HJC – Capítulo 267-3

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Maestro Demoniaco Carlos!

Capítulo 267-3 – ¡La Calamidad de la Secta Demonio Celestial! (3)

Zhou Weiqing nunca había visto a Ming Yu con tal expresión en su rostro. Actualmente, toda su cara estaba blanca y pálida, su cuerpo realmente temblaba. Claramente sus emociones estaban extremadamente agitadas, casi hasta el punto de perder el control.

“Qué está pasando Ming Yu, no te angusties, habla despacio”. En un instante, Zhou Weiqing apareció a su lado, apoyando su cuerpo mientras infundía algo de Energía Santa en su cuerpo.

Con el apoyo de la Energía Santa de Zhou Weiqing, Ming Yu logró calmarse un poco, pero todavía estaba jadeando.

Mirando a Zhou Weiqing, los ojos de Ming Yu se llenaron de una luz confusa y conflictiva. “Weiqing… Weiqing, nuestra Secta Demonio Celestial… la Secta Demonio Celestial ha sido exterminada…”

“¡¿Qué?!” Zhou Weiqing fue sorprendido, sus ojos se abrieron en completo shock.

¿La Secta Demonio Celestial había sido exterminada? ¿Qué clase de noción era esa? A pesar de que la Secta Demonio Celestial era la más débil de las cinco Grandes Tierras Santas, todavía era una Gran Tierra Santa. Para exterminar una Gran Tierra Santa, especialmente para hacerlo sin noticias viajando… ¿qué tipo de poder loco se requería para hacerlo? Incluso el Palacio Extensión del Cielo podría no ser capaz de realizar esa tarea ¿verdad?

“¿Qué pasó? Habla claramente.” Zhou Weiqing se agarró al hombro de Ming Yu, su corazón se llenó de preocupación.

Actualmente, su corazón pensó instantáneamente en la Pequeña Bruja, su dulce sonrisa apareció en su mente.

¿Pueden quedar huevos intactos cuando el nido está totalmente arruinado? Si la Secta Demonio Celestial fuese exterminada por completo, ¿qué le pasaría a la Pequeña Bruja?

La expresión de Ming Yu era grave mientras decía: “Es el Infierno Rojo Sangriento, los miembros del Infierno Rojo Sangriento lo hicieron. Acabo de recibir noticias… fue solo hace unos días. Una gran cantidad de potencias del Infierno Rojo Sangriento lanzaron un ataque sorpresa en nuestra sede central de la Secta Demonio Celestial en el Imperio Bai Da. Toda nuestra sede fue destruida, y solo muy pocos lograron escapar. Actualmente, todavía no conozco la situación exacta allí, pero puedo estar seguro de que nuestra Secta Demonio Celestial ha sufrido bajas severas.”

Zhou Weiqing frunció el ceño profundamente. El Infierno Rojo Sangriento realmente había elegido ese momento para tomar medidas contra la Secta Demonio Celestial; más aún, habían logrado exterminar a la Secta Demonio Celestial. ¿Significaba eso que ya tenían el poder de igualar contra el Palacio Extensión del Cielo?

Ming Yu suspiró y dijo: “Originalmente, nuestra Secta Demonio Celestial había estado planeando esperar a que nuestros ejércitos invadieran el Imperio Bai Da, para trabajar en colusión internamente y destruir totalmente al Imperio Bai Da. Quién hubiese sabido que antes de que pudiésemos siquiera tomar medidas, seríamos atacados por el Infierno Rojo Sangriento tan repentinamente.”

Zhou Weiqing dijo: “¿Qué necesitas que haga ahora?”

Ming Yu negó con la cabeza confundido, totalmente perdido. “Yo tampoco lo sé. Actualmente, ni siquiera estamos claros de las situaciones exactas, y ni siquiera podemos hacer algo.”

Zhou Weiqing respiró profundamente antes de decir: “Ming Yu, no estés demasiado ansioso primero. No importa qué, nuestro Imperio Arco Celestial estará detrás de tu Secta Demonio Celestial. Primero, debes tratar de contactar a todos los sobrevivientes de la Secta Demonio Celestial para que vengan aquí, pueden reorganizar y reagrupar la secta aquí. Ese rencor, definitivamente nos vengaremos.”

Ming Yu asintió, diciendo: “Muy bien, eso es lo único que podemos hacer ahora. Espero que el  Maestro de la Secta y los demás pudiesen sobrevivir. De lo contrario, la Secta Demonio Celestial estará realmente terminada. Gracias Weiqing, me iré primero.”

Mientras decía eso, se inclinó una vez más ante Di Fengling y el Almirante Zhou antes de irse distraídamente, como si le hubiesen quitado el alma.

Mirando a la figura en retirada de Ming Yu, Zhou Weiqing se quedó allí parado sin moverse, su mente giraba a toda velocidad mientras continuaba pensando.

La Secta Demonio Celestial había sido exterminada, y definitivamente eso no era una buena noticia para el Imperio Arco Celestial. Una de las razones por las cuales Zhou Weiqing había confiado en construir una Gran Tierra Santa en el Imperio Arco Celestial era por la promesa que tenía con la Secta Demonio Celestial anteriormente.

Con el plan original, cuando el Imperio Arco Celestial se hiciese más fuerte, la Secta Demonio Celestial podría venir a ayudarlos. Con la presencia de la Secta Demonio Celestial, Zhou Weiqing podría comenzar a desarrollar su propia Gran Tierra Santa sin preocuparse de que su fuerza general fuese insuficiente. Al menos, antes de que se desarrollasen por completo, los poderes de alta gama del Imperio Celestial Arco podrían ser respaldados por la Secta Demonio Celestial.

Por desgracia, ahora que la Secta Demonio Celestial había sido destruida, eso definitivamente era algo malo para el Imperio Arco Celestial, pero también podría ser una oportunidad para ellos. Tal vez, incluso podría permitirles tener su propia Gran Tierra Santa, elevando su propio poder hasta cierto punto.

Di Fengling ya no mencionaba nada sobre Zhou Weiqing heredando el trono, ya que se dio cuenta de que Zhou Weiqing había alcanzado una altura que ya no podía ver. Podría decirse que las tierras del Imperio Arco Celestial no atraerían mucho a él.

Las tierras del Imperio Arco Celestial habían sido totalmente recuperadas en el siguiente medio mes. Habían logrado una victoria absoluta en la batalla de la Ciudad Arco Celestial, matando a casi setenta mil enemigos y capturando a casi cien mil prisioneros. De ellos, una gran parte habían sido reclutados e incorporados a sus propias fuerzas, mientras que algunos de los más obstinados e inflexibles fueron asesinados. De esa forma, el Imperio Arco Celestial ganó casi cien mil tropas.

Por supuesto, esas tropas aún necesitaban tiempo para entrenar e integrarse por completo, dispersas en las formaciones originales de los ejércitos del Imperio Arco Celestial.

Tenía que saberse que toda el área del Imperio Arco Celestial era apenas del tamaño de una de las provincias del Imperio Fei Li, pero ahora tenían un ejército de más de doscientos mil soldados, muchos de los cuales eran élites.

Un mes después, el Emperador Di Fengling del Imperio Arco Celestial dio la orden oficial para que sus ejércitos se moviesen, dirigiéndose directamente al Imperio Kalise.

La fuerza principal del Imperio Kalise se había perdido principalmente en el Imperio Arco Celestial, y el Imperio Bai Da no les dio ningún otro apoyo. En solo un mes, todo el Imperio Kalise había sido destruido, y el Imperio Arco Celestial había duplicado su tamaño.

Con el Imperio Kalise destruido, también significaba el surgimiento de un nuevo Imperio. El Imperio Arco Celestial también colocó más de cien mil tropas en su nueva frontera, posicionadas para amenazar al Imperio Bai Da en cualquier momento. Por supuesto, la verdad del asunto era que, al menos en un corto período de tiempo, no podrían atacar.

Después de haber invadido y ocupado el Imperio Kalise, el Imperio Arco Celestial ahora necesitaba recuperarse, asimilar sus nuevas tierras y también continuar reclutando y entrenando.

Los suministros de los Imperioso ZhongTian y Fei Li fluían continuamente al Imperio Arco Celestial, lo que les permitía estar seguros de sus suministros. Sin embargo, para mantener una tropa tan grande, primero necesitaban ser autosuficientes. Según Di Fengling, Zhou Weiqing y las discusiones y planes de los otros, en un corto período de tiempo no lanzarían ningún ataque a gran escala. Por supuesto, era solo cuestión de tiempo antes de que atacaran eventualmente al Imperio Bai Da.

En esos dos meses, el resto del continente parecía pacífico, sin otras guerras sucediendo en otros lugares. Sin embargo, incluso en medio de la calma, Zhou Weiqing sentía como si solo fuese la calma antes de la tormenta.

“Weiqing.” Ming Yu entró desde afuera, su expresión era de alegría. Actualmente, ambos estaban en la Ciudad Arco Celestial. Aunque la mayoría de los ejércitos estaban estacionados en las fronteras originales del Imperio Kalise, Zhou Weiqing y algunos de los otros líderes habían regresado. Eso era porque había un asunto importante con el que tenían que lidiar.

“¿Cómo está?” Le preguntó Zhou Weiqing a Ming Yu. Había regresado a la mansión del Almirante Zhou para quedarse, y también sus cuatro amantes. Sin embargo, ante la depresión de Zhou Weiqing, desde su regreso esta vez, las cuatro chicas parecieron llegar a un acuerdo. Por la noche, todas sus puertas estaban cerradas, ninguna de ellas le permitía entrar.

Por supuesto, si realmente quería forzar su entrada, no era imposible. Sin embargo, Zhou Weiqing tenía miedo de que las otras chicas estuviesen celosas. Además, durante ese período de tiempo, realmente había demasiadas cosas con las que lidiar, y era solo recientemente que todo había ido por el buen camino. Aun así, para el Imperio Arco Celestial, eso era solo el comienzo, y aún necesitaban mucho tiempo para integrar todo y crecer. Era un proceso necesario para convertirse en un poderoso Imperio, y no podía lograrse en un corto período de tiempo. Su principal problema ahora era que su base actual todavía era bastante superficial e inestable.

Ming Yu asintió con la cabeza a Zhou Weiqing, diciendo: “Ya están aquí, esperando afuera. Solo dos de ellos.”

Zhou Weiqing dijo: “Rápido, invítalos a entrar. Oh, no importa, saldré contigo para recibirlos.”

Mientras decía eso, Zhou Weiqing y Ming Yu se marcharon. Tan pronto como cuando salieron de la puerta, Zhou Weiqing se detuvo, mirando al frente.

La Pequeña Brujas estaba claramente mucho más delgada que antes. Nunca había estado gorda de ninguna manera, pero ahora estaba delgada y delicada, con su rostro pálido y ceniciento. A su lado había un viejo alto.

El anciano parecía tener alrededor de sesenta años de edad, con un aire dominante y digno, aunque tenía un aura fría.

Tan pronto como vio a Zhou Weiqing, la Pequeña Bruja obviamente se sorprendió momentáneamente. En el momento siguiente, sus ojos se enrojecieron, pero apretó los dientes, sin decir nada.

Siendo mirado con esos ojos tristes y amargos, el corazón de Zhou Weiqing se agarró con fuerza. Originalmente, en el volcán, aunque su memoria no estaba clara, ¡después de todo, ahora poseía a esa joven frente a él! Después de eso, la Secta Demonio Celestial no lo había perseguido o incluso había dicho algo, y mucho menos buscando problemas con él. De hecho, en estos pocos años, la Pequeña Bruja ni siquiera había ido a buscarlo.

Una súbita sensación de culpa se elevó en su corazón en el momento en que la vio, y rápidamente dio unos pasos hacia adelante frente a ellos. Inclinándose levemente hacia el anciano, saludó: “Este joven, Zhou Weiqing, saluda al Emperador Celestial.”

El anciano vestido de negro miró a Zhou Weiqing, con una leve sonrisa reflejada en su rostro. “En verdad, debería haber venido a verte hace mucho tiempo, pero nunca encontré un momento oportuno. He oído muchas cosas buenas sobre ti, y ahora que te estoy viendo personalmente, realmente estás a la altura de tu reputación. Incluso yo no puedo ver a través de tu cultivación, no es de extrañar que incluso alguien tan orgulloso como Ming Yu esté dispuesto a servirte.”

Zhou Weiqing se rió con ganas y dijo: “Me halaga, servir no es el término correcto. Somos amigos, socios y compañeros de armas.”

Después de decir eso, su mirada se dirigió directamente a la Pequeña Bruja. Después de una pequeña pausa, dijo en voz baja: “Lo siento, yo… debería haber ido a buscarte.”

Por fin, la Pequeña Bruja no pudo evitar llorar, entrando en el abrazo del anciano vestido de negro mientras comenzaba a sollozar.

Zhou Weiqing estaba avergonzado, rascándose la cabeza con torpeza. Tenía más miedo de situaciones como esa, y no importaba su inteligencia, no sabía cómo manejarla.

El anciano vestido de negro suspiró y dijo: “Weiqing, ¿no nos vas a invitar a entrar?”

“Ohh, ohh, este Junior ha sido grosero. Por favor, entre, Senior.”

Mientras decía eso, guió al anciano vestido de negro y a la Pequeña Bruja al salón de reuniones de la mansión del Almirante.

Sin lugar a dudas, ese anciano vestido de negro era el Maestro de la Secta Demonio Celestial, el Emperador Demoníaco Wu Yunyue, líder de una de las cinco Grandes Tierras Santas, y también uno de los raros Emperadores Celestiales en el continente. Él también era el padre de la Pequeña Bruja.

Hace unos meses, la Secta Demonio Celestial había sido blanco de un brutal ataque furtivo del Infierno Rojo Sangriento, uno que los había destruido. En ese desastre, menos de un tercio de la Secta Demonio Celestial había logrado escapar.

Descarga: