HJC – Capítulo 204-3

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Dios Celestial Francisco Tenorio!

Capítulo 204-3 – ¡Batalla Sangrienta en la Ciudad Creciente! (3)

En cualquier guerra, la parte más horrorosa era cuando ambos bandos se veían envueltos por completo en el combate cuerpo a cuerpo. Una vez que eso sucediese, por lo general era una cuestión de que solo un lado podía sobrevivir. Además, los ejércitos Kalise habían gastado tanto para cargar hasta las murallas de la ciudad, y esta era su mejor oportunidad. Si se retirasen para recuperarse e intentarlo de nuevo, ¿no significaría eso una pérdida aún mayor? Como tal, el Comandante del Imperio de Kalise había dado la orden de muerte. Sin importar el costo, ¡tenían que tomar la Ciudad Creciente hoy!

En una batalla masiva a gran escala, la efectividad de combate de Zhou Weiqing era definitivamente aterradora. Nadie creería que era solo un Maestro de Joyas Celestiales con seis Joyas por todo lo que había hecho.

Se podría decir que para toda esa sección de la pared, casi un tercio de ella estaba cubierta solo por Zhou Weiqing. Los Martillos Legendarios en sus manos eran como las bocas de los cañones, escupiendo constantemente grandes cantidades de Perlas Relampagueantes, que se extendían para derribar a innumerables enemigos.

Con la Formación de Luz Divina Seis Supremo, Zhou Weiqing podría mantener tales ataques durante mucho tiempo, pero el ejército del Imperio Kalise no le daría la oportunidad de seguir haciéndolo. En ese momento, más de una docena de figuras aparecieron en las murallas de la ciudad como el viento, todas dirigidas a Zhou Weiqing. Todos ellos podían decir lo importante que era Zhou Weiqing para el Imperio Arco Celestial, y mientras pudieran matarlo, ya no habría suspenso sobre el resultado de la guerra. Incluso si no podían matarlo, al menos podrían evitar que atacara a sus tropas ordinarias.

Cuando aparecieron más de una docena de figuras en las paredes de la ciudad, la presión bajo la que se encontraba la pared frontal aumentó enormemente. La razón era simple, el Regimiento del Imperio Bai Da finalmente se había unido a la batalla. Habían tratado a los soldados de Kalise como carne de cañón, y ahora que habían llegado a las murallas de la ciudad, también habían comenzado sus propios ataques.

Aunque el Regimiento del Imperio Bai Da había perdido a sus soldados de Caballería Pesada y una gran cantidad de soldados de Infantería Pesada, las capacidades de combate de sus soldados de infantería ordinarios ya estaban muy por encima de los soldados del Imperio Kalise.

Incluso para sus soldados de infantería ligera ordinarios, esos luchadores del Imperio Bai Da tenían un juego completo de equipo de cuero y casco, incluso sus manos izquierdas tenían un pequeño escudo redondo abrochado.

Eso les permitía tener una mayor capacidad de supervivencia en el campo de batalla, sin mencionar su mejor entrenamiento. Además, los oficiales del Imperio Bai Da eran todos Maestros de Joyas, y sus Líderes de Compañía y superiores, tenían que ser al menos Maestros de Joyas Físicas de dos Joyas o superior. Los Comandantes de Batallón y superiores tenían que ser Maestros de Joyas Celestiales.

Con estas potencias uniéndose a la lucha, la presión que enfrentaba el Regimiento Inigualable aumentó instantáneamente.

En primer lugar, los nuevos reclutas del Imperio Arco Celestial estaban siendo lesionados o incluso asesinados rápidamente. A pesar de que habían recibido entrenamiento básico, y con las acciones y palabras de Zhou Weiqing inspirándolos a la sed de sangre, simplemente estaban dando todo, pero todavía eran nuevos reclutas sin ninguna experiencia real de combate. Desafortunadamente, frente a la embestida enloquecida de sus enemigos, esos nuevos reclutas fueron los primeros en perecer.

En la pared frontal, solo había un total de mil nuevos reclutas, y bajo tal circunstancia, el número de heridos y muertos comenzó a aumentar. Solo aquellos más afortunados que estaban junto a los guerreros del Regimiento Inigualable fueron salvados.

En este momento, el resto de los soldados del Regimiento Inigualable también mostraron sus considerables habilidades de combate.

En este punto, los doscientos arqueros del Regimiento Inigualable se habían transformado en luchadores de combate cuerpo a cuerpo. No mucho después de que comenzara esa sangrienta batalla, comenzaron a sentir realmente tanta gratitud hacia su amada Instructora de Combate Shangguan Fei’er. Fue su despiadado entrenamiento y estímulo lo que les había dado su habilidad actual en combate cuerpo a cuerpo.

Todos los soldados del Regimiento Inigualable estaban vestidos con malla de titanio, livianos, flexibles pero extremadamente resistentes. Las flechas, espadas y sables ordinarios no podrían dañarlos fácilmente. Eso les permitía luchar sin demasiadas distracciones. Además, todos ellos eran Maestros de Joyas. Y para poder ingresar a la Primera Compañía Principal, tenían al menos cuatro Joyas Físicas o más. Incluso si una gran parte de su Energía Celestial se hubiese gastado antes con sus Alas Consolidadas y Arcos Consolidados, como Maestros de Joyas, su físico, sus Atributos Físicos e incluso su dureza eran mucho más fuertes que los de cualquier soldado ordinario.

En manos de los soldados del Regimiento Inigualable, las largas lanzas empujaron, perforaron, movieron, esquivaron, todas las diversas técnicas simples pero eficaces que hacían maravillas en sus manos. Incluso para los soldados del Imperio Bai Da, ninguno podía durar a su alrededor. Casi cada vez que actuaban, los soldados del Regimiento Inigualable podían herir gravemente o matar a un enemigo, y ya se había enviado a un gran número de tropas enemigas fuera de la muralla.

El combate cuerpo a cuerpo apenas había empezado hace no más de quince minutos, y los soldados del Regimiento Inigualable, incluidos los soldados de Caballería Pesada, estaban todos empapados en sangre. Sin embargo, ninguno de ellos resultó herido, e incluso tuvieron que intervenir o dar golpes para proteger a los nuevos reclutas que se encontraban a su lado. Fue su poderosa presencia y rendimiento lo que impidió que la Ciudad Creciente cayera allí.

Sin lugar a dudas, la presión a la que Zhou Weiqing estaba sometido era la mayor. Lin TianAo y Xiao Yan habían sido enviados por él para proteger los otros lados de su muro. En la actualidad, más de una docena de Maestros de Joyas Celestiales del Imperio Bai Da rodeaban a Zhou Weiqing en su lado de la pared. Esto era una guerra, no una pelea en la arena, y no había tal cosa como ser ‘justo’ en el campo de batalla. Tan pronto como esos Maestros de Joyas Celestiales aparecieron sobre la pared, instantáneamente rodearon a Zhou Weiqing y comenzaron a atacar locamente juntos.

*BOOM*

El martillo de la cara que llorosa golpeó a uno de los Maestros de Joyas Celestiales de Bai Da en pasta de carne, pero al mismo tiempo, Zhou Weiqing había recibido golpes de dos enemigos a su espalda.

Con las alas en su espalda, la velocidad de Zhou Weiqing era extremadamente rápida. Sin embargo, entre los Maestros de Joyas Celestiales del Imperio Bai Da que los rodeaban, dos estaban en el nivel de cultivo de Ocho Joyas, mientras que el resto tenían al menos cuatro Joyas o más, con seis y siete Joyas, respectivamente. Esa fuerza reunida era definitivamente formidable.

A pesar de su velocidad y agilidad, Zhou Weiqing no pudo eludir todo y seguir en la ofensiva. Como tal, había hecho todo lo posible, aceptando los golpes de los Maestro de Joyas Celestiales de cuatro Joyas más débiles, mientras mataba a la fuerza a uno de los de seis Joyas.

En este punto, el tremendo físico y la constitución de Zhou Weiqing demostraron su verdadero uso en el combate real.

Cuando los Maestro de Joyas Celestiales cuatro Joyas golpearon a Zhou Weiqing, sintieron como si su cuerpo fuera como una goma dura y flexible. No solo sus ataques parecieron perder fuerza inmediatamente, sino que hubo una contra-fuerza de retorno.

Además, el cuerpo de Zhou Weiqing estaba rodeado por un rayo, y sus Martillos Legendarios Duales continuaron escupiendo constantemente grandes cantidades de Perlas Relampagueantes que se dispersaban en la zona, lo que provocó que las potencias del Imperio Bai Da tuvieran que reaccionar ante ellas. Eso apenas le permitía aguantarse a sí mismo por ahora, pero Zhou Weiqing definitivamente había sido contenido por sus enemigos, y no podría afectar el resto de la batalla.

Cada vez más enemigos trepaban por las paredes, y los montones de cadáveres amontonados allí ya eran tantos que apenas había espacio para que hubiera más.

Los soldados de los Imperios Bai Da y Kalise que trepaban por las paredes se vieron obligados a limpiar a algunos de sus camaradas caídos antes de que pudieran seguir luchando.

La intensidad y la perversidad de la pelea superaron con creces las expectativas de ambos lados. Por el lado de Zhou Weiqing, él nunca había imaginado que el Imperio de Kalise sería tan resuelto en sus esfuerzos por derribar la Ciudad Creciente, y para poner en juego tantas fuerzas ahora. No hubo ataques de sondeo o movimientos exploratorios como él había esperado, en cambio solo hubo este ataque all-in con más de cincuenta mil soldados. La gran cantidad de recursos y potencias canalizados en ello era sorprendente. Aunque Zhou Weiqing sabía que el asalto frontal era el más duro, podía imaginar que las otras tres paredes también enfrentaban sus propias batallas cuesta arriba.

En este punto, no había tiempo para arrepentirse, ni había sentido alguno al hacerlo. Todo lo que podían hacer era luchar, poner todo en la línea y luchar. No quedaba oportunidad para retirarse, ya que todos estaban llenos de sed de sangre. En este punto, era matar o morir.

En cuanto al lado del Imperio Kalise, nunca habían imaginado que esta pequeña fuerza de soldados del Imperio Arco Celestial en realidad les causaría tantos problemas, tantas bajas. A diferencia de las otras rebeliones del Imperio Arco Celestial que habían sofocado, las aterradoras habilidades de combate del Regimiento Inigualable acababan de causarles demasiadas muertes y pérdidas.

La batalla duró desde el amanecer hasta el mediodía, y las murallas de la ciudad se bañaron en un río de sangre.

Los soldados del Regimiento Inigualable seguían aguantando. Sin embargo, incluso su armadura de titanio estaba en su mayoría hecha jirones, ni una sola pieza de su armadura estaba completamente intacta. Aunque sus heridas no eran graves, los reclutas recientes restantes a su lado habían disminuido drásticamente.

Por supuesto, el número de muertos de sus enemigos era mucho mayor, y ninguno de los soldados del Regimiento Inigualable sabía realmente cuántos habían matado. Todo lo que podían ver delante de ellos era una mancha roja de sangre.

Los soldados del Regimiento Inigualable podrían tener el mejor entrenamiento, el mejor equipo, e incluso ser poderosos Maestros de Joyas… pero todavía eran humanos, no máquinas. Todavía podían sentirse agotados; a estas alturas, toda la Energía Celestial en sus cuerpos se había agotado hace mucho tiempo. Incluso para los guerreros de la Tribu Berserker y Cuervo de Oro, con sus poderosos físicos y constituciones, apenas podían sostener sus enormes armas por más tiempo. Afortunadamente, su armadura era demasiado gruesa y fuerte, por el momento, sin importar cómo los atacasen sus enemigos, no podían romper sus defensas; de lo contrario, podrían haber sufrido bajas.

Después de estas varias horas de combate, todavía había siete poderosos enemigos rodeando a Zhou Weiqing. Eran los más fuertes de todos los Maestros de Joyas Celestiales que habían venido del Imperio Bai Da. Todos los demás habían muerto a manos de los Martillos Legendarios Duales. Con su propio nivel de cultivación de seis Joyas, haber hecho tanto hasta ahora,  ya estaba cerca del límite de Zhou Weiqing.

La Formación de Luz Divina era realmente poderosa, especialmente en términos de sostenibilidad. Aun así, toda una mañana de constante lucha a alta presión había llevado el cuerpo de Zhou Weiqing al límite.

En este punto, ni siquiera podía mantener la Transformación Tigre-Dragón. Todo sobre su cuerpo, donde el Conjunto Legendario no cubría, estaba lleno de innumerables heridas. Si no fuese por el hecho de que su constitución era tan fuerte, con las líneas de sangre del dragón y del tigre mezcladas dentro de él, tal vez ya habría caído.

¡No! No puedo caer aquí. ¡No debo caer aquí! En este punto, todo lo que mantenía a Zhou Weiqing era su propia fuerza de voluntad. Ya no era capaz de usar ninguna habilidad, solo usando la fuerza que le daba el Conjunto Legendario ‘Odio a la Terra Sin Empuñadura’ para seguir luchando… peleando. Estaba muy claro que si caía ahora, entonces la guerra habría terminado, y todo estaría perdido.

Hacía tiempo que había visto a muchos de sus soldados del Regimiento Inigualable heridos, pero esos soldados que habían venido del Batallón Criminal tenían una fuerte sensación de supervivencia, capaces de cubrirse y protegerse lo mejor que podían. Todos los soldados heridos del Regimiento Inigualable se juntaron en un grupo defensivo. Zhou Weiqing no sabía si alguno de ellos había muerto, o de ser así, cuántos. Sin embargo, pudo ver que apenas un tercio de ellos todavía podían continuar luchando.

En cuanto a los guerreros de las Tribus Berserker y Cuervo de Oro, ahora solo recurrían a usar su peso para empujar a los enemigos por las paredes. La mayoría de ellos ni siquiera podía levantar sus armas, y mucho menos luchar.

Para que una batalla llegue a un estado tan intenso y aterrador, uno podría usar la palabra ‘picadora de carne’ para describirla.

 

Descarga:
<