamente hacia el cuerpo de Zhou Weiqing.

“Esto… esto es…” Ni siquiera Xue AoTian entendía por lo que Zhou Weiqing estaba pasando. Solo los ojos de Phelia se abrieron en shock.

“¡Marea Principal del Cielo y la Tierra! ¿Cómo es esto posible… ¡Cómo podría ser?! “Exclamó Phelia

Xue AoTian miró a su esposa con sorpresa. “¿Marea Principal del Cielo y la Tierra? ¿Qué es eso?” Sin vacilación, Phelia respondió: “Sólo aquel que ascienda por encima del Dao Celestial tendrá la capacidad de convocar y soportar la Marea Principal del Cielo y Tierra. Por lo tanto, parece que las leyendas de la antigüedad eran realmente ciertas… ¡La reunión de los Cuatro Atributos Santos realmente puede causar un milagro que transformará los cielos! Después de pasar por este bautismo de fuego de la Marea Principal del Cielo y la Tierra, sus sentidos espirituales trascenderán a los sentidos divinos, y él será casi inmune a todas las formas de supresión espiritual. Además, debido a que su Espíritu Celestial estará muy por encima de su propia Energía Celestial, su futuro cultivo será aún más rápido. Incluso su cuerpo evolucionará lentamente para estar por encima de la Etapa del Dao Celestial.”

En verdad, había otras razones que coincidían en este cambio que Zhou Weiqing estaba experimentando, y no era tan simple como lo mencionaba Phelia. De lo contrario, dado que Tian’er también estaba bañada en el torbellino de los Cuatro Atributos Santos, ¿Cómo no tuvo el mismo efecto en ella?

Desde que Zhou Weiqing se bañó en la lava de la Montaña del Espíritu de Fuego, él había entrado en un estado único de cultivo. La fusión del Espíritu de Dragón Solidificado y la Línea de Sangre del Dios Demonio Tigre Oscuro ya era una existencia que superaba al Dao Celestial. La razón era simple, tanto los Dragones como el Dios Demonio Tigre Oscuro podían considerarse existencias que estaban en la Etapa Dios Celestial de Nivel Máximo, quizás incluso un poco más allá. No importara cómo se mirase, esos dos nunca debieron fusionarse. Sin embargo, Zhou Weiqing lo había hecho, y lo había logrado debido a la fusión de los Cuatro Atributos Santos.

Cuando se completó esa fusión, el nuevo linaje de Zhou Weiqing había llegado un nivel completamente nuevo, un estado que desafiaba a los cielos.

Eso no significaba que Zhou Weiqing de repente se volvería invencible o llegaría a la Etapa Dios Celestial instantáneamente. Sino que su cuerpo y talento ahora tenían el gran potencial de superar la Etapa Dios Celestial en el futuro.

Hacia ese punto, incluso Long Shiya no había sido capaz de emitir un juicio, y mucho menos Zhou Weiqing.

Después de todo eso, Zhou Weiqing había comenzado a entrenar en la Formación de la Manipulación de las Seis Artes Supremas, llegando incluso a crear su propia Formación de Luz Divina Seis Suprema. Eso había permitido que su conexión con las energías del mundo se hiciera aún más fuerte, lo que lo acercó más a la naturaleza; su cuerpo y la Energía Celestial evolucionaron en un cambio cualitativo. Originalmente, en ese momento, Zhou Weiqing ya tenía el potencial de provocar la Marea Principal del Cielo y la Tierra. Sin embargo, en ese momento, la mente y el corazón de Zhou Weiqing no habían estado en armonía y en comprensión, lleno de pensamientos y preocupaciones acerca de Tian’er. Además, sin el estallido de la energía fusionada de los Cuatro Atributos Santos, no había ningún impulso que lo ayudara a romper los grilletes de los cielos, y solo podía permanecer en su estado actual.

Sin embargo, justo en ese instante, había logrado recuperar a Tian’er. Mientras sostenía sus manos, la fusión de los Cuatro Atributos Santos había estallado en poder. Con su mente y su corazón finalmente en armonía, junto con todas las condiciones previas cumplidas, de hecho abruptamente produjo la Marea Principal del Cielo y la Tierra.

A partir de este momento, la puerta de la Etapa Dios Celestial ya estaba oficialmente abierta para Zhou Weiqing. Es decir, en su cultivación futura, sin importar si era la Etapa Rey Celestial, la Etapa Emperador Celestial o la Etapa Dios Celestial, no debería haber grandes cuellos de botella para él. Especialmente con la ayuda de los Cuatro Atributos Santos, si él se quedaba cultivando junto con Tian’er, existía la posibilidad real de que superase incluso la Etapa Dios Celestial… ¡El Cambio de Joyas Celestiales!

Incluso Xue AoTian no pudo evitar revelar una fuerte envidia en su rostro mientras miraba la luz blanca que rodeaba a Zhou Weiqing… y ni hablar de los demás.

Sin embargo, nadie se atrevió a interrumpir a Zhou Weiqing. Solo Long Shiya permanecía ansiosamente cerca de él. Zhou Weiqing todavía estaba recibiendo el bautismo de la Marea Principal del Cielo y la Tierra, y todas las potencias en el área, incluso aquellas Bestias Celestiales ocultas en la Montaña Celestial de la Nieve, se estaban beneficiando mucho de los efectos de ella.

Pasaron más de cinco minutos antes de que la Marea Principal del Cielo y la Tierra finalmente disminuyera. La piel originalmente bronceada de Zhou Weiqing ahora resplandecía con un brillo interior. Sus ojos eran aún más extraños, ahora negros y brillantes como una gema preciosa, su mirada era seria y profunda, pero sin ningún tipo de fuego. Si uno mirase de cerca, daría una impresión de claridad y pureza increíbles.

Phelia miró a su yerno, y un brillo apareció en sus ojos. Solo cuando la Marea Principal del Cielo y la Tierra terminó, dio un paso adelante y dijo: “Weiqing, no olvides el acuerdo entre tú y yo.”

Zhou Weiqing asintió de inmediato: “Suegra, no te preocupes, lo recuerdo claramente.”

Phelia sonrió débilmente antes de voltear su mirada hacia Tian’er. Sus ojos se volvieron amables y cariñosos, las lágrimas brotaron mientras decía en voz baja: “Tian’er, hija mía, ¿Mamá puede abrazarte, por favor?”

“¿Mamá?” Aunque Tian’er había estado con Phelia antes, sus recuerdos habían sido sellados y su conciencia reprimida. Como tal, ella había aprendido nada sobre ella. Ahora que había recuperado sus recuerdos, había adivinado vagamente su importancia, pero al oírla pronunciar esas palabras, no pudo evitar temblar incontrolablemente.

Desde muy joven, o desde que podía recordar algo, solo había tenido a su padre, y no a su madre. Viendo a todas esas Bestias Celestiales teniendo a sus madres, ella era muy envidiosa. Ahora que finalmente conoció a su propia madre, de alguna manera no sabía qué hacer o qué decir.

Además de la emoción, su corazón también estaba aturdido y confundido. Quizás, si no fuera por Zhou Weiqing y la alegría que le había traído, Tian’er tal vez ni siquiera podría aceptar a Phelia. Después de todo, durante veinte años enteros, ella nunca había aparecido ni una sola vez. Si uno dijese que Xue AoTian no era un gran padre, entonces Phelia ni siquiera era una madre aceptable.

Sin embargo, Tian’er estaba actualmente en un estado de alegría y fortuna por haberse reunido con Zhou Weiqing, e incluso el leve odio que había sentido hacia su madre había desaparecido.

Lentamente, con voz temblorosa, Tian’er dijo: “Madre… ¿Por qué… por qué no quieres a Tian’er?”

Al escuchar esas palabras, Phelia ya no pudo controlarse. Dando un brusco paso hacia adelante, envolvió a Tian’er en su abrazo, sollozando incontrolablemente.

Xue AoTian rápidamente abrazó tanto a la madre como a la hija, y la familia de tres estaba inmersa en una mezcla de tristeza y alegría, encerrada en un abrazo.

Gu Yingbing miró profundamente a Zhou Weiqing, pero no dijo nada más. Dando media vuelta, apoyó a su padre, y con la ayuda del Rey Tigre, se marcharon en silencio.

Podría decirse que esta vez, la llegada de Long Shiya y Zhou Weiqing había causado que todo el Imperio WanShou cayera en el desorden, y toda su estructura gubernamental se volvió un lío. Gu Yingbing ya no podría heredar la posición de Señor de la Montaña, y Gu Site también había sido despojado de su título de Rey, al menos dentro del mes siguiente. Por lo menos, durante un corto período de tiempo, todo el Imperio WanShou se verá envuelto en turbulencias. Sin embargo, sin importar el futuro que les depare, ya no tendrá ninguna conexión con Zhou Weiqing.

Long Shiya estaba de pie, junto a su preciado discípulo, con una leve sonrisa en su rostro. Este final era quizás el mejor final posible para él, y colocó su palma sobre el hombro de Zhou Weiqing, dándole silenciosamente un gran pulgar hacia arriba.

Sin lugar a dudas, sin Long Shiya, Zhou Weiqing ni siquiera tendría la oportunidad de ascender a la Montaña Celestial de la Nieve, sin la posibilidad o el derecho de hacerlo. Sin embargo, después de eso, todo lo demás había sido el resultado de su propio esfuerzo y trabajo duro. Desde configurar toda la escena, el provocar a Xue AoTian y desatar ese amor paternal en su corazón, hasta las tres rondas donde había gastado todo para derrotar a Gu Yingbing… Se podría decir que Zhou Weiqing había superado con creces todas las expectativas y esperanzas de Long Shiya. Eso era sin siquiera hablar de él atravesando la Marea Principal del Cielo y la Tierra y sus ilimitadas posibilidades en el futuro.

Pronto, toda la Montaña Celestial de la Nieve se vio envuelta en una gran conmoción. La boda del Príncipe León Gu Yingbing y la Hija del Señor de la Montaña había sido cancelada sin previo aviso, lo que provocó que todos los Líderes de las Tribus que habían venido como invitados se sorprendieran por completo. Sin embargo, debido a la autoridad y el poder de la Montaña Celestial de la Nieve, nadie se atrevió a decir nada. Bajo el mando del Rey Tigre Xue Aoying, los Líderes de las Tribus se fueron lentamente en silencio. Por supuesto, nadie se atrevió a intentar recuperar los regalos que habían traído…

Zhou Weiqing y Long Shiya se organizaron para permanecer en la Montaña Celestial de la Nieve por un tiempo. Era una posibilidad rara que Phelia pudiera regresar, y quería pasar cada segundo con su esposo e hija, e incluso Zhou Weiqing tuvo que ser ubicado en la ‘cola’. Además de algunas pocas oportunidades de ver a Tian’er todos los días, pasaba la mayor parte del tiempo cultivando en su propia habitación.

Descarga: