HJC – Capítulo 267-2

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Maestro Demoniaco Carlos!

Capítulo 267-2 – ¡La Calamidad de la Secta Demonio Celestial! (2)

Podría decirse que la defensa invulnerable de la Caballería Pesada Inigualable les permitía ser invencible frente a las fuerzas de Kalise y Bai Da. En cuanto a los Arqueros Inigualables, incluso en la oscuridad de la noche, su precisión aún era decente. En tal situación, cada salva de flechas se llevaría la vida de varios miles de enemigos. Con tan terrorífica ofensiva letal para matar, toda la batalla terminó en solo dos horas.

Los comandos y las instrucciones de Ming Yu en la batalla fueron precisos y exactos en todos los aspectos. Con la fuerza principal del ejército flanqueando todo el camino hacia atrás, los enemigos ni siquiera tuvieron la oportunidad de escapar. Esa fue una victoria completa, de hecho un éxito absoluto.

La verdadera lucha solo duró alrededor de dos horas, y el resto del tiempo se estuvo barriendo el campo de batalla.

Las llamas ardientes duraron hasta el amanecer antes de que se extinguieran lentamente, y la batalla finalmente terminó para siempre.

Cuando Ming Yu condujo personalmente a los oficiales militares del Imperio Arco Celestial a la Ciudad Arco Celestial, significó el renacimiento final del Imperio Arco Celestial. Al menos, finalmente habían recuperado todos sus territorios.

En los días siguientes, todos ellos trabajaron afanosamente. Después de todo, no todas las fuerzas de Kalise y Bai Da fueron asesinadas, y tuvieron que lidiar con los prisioneros, barrer los campos de batalla, así como reclamar algunas de las últimas ciudades más pequeñas cerca de la Ciudad Arco Celestial, todo tuvo que ser hecho.

Ming Yu usó tres días para completar todas esas tareas. Durante ese período de tiempo, Zhou Weiqing permaneció en el Palacio Real, describiendo todas sus experiencias de los últimos años a su padre y al Emperador Di Lingfeng.

“La princesa Difuya está aquí.” La voz de un guardia sonó en la sala de reuniones, y sus miradas se voltearon hacia la entrada.

Actualmente, en la sala de reuniones, solo Di Lingfeng, Zhou Weiqing, el Almirante Zhou, Xiao Yunchen y algunos otros altos funcionarios estaban allí.

Anteriormente, Difuya se había quedado en una de las ciudades más seguras en sus líneas traseras y no se unió a la batalla. En verdad, Zhou Weiqing nunca le había dado demasiada importancia a esa princesa, y solo cuando lograron la victoria ordenó a alguien que escoltara a Difuya de vuelta a Ciudad Arco Celestial.

Al enterarse de que su hija había regresado, la cara de Di Lingfeng mostraba una rara excitación. Sin embargo, muy rápidamente la emoción fue reemplazada por la ira, y él se sentó en el trono inmóvil, con una mirada oscura en su rostro.

“¡Padre Emperador!” Con un grito de tristeza, Difuya se precipitó desde el exterior, casi cargando al lado de su padre, sosteniendo las piernas de su padre mientras sollozaba, al igual que cómo el otro día Zhou Weiqing había sostenido las piernas del Almirante Zhou.

Di Lingfeng se sentó allí sin moverse, lo que le permitió abrazarlo aunque permanecía en silencio.

El Almirante Zhou se sentó a un lado, con el ceño fruncido, antes de mirar a su hijo.

Después de que Zhou Weiqing le describiera todas sus experiencias a su padre, la actitud del Almirante Zhou hacia su hijo había sufrido un cambio sutil. La actitud dura y severa anterior había desaparecido, reemplazada por una cálida y amable sensación. Justo como lo que había dicho el Emperador Celestial Seis Supremo Long Shiya, sin importar quién fuese, con un hijo como ese, definitivamente era algo de lo que valía la pena enorgullecerse.

En cuanto a la Princesa Difuya rompiendo el compromiso, el Almirante Zhou estaba un poco descontento en su corazón. En el pasado, sintió que su hijo no podía igualar a la princesa, ¿pero ahora? Su hijo era la potencia de la Etapa Rey Celestial más joven del mundo, ¿cómo podría no ser un partido para ella?

Hacia Difuya, actualmente el Almirante Zhou no pensaba mucho en ella.

¡Difuya era realmente de los linajes reales! Sin embargo, cuando el Imperio Arco Celestial había tenido problemas, fue su hijo el que había luchado contra viento y marea y finalmente había logrado revivir el Imperio. Como la Princesa del Imperio, ¿qué había hecho ella? Tal vez no solo no había contribuido, incluso había arrastrado a su hijo de regreso. Una nuera así, está bien si no la atrapaban, ya que el compromiso ya estaba roto, entonces que así sea.

“¡Piérdete, no tengo a una hija como tú!” Di Lingfeng repentinamente levantó su pierna, enviando a Difuya al suelo.

Difuya estaba totalmente aturdida por las acciones de su padre, sin siquiera levantarse. Desde que era joven, ¿el padre que más se había enamorado de ella en realidad la había tratado así?

Di Lengfeng se levantó bruscamente y le dijo al Almirante Zhou: “Gran Hermano, no tengo cara para que esta joven se una a tu familia Zhou. Déjame golpearla hasta la muerte ahora, no vaya a ser que destruya la conexión entre nosotros.” Mientras decía eso, Di Lingfeng desenvainó su espada larga, avanzando un paso hacia adelante mientras lanzaba una estocada hacia Difuya.

“¡Su Majestad, no!” Todos gritaron alarmados.

En un instante, Zhou Weiqing se aferró a Di Lingfeng. “Padrino, ¿qué estás haciendo? Difuya no hizo nada malo. Incluso antes de que nuestro Imperio cayera en el percance, ella no me había amado. Todos tienen sus propios ‘Me gusta’, y el que no me caiga bien no significa nada. El amor forzado no dura, además ella ya ha encontrado su propia felicidad ahora. Nuestro Imperio Arco Celestial acaba de ser revivido con éxito; estos pocos años ha sufrido lo suficiente, no la culpes más.”

La expresión de Di Fengling todavía era fea, pero como fue abrazado por Zhou Weiqing, no pudo liberarse en lo absoluto. En tal circunstancia, solo pudo detenerse, mirando fríamente a Difuya, diciendo: “Fuera. No quiero verte de nuevo. A partir de ahora, el Imperio Arco Celestial ya no te tiene como Princesa.”

Difuya estaba en estado de shock, mirando a su padre sin emociones, lloró amargamente mientras daba media vuelta y salía corriendo.

Zhou Weiqing suspiró para sus adentros. Aunque no le gustaba nada Difuya, y tal vez incluso la odiaba un poco, no deseaba que ella terminara así. Sin embargo, Di Lingfeng estaba actualmente en un ataque de ira, y sabía que tratar de persuadirlo no iba a hacer una diferencia ahora.

Difuya se fue, y la expresión de Di Fengling se calmó lentamente. Suspirando pesadamente, dijo: “¡Weiqing, el padrino te ha decepcionado! Todo es mi culpa, nunca le enseñé bien desde joven.” Sus emociones actuales solo podían describirse como altamente conflictivas. Si Difuya realmente se casase con Zhou Weiqing, entonces podría aceptar todo lo que Zhou Weiqing había hecho fácilmente. Después de todo, el futuro hijo de Zhou Weiqing y Difuya heredaría el futuro trono del Imperio Arco Celestial. ¿Pero ahora?

Estos días, Di Lingfeng ya había conocido claramente la situación actual del Imperio Arco Celestial. Podría decirse que el Imperio Arco Celestial estaba en su estado más fuerte de toda la historia. Sin embargo, como emperador, ¿cuánto poder le quedaba? No era solo él, incluso el Almirante Zhou estaba igual. Aunque Zhou Weiqing había entregado todo el poder en sus manos, todavía estaban claros de que nadie más que Zhou Weiqing podría realmente comandar al ejército.

Di Lingfeng se sentó aturdido momentáneamente. Después de un rato, pareció tomar una decisión. Abruptamente, levantó la cabeza, mirando a Zhou Weiqing y dijo: “Weiqing, el Padrino ya ha decidido. Entre todos mis hijos, no hay ninguno que esté a la altura, esa es la razón por la que no he elegido un heredero hasta ahora. A partir de hoy, serás el príncipe heredero del Imperio Arco Celestial. Después de unos días, te pasaré el trono oficialmente.”

“¿Ahh?” A Zhou Weiqing le dio un susto, y solo pudo mirar con la boca abierta a Di Fengling. Por otro lado, el Almirante Zhou se arrodilló con un golpe sordo. “Su Majestad, eso es absolutamente imposible.”

Zhou Weiqing también se arrodilló apresuradamente frente a Di Fengling. “Padrino, todo lo que hice fue lo que se suponía que debía hacer. No puedes hacer eso, y no hay necesidad de hacerlo. Además, esa no es mi inclinación. Si me pasaras un Imperio tan grande, ¿qué libertad me quedaría? No te preocupes, manejaré al ejército. Mientras no cambies al comandante, pon la confianza absoluta como yo lo hice con el Almirante Ming Yu, entonces puedo garantizar que el Imperio Arco Celestial solo se volverá más fuerte.”

Di Lingfeng negó con la cabeza, levantando a Zhou Weiqing y al Almirante Zhou. Con ojos bondadosos, miró a Zhou Weiqing mientras decía: “Hijo, conozco tu corazón, pero ya has hecho tanto por el Imperio. Si no te entrego nada, ¿cómo podría enfrentar al mundo, a la gente? No necesitas decir nada más, mi mente está lista. También creo que si el Imperio Arco Celestial está bajo tu dominio, con el tiempo nos convertiremos en uno de los imperios más fuertes de todo el Continente Sin Límites.”

Zhou Weiqing no solo tenía la mayor popularidad en el Imperio Arco Celestial, sino que también tenía una estrecha conexión con varios de los Imperios más grandes, incluidas algunas de las Grandes Tierras Santas. Si él gobernara el Imperio Arco Celestial, definitivamente sería de gran beneficio para el imperio. Después de un poco de lucha en su corazón, Di Fengling tomó la mejor decisión. Después de decir esas palabras, sintió como si una carga se hubiese levantado de su corazón.

Zhou Weiqing sonrió amargamente mientras decía: “No, padrino, por favor escúchame. Aunque no estoy dispuesto a gobernar el Imperio Arco celestial, eso no significa que renuncie a esforzarme por él. Esta es mi consideración. ¿Por qué el Imperio ZhongTian y el Imperio WanShou son tan fuertes, tan poderosos? Eso es porque detrás de ellos, tienen el apoyo de una Gran Tierra Santa. En ese caso, ¿por qué no tenemos una Gran Tierra Santa propia?”

“¿Gran Tierra Santa?” Al escuchar esas palabras, los ojos del Almirante Zhou y Di Lingfeng se iluminaron.

Zhou Weiqing asintió, diciendo: “Así es, una Gran Tierra Santa. Quizás desde el punto de vista actual de las cosas, nuestro poder está lejos de ser suficiente. Sin embargo, la cantidad de Maestro de Joyas que tenemos ahora es mucho más que los de cualquier gran Imperio. Por supuesto, no podemos compararnos con el Imperio ZhongTian, ​​pero al menos ya hemos superado el Imperio Fei Li.”

“Mientras continuemos reforzándolos solo podremos crecer más y más fuertes. Con Shifu y yo sosteniendo el fuerte de una Gran Tierra Santa, al menos en términos de las potencias más altas, deberíamos ser capaces de defendernos de las otras Grandes Tierras Santas. A medida que pase el tiempo, creo que podremos fortalecernos. Además, también soy un Maestro de Equipos Consolidados de Nivel Dios, y también puedo ayudar a esos antiguos Maestros de Joyas Celestiales a extender sus vidas. Una vez que se difundan las noticias, creo que no nos llevará mucho tiempo alcanzar la escala adecuada de una Gran Tierra Santa. Por supuesto, cómo realmente formar y construir eso, esos serán mis problemas. En cuanto al Imperio, es mejor que se lo deje a usted. De lo contrario, ¿no sería culpable de conspirar para usurpar el trono? Como ciudadano del Imperio Arco Celestial, lo que he hecho hasta ahora era todo lo necesario. ¡No me dejes soportar semejante infamia!”

Al escuchar esas palabras, la resolución que Di Lingfeng acababa de establecer se vio sacudida una vez más. De hecho, si el Imperio Arco Celestial fuese capaz de obtener una Gran Tierra Santa por sí mismo, ¡ese era verdaderamente el poder de defenderse contra esos grandes Imperios!

Después de pensarlo dos veces, justo cuando Di Fengling estaba a punto de asentir con la cabeza, de repente una persona se precipitó desde el exterior, sin esperar a ser anunciada mientras irrumpía en el salón principal.

“Weiqing, no está bien, ha surgido algo. Saludos, Su Majestad, Almirante Zhou, disculpe la infracción de etiqueta de Ming Yu, pero estoy aquí para buscar a Weiqing por asuntos muy urgentes.”

La persona que acababa de entrar era Ming Yu; ¡solo él no sería detenido por los guardias!

 

 

Descarga: