HJC – Capítulo 236-3

Modo Noche

Capítulo 236-3 – La Perla (3)

El Continente Xuantian era realmente pequeño en comparación con el Continente Sin Límites. Era de aproximadamente la mitad del tamaño del Imperio Fei Li y era mucho más pequeño que el Imperio Zhongtian. Por lo tanto, tenía que depender mucho más del mar para obtener recursos de lo que lo hacía el Continente Sin Límites, así que cuando se trataba de buques de alta mar, estaban muy lejos de ellos.

¿En cuánto a Maestros de Joyas Celestiales? El Continente Xuantian tenía muchas sectas, pero eran diferentes de las Grandes Tierras Santas del Continente Sin Límites. El Palacio Xuantian estaba solo en el Continente Xuantian, y era la piedra angular de la unificación del continente Xuantian hace 1.300 años. No había otras naciones en este continente, mientras que las sectas más pequeñas de Maestros de Joyas Celestiales existían bajo las gracias del Palacio Xuantian.

Entonces el Continente Xuantiano era muy simple. El Imperio Xuantian y el Palacio Xuantian tomaron el centro del escenario, y no hubo demasiadas disputas. El Palacio Xuantian floreció durante un tiempo, pero sin competencia ni enemigos externos, el Imperio Xuantian se volvió complaciente.

Por supuesto, Zhou Weiqing no estaba realmente interesado en nada de eso. La información más útil que obtuvo fue sobre cómo unirse al Palacio Xuantian.

El Palacio de Xuantian era insuperable en el Continente Xuantian. Solo había dos formas de unirse. La primera forma era ser seleccionado por el Palacio antes de la edad de diez años. Una vez seleccionado, podías unirte directamente al Palacio, momento en el que debe someterse a más pruebas para evaluar su don para cultivar y el estado de su Despertar de Joyas Personales. Solo a los jóvenes más destacados se les daba la oportunidad de ingresar al Palacio Interior del Palacio Xuantian.

Había otra manera de unirse al Palacio Xuantian, pero era diferente de las Grandes Tierras Santas del Continente Sin Límites. El Palacio reclutaba a cultivadores independientes, posiblemente porque no estaba preocupado por ser infiltrado por enemigos ya que era la única Gran Tierra en el Continente Xuantian. Naturalmente, solo aceptaban los cultivadores más sobresalientes.

Cada año, el Palacio Xuantian celebraba sus Pruebas anuales.

Los Pruebas de Xuantian se llevaron a cabo por primera vez en cada ciudad importante del Imperio Xuantian. Los tres mejores cultivadores independientes en cada ciudad importante podían participar en la final celebrada en la capital, la Ciudad Celestial. No había un número determinado de cultivadores independientes que serían admitidos en el Palacio Xuantian cada año; todo estaba determinado por su fuerza y ​​potencial.

El primer requisito al que se sometían las nuevas admisiones era el requisito de edad. En términos generales, solo los cultivadores independientes menores de treinta años eran aceptados en el Palacio Xuantian. Podrían acumular puntos de mérito para adquirir técnicas del Palacio Xuantian. Si apareciera alguien con un potencial excepcional que lograse pasar los diversos Pruebas del Palacio  Xuantian, también tendrían la oportunidad de unirse al Palacio Interior.

Pero, por supuesto, la restricción de edad no se aplicaba a las potencias superiores a la Etapa Rey Celestial. Todos los que estaban en o por encima de la Etapa Rey Celestial que deseaban unirse al Palacio Xuantian tendrían que someterse a un conjunto diferente de pruebas. En cuanto a lo que implicaban, Zhou Weiqing no era capaz de descubrirlo a bordo de este buque.

Sin lugar a dudas, las edades de Shangguan Bing’er y Zhou Weiqing significaban que solo podían intentar el ‘segundo’ método. Para los Maestros de Joyas Celestiales del Continente Xuantian, el poder unirse al Palacio Xuantian no solo era un gran honor, también era enormemente beneficioso. Los discípulos del Palacio Interior del Palacio Xuantian podrían recibir los materiales necesarios para la Consolidación y el Almacenamiento Habilidades sin ninguna condición adjunta. Incluso los discípulos del Palacio Exterior recibían innumerables beneficios.

En el Continente Xuantian, todos los Palacios de Almacenamiento de Habilidades pertenecían al Palacio Xuantian. ¡Uno podría imaginarse cuán increíblemente masivo y poderoso era el Palacio Xuantian! Incluso la selección de cada Emperador del Imperio Xuantian tenía que ser aprobada por el Palacio Xuantian.

El objetivo de Zhou Weiqing era la gema de teletransportación espacial. Después de aprender esa información sobre el Palacio Xuantian, se dio cuenta de que esto significaba que él y Bing’er se convertirían en enemigos de todo el Continente Xuantian. La dificultad de adquirir la Gema de teletransportación espacial era mucho mayor de lo que esperaba.

Sin embargo, Zhou Weiqing ya había pensado en una solución. No importa qué, tenía que unirse primero al Palacio Xuantian para estar cerca de su objetivo. Solo al ingresar al Palacio tendría mayores posibilidades de éxito. De lo contrario, probablemente ni siquiera sería capaz de averiguar dónde estaba ubicada la gema de teletransportación espacial.

El resto de su viaje transcurrió sin incidentes, y el barco no encontró ninguna dificultad en lo absoluto. ¡Tenía un Experto Rey Celestial protegiéndolo después de todo! Mientras no atrayesen a otra bestia del mar aterradora como la tortuga gigante, no estarían en peligro real.

Zhou Weiqing era una persona afable, mientras que Shangguan Bing’er era deslumbrantemente hermosa. Fueron recibidos rápidamente en las filas de los Maestros de Joyas Celestiales, que eran muy honrados aquí. Los marineros ordinarios no se atrevían a mostrar ninguna descortesía en lo absoluto.

Este gran barco era nombrado ‘La Perla’, y era propiedad del gran maestro Guyu. El Gran Maestro Guyu no era miembro del Palacio Xuantian; él era uno de los muy pocos líderes de clanes en el Continente Xuantian que gobernaba un poderoso clan y aún no era parte del Palacio Xuantian.

Pero, por supuesto, todos los Maestros de Joyas Celestiales tenían que subordinarse al Palacio Xuantian. Si no lo hacía, su destino sería la erradicación. Este particular viaje oceánico había sido muy rentable. Su objetivo era recoger algunos regalos valiosos que podrían enviar al Palacio Xuantian, a fin de mejorar las posibilidades de que los niños de su clan reciban la entrada al Palacio Interior.

En el Continente Xuantian, los diversos clanes no intentaban competir en riqueza o poder de combate. En vez de eso, competían por cuán bien ubicados estaban sus miembros en el Palacio Xuantian. Ese extraño fenómeno era algo que no existía en el Continente Sin Límites.

El Gran Maestro Guyu había estado planeando aceptar a Zhou Weiqing y a su esposa en su propio clan, pero después de enterarse de la ‘Técnica de la Deidad Inmortal’ en la que Zhou Weiqing entrenaba, abandonó esa idea. Ningún clan estaría dispuesto a aceptar y poner recursos para entrenar a alguien que podría morir en cualquier momento debido a su propia técnica de cultivo.

Por lo tanto, cuando Zhou Weiqing buscó al Gran Maestro Guyu y le pidió que proporcionara una carta para él y su esposa en apoyo de su participación en los Pruebas de Xuantian, Guyu estuvo de acuerdo inmediatamente.

Zhou Weiqing actuó maravillosamente a bordo de ese barco. Cada vez que se encontraba con bestias marinas de rango medio, luchaba de inmediato con todo su poder para ayudar a los Maestros de Joyas Celestiales del barco a defenderse. Él nunca pidió la compensación más mínima. Cada vez, él diría que eso era por el simple hecho de pagarles por haberlo salvado. Su comportamiento era perfectamente correcto, y no dio excusa para que nadie sospechara de nada. Como resultado, Guyu estaba feliz de hacerle ese favor. La ‘Técnica de la Deidad Inmortal’ de Zhou Weiqing no estaba necesariamente destinada al  fracaso, después de todo. Si realmente lograra dominarla, se convertiría en una figura extraordinariamente poderosa.

Guyu no tenía idea, por supuesto, de que en el Continente Sin Límites, que era mucho más grande que el continente Xuantian, Zhou Weiqing había sido visto desde hacía mucho tiempo como un monstruo absoluto de la naturaleza.

El barco pasó un mes completo en el viaje de regreso. Lentamente, una orilla oscura apareció en el horizonte distante. Todos habían estado en el mar por demasiado tiempo. Incluso los Maestros de Joyas Celestiales a bordo del barco no pudieron evitar lanzar gritos de júbilo cuando vieron aparecer la orilla. Poder sobrevivir en los mares inconstantes y regresar de manera segura era algo que valía la pena celebrar para cualquier marino.

Zhou Weiqing sostuvo a Shangguan Bing’er de la mano. Se pararon en la cubierta del barco, mirando a lo lejos. En este momento, sus corazones se llenaron de un heroísmo sin límites mientras celebraban silenciosamente. ¡Continente Xuantian! Lo logramos

Una hora más tarde, La Perla se deslizó lentamente en el muelle. En el momento en que el barco se detuvo, el muelle ya se había llenado de incontables saludados ruidosos.

“Volver de nuevo con vida es una sensación maravillosa.” La voz de Guyu sonó desde atrás. Zhou Weiqing se volteó para mirar, solo para ver a la potencia del Rey Celestial caminar hacia él.

Durante el curso de sus interacciones, Zhou Weiqing había llegado a tener una buena impresión de Guyu. Guyu era un senior muy reservado, pero su personalidad era extremadamente amable. Era un poderoso líder de la Etapa Rey Celestial que no tenía ninguna posibilidad de abrirse paso para convertirse en un Emperador Celestial, pero en el Continente Xuantian todavía era una verdadera potencia de su generación.

“Gran maestro, ¿cómo podría alguien tan poderoso como usted temer al mar?” Dijo Zhou Weiqing con una sonrisa.

Guyu dejó escapar una risa sobresaltada. “¿Cómo podría no temerle? No quiero ser irrespetuoso, pero incluso el actual Maestro del Palacio Xuantian sería cauteloso cuando viajase en el mar.”

Zhou Weiqing preguntó con curiosidad: “¿Los miembros del Palacio Xuantian también viajan a los mares?”

Guyu asintió. ”Por supuesto. El mar en sí es una bóveda sin fondo de tesoros. Escuché que hace mucho tiempo, cuando se formó el Palacio Xuantian, en realidad se las arregló para matar a un Dragón Marino del Terror que de alguna manera había sufrido una fuerte lesión en otro lugar. ¡Hicieron una fortuna absoluta robando su cadáver! Fue eso lo que los llevó a convertirse en el preeminente Palacio Xuantian, que luego se expandió a lo largo de muchos años hasta alcanzar su altura actual.”

Zhou Weiqing sonrió. “Gran maestro, me temo que vamos a tener que despedirnos.”

Guyu asintió. ”Mantente a salvo. Si las cosas no funcionan en los Pruebas de Xuantian, te daremos la bienvenida aquí dentro de nuestro clan.”

“Gracias, Gran Maestro.” Zhou Weiqing se inclinó de nuevo antes de sacar a Shangguan Bing’er del barco.

Los dos discípulos de Guyu estaban detrás de él. Uno de ellos dijo: ”Maestro, sigo teniendo la sensación de que este tipo de Zhou Weiqing es un poco extraño. A él no parece importarle nada en lo absoluto.”

Guyu sonrió, asintiendo con satisfacción. “Si pudiste notar eso, has mejorado bastante. ¡Incluso yo no puedo ver a través de ese joven, por no hablar de ti! Sus antecedentes no son tan simples como dijo. Sin embargo, en lo que a nosotros respecta, un amigo extra siempre es mejor que un enemigo extra.”

Zhou Weiqing no tenía forma de saber cuál era la evaluación de Guyu sobre él. Él solo guió a Shangguan Bing’er fuera del bote, luego se abrió paso entre la muchedumbre en los muelles.

Cada vez que un gran barco de gran tamaño, como La Perla, regresaba sano y salvo de un viaje, venía cargado de botines. Las innumerables personas que esperaban en los muelles eran casi todos mercaderes que querían probar y comprar algunos artículos preciosos del barco, y luego revenderlo a un precio más alto.

Después de pasar apresuradamente por los terrenos, Zhou Weiqing condujo a Shangguan Bing’er a esa ciudad costera. La sensación de tierra firme era absolutamente maravillosa. Una vez más fueron capaces de sentir la energía rica y profunda del Atributo Tierra que palpitaba a través del suelo debajo de ellos, y se sentía como si hubiesen sido años desde la última vez que lo hicieron.

“Realmente quiero descartar todo y quedarme aquí en el Continente Xuantian. Nadie nos reconoce aquí, y no tengo que preocuparme por todos esos asuntos problemáticos.” Dijo Zhou Weiqing.

Shangguan Bing’er lo miró, con una sonrisa no muy bonita alrededor de sus labios. “¿Podrías soportarlo?”

Descarga: