HJC – Capítulo 236-1

Modo Noche

Capítulo 236-1 – La Perla (1)

Cuando el gran barco en la superficie comenzó a dar vueltas debido al poder del remolino debajo de él, las personas a bordo del barco se sintieron atrapadas por la desesperación. Aunque su nave no carecía de potencias, se encontraban en las profundidades del océano. Estarían condenados si una poderosa Bestia Celestial causara que su nave se hundiera. Incluso las potencias de la Etapa Rey Celestial no podrían confiar en sí mismas para volar todo el camino de regreso a la tierra.

Sin embargo, después de que la nave girase sobre sí misma durante un período de tiempo, en realidad comenzó a enderezarse una vez más. La tortuga gigante en realidad no lanzó un ataque. ¿Qué acaba de pasar? ¿La gran criatura había elegido renunciar a atacarlos? Justo cuando todos se sentían perplejos, de repente escucharon a personas llorando por ayuda.

A un lado del barco había un anciano vestido de gris que parecía tener setenta u ochenta años. Él había sido el que controlaba y mantenía la barrera que protegía la nave. Si no hubiese sido por él, la nave habría sido destruida hace mucho tiempo. A su lado había más de diez Maestros de Joyas Celestiales. Cuando oyeron los gritos de ayuda, el anciano vestido de gris agitó su mano y dijo: “Ve a echar un vistazo.”

Varias personas corrieron de inmediato hacia un lado del bote y miraron hacia las aguas del océano. Eran vagamente capaces de distinguir dos figuras luchando y que parecían estar a punto de ahogarse.

”Gran Maestro Guyu, hay dos personas en el mar. Parece que no pueden aguantar mucho más.” Dijo un marinero apresuradamente.

El anciano de túnica gris llamado Gran Maestro Guyu frunció el ceño. ”¿Dos personas? ¿Cómo podría haber humanos tan profundamente en el mar? Sálvalos primero, supongo. Mientras hablaba, condujo a sus Maestros de Joyas Celestiales al costado del bote y también miró hacia abajo. Había estado preocupado de que pudiesen haberse enfrentado a enemigos en el océano, pero cuando vio a Zhou Weiqing y a Shangguan Bing’er, la expresión de preocupación desapareció de su rostro.

Esto era porque pudo ver de inmediato cuán jóvenes eran los dos. El poder de un Maestro de Joyas Celestiales estaba estrechamente relacionado con su edad. Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er parecían tener menos de veinte años de edad. Incluso si realmente fuesen Maestros de Joyas Celestiales, ¿qué tan fuertes podrían ser? El anciano inmediatamente agitó su mano, haciendo que alguien tirara una cuerda para salvar a Zhou Weiqing y a Shangguan Bing’er.

Después de que los dos subieron y llegaron a la cubierta, no pudieron evitar balancearse y casi caerse. La gente de la nave pudo ver que parecían extremadamente débiles. ¡Los dos habían usado Energía Celestial para hacer que sus caras parecieran cenicientas, pero en verdad lo único que sentían era emoción! A pesar de que todavía estaban en el océano, la sensación de estar sobre algo sólido era absolutamente maravillosa.

Zhou Weiqing se sentó sobre su trasero y dijo con voz sincera: “Finalmente hemos sido rescatados. Gracias. Gracias a todos.”

El anciano vestido de gris los miró a los dos, perplejo. “Mis jóvenes amigos, ¿de dónde son? ¿Por qué están tan profundo en el océano?”

Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er ya habían establecido una historia. No vaciló en lo absoluto, sonriendo amargamente mientras decía: “Mi humilde esposa y yo habíamos salido a cazar bestias oceánicas, pero nuestro barco se encontró accidentalmente con un Dragón Marino del Terror. A pesar de que fuimos simplemente golpeados por su paso, nuestro barco fue completamente destruido. Mi humilde esposa y yo hemos estado a la deriva en el mar desde entonces. Afortunadamente, ambos somos Maestros de Joyas Celestiales y tenemos cuerpos mucho más fuertes que las personas comunes. De lo contrario, probablemente no habríamos sobrevivido durante todo el tiempo que lo hicimos. Gracias a todos por salvar nuestras vidas.”

Los ojos del anciano vestido de gris parpadearon. “¿También eres un Maestro de Joyas Celestiales?” Era la única persona que parecía tranquila e imperturbable. Las caras de todos los demás se volvieron completamente pálidas mientras escuchaban a Zhou Weiqing pronunciar las palabras ‘Dragón Marino del Terror’. Debe recordarse que esas criaturas eran como dioses en este vasto océano. Ver a uno era lo mismo que encontrarse con un dios de la muerte.

Zhou Weiqing asintió. ”¡Correcto! Mi humilde esposa y yo somos Maestros de Joyas Celestiales, pero hemos agotado una gran cantidad de nuestra Energía Celestial. No hay forma de que podamos demostrártelo ahora mismo. Me gustaría pedirle que nos lleve de vuelta al continente. Definitivamente le devolveremos ese favor.”

Mientras hablaba, Zhou Weiqing observó a los que le rodeaban. El anciano vestido de gris tenía una cara de aspecto ordinario, pero sus ojos brillaban con inteligencia. Su Energía Celestial estaba reservada, pero definitivamente era una potencia Rey Celestial. No se cuestionó por qué esas personas se atrevían a adentrarse en el mar. ¡Era porque tenían una potencia como él que los protegía!

Pero, por supuesto, esa fue solo una conclusión preliminar basada en la apariencia del hombre. Mientras los inspeccionaba, lo estaban inspeccionando también. La mirada sincera de gratitud en sus ojos hizo que disminuyera su cautela hacia él.

Zhou Weiqing no estaba haciendo un show al respecto. ¡Estaba sinceramente emocionado de conocer a esta gente! Solo tener a otras personas con las que podía hablar era algo maravilloso. Había pasado un largo período de tiempo con Bing’er en el océano. Ahora que tenía otros humanos frente a él, estaba tan feliz que casi se ponía a  llorar. ¡Y debe recordarse que tenía un espíritu muy flexible! Alguien más podría haberse roto después de solo diez días.

El anciano vestido de gris caminó lentamente hacia Zhou Weiqing, luego extendió la mano arrugada. Zhou Weiqing se sorprendió brevemente, pero rápidamente entendió lo que el anciano quería. Extendió su mano también, permitiendo que el hombre vestido de gris sintiera su pulso.

Una poderosa oleada de Energía Celestial instantáneamente surgió de la mano del anciano de túnica gris en el cuerpo de Zhou Weiqing, haciendo que temblara un poco. La mirada de agradecimiento en su rostro se hizo aún más sincera.

Zhou Weiqing estaba protegido por su Energía Santa y el anillo que Tang Xian le había dado hace tantos años. Para él disfrazar su verdadero poder era la simplicidad misma. Ni siquiera los Emperadores Celestiales podrían penetrar su disfraz y descubrir su verdadero poder sin luchar contra él, sin mencionar a los Reyes Celestiales.

Una mirada de sorpresa apareció en la cara del anciano de túnica gris después de su rápida inspección. “¡Niño, no eres malo en lo absoluto! Eres muy joven pero ya has alcanzado el nivel de cinco Joyas. ¡Tú potencial futuro no tiene límites! Para que no encontremos aquí es una forma de destino. Como te hemos salvado, quédate con nosotros por ahora. ¡Ven! Alguien dele a estos dos un cuarto propio, luego denles algo de comida. Hablaremos después de que se instalen.”

”Entendido.” Un marinero inmediatamente se acercó, ayudándoles a ponerse de pie. Shangguang Bing’er y Zhou Weiqing se apoyaron el uno sobre el otro, tropezando ligeramente mientras entraban en la cabina.

Cuando finalmente desaparecieron, el hombre de mediana edad junto al anciano llamado Guyu susurró: “Gran maestro, ¿no te parecen sospechosos?”

Guyu negó con la cabeza. “Ese joven entrena de una manera muy justa y ortodoxa, y él no es débil. Además, incluso si nuestros enemigos quisieran enviar a alguien detrás de mí, no hay forma de que se arriesguen en las profundidades de los océanos para hacerlo. Debería ser una coincidencia. Un nivel de cultivo de cinco Joyas… incluso si vienen con malas intenciones, no podrán causarme problemas. Tuvimos mala suerte en este viaje. No puedo creer que en realidad nos encontrásemos con una bestia tan terrorífica como la tortuga Demonio Xuanwu. Aún así, ya nos hemos beneficiado lo suficiente en este viaje. Ordena al capitán que regrese.”

”Sí, Gran Maestro.”

Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er naturalmente no tenían idea de lo que esa gente estaba haciendo aquí. Una vez que ingresaron a la cabina simple a la que fueron asignados, no pudieron evitar soltar gritos de celebración y abrazarse con fuerza.

Sin dudas, ahora estaban muy cerca del Continente Xuantian. ¡Incluso se habían encontrado con otros humanos! La soledad que habían sentido no era más que un recuerdo lejano. Dado lo bien que podían ocultar su poder, Zhou Weiqing estaba seguro de que esta gente no le prestaría demasiada atención. Mientras se portasen de una manera honesta y obediente, no sospecharían demasiado. Viajar en este barco de regreso al Continente Xuantian era mucho más cómodo para ellos que viajar solos. Además… incluso si las personas en esta nave tenían intenciones malvadas, ninguno tenía miedo.

Poco después, alguien vino a entregarles comida. ¡En realidad era un plato humeante de sopa de pescado! Zhou Weiqing instantáneamente se sintió aún más dispuesto hacia las personas en este barco. Cuando fingió estar en una situación peligrosa, se habían apiadado de él y lo habían ‘salvado’.

Los dos yacían allí en la cama, tomando un largo descanso. Aunque la cabaña era bastante tosca, se sintieron abrumados por el deleite cuando vieron los muebles de madera tosca. ¡Esa alegría venía de lo más profundo de su alma! A menudo, solo entendemos lo valioso que es algo una vez que lo perdemos.

Los cielos se oscurecieron lentamente. Justo cuando los dos estaban a punto de quedarse dormidos, alguien comenzó a golpear la puerta de su cuarto.

Zhou Weiqing se sentó y abrió la puerta, solo para ver a un joven que había visto antes durante el día parado afuera. El joven dijo: “Ven y sígueme. El Gran Maestro Guyu desea verte.”

 

Descarga: