HJC – Capítulo 194-3

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Emperador Celestial Juan!

Capítulo 194-3 – ¡Ciudad Creciente! (3)

“En verdad, para invadir una ciudad tan pequeña que ni siquiera está preparada para nosotros, ¿realmente necesitamos alguna estrategia? Déjame preguntarte… ¿pueden sus flechas penetrar nuestras defensas? Es muy probable que sea un no rotundo. Además, las puertas de la ciudad pronto estarán abiertas desde dentro… además de cargar tan rápido como podamos, ¿qué más podemos hacer?”

Bajo la orden de Zhou Weiqing, los soldados del Regimiento Inigualable ingresaron a su formación. Los soldados de Caballería Pesada de las Tribus Cuervo de Oro y Berserker estaban al frente, y los cuatrocientos cincuenta detrás. Zhou Weiqing y los compañeros que había traído de la Ciudad Fei Li se quedaron detrás de la tropa principal. Para esa pelea en particular, ni siquiera sería necesario que se uniesen. Zhou Weiqing quería que se familiarizaran con la forma en que luchaban los soldados del Regimiento Inigualable, al tiempo que les mostraba el poder absoluto de su Regimiento Inigualable.

Ciudad creciente. Murallas de la ciudad.

Un grupo de soldados patrullando paseaba perezosamente por las murallas de la ciudad. Técnicamente, se suponía que estarían en turno durante ocho horas antes de que el guardia cambiara, pero en verdad, ya se consideraba muy bueno cuando había tres o cuatro compañías en total en guardia. La mayoría de los soldados del Imperio Kalise descansaban complacidos en sus barracones.

La Ciudad Creciente era una ciudad próspera con un buen posicionamiento, por lo que había muchos visitantes, especialmente comerciantes ambulantes, y era indudable que los ingresos eran buenos. Dejando a un lado los impuestos, que tenían que enviarse de vuelta al Imperio Kalise, solo por lo que los soldados cobraban en la entrada ya era una gran suma de oro e ingresos para ellos.

“¿Eh? ¿Escucharon algo?”, Preguntó de repente uno de los soldados con orejas más agudas.

“Creo que también los escuché, esos fueron truenos… ¿va a llover?” Dijo otro soldado, incluso mirando hacia los cielos. Sin embargo, actualmente era media tarde, y los cielos estaban claros, brillantes y soleados, sin siquiera una nube a la vista. El clima era definitivamente bueno… ¿qué lluvia habría allí?

Los soldados del Imperio Kalise estaban desconcertados, mientras el sonido del trueno se hacía cada vez más obvio.

De repente, la expresión de uno de los soldados cambió. “¿Podría ser… soldados de caballería?”

Mientras decía esas palabras, en la distancia, un destello brillante de luz reflejada brilló en sus ojos.

Era la Armadura de titanio de los Soldados de Caballería del Regimiento Inigualable, que reflejaba la luz mientras cargaban. Más aún, los doscientos soldados de Caballería Pesada justo al frente eran como bestias majestuosas que avanzaban.

La velocidad de las Bestias Celestiales Unicornio era muy superior a la de cualquier caballo de guerra común, incluso si llevaban a los guerreros de mil Jin de las Tribus Cuervo Dorado y de la Tribu Berserker.

“¡Enemigos…! ¡¡Estamos bajo ataque!!” Sonidos y gritos comenzaron a resonar desde las murallas de la ciudad, y las alarmas pronto comenzaron a sonar también.

Por un tiempo, el caos reinó sobre las murallas de la ciudad. Desde que habían invadido y conquistado el Imperio Arco Celestial, estos soldados de Kalise habían disfrutado de la paz y la tranquilidad en la Ciudad Creciente durante demasiado tiempo. Este repentino ataque sorpresa de esos Soldados de Caballería desconocidos los hizo caer en pánico, y las paredes de la ciudad se confundieron.

Uno de los Líderes de la Compañía estaba relativamente tranquilo. “No entren en pánico, dense prisa, ¡recuerden su entrenamiento! ¡Preparen la ballesta, los arqueros ponganse en posición! ¡Vamos, vamos! ¡Tú, haz que los hermanos de abajo cierren las puertas de la ciudad de inmediato!”

Justo cuando estaba gritando una ráfaga de órdenes, de repente, un soldado a su lado miró ferozmente hacia los cielos, señalando mientras gritaba: “¡¿Qué… qué es eso?!”

Algunas docenas de figuras de alguna manera habían flotado en los cielos. Tenían alas a sus espaldas, y en ese instante, una lluvia de muerte llovió desde los cielos.

En una sola salva de flechas, todos los soldados que rodeaban la octava balista alineados a lo largo de las murallas de la ciudad cayeron. Algunos de los soldados del Imperio Kalise con reacciones más rápidas levantaron sus arcos y devolvieron el fuego.

Por desgracia, disparar flechas desde una posición ventajosa era diferente de disparar hacia arriba a esa distancia. Y mucho menos con la mayor parte de su alcance siendo insuficiente para alcanzar a las figuras voladoras, incluso si sus flechas pudieran alcanzarlas, ¿cómo podrían romper la armadura de titanio de los soldados del Regimiento Inigualable?

En aras de la estabilidad y la seguridad, para evitar que la balista cause problemas potenciales, Zhou Weiqing había dispuesto especialmente que otros cincuenta soldados del Regimiento Inigualable volaran en el aire para dar un fuerte golpe a los soldados en la muralla de la ciudad. Además, también sería una buena distracción para la fuerza de Lei Zi dentro.

Casi al mismo tiempo, las puertas de la ciudad a continuación también estaban en un lío. En ese momento, Lei Zi conducía a sus cincuenta soldados del Regimiento Inigualable, limpiando a los soldados del Imperio Kalise que la protegían como si estuvieran cortando melones y coles. Cincuenta Maestros de Joyas, ¿qué clase de noción era esa? ¡Esa era ya la suma del número total de Maestros de Joyas del Imperio Arco Celestial en el pasado! Para los soldados comunes, era como enviar talentos a tareas triviales, sin ni un ápice de duda sobre si completarían la tarea.

La voz de Zhou Weiqing de repente sonó en los oídos de todos los soldados del Regimiento Inigualable. “Todos ustedes mejor escuchen con cuidado. Una vez que ingresemos a la ciudad, además de los soldados del Imperio Kalise, no deben matar a nadie ni robar a nadie. De lo contrario, serán tratados estrictamente por nuestro código militar. Y no es que Tu Padre, yo, sea irrazonable, pero esta es mi patria. Una vez que revivamos mi patria, y sea hora de contraatacar e invadir al Imperio Kalise, o incluso al Imperio Bai Da, habrá oportunidad de robar y saquear todo lo que deseen. Ahora, ¡carguen con todas sus fuerzas! ¡Aquellos que intentan detenerlos, masácrenlos a todos!”

Supresión desde el aire, control de las puertas de la ciudad… Al final, la carga de los Soldados del Regimiento Inigualable no encontró mucha resistencia. Las flechas de los pocos arqueros de Kalise que lograron dispararles eran solo una mera broma, tanto que los soldados de la Caballería Pesada al frente ni siquiera se molestaron en mover sus armas hacia las flechas, permitiendo que las flechas rebotaran en su armadura.

Para cuando las tropas en guarnición en la Ciudad Creciente habían comenzado a reaccionar, el Regimiento Inigualable ya había pasado a través de las puertas abiertas de la ciudad. Lo que siguió a continuación fue solo una matanza pura y unilateral.

Hacia esos soldados del Imperio Kalise que estaban ocupando su tierra natal, Zhou Weiqing no tenía ningún pensamiento de ser indulgente. Si uno venía, él mataría a uno. Si llegaban dos, él mataría al par.

Incluso los poderosos ejércitos del Imperio WanShou y su aterradora habilidad para el combate habían fracasado en contra del Regimiento Inigualable, y ni hablar de estos soldados ordinarios del Imperio Kalise. En un breve período de una mera hora, más de un millar de los soldados del Imperio de Kalise habían muerto, y los restantes se habían rendido.

Para Kou Rui, Yan Zhexi, y los compañeros de clase que habían seguido a Zhou Weiqing de la Academia Militar Fei Li, todos miraban la escena con bocas abiertas, totalmente atónitos. ¡Esta batalla había anulado por completo el conocimiento militar que habían aprendido en los últimos años!

Al igual que Zhou Weiqing le había dicho a Tian’er, esta era una batalla que no necesitaba estrategia. Choque frontal, simple y directo. Sin embargo, el resultado fue una victoria completa, tal vez victoria ‘aplastante’ sería aún más adecuada. Como dice el refrán, lo que escuchas puede ser falso, pero lo que ves es cierto… Zhou Weiqing había usado acciones para demostrarles que seguir a este hermano mayor definitivamente era una buena elección.

Después de ocuparse de todas las tropas defensoras, Zhou Weiqing emitió inmediatamente una serie de nuevas órdenes. “Cierren todas las puertas de la ciudad, y quiero cincuenta hombres estacionados en las cuatro paredes. No dejen que nadie se vaya de la ciudad. Lei Zi, lidera un escuadrón de hermanos a la Morada del Gobernador. Trae a todos los funcionarios de la Ciudad Creciente a verme. Todos ustedes, mientras actúen según esas órdenes, griten este lema mientras lo hacen. Tan fuerte como puedan. ‘¡La Princesa Difuya ha regresado, junto con el Regimiento Inigualable del Imperio Arco Celestial para revivir nuestra patria! ¡El Arco Celestial ha regresado!‘”

Anteriormente, incluso cuando había establecido por primera vez al Batallón Inigualable, Zhou Weiqing ya había comenzado a prepararse para el futuro, de posibles ataques para revivir al Imperio Arco celestial. De hecho, aunque el Imperio Arco Celestial se consideraba pequeño, todavía tenían bastantes ciudades. Esta Ciudad Creciente había sido especialmente elegida por Zhou Weiqing para ser su primer objetivo. Por supuesto, la clave para eso era que primero necesitaba obtener el apoyo del Imperio Fei Li. De esa manera, la Ciudad Creciente tendría al Imperio Fei Li a su espalda, y las líneas de suministro aseguradas, dejándolo en un buen lugar para ser una base principal.

Aunque el Regimiento Inigualable era extremadamente poderoso y aparentemente glorioso por todos lados, definitivamente también tenían sus propios puntos débiles. El más evidente era que no tenían su propio equipo de logística y suministros. En el campamento del Ejército del Noroeste del Imperio ZhongTian, ​​ese punto no era un problema ya que contaban con el apoyo total del Ejército del Noroeste. Sin embargo, ahora que se trataba de una campaña completa para revivir al Imperio Arco Celestial por sí mismos, no era posible esperar que el Imperio ZhongTian siguiera enviándoles suministros, y solo podían depender de ellos mismos. Aparte de todo lo demás, incluso tener sus comidas diarias sería un problema.

Como tal, el primer plan de Zhou Weiqing era establecer una base estable para que se ocupen de los suministros y problemas logísticos. Al mismo tiempo, serviría para comenzar a anunciarse a las fronteras del Imperio Arco Celestial, para reclutar a los guerreros y luchadores del Imperio Arco  Celestial que estaban esparcidos por todas partes. Poco a poco, a medida que su base se estabilizara y crecieran, podían continuar con otros planes y acciones.

En cuanto a las órdenes que acaba de emitir, podría decirse que era bastante simple pero ingenioso. En primer lugar, no permitir que nadie salga de la ciudad retrasaría la llegada de las tropas enemigas. En cuanto a la consigna que hizo gritar a sus hombres, era naturalmente para calmar a la población y sembrar la semilla de sus planes de reclutamiento. Después de todo, actualmente solo tenía setecientos hombres, y si tenía que usarlos para mantener la ley y el orden, era bastante insuficiente para una ciudad entera. No podía usar a los miembros de las Tribus  Cuervo de Oro y Berserker como una fuerza policial, ya que su tamaño y estatura le daría un susto a la mayoría de la gente común. Como tal, gritar ese lema era un método relativamente efectivo. En primer lugar, la ocupación del Imperio Arco Celestial por parte del Imperio Kalise no era tan larga todavía, y el Imperio Arco Celestial siempre había tratado bien a sus ciudadanos. Zhou Weiqing creía que el sentimiento general de la gente aún estaría un poco inclinado hacia el Imperio Arco Celestial.

Se podría decir que romper y ocupar una sola ciudad era muy simple para los soldados actuales del Regimiento Inigualable. Sin embargo, el control y mantenimiento continuo de dicha ciudad era un asunto muy diferente, especialmente para usarlo como una base estable; esa no era realmente una tarea fácil. Sin embargo, Zhou Weiqing no tenía prisa en lo absoluto. Todo lo que tenía que hacer con sus setecientos hombres era fortalecer sus defensas y difundir la noticia de que la Princesa Difuya había regresado junto con él, liderando un ejército fuerte para revivir el Imperio Arco Celestial. Al mismo tiempo, tendría que establecer líneas de suministro con el Imperio Fei Li. Una vez que todo eso estuviese arreglado, solo entonces podría comenzar la lucha real para revivir su patria.

Con la ciudad siendo atacada tan repentinamente, los ciudadanos generalmente se enterarían de tales noticias más tarde. La mayoría de ellos solo se dieron cuenta de que la Ciudad Creciente había sido atacada cuando oyeron los gritos del lema.

¿La Princesa Difuya del Imperio Arco Celestial había regresado con un ejército? ¿Estan buscando revivir el Imperio? Muy rápidamente, la noticia se extendió en poco tiempo por toda la Ciudad Creciente.

El efecto fue incluso mejor de lo que Zhou Weiqing había esperado. En poco tiempo, toda la ciudad se había calmado, y no había disturbios en lo absoluto. Sin embargo, el tráfico en la ciudad casi había desaparecido, todas las casas tenían las puertas cerradas y ventanas selladas, como si temieran ser atrapados en cualquier lucha o batalla.

Teniendo en cuenta las estrictas órdenes de Zhou Weiqing, los soldados del Regimiento Inigualable solo vigilaban las puertas y muros de la ciudad y no violaban ninguno de los intereses de la gente. Por supuesto, la excepción eran los tres mil soldados del Imperio Kalise. Además de sus armas y armamento, todo su oro también fue decomisado. Zhou Weiqing no guardó nada, dividiendo todo entre sus hombres.

El Regimiento Inigualable había venido después de todo de los Batallones Criminales, y aunque su lealtad hacia él ya era extremadamente alta, y ya no necesitaba usar la riqueza como herramienta vinculante, no eliminó ningún buen tratamiento hacia ellos.

Muy pronto, el Gobernador de la Ciudad Creciente y los otros oficiales fueron llevados frente a Zhou Weiqing. Después de algunas preguntas, Zhou Weiqing rápidamente entendió el estado actual y la situación en la que se encontraba la Ciudad Creciente, y ordenó que esos funcionarios permaneciesen bajo custodia por el momento. Al mismo tiempo, obtuvo algunos avisos oficiales para que se hagan y publiquen en toda la ciudad.

Los avisos eran muy simples, enumerando a todos los funcionarios de la Ciudad Creciente. Tenía hombres estacionados en los avisos, lo que permitía a los ciudadanos hacer informes sobre cuán buenos o malos eran esos oficiales. Al final, podría usar esa información para decidir a quién podría seguir usando, o si alguno era traidor o cometió demasiadas malas acciones, los mataría. Era tan simple como eso.

En términos de gobernar y mantener una ciudad, Zhou Weiqing no sabía nada sobre hacerlo. Sin embargo, muchos de los oficiales actuales en el no eran del Imperio Kalise, y muchos de los funcionarios de medio a bajo eran originalmente del Imperio Arco Celestial. Como tal, solo necesitaría eliminar a algunos de los oficiales del Imperio Kalise en los niveles superiores, así como eliminar a algunos de los otros corruptos. Lo que Zhou Weiqing necesitaba era que toda la ciudad reanudara sus operaciones habituales a la perfección, y no solo una simple ocupación. Al mismo tiempo, también envió noticias de que bajo su nuevo comando, los impuestos en toda la ciudad serían suspendidos por un año.

 

 

Descarga: