HJC – Capítulo 261-3

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Maestro Infernal Marcos!

Capítulo 261-3 – Posesión del Dios Demonio, ¿Hiriendo a Tianyue? (3)

Cuando Zhou Weiqing usó la Posesión del Dios Demonio en el enfrentamiento contra Shangguan Tianyue, el primer ataque fue real, pero el segundo era realmente falso. En pocas palabras, el primer golpe había estado usando el martillo de la ‘cara llorosa’, mientras que el segundo era con el martillo de la ‘cara sonriente’. En cuanto a la razón por la cual Shangguan Tianyue se veía tan gravemente herido, naturalmente, la mayoría eran auto-infligidas.

Anteriormente, Shangguan Tianyue ya había informado a Zhou Weiqing que podía manejar la gravedad de sus propias heridas.

La razón por la cual Zhou Weiqing había luchando con todo en la pelea contra Shangguan Tianyue fue doble. En primer lugar, temía que Shangguan Tianyang viese a través de su acto si se reprimía demasiado. En segundo lugar, también quería poner a prueba su fuerza, para ver qué tan lejos había llegado. Con un Emperador Celestial dispuesto a luchar contra él sin malicia, esa era naturalmente una buena oportunidad.

Los hechos habían demostrado una vez más que el jengibre viejo siempre es el más picante. A pesar del realismo de su lucha, debido a las acciones de Shangguan Tianyue al final, Shangguan Tianyang todavía había logrado ver a través de su acto. Afortunadamente, él no los detuvo y se marcharon.

Anteriormente, cuando estaba viendo la revelación y el discurso emocional de Shangguan Tianyue a Tang Xian, Zhou Weiqing casi se rió a carcajadas. ¿Quién dijo que mi actuación era muy genial? En comparación con mi suegro, ¡todavía tengo mucho que aprender!

Shangguan Bing’er miró a Zhou Weiqing con la boca abierta mientras explicaba la situación, y no pudo evitar mostrar una extraña expresión mientras las emociones conflictivas surgían a través de ella.

Zhou Weiqing sonrió y dijo: “Je, no tendrán tiempo de preocuparse por ti ahora, así que vámonos rápidamente. De lo contrario, si la suegra viene a buscarme, ¡no podré hacer nada! Por el bien de la felicidad de tu padre, esta vez he tomado el lado malo. En el futuro, todavía no sé cómo explicarle las cosas…”

Los hermosos ojos de Shangguan Bing’er se abrieron de par en par. “Eres un tipo terrible, en verdad te uniste a mi padre para mentirle a mi madre. ¡Ustedes dos son muy malos!”

Zhou Weiqing suspiró y dijo con rectitud. “¿Cómo puede eso ser considerado una mentira real? Esa es una mentira amable y blanca… ¿Realmente quieres verlos en el estado de ‘guerra fría’ para siempre? ¿No puedes ver cuánto estaba sufriendo tu padre? ¿No es está mucho mejor ahora, una vez que la barrera entre ellos se abrió, y quién sabe qué lluvia y fuego caerán? Nunca se sabe… ¡incluso podrías ganar un hermanito o una hermanita pronto!”

Shangguan Bing’er se sonrojó mientras dijo: “Eres un bribón, deja de especular sobre los asuntos de mis padres.” Aunque dijo esas palabras, suspiró aliviada por dentro.

El mayor temor de una niña era que su esposo no tuviese una relación armoniosa con su familia, lo que parecía ser el caso hoy en día cuando Zhou Weiqing hirió a Shangguan Tianyue tan gravemente. En ese instante, Shangguan Bing’er estaba en una pérdida total. Ahora, descubrió que todo era un espectáculo y que podía tranquilizarse.

Por supuesto, ahora que ya no tenía que preocuparse por sus padres, su mente no podía evitar vagar. Aunque no lo expresó, estaba realmente sorprendida. ¿Pequeño Gordito ya ha alcanzado ese nivel de poder?

Los dos se abrieron camino a toda velocidad. En el camino, Zhou Weiqing apenas descansó, e incluso sus comidas se comieron en pleno vuelo.

Shangguan Bing’er no mencionó la cuestión del descanso. Aunque Zhou Weiqing siempre sonreía y estaba alegre, la preocupación en sus ojos era clara para ella. En tal situación, definitivamente apoyaría a su hombre con su cuerpo, corazón y alma.

Después de solo tres días de viaje, ya habían llegado al Imperio Arco Celestial. Después de detenerse para pedir instrucciones, rápidamente entendieron dónde estaba su ejército ahora.

Al igual que lo que Shangguan Tianyang había dicho, los ejércitos del Imperio Arco Celestial estaban acampados en el Bosque de Estrellas, justo a las afueras de la Ciudad Arco Celestial. Habían rodeado la Ciudad Arco Celestial en semicírculo, y parecían estar listos para lanzar un asalto total. En cuanto a los detalles sobre el poder militar de ambos bandos, no era algo que pudiese descubrirse simplemente preguntando por ahí.

Después de escuchar esa noticia, Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er se dirigieron directamente a la línea del frente.

Su velocidad de vuelo era demasiado rápida, y el Imperio Arco Celestial nunca había sido grande. En menos de un día, ya pudieron ver el campamento de los ejércitos del Imperio Arco Celestial.

Encima de la cobertura de las nubes, Zhou Weiqing no tenía miedo de ser descubierto. Como tenía un punto de vista superior desde arriba, podía estudiar el campamento fácilmente.

En solo unos minutos de estudiar el campamento, Zhou Weiqing no pudo evitar sentirse muy impresionado. Ming Yu realmente hacía honor a su título como General Divino de Fei Li. Zhou Weiqing tuvo que admitirse a sí mismo que no sería capaz de organizar sus fuerzas en esa formación.

Desde su ventajosa posición en los cielos, había al menos cien mil hombres acampados fuera del Bosque de Estrellas. También había una parte de sus fuerzas acampadas directamente en el bosque, pero no pudo determinar sus números exactos.

Todo el campamento fue creado para garantizar que pudiesen cubrirse entre sí. Había atalayas erigidas en todas las posiciones, y grupos de caballería patrullando entraban y salían de las áreas del campamento. Una vez que hubiese indicios sospechosos, todo el ejército podría movilizarse fácilmente en esa formación sin estar en un lío. Además, no importa si eran los soldados practicando simulacros o las diversas patrullas, estaba claro que eran ordenados y disciplinados.

Tenía que ser conocido. Que desde el momento en que Ming Yu se unió al Imperio Arco Celestial, ​​apenas habían transcurrido dos años. En este corto período de tiempo, había forjado a los soldados del Imperio Arco Celestial a su estado actual, y logrados habilidades de combate muy poderosas. Si Zhou Weiqing hubiera sido el que estuviese a cargo, no tenía la confianza para decir que podía duplicar ese resultado.

Actualmente, su ejército del Imperio Arco Celestial no solo tenía la fuerza para revivir su Imperio, incluso el contraataque no sería un problema en lo absoluto.

“Pequeño Gordito, bajemos.” Dijo suavemente Shangguan Bing’er.

Zhou Weiqing asintió con la cabeza, sosteniéndola por su delgada cintura. La joven pareja descendió de los cielos, pero no volaron directamente al campamento para evitar malentendidos innecesarios. Aterrizaron fuera del campamento antes de caminar en dirección al campamento.

“¿Quién es usted?” Antes de caminar cien metros, cuatro soldados salieron de ambos lados para rodearlos.

Naturalmente, Zhou Weiqing ya los había notado mucho antes. Sin embargo, si solo usaba su visión, los cuatro estaban bien ocultos y fuera de la vista.

Ahora que habían dejado sus escondites, solo entonces Zhou Weiqing se dio cuenta de que era porque habían cavado cuatro agujeros en el suelo, con mucha cobertura en la parte superior. También había hierba y paja tejidas en sus escudos, lo que les permitía permanecer ocultos en el suelo sin ser descubiertos.

Esa era su guardia escondida.

Mirando las cuatro hojas brillando con luz fría, Zhou Weiqing se rió con ganas. “Retírate, estamos del mismo lado.”

“¿El mismo lado?” Uno de los guardias, claramente el líder, miró inquisitivamente a Zhou Weiqing. Cuando movió la mirada hacia Shangguan Bing’er, se estremeció. Con un ruido sordo, se arrodilló sobre una rodilla, diciéndole respetuosamente a ella: “Saludos Maestro de Entrenamiento, este subordinado es Sun Pao. Somos exploradores del Cuarto Regimiento, de la Vigésima Séptima Compañía.”

Los otros guardias hicieron lo mismo al saludar a Shangguan Bing’er.

Zhou Weiqing se frotó la nariz con vergüenza y dijo con una sonrisa irónica: “¡Parece que este Comandante en Jefe no es tan conocido como tú, Maestro de Entrenamiento!”

Shangguan Bing’er soltó una risita y dijo: “¿Quién te pidió que fueses tan vago y que no revelaras tu cara en público con más frecuencia? Eso también demuestra que mis hermanas están trabajando muy duro en tu nombre.”

Zhou Weiqing sonrió con deleite y dijo: “De acuerdo, todos ponganse de pie. Para evitar malentendidos, dos de ustedes nos guían al campamento para ver a Ming Yu.”

Anteriormente, Zhou Weiqing no había bajado la voz cuando hablaba con Shangguan Bing’er, y los guardias lo habían escuchado naturalmente. ¿Comandante en Jefe? ¿Qué significaba eso? Estaban todos confundidos. Habían visto a Shangguan Bing’er desde la distancia, y sabían que la fama y la reputación de su Maestro de Entrenamientos en todo el campamento solo rivalizaban con el comandante Ming Yu. Entonces… ¿quién era ese joven junto a ella?

Al ver las miradas vacilantes de los cuatro guardias, Zhou Weiqing dijo impotente: “No importa, lo haré yo mismo.” Estaba bastante impaciente por conocer la situación actual y no deseaba perder más tiempo.

Mientras hablaba, Zhou Weiqing levantó su mano derecha y la golpeó en el aire. Al instante, el aire comenzó a retumbar agitadamente. Un enorme dragón formado a partir de un relámpago se unió al aire, elevándose en los cielos mientras los cuatro guardias miraban con ojos saltones… Una fuerte caída de relámpagos acompañó las fuertes reverberaciones de energía, extendiéndose por todas partes.

El dragón relampagueante giró en el aire antes de emitir una serie de truenos y relámpagos. Por fin, lentamente se desvaneció.

Antes de que el penetrante resplandor del relámpago se hubiese desvanecido, el campamento principal del ejército Arco Celestial ya había respondido. Un centenar de figuras se elevaron en los cielos desde el campamento principal, corriendo hacia la zona de la perturbación a toda velocidad.

A pesar de que todavía estaban a una distancia considerable, ¡Zhou Weiqing ya podía ver que estos cien hombres eran todos de su conocida Fuerza Aérea Inigualable!

Habían estado separados durante un año, y al ver a esa Fuerza Aérea Inigualable que él personalmente había entrenado y forjado, instantáneamente sintió el calor del hogar.

Pronto llegó la Fuerza Aérea de cientos de soldados, con sus Arcos Consolidados tensados en semicírculos. Sorprendentemente, los cien eran Maestro de Joyas, en al menos una Etapa de Cinco Joyas. Su líder era Kou Rui.

No habían volado juntos desde la misma dirección, y ahora que estaban en el aire arriba, su formación se había dispersado para asegurar una formación semicircular. Con un centenar de Maestros de Joyas bloqueando el área, el aire se llenó de una fuerte presión.

Kou Rui estaba en el centro. Su cultivo ya había alcanzado la Etapa de cinco Joyas.

“Kou Rui, ven aquí ahora.” Antes de que Kou Rui pudiera siquiera mirar de cerca para ver quién era, una poderosa fuerza de succión salió del suelo, arrastrándolo hacia abajo con fuerza.

Kou Rui palideció de miedo e inconscientemente disparó su flecha. Tan pronto como lo hizo, los cientos de miembros de la Fuerza Aérea Inigualable también hicieron lo mismo sin dudarlo. Los agudos sonidos de las flechas que cortaban el aire dieron a los cuatro guardias frente a Zhou Weiqing y Shangguan Bing’er un gran susto.

Un centenar de potencias de la Fuerza Aérea Inigualable disparando a la vez. ¡Solo el efecto explosivo de sus Arcos Consolidados era suficiente para convertir toda esa área en un radio de cien metros en un cráter profundo!

Sin embargo, en el momento siguiente, todos quedaron aturdidos.

Los sonidos agudos solo duraron la mitad de la distancia antes de que se detuviera. Cien flechas, pero todas se congelaron en el aire abruptamente. Lo más asombroso fue que en realidad volaron hacia atrás, aterrizando en sus carcajs, ¡sin que a le faltara!

Kou Rui había sido llevado directamente al suelo, aterrizando justo en frente de Zhou Weiqing.

“Nos acabamos de volver a encontrar después de tanto tiempo, ¿y tú ya no puedes esperar para darme un regalo? Pequeño mocoso, ¿no puedes ver claramente antes de actuar?” Zhou Weiqing se rió con ganas.

Al principio, cuando Kou Rui vio que todas sus flechas habían sido bloqueadas tan fácilmente, su corazón se había enfriado y pensó que iban morir. Sin embargo, en el momento siguiente, cuando finalmente vio quién era quien lo había bajado, ¡ese terror se convirtió en alegría y emoción!

 

 

Descarga:
<