HJC – Capítulo 235-3

Modo Noche

Capítulo 235-3 – Anillo Sumeru, Vehículo del Emperador del Mar (3)

Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er se turnaron para controlar el Vehículo del Emperador del Mar, mientras que la otra persona aprovechaba el tiempo para entrenar. En el vasto e interminable mar, el tiempo se convertía en un concepto casi irrelevante. Siguieron avanzando por el mar en una línea recta, haciendo y viendo exactamente lo mismo todos los días. No sabían cuánto tiempo habían viajado o qué tan lejos habían viajado. Todo lo que sentían era una sensación de repetición interminable.

Zhou Weiqing realmente comenzó a celebrar el hecho de que había traído a Shangguan Bing’er con él en este viaje. Si tuviese que hacer eso solo, bien podría haberse vuelto loco por el silencio y la soledad. Afortunadamente, los dos podían conversar entre ellos. Cuando la soledad era demasiado fuerte, ‘estacionaban’ el vehículo en la superficie del mar y disfrutaban del sol. Miraban el océano y descansaban un rato antes de continuar su viaje.

La cantidad de Energía Celestial o Energía Santa que usaban era irrelevante, ya que tenían más que suficiente para mantener el Vehículo del Emperador del Mar avanzando a la velocidad máxima. Sin embargo, les resultaba cada vez más difícil controlar sus emociones a medida que continuaban ese tipo de vida.

Cinco días pasaron. Diez días. Más. Para cuando habían pasado un mes completo atravesando los mares, sentían como si estuviesen a punto de volverse locos.

”Bing’er, no puedo soportar esto por más tiempo. ¿Cuánto más lejos del Continente Xuantian estamos?” Zhou Weiqing se quejó miserablemente hacia Shangguan Bing’er mientras controlaba el vehículo.

La cara de Shangguan Bing’er también estaba algo cenicienta. Sonrió amargamente mientras negaba con la cabeza y decía: ”Lo único que sé es que hemos estado aquí por mucho tiempo. Incluso si quisiéramos dar la vuelta y regresar, nos tomaría una eternidad regresar. Debemos haber avanzado al menos veinte mil kilómetros. Continuemos. Pequeño Gordito, si realmente no puedes soportarlo más descansemos un rato en la superficie del mar o tomamos una buena siesta.”

Zhou Weiqing dejó escapar un suspiro. ”Olvídalo. Sigamos avanzando. Nunca hubiese imaginado que casi no podría aguantarlo a pesar de no haber llegado al Continente Xuantian. Gracias a Dios que estás aquí. Si ni siquiera tuviese a alguien con quien poder hablar, probablemente no podría durar lo suficiente.”

Shangguan Bing’er sonrió cálidamente, extendiendo la mano para tomarlo del brazo y darle un mensaje amable. Su calidez contra él provocó que el humor de Zhou Weiqing mejorara de forma marcada.

El vasto mar era realmente ilimitado, y no tenían idea de cuándo terminaría todo eso. Solo ahora Zhou Weiqing entendió por qué algunas personas decían que el océano era la más poderosa de todas las fuerzas. ¡Eso era cierto! La fuerza humana, frente al poder de la naturaleza, era absolutamente minúscula.

“Pequeño Gordito, ¿por qué no volamos en los cielos por un tiempo? El Vehículo del Emperador del Mar tiene un sistema de guía automática. Incluso si vamos por el camino equivocado, nos ayudará a encontrar el camino correcto.”

Los ojos de Zhou Weiqing se iluminaron. ”¡Gran idea! Volamos incluso más rápido de lo que avanza el Vehículo del Emperador del Mar, y me sentiré mucho mejor con una brisa fresca soplando a mi lado en lugar de quedarme aquí dentro.” Inmediatamente aceptó la sugerencia de Shangguan Bing’er, enviando a la superficie el Vehículo del Emperador del Mar y luego sacando la gema octaédrica.

Una vez que se retiró la gema, la ‘tapa’ sobre la cabina se abriría automáticamente, mientras que la tenue luz azul que impregnaba el Vehículo del Emperador del Mar desaparecería.

Zhou Weiqing desató su Transformación Tigre-Dragón, mientras que Shangguan Bing’er convocaba a sus enorme Alas del Dios del Viento. Dejando el Vehículo del Emperador del Mar mientras volaban juntos hacia el cielo.

La brisa del mar soplaba contra ellos, refrescando sus sentidos de inmediato. Bañados por la luz del sol, los dos se sintieron mucho más cómodos que antes. Continuaron siguiendo el camino que el Vehículo del Emperador del Mar había estado tomando, y después de intercambiar una mirada comenzaron a acelerar, transformándose en rayos de luz que avanzaban a gran velocidad.

Zhou Weiqing era un cultivador de nueve Joyas, pero en términos de velocidad de vuelo, Shangguan Bing’er era su rival. Después de todo, las Alas del Dios del Viento se formaba a partir de cuatro piezas de Equipo Consolidado de Nivel Dios. En términos de velocidad de vuelo, probablemente no haya equipo que pueda superarlos.

Aunque el Vehículo del Emperador del Mar era extremadamente rápido, simplemente no se podía navegar a través del mar tan rápido como se podía volar por el aire. Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er se movieron a través de los cielos como un par de borrones, las olas del mar desaparecían rápidamente detrás de ellos mientras avanzaban.

Zhou Weiqing tenía una visión increíble, pero todo lo que pudo ver en el horizonte era el mar y el cielo. El Continente Xuantian permanecía muy lejos, pero el cambio en el modo de viaje los hizo sentir al menos un poco mejor.

En este punto, estaban en lo profundo del océano. Las olas eran de un azul profundo, y ninguna otra criatura viviente podía verse en ninguna parte. Ni siquiera había pájaros volando en el cielo azul, que se extendía hasta el infinito. Debajo de ellos estaban las olas sin fin. Esa sensación de ser como una brizna de hierba desarraigada que flotaba en el medio de la nada era incómoda, pero no tenían otra opción. Todo lo que podían hacer era avanzar en línea recta.

Mientras continuaban volando hacia adelante, de repente apareció un color diferente en forma de luz tenue. Zhou Weiqing se sobresaltó cuando lo vio. Rápidamente llamó a Shangguan Bing’er, y los dos inmediatamente disminuyeron la velocidad.

Miraron cuidadosamente, solo para descubrir que un arco iris había aparecido en los cielos distantes. Ese deslumbrante arco iris de siete colores llamó inmediatamente su atención.

”¡Un arcoíris! Voy a echar un vistazo.” Dijo Zhou Weiqing alegremente. Este mes de completa soledad y repetición finalmente se había roto por algo nuevo, lo que hacía que ambos se sintieran felices. Necesitaban desesperadamente algo nuevo para romper la monotonía y mejorar su estado de ánimo. Aceleraron y pronto lograron alcanzar la fuente del arco iris.

Había un enorme geiser marino aquí, lanzando enormes cantidades de agua desde la superficie del mar que luego volvía a caer. Eso era lo que estaba generando el arcoíris. Lo que era aún más emocionante era el hecho de que no muy lejos del geiser había un gran barco.

Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er habían visto algunas naves cuando se encontraban en las aguas costeras del Imperio Mi Ou, pero eran absolutamente mínimas en comparación con la gran nave que los precedía. Más importante aún, ¡un barco significaba personas! No pudieron evitar sentirse emocionados ante la perspectiva de ver a otros humanos.

Sin embargo, ese barco parecía estar en problemas. Rayos de luz se disparaban desde los lados de la nave y estallaban en los mares, mientras que el geiser que salía del mar parecía apuntar a la nave.

El barco estaba protegido por múltiples capas de barreras brillantes, por lo que era imposible que el poderoso geiser marino lo dañase. Sin embargo, el barco también era claramente inestable, y se balanceaba pesadamente en la superficie del mar mientras parecía estar listo para volcarse en cualquier momento.

“Han encontrado una Bestia Celestial.” Dijo Zhou Weiqing.

Shangguan Bing’er respondió: “Entonces, ¿qué deberíamos hacer?”

Zhou Weiqing se rió entre dientes. ”Salvarlos, por supuesto. Bing’er, somos casi libres. Para nosotros ver un barco aquí significa que el Continente Xuantian no puede estar muy lejos.”

En verdad, ambos habían subestimado lo rápido que se movía el Vehículo del Emperador del Mar. El vehículo era un artefacto absolutamente divino cuando se trataba de cruzar los mares, y se movía mucho más rápido de lo que cualquier nave ordinaria podría hacerlo. Aunque solo habían estado viajando durante un mes, habían viajado más de treinta mil kilómetros a través del océano. Como había dicho Zhou Weiqing, ahora estaban muy cerca del Continente Xuantian.

Si no tuviesen la ayuda del Vehículo del Emperador del Mar, probablemente no habrían llegado tan lejos, incluso si les hubieran dado el doble de tiempo. El sistema de navegación automática del vehículo garantizaba que no se perdieran, después de todo.

Justo en ese momento, una enorme ola apareció de repente en los mares frente a ellos. Una densa aura de luz azul surgió del área alrededor del geiser gigante, solidificándose lentamente en el aire y luego disparando hacia el buque de guerra. Cuando eso sucedió, una enorme cabeza lentamente comenzó a elevarse desde debajo de las olas.

Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er estaban en el aire y veían todo claramente. Cuando vieron esa enorme bestia celestial oceánica, no pudieron evitar respirar profundamente.

Esta Bestia Celestial era simplemente aterradora en tamaño. Solo su cabeza tenía más de cincuenta metros de diámetro, y parecía una tortuga titánica. Después de que apareció su cabeza, la enorme concha en su espalda también rompió la superficie del mar, haciendo que pareciera una isla pequeña.

Ese grueso pilar de agua venía de la boca de la tortuga gigante. Claramente, la tortuga se sentía bastante impaciente. La luz azul profunda se estrelló repetidamente contra las barreras que protegían la nave, haciendo que parpadeasen peligrosamente. Estaban empezando a dañarse.

Eso tenía que ser una Bestia Celestial que estaba al menos en la Etapa Rey celestial de alto nivel. Zhou Weiqing tenía una gran experiencia en combate. Aunque nunca había luchado contra una Bestia Celestial oceánica, era capaz de ver su poder solo por su aura y lo fuerte que era.

”Pequeño Gordito ¿debemos ayudarlos?”

Zhou Weiqing asintió. ”Vamos a echarles una mano. Sin embargo, no podemos volar hacia ellos. Como dice el refrán, cuando te encuentras con extraños, solo cuéntales el 30% de la historia. Todavía tenemos que ser precavidos. Lo mejor es mantener algunas cosas ocultas. Vamos, vamos debajo del mar” Mientras hablaba, lanzó el Vehículo del Emperador del Mar y se subió junto a Shangguan Bing’er. Puso el cristal octaédrico, haciendo que el vehículo se hundiese en el mar y la tapa se cerrara sobre ellos.

Después de pasar más de un mes al mando del Vehículo del Emperador del Mar, Zhou Weiqing ahora podía controlarlo como si fuese parte de su propio cuerpo. Envió el Vehículo del Emperador del Mar a toda velocidad hacia la fuente del problema.

La tortuga gigante se detuvo repentinamente, tal vez porque era capaz de sentir el aura que emanaba del Vehículo del Emperador del Mar. Luego sumergió por completo su cuerpo gigante debajo de las olas mientras volteaba a mirar hacia la dirección de Zhou Weiqing.

Una fría sonrisa apareció en la esquina de los labios de Zhou Weiqing. El Vehículo del Emperador del Mar no era una mera herramienta de transporte. También tenía un tremendo poder de combate. Los treinta y seis Puntos de Acupuntura de la Muerte en su cuerpo comenzaron a activarse, enviando una gran cantidad de Energía Santa desde sus manos hacia el Vehículo del Emperador del Mar.

Instantáneamente, el tenue resplandor azul que rodeaba al Vehículo del Emperador del Mar se transformó en una suave luz plateada. Esa luz plateada era capaz de iluminar una gran cantidad de mar a su alrededor… y momentos después, un rayo de luz plateada surgió desde los mares y se disparó directo hacia la tortuga marina.

La tortuga marina también era uno de los señores de los mares. El hecho de haber alcanzado un tamaño tan enorme significaba que ya se había convertido en una Bestia Celestial de la Etapa Rey Celestial. Sin embargo, en términos de poder o pureza de línea de sangre, ni siquiera estaba cerca de ser un partido para un Dragón Marino del Terror.

Esa es la razón por la que se detuvo al instante cuando sintió el aura del Dragón Marino del Terror e inmediatamente se zambulló en los mares. Sin embargo, cuando vio el Vehículo del Emperador del Mar, no pudo evitar sentirse confundido. Los Dragones Marinos del Terror eran terriblemente grandes, incluso más grandes que la propia tortuga, pero mientras el Vehículo del Emperador del Mar era muy pequeño. Justo cuando estaba desconcertado, Zhou Weiqing lanzó un ataque contra él.

La Energía Santa se multiplicó la potencia del Vehículo del Emperador del Mar, liberando un nivel de poder que era diez veces mayor de lo normal. Desafortunadamente, el Vehículo del Emperador del Mar solo se podía usar en el mar. De lo contrario, si Zhou Weiqing fuese capaz de activarlo en tierra, probablemente podría desafiar a las potencias Emperador Celestial.

El enorme rayo plateado estalló contra el enorme cuerpo de la tortuga marina sin aviso. Instantáneamente, se escuchó una explosión amortiguada, y el enorme cuerpo de la tortuga marina fue lanzado hacia atrás a través del agua. ¡La enorme cantidad de agua generada por su gigantesco cuerpo volteando hacia atrás en realidad creó un remolino submarino! El aterrador remolino de este estallido se extendió hacia afuera, causando que incluso el barco sobre ellos girara continuamente en círculos. Afortunadamente, ese barco era grande y estable y, por lo tanto, no fue destruido por el poderoso remolino.

Esa explosión de Energía Santa era increíblemente poderosa. La tortuga gigante había estado viva por muchos años, y no era tonta. Podía sentir que estaba en peligro, por lo que no dudó en lo absoluto, huyendo de inmediato y sumergiéndose más profundamente en el mar.

Si no hubiese sido porque la nave los estaba esperando arriba, Zhou Weiqing probablemente habría perseguido a la tortuga. Con el Vehículo del Emperador del Mar de su parte, era virtualmente invencible en el océano. ¡Muy bien podría haber aprovechado esta oportunidad para devorar la Energía Celestial de la tortuga gigante! Sin embargo, no era allí donde su atención estaba centrada en este momento. La posibilidad de conocer a otros humanos y escapar del infierno de la soledad era claramente mucho más atractiva para él y para Shangguan Bing’er. Simplemente observó mientras la tortuga huía, luego murmuró unas palabras a Shangguan Bing’er antes de abrir el Vehículo del Emperador del Mar.

Los dos se elevaron del Vehículo del Emperador del Mar, guardaron sus tesoros y luego comenzaron a flotar hacia la superficie del mar.

 

Descarga:
<