HJC – Capítulo 187-2

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Comandante de la Legión Jonatan Bautista!

Capítulo 187-2  – ¡Visitando Fei Li! (2)

Hua Feng frunció el ceño por sus pensamientos y dijo: “Pequeño Wei… llevar quinientos hombres, ¿No es demasiado poco?”

Zhou Weiqing se rió de buena gana mientras respondía: “No son tan pocos, después de todo, la Primera Compañía Principal es la más fuerte entre todos nuestros soldados. ¿Qué tal esto? Haré que Crow y Ma Qun se unan a mí también, con cada uno de ellos trayendo a cincuenta de sus soldados de caballería pesada de élite. En tal caso, aunque solo podamos contar seiscientas personas, estoy seguro de enfrentar incluso a todo un Regimiento y todavía ser capaz de romper sus filas. Además, nuestro objetivo principal para esta visita es establecer una relación diplomática, y no luchar con ellos. Una muestra suficiente de fuerza es todo lo que necesitamos, y llevar demasiados podría tener el efecto contrario.”

Hua Feng asintió y dijo: “Muy bien, iremos según tus planes. La destreza de combate de la Primera Compañía Principal debería ser suficiente para protegerlos a todos, o al menos para traerlos a ambos vivos sin importar que. Hmmm… de hecho, hagamos que sean tus guardias personales de élite en el futuro. Oh, claro, con respecto a la Princesa Difuya, será mejor que vayas personalmente. Ella es, después de todo, tu prometida oficial.”

Al escuchar la palabra prometida, la expresión de Zhou Weiqing se volvió extraña, y no pudo evitar mirar a Shangguan Xue’er con aire culpable. Afortunadamente, esta vez, ella permaneció calmada e impasible, como si no lo hubiera escuchado.

Zhou Weiqing cambió rápidamente el tema y preguntó: “Instructora en Jefa, ¿Cuánto tiempo crees que te llevará enviar la carta y obtener una respuesta?”

Shangguan Xue’er respondió: “Diez días sería lo rápido, medio mes sería lo lento.”

Los ojos de Zhou Weiqing se iluminaron y dijo: “Eso ya es muy rápido. Muy bien, incluyendo todos los preparativos para la visita, establezcamos nuestra fecha oficial de partida para ir al Imperio Fei Li dentro de un mes. Maestro Hua Feng, tendré que molestarlo para ayudar a hacer los arreglos.”

Hua Feng dijo: “Eso no es ningún problema en lo absoluto. Nunca pensé que nos dejarías ver la esperanza de restaurar nuestro Imperio tan rápido.”

Después de algunas discusiones más sobre los detalles, la reunión terminó y todos volvieron a sus tiendas personales, dejando a Zhou Weiqing y Shangguan Xue’er solos en la carpa principal. Por ahora, las heridas de Zhou Weiqing estaban completamente curadas, pero no se atrevió a hacerlo demasiado obvio. Se puso de pie lentamente, a punto de caminar hacia la salida cuando fue detenido por Xue’er.

Levantó la cabeza para mirarla, y sus ojos todavía estaban tan fríos como siempre. Sin embargo, en ese momento, se estaban enrojeciendo, mientras dos líneas de lágrimas caían lentamente, causando que el corazón de Zhou Weiqing se agitara y latiese rápidamente.

“Lo siento, es todo por mi culpa. Realmente no quise…” Zhou Weiqing estaba perdido, y él solo podía ofrecer esa frase. En este punto, no se atrevió a actuar sin vergüenza; estaba claro que ella, actualmente, estaba en un estado muy frágil.

Shangguan Xue’er dijo sollozando: “Tú… ¡Eres realmente un bastardo! Si realmente murieses, ¿Cómo podría explicarle a Bing’er y Fei’er? ¿Cómo podría enfrentarlas de nuevo? ¿Por qué hiciste eso? ¿Por qué? ¿Por qué simplemente tomaste mi espada así?” Zhou Weiqing inconscientemente abrió sus brazos, queriendo abrazarla, pero al final no se atrevió. ¡Después de todo, no era Shangguan Bing’er o Shangguan Fei’er! A pesar de que ya se había ‘aprovechado’ de ella anteriormente, eso era en un estado desconocido, y ahora su coraje repentinamente le falló.

Shangguan Xue’er lo miró con lágrimas en los ojos, su pecho subía y bajaba con la respiración entrecortada. Levantando la mano para secarse las lágrimas, apretó los dientes y preguntó: “¿Tú… realmente quieres casarte conmigo?” Una pregunta así hizo que Zhou Weiqing comenzara a mirarla aturdido. ¡Por supuesto que estaba dispuesto! ¡Trillizas! Sin embargo, en ese momento, descubrió que mirando esa hermosa cara que era tan similar a Bing’er y Fei’er, ya no podía soportar intimidar a Shangguan Xue’er.

Sin embargo, no se atrevió a asentir con la cabeza, sino que se rascó tímidamente mientras decía: “Yo… En ese momento, solo estaba tratando de enojarte. Nunca pensé que iba a ganar. Esa…”

Los ojos de Shangguan Xue’er brillaron con una mirada complicada. “Pero todavía ganaste. ¿Crees que soy una persona que rompería su juramento? ¡Te odio, te odio, te odio!” Después de decir eso, se volteó y corrío, saliendo de la carpa.

Zhou Weiqing miró fijamente la tapa de la tienda con su mandíbula abierta. Aunque siempre había pensado en sí mismo como inteligente, lamentablemente el corazón y la mente de una mujer estaban en un nivel propio, y ni siquiera podía comenzar a comprenderlas. No sabía lo que Shangguan Xue’er estaba pensando en lo absoluto. ¿Ella estaba dispuesta o no? ¿Tal vez, más en el lado involuntario? ¿Qué… podría hacer ahora?

Dolor de cabeza. Zhou Weiqing realmente sintió que le dolía terriblemente la cabeza. Por primera vez, sintió que tener tantas chicas a la vez realmente no era algo bueno. Sin embargo, las cosas ya estaban en marcha, ¡Y él nunca soportaría renunciar a alguna!

Justo cuando todavía estaba tratando de pensar qué hacer, la voz de Shangguan Xue’er vino desde afuera. “No importa lo que hagas, no puedes quedarte con esa Tian’er. Al menos hasta que vuelvan mis hermanas. De otra manera…. De lo contrario… ¡Hmph Hmph!”

Al escuchar las palabras dominantes de Shangguan Xue’er, el dolor de cabeza de Zhou Weiqing se hizo más fuerte. No permitiéndole quedarse con Tian’er, eso… eso… ¡No era posible! Si se tratara de una circunstancia ordinaria, él habría contestado: “No me permites quedarme con Tian’er, ¿Qué tal si te quedas conmigo?” Por supuesto, en este momento, no se atrevió a decirlo.

“Xue’er, espera, ¡No te vayas! ¡Escúchame! ¡La razón por la que me quedo con Tian’er, uhh, es porque tenemos que cultivarnos juntos!”

Fuera, Shangguan Xue’er ya había estado preparada para huir, ya que no quería enfrentarse directamente a él. Sin embargo, al escuchar sus palabras, ella se sorprendió. La solapa de la tienda se levantó, y volvió a entrar, mirando a Zhou Weiqing con sus mejillas manchadas de lágrimas.

Zhou Weiqing miró impotente y dijo: “¡Realmente es para cultivar! Tanto Tian’er como yo tenemos dos Atributos Santos de diferentes tipos. Cuando los Cuatro Atributos Santos se unen, nuestra velocidad de cultivo es mucho más rápida que cuando estamos solos. ¡Además, también es la única manera de tener la posibilidad de superar el límite de las doce Joyas Celestiales, hasta el Cambio de Joyas Celestiales!”

Shangguan Xue’er quedó momentáneamente aturdida. ¿Límite de Doce Joyas? Aunque sus emociones eran actualmente inestables, como heredera del Palacio Extensión del Cielo, naturalmente sabía lo que eso significaba. A pesar de su odio anterior hacia Zhou Weiqing, ella había visto personalmente lo loca que era la velocidad a la que su nivel de cultivo había aumentado. Todavía no tenía veinte años, y ya estaba en la Etapa de seis Joyas. Aún más importante, ¡Su velocidad de cultivo era muy rápida, y su destreza en el combate era incluso más alta que su cultivo! Incluso si ella quería derrotarlo, no era una tarea fácil. Aun así… romper el límite de las Doce Joyas, ¿Eso era realmente posible?

Zhou Weiqing continuó explicando apresuradamente: “Lo hemos probado antes, como sabes, mi nivel de cultivo ha alcanzado la Etapa de seis Joyas en tan poco tiempo, y el factor principal en eso se debe a los Cuatro Atributos Santos. Previamente, subí a la Montaña Celestial de la Nieve para obtener a Tian’er, y con respecto a los Cuatro Atributos Santos, incluso el Señor de la Montaña lo aprobó, y espera que podamos lograr un gran avance en el futuro más allá de esa etapa legendaria. Por supuesto, no debes preocuparte, no interferiré entre ninguna de las Grandes Tierras Santas, sin importar cuál sea mi nivel de cultivo en el futuro. ¿De acuerdo?”

La mente de Shangguan Xue’er estaba actualmente en una confusión, y no podía calmarse fácilmente para pensar con claridad. Mordiéndose el labio ligeramente, lo miró y dijo humildemente: “Lo que sea que digas, me voy.” Al decir eso, desapareció en un instante una vez más.

Al ver que se había ido una vez más, Zhou Weiqing se frotó la cara y la sien cansadamente antes de soltar un suspiro de alivio. Al menos había pasado esa barrera, aunque sea por poco. Sin embargo, ahora solo estaban Xue’er y Tian’er aquí, si Bing’er y Fei’er, o incluso la Pequeña Bruja, estuvieran aquí, ¡¿Cómo pasaría sus días en el futuro?! Pensando hasta ese punto, sintió una sensación conflictiva de orgullo y preocupación. Realmente no iba a ser algo fácil de manejar.

No importa, no me importa todo eso ahora. El carro finalmente encontrará su camino alrededor de la colina, cuando llegue allí, ¡Las cosas eventualmente se arreglarán por sí mismas!

Esa era una de las ventajas de Zhou Weiqing; una vez que se encontraba con algo que no podía entender, no pasaría demasiado tiempo pensando en el asunto. A veces, el pensamiento excesivo era inútil, y sería mejor dedicar el tiempo limitado a hacer cosas más importantes. En cuanto a cualquiera de los dilemas, eventualmente habría formas de resolverlos.

Volviendo a su tienda, quizás debido a la advertencia de Shangguan Xue’er, o porque aún no estaba completamente recuperado, Zhou Weiqing no tuvo relaciones íntimas con Tian’er, sino que comenzó a cultivar de inmediato.

Esa era en realidad la primera vez que ambos cultivaban junto con los Cuatro Atributos Santos. Anteriormente, habían volado y no cultivaban, pero ahora podían concentrarse realmente en ello.

La suegra de Zhou Weiqing, el Tigre Entrópico Infernal, además de obsequiarle la Habilidad Estado Infernal, también le había enseñado el método de cultivo para unirse a través de los cuatro Atributos Santos. Por supuesto, este método de cultivo era conceptualizado por Phelia con sus propias experiencias, y para los detalles específicos, Zhou Weiqing y Tian’er todavía tenían que buscar a tientas.

Ambos se sentaron con las piernas cruzadas en la cama, uno frente al otro, tomados de la mano mientras circulaban su Energía Celestial. Una espesa reverberación de Energía Celestial pronto envolvió sus cuerpos. De acuerdo con las enseñanzas de Phelia, desataron sus auras de los Atributos Santos. Como era de esperarse, no necesitaron controlarlo demasiado, y los cuatro Atributos Santos se unieron rápidamente entre sí. Todo lo que necesitaban hacer era asegurarse de que la Energía Celestial que estaban circulando estuviese en el ritmo adecuado y con las fluctuaciones en sintonía. De esa manera, los cuatro Atributos Santos se estabilizarían, sin ninguno siendo más fuerte que el otro.

Mientras los dos circulaban sus energías cuidadosamente, los cuatro Atributos Santos comenzaron a girar en el sentido de las agujas del reloj, formando un remolino. Instantáneamente, una extraña sensación se extendió a través de Zhou Weiqing y Tian’er.

Sin embargo, las sensaciones que sentían eran realmente muy diferentes. Tian’er sintió la fría sensación del Atributo Demoníaco y la extraña deformación del Atributo Tiempo. En cuanto a Zhou Weiqing, sintió el Atributo Divino lleno de luz y las fuertes reverberaciones del Atributo Espiritual.

Los cuatro Atributos Santos se entrecruzaron en el remolino, y pronto ambos jóvenes se sumergieron por completo en la experiencia del cultivo, olvidándose de sí mismos.

No mucho después de que comenzaron a cultivar, en el centro del Batallón Inigualable, Long Shiya salió de su propia tienda de campaña, mirando en su dirección. Una mirada encantada y satisfecha brilló en su rostro. La presencia y las fluctuaciones de los Cuatro Atributos Santos eran demasiado obvias; y sin hablar de Long Shiya, cualquier Maestro de Joyas sobre la Etapa de tres Joyas detectaría algo. Si alguien observara de cerca, podrían ver una tenue luz formándose sobre la tienda de Zhou Weiqing, alcanzando casi cien metros de altura, apareciendo vagamente y desapareciendo con la luz del sol.

Mientras Zhou Weiqing y Tian’er continuaban cultivando, ese círculo de luz se hizo más fuerte y más obvio, lleno con los cuatro colores: blanco, dorado, morado y gris, formando un tenue remolino de colores después de un tiempo.

Descarga: