HJC – Capítulo 191-2

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Maestro Demoniaco Carlos!

Capítulo 191-2 – ¡General Divino de Fei Li! (2)

Sin embargo, los sentidos de Zhou Weiqing eran extremadamente agudos. Tan pronto como la tropa ingresó al campo de entrenamiento, ya los había descubierto. Además, podía sentir claramente un fuerte olor a sangre en estos nuevos soldados.

De hecho, era el olor a sangre. Cada tropa de soldados tenía sus propias cualidades únicas, y esa aura estaba muy relacionada con su Comandante y su personalidad.

Basta con tomar al Regimiento Inigualable como ejemplo, estaban llenos de un aire pícaro, de naturaleza casi mercenaria. Utilizando las ganancias y las instigaciones de Zhou Weiqing, sin importar a qué enemigos se enfrentaran, cargarían sin miedo. Eso era algo que se desarrolló bajo su influencia. No importaba que Zhou Weiqing rara vez entrenara a los soldados personalmente, pero como el Comandante del Regimiento Inigualable, el que ideó todas las reglas y regulaciones, sus acciones y palabras influirían enormemente en toda la tropa.

Esa tropa que acababa de llegar también era igual. Aunque su número era bajo, solo unos mil hombres en total, la pura intención de matar y el olor a sangre a su alrededor era suficiente para infundir miedo en el corazón de cualquier soldado ordinario. Sin lugar a dudas, esa era una fuerza de élite que se había forjado en las llamas de la batalla, trepando desde una colina de cadáveres y mares de sangre. Después de todo, su comandante era un general atrevido y sediento de sangre.

Después de hacer semejante juicio, una fría sonrisa cruzó los labios de Weiqing. Pensó para sí mismo: ¡Esta directora Cai Cai está tratando de reprimirme con aura e ímpetu! Sin embargo, ¿Puede ella realmente tener éxito?

Esos tipos podrán tener un aura de sangre a su alrededor, pero yo tengo el atractivo del dinero. Hace un rato, Zhou Weiqing había proclamado una buena recompensa a todos sus soldados del Regimiento Inigualable si lograban una victoria, una moneda de oro cada uno. Aunque no era una gran cantidad; después de todo, solo había setecientas monedas de oro para setecientos hombres, ¡Pero a los ojos de los guerreros del Regimiento Inigualable, setecientos contra setecientos era equivalente a darles un regalo gratis de una moneda de oro a cada uno! La única solicitud de Zhou Weiqing era que no se les permitía usar sus Arcos Consolidados o sus Alas.

En cuanto a su estrategia y táctica, Zhou Weiqing ya lo había arreglado antes. Todo lo que tenían que hacer ahora era esperar a que todo estuviera preparado.

Muy rápidamente, todas las telas gruesas habían sido preparadas y enviadas. Bajo la dirección de Zhou Weiqing, todos los soldados del Regimiento Inigualable comenzaron a envolver sus armas con la tela. En la grada VIP, apareció otra persona. Era Ming Yu.

Hoy, Ming Yu vestía una armadura de escamas de color rojo oscuro, que estaba adornada con púas en muchas áreas. A lo lejos, casi parecía un puercoespín enorme, pero una vez que alguien se acercaba a él, el aroma de la sangre a su alrededor era más que suficiente para hacer que se estremeciera. Mientras subía por las gradas VIP, la mayoría de los oficiales comenzaron a dispersarse, distanciándose de él.

Además del apodo de General Divino, entre los escalafones superiores del Imperio Fei Li, Ming Yu tenía otro apodo: ¡Dios de la matanza!

Cuando Ming Yu caminó hacia las gradas VIP, estaba claro que tenía el ceño fruncido. Cuando vio a la princesa Cai Cai, su expresión no era alegre en lo absoluto. Quitándose el casco, se acercó a ella y se inclinó profundamente, diciendo: “Ming Yu saluda a Su Alteza.”

“General, no hay necesidad de tales formalidades.”

Cai Cai dijo rápidamente mientras lo apoyaba. Agitó sus manos, ordenando a sus asistentes que se retiraran, dejándolos a los dos solos.

“Recuerdo que te dije que no provocaras a Zhou Weiqing, ¡¿Por qué estás luchando ahora?!” Ming Yu preguntó inquisitivamente tan pronto como estuvieron solos.

Cai Cai sonrió amargamente y dijo: “No es que fui a provocarlo, sino que él fue quien comenzó a causar problemas… ¿Qué otra opción tenía?” Como tal, ella explicó todo lo que había pasado desde que el grupo diplomático del Imperio Arco Celestial había llegado.

Al escuchar las palabras de Cai Cai, Ming Yu frunció el ceño aún más. Cai Cai continuó: “Ese pequeño mocoso está claramente aquí para presumir, quiere usarlo como una oportunidad para obtener la ventaja durante las negociaciones, para que tengamos que ceder más durante ellas. Estoy segura de que también puedes ver eso… pero sus peticiones son demasiado. A pesar de que tiene el apoyo del Imperio ZhongTian, incluso si el Imperio Arco Celestial estuviera en toda su fuerza, nunca se atreverían a pedirle a nuestro Emperador que venga a recibirlos. No tuve más remedio que aceptar su provocación, lo que resultó en esta apuesta. Actualmente, ambos lados están iguales, pero esta próxima ronda es de importancia crítica para saber quién puede obtener la victoria final, o al menos tener la ventaja al hacerlo. Ming Yu, tendré que depender de ti para esto.”

Una luz fría destelló en los ojos de Ming Yu, pero al mirar los ojos suplicantes de Cai Cai, no pudo evitar mover la cabeza y sonreír amargamente: “Solo puedo hacer lo mejor que pueda. Como ya me llamaste aquí, ¿Cómo no puedo ir a la batalla? Haré que mis guardias personales aten sus armas con la tela entonces.”

Al escuchar sus palabras, Cai Cai estaba extremadamente sorprendida. “Contra Zhou Weiqing, ¿No tienes confianza? ¡Ni siquiera estudió por mucho tiempo en nuestra Academia Militar Fei Li, no debería ser tan bueno en el mando o la táctica!”

Ming Yu la miró significativamente por un momento antes de decir: “Las palabras vacías son inútiles. Ya dije todo lo que necesitaba decirte previamente, pero no me escuchaste. Verás por ti misma, te probará mis palabras con su propia fuerza. Por supuesto, no tienes que preocuparte, usaré todo lo que tengo para tratar de vencerlo, y eso es porque también tengo curiosidad por ver a qué nivel ha llegado realmente ese pequeño mocoso, para ponerme a prueba en su contra. Una última cosa que debo recordarte… ¿Qué tipo de existencia es el Imperio ZhongTian? ¿O el Palacio Extensión del Cielo? Solo piensa con claridad… si este Zhou Weiqing no tuviese algo que los impresionara o las cualidades que admiran, ¿Crees que perderán el tiempo apoyándolo? ¿Y realmente harían el esfuerzo de enviar un mensaje al Imperio Fei Li, y pasar por todos los problemas solo para revivir a ese Imperio Arco Celestial? ¿Por qué es así? Aunque ese pequeño bribón aún es joven, es mucho más complicado de lo que puedas imaginar. Realmente lo estás subestimando demasiado.”

Después de decir esas palabras, Ming Yu se cubrió con su capa negra antes de darse la vuelta para irse.

De pie allí, los ojos de Cai Cai se llenaron de sorpresa. Ella era una persona inteligente, y una vez que Ming Yu la había advertido por segunda vez, al instante pensó en muchas cosas. Por desgracia, la situación ya estaba en movimiento, y eran como una flecha colocada en la cuerda de un arco, sin otra opción más que dispararse. Ella solo podría continuar con esta apuesta. Originalmente, su corazón que había estado lleno de confianza ahora estaba realmente conmocionado.

La Tropa de Caballería de la Familia Real se separó, y poco a poco un grupo de guerreros vestidos con armadura negra caminaron hacia el centro del campo de entrenamiento.

En el momento en que entraron, todos los soldados del Regimiento Inigualable que habían estado holgazaneando en el suelo de repente se animaron. Esos compañeros de la Primera Compañía Principal eran todos soldados que habían sobrevivido a innumerables campos de batalla, y cuando aparecía su oponente, podían juzgar al instante cuán fuertes eran. Tan espeso olor a sangre e instinto asesino, inmediatamente sintieron que la pelea aburrida que pensaban que tendrían que hacer sería muy interesante. Por supuesto, era simplemente interesante, ¡Ni siquiera peligrosa!

Vestido con su armadura roja oscura, Ming Yu estaba montado en su corcel al frente de su tropa. Para sorpresa de Zhou Weiqing, el corcel de guerra de Ming Yu era exactamente el mismo que el suyo, un Caballo Demonio Fantasma de un solo cuerno, y sorprendentemente, ¡Los setecientos soldados de caballería detrás de él estaban todos montados en Caballos Demonio Fantasma! ¡Eran como la tropa de Caballería que Zhou Weiqing originalmente había querido formar! No había imaginado que Ming Yu ya lo había vencido en eso.

Ming Yu no usaba casco, y así fue que Zhou Weiqing reconoció al instante a ese General Divino del Imperio Fei Li. Al ver su apariencia, Zhou Weiqing también sintió que su corazón se aferraba con cautela y respeto. Como dice el refrán, la reputación de un hombre era como la sombra de un árbol, para que Ming Yu pudiera liderar a los Ejércitos del Imperio Fei Li para resistir contra los Ejércitos del Imperio WanShou, era verdaderamente un genio militar sobresaliente.

Zhou Weiqing había sido testigo de la fuerza y ​​el poder de las fuerzas del Imperio WanShou, y sabía que era difícil para cualquier ejército humano común lograr la victoria sobre fuerzas tan poderosas. Sin embargo, había recibido noticias de que en los últimos años, las pérdidas en la guerra fronteriza del Imperio Fei Li eran en realidad incluso menores que las del Imperio ZhongTian. ¿Qué significaba eso? ¡Significaba que el Imperio Fei Li estaba más que aguantando contra el Imperio WanShou! Por supuesto, también existía el factor de que el Imperio WanShou concentraba más recursos en el lado del Imperio ZhongTian, ​​pero al mismo tiempo, ¿Cómo podían los Ejércitos del Imperio Fei Li compararse con los del Imperio ZhongTian? No importaba qué, los hechos demostraban que Ming Yu realmente hacía honor a su nombre.

Como tal, Zhou Weiqing no subestimaría a Ming Yu en lo absoluto, ¡Especialmente desde que lideraba una tropa de caballería compuesta por Caballos Demonio Fantasma!

Empujando su caballo con su pie, Zhou Weiqing cabalgó todo el camino hasta que estuvo a unos treinta metros de Ming Yu antes de detenerse.

A medida que se acercaba a la tropa de Ming Yu, más sentía la intención asesina que tenían. No estaba enfocada en él, ¡Pero todos lo tenían escondido en sus ojos, ojos fríos e indiferentes que parecían no darle importancia a la vida misma! No solo a las vidas de sus enemigos, ¡Sino a las suyas propias! Las armas en sus manos eran largas lanzas, y la armadura negra que vestían era un extraño híbrido entre armadura ligera y armadura pesada. Aunque las lanzas ya habían sido cubiertas con las telas gruesas, Zhou Weiqing todavía podía sentir su agudo filo.

Frente a una tropa así, si uno no tenía una gran fuerza de voluntad, tal vez se desmoronaría incluso antes de chocar.

Además, para que una tropa tenga tanto aire y calidad sobre ellos, ¿cómo podría ser débil su destreza en el combate?

“¡General Ming Yu, ha pasado mucho tiempo!” Zhou Weiqing sonrió ampliamente a Ming Yu, revelando una hilera de dientes blancos. Sin embargo, sus ojos no eran tan amables, casi como si estuviera admirando una obra de arte, deambulando por Ming Yu de arriba a abajo.

Ming Yu sonrió débilmente y dijo: “Han sido solo unos pocos años, pero has cambiado tanto que casi no te reconocí. Parece que mi previsión en ese momento era bastante precisa después de todo. Estoy empezando a arrepentirme del por qué no te saqué directamente de la Academia Militar Fei Li. Si lo hubiera hecho, tal vez ahora serías mi mano derecha.”

Zhou Weiqing se rio de buena gana y dijo: “Eso podría no ser así, ¿Por qué debería ser tu mano derecha? ¿Tú podrías ser mi mano derecha en su lugar, correcto? Además, incluso si intentaras sacarme de la Academia ese momento, nunca habría estado de acuerdo. Tu tropa no tiene ninguna belleza, ¿Por qué siquiera me molestaría en ir?”

Al escuchar las desvergonzadas palabras de Zhou Weiqing, la mirada de Ming Yu no pudo evitar moverse hacia Shangguan Xue’er y Tian’er a lo lejos, y dijo con admiración: “Bueno, en ese sentido, realmente no soy rival para ti. En verdad eres un maestro, para poder ganar el amor de tales bellezas superiores. Estoy realmente impresionado, lleno de admiración y respeto. Si hay alguna posibilidad, debes enseñarme algunos trucos. Ya tengo cuarenta años, pero todavía no tengo esposa…”

Zhou Weiqing se rio de buena gana y dijo: “Eso no es problema en lo absoluto. Si el general Ming Yu está dispuesto a unirse a mi Imperio Arco Celestial, ¡Podrás elegir entre todas las mujeres del Imperio!”

Ming Yu no pareció escuchar el significado oculto en las palabras de Zhou Weiqing, todavía sonriendo mientras decía: “Comandante Zhou, me pregunto dónde está su Imperio Arco Celestial.”

Zhou Weiqing sonrió y dijo: “Regresará pronto, sin preocupaciones, no pasará mucho tiempo antes de que el Imperio Arco Celestial reviva.”

 

 

Descarga:
<