HJC – Capítulo 268-1

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Maestro Demoniaco Carlos!

Capítulo 268-1 – Una pelea de Apuestas con el Infierno Rojo Sangriento (1)

Al mismo tiempo, el Emperador Demoníaco había sufrido graves heridas en esa batalla, y en su proceso de huida, se habían encontrado con varios giros dramáticos y tribulaciones antes de escapar con éxito hacia el Imperio Arco Celestial, instalándose en la Ciudad Arco Celestial. También fue exactamente por el encuentro con el Emperador Demoníaco que Zhou Weiqing y Ming Yu se habían retirado de las líneas del frente.

El llanto de la Pequeña Bruja se ralentizó y finalmente se detuvo, pero ella todavía no miró a Zhou Weiqing, permaneciendo sentada silenciosamente a un lado con la cabeza baja.

La mirada de Zhou Weiqing ocasionalmente se nublaba. Quizás si no fuese por la presencia de Wu Yunyue, ya la habría abrazado para consolarla tiernamente. Por supuesto, con su padre allí, él no haría una cosa tan imprudente sin importar qué tan pícaro fuese.

Wu Yunyue miró a Zhou Weiqing otra vez y suspiró pesadamente, diciendo: “Weiqing, creo que ya sabes lo que le sucedió a nuestra Secta Demonio Celestial. Esta vez, he venido a discutir algo contigo.”

“Senior, por favor hable.” Zhou Weiqing apartó la mirada de la Pequeña Bruja mientras miraba hacia Wu Yunyue.

Wu Yunyue continuó: “Mi propuesta es muy simple. Espero que puedas tomar mi posición y convertirte en el Maestro de la Secta Demonio Celestial.”

“¡¿Qué?!” La exclamación de asombro vino de Ming Yu, pero Zhou Weiqing también quedó aturdido. Aunque tenía varias suposiciones con respecto a la razón por la cual el Emperador Demoníaco vendría aquí, nunca había esperado que ese Emperador Demoníaco en realidad dijese tales palabras tan directamente.

Como dice el refrán, un camello muerto de hambre sigue siendo más grande que un caballo fuerte. Aunque la Secta Demonio Celestial había sufrido tal calamidad, todavía tenían un tercio de su poder. Especialmente dado que todavía tenían a ese Emperador Demoníaco, una potencia de la Etapa Emperador Celestial, todavía eran una fuerza a tener en cuenta. Mientras el Emperador Demoníaco Wu Yunyue todavía viviese, ¿quién se atrevería a decir que la Secta Demonio Celestial realmente había sido exterminada? Sin embargo, Wu Yunyue actualmente quería regalar toda esa influencia, ¿cómo podría no sorprender a Zhou Weiqing y Ming Yu?

La Pequeña Bruja parecía haber sabido de antemano la decisión de su padre, y permaneció sentada a un lado, con la cabeza gacha, en silencio.

Zhou Weiqing respiró profundamente, diciendo: “Senior, ¿por qué dice eso? ¿Tiene alguna petición?”

Wu Yunyue negó con la cabeza, diciendo: “No, no tengo ninguna solicitud difícil o incómoda. Todo lo que espero es que una vez que heredes la posición de Maestro de la Secta Demonio Celestial, puedas llevar a la Secta Demonio Celestial a volver a una posición de poder. Al mismo tiempo, espero que su futuro hijo con Hanyue también herede la Secta Demonio Celestial en el futuro. Esas son mis dos simples solicitudes, y no necesito que hagas nada más.”

Las dos solicitudes que Wu Yunyue había planteado eran perfectas e impecables, casi exactamente las mismas condiciones que Zhou Weiqing había propuesto a Shangguan Tianyang anteriormente en el Palacio Extensión del Cielo. La única diferencia era que Wu Yunyue en realidad quería pasar toda la Gran Tierra Santa a él, mientras que en el extremo del Palacio Extensión del Cielo, Zhou Weiqing había sido obligado a entrar en acción. Uno podría imaginar la gran diferencia entre los dos.

Zhou Weiqing sonrió amargamente cuando dijo: “Senior, piensa muy bien de mí. ¿De verdad cree que soy capaz de controlar una Gran Tierra Santa?”

Wu Yunyue sonrió débilmente mientras decía: “Por supuesto que puedes. En verdad, antes de conocerte realmente, todavía dudaba mucho sobre esta decisión mía. Sin embargo, ahora puedo establecer mi resolución con facilidad. En primer lugar, tienes el Atributo Demoníaco, e incluso es el Atributo Demoníaco de primera generación más puro. Creo que con la Secta Demonio Celestial en tus manos, solo puede hacerse más fuerte. Al menos, será mucho mejor que la dirección hacia la destrucción en mis manos. Si estás dispuesto a ser el Maestro de la Secta del Demonio Celestial, estoy dispuesto a ser tu asistente. Al mismo tiempo, puedo garantizar que todas tus órdenes serán definitivamente obedecidas por todos en la Secta Demonio Celestial, incluido yo mismo. ¿Cómo suena eso?”

Mirando a Wu Yunyue, los ojos de Zhou Weiqing aún mostraban cierta vacilación. En ese punto, la Pequeña Bruja lentamente levantó su cabeza, sus ojos, aún rojos por el sollozo, lo miraron inconscientemente… y pudo ver claramente la esperanza en ellos.

Si Zhou Weiqing realmente aceptara la Secta Demonio Celestial, eso significaría que realmente tenía una oportunidad. Los últimos años no habían sido amables con ella en absoluto. Desde ese momento en que Zhou Weiqing la había llevado, ella había estado esperando que fuera a buscarla. Por desgracia, ella ni siquiera había visto un rastro de él. La Pequeña Bruja también entendió que definitivamente tenía muchas cosas de las qué ocuparse, y por eso, aunque estaba tan agitada que lloró al verlo, en realidad no lo culpó.

Habiendo crecido en una Gran Tierra Santa, ella naturalmente sabía lo que era más importante para un hombre como él. Si no fuese por esa calamidad que le sucedió a la Secta Demonio Celestial, tal vez ella ni siquiera podría verlo tan pronto.

Wu Yunyue suspiró suavemente, diciendo: “Weiqing, aunque la fuerza restante de la Secta Demonio Celestial está lejos de nuestro punto máximo, ya que está muy debilitada, creo que todavía podemos ser de gran utilidad para tu Imperio Arco Celestial. Mientras estés dispuesto a ser el Maestro de la Secta, eso significa que toda la Secta Demonio Celestial se unirá completamente al Imperio Arco Celestial. Estoy seguro de que eso es de extrema importancia para usted también. Si tiene otras solicitudes, también puede presentarlas ahora.” En verdad, Wu Yunyue no tenía otra opción. Esa era realmente una elección muy inteligente. En la superficie, podría parecer que estaba regalando la Secta Demonio Celestial, pero esa era la única forma en que la Secta Demonio Celestial podría sobrevivir de verdad.

Si él pasase la Secta Demonio Celestial a otra Gran Tierra Santa, no pasarían días antes de que desaparecieran las últimas huellas de toda la Secta Demonio celestial. Sin embargo, Zhou Weiqing era diferente. Era solo una persona, como mucho con su Maestro, el Emperador Celestial Seis Supremo. Incluso después de entregar las riendas a Zhou Weiqing, Wu Yunyue todavía tendría algo de influencia. Además, Zhou Weiqing era definitivamente un joven talento de potencial ilimitado… ¡un Rey Celestial a los veintitrés años! ¡Incluso había escuchado de Ming Yu que era capaz de luchar contra un Emperador celestial! Bajo su liderazgo, la Secta Demonio Celestial solo podría fortalecerse.

Además, había que considerar la conexión entre Zhou Weiqing y la Pequeña Bruja, y si el hijo de su hija y el de ese joven heredase la Secta Demonio Celestial, ¿acaso no pasaría finalmente a su propia línea de sangre?

Wu Yunyue no ocultó sus pensamientos, y ya había declarado cosas explícitamente. Sin embargo, cuanto más así era, más Zhou Weiqing tenía que pensar las cosas.

La Secta Demonio Celestial podría ser una fuerza a considerar, pero nunca se puede olvidar que el nombre de la Secta Demonio Celestial no era bueno en lo absoluto, e incluso eran discriminados por las otras Grandes Tierras Santas. Además, si Zhou Weiqing decidiese aceptar la Secta  Demonio Celestial, su relación con el Palacio Extensión del Cielo y la Montaña Celestial de la Nieve podría volverse complicada. Además, también significaría que ahora tendría que lidiar con la posibilidad de que el Infierno Rojo Sangriento voltease todas sus atenciones sobre ellos, con la posibilidad de ser atacado en cualquier momento. Todas estas eran presiones y cargas que serían extremadamente pesadas para el actual Zhou Weiqing.

Tomando una respiración profunda, Zhou Weiqing miró a Wu Yunyue y dijo: “Senior, puedo aceptar sus términos, pero solo con una condición.”

En el costado, Ming Yu no pudo contenerse y dijo enfadado: “El Maestro de la Secta ya te está dando su posición, ¿qué otras condiciones todavía deseas? Weiqing, tú…”

Zhou Weiqing levantó su mano, dándole la señal para calmarse mientras le decía a Wu Yunyue: “Senior, esta condición es muy simple. Espero que la Secta Demonio Celestial cambie su nombre.”

“¿Cambiar el nombre?” Wu Yunyue se sorprendió momentáneamente. “¿Por qué? No puedo estar de acuerdo con esa condición. ¿Cambiar el nombre no significaría que la Secta Demonio Celestial desaparecería de aquí en adelante?

Zhou Weiqing dijo solemnemente: “Senior, por favor no se apresure a juzgarlo primero, por favor déjeme terminar mi explicación. La razón por la que quiero que la Secta Demonio Celestial cambie su nombre no se debe a ningún deseo personal, sino por el futuro de la Secta. ¿Se ha preguntado alguna vez por qué todos estos años, la Secta Demonio Celestial fue discriminada por las otras Grandes Tierras Santas, y la mayoría de los Maestros de Joyas Celestiales rechazarían a la Secta, justo después de escuchar el nombre?”

“Eso es porque nuestro nombre contiene la palabra ‘Demonio’, especialmente con los rumores del Atributo Demoníaco que han sido muy exagerados. Todo eso ha resultado en la situación actual. Para ser honesto, incluso si tomo el control como el Maestro de la Secta Demonio Celestial, y si no cambio eso, entonces la Secta seguirá dirigiéndose hacia la destrucción. La única forma de cambiar eso será hacer cambios importantes desde cero, primero para que la gente común acepte la existencia de esta Gran Tierra Santa nuestra… solo entonces podremos comenzar a florecer y crecer una vez más.”

Al escuchar las palabras de Zhou Weiqing, Wu Yunyue se sumió en el silencio. Aunque no estaba dispuesto a admitirlo, las palabras de Zhou Weiqing sonaban con la verdad.

Zhou Weiqing continuó: “Puedo prometerles que el futuro heredero de la Gran Tierra Santa será el hijo mío y de la Pequeña Bruja. Sin embargo, si realmente quiere que tome el control de la Secta Demonio Celestial, el nombre definitivamente debe ser cambiado.”

Cuando habló sobre un niño con la Pequeña Bruja, inmediatamente bajó la cabeza una vez más, un rubor manchó sus hermosas mejillas.

Wu Yunyue dijo en un tono bajo y solemne: “Weiqing, este es un asunto muy serio, y el nombre de una Gran Tierra Santa no se puede cambiar tan fácilmente. Reconozco que lo que dijiste es muy cierto. La razón por la cual la Secta Demonio Celestial se había convertido en una Gran Tierra Santa en el pasado fue porque el primer Emperador Demoníaco y el Maestro de Secta fue la potencia más fuerte de su tiempo. Sin embargo, si tuviésemos que cambiar nuestro nombre ahora, ¿reconocerían las otras Grandes Santas Tierras nuestra existencia? Además, todavía tengo que dar cuentas a todos los miembros de la secta.”

Zhou Weiqing dijo: “Senior, aunque esto podría no sonar bien, tengo que decirlo. Con la situación actual de la Secta Demonio Celestial, incluso cuando las otras Grandes Tierras Santas se reúnan una vez más, ¿reconocerían realmente la existencia de la Secta Demonio Celestial?”

La expresión de Wu Yunyue cambió. Eso era realmente algo por lo que estaba más preocupado. Lentamente, se puso de pie, frunció el ceño profundamente mientras decía: “Tendré que volver y discutir este asunto en detalle con todos los demás antes de que pueda darle mi respuesta. Yuehan, quédate aquí como nuestro enlace.”

El cuerpo de la Pequeña Bruja tembló ligeramente, pero ella no hizo ninguna otra acción.

Zhou Weiqing se levantó rápidamente y envió a Wu Yunyue a la puerta. Wu Yunyue se detuvo antes de decir: “Weiqing, por favor, trate bien a mi hija. Ya sea que esté dispuesto o no a hacerse cargo de la Secta Demonio Celestial, todavía espero que Yuehan pueda encontrar su felicidad con usted. Al menos en ese sentido, puedo sentirme a gusto.”

Zhou Weiqing asintió. “No se preocupe, la defraudaré, pero a partir de ahora ya no dejaré que eso suceda.”

Wu Yunyue asintió y dijo: “No es necesario que me envíe más lejos. Vuelve, Ming Yu puede llevarme por el resto del camino.”

Zhou Weiqing observó mientras Ming Yu y Wu Yunyue se marchaban, antes de regresar a la sala de reuniones, para ver a Wu Yuehan todavía sentada allí mientras jugaba con la esquina de su ropa.

Lentamente, caminó hacia ella antes de quedarse allí firmemente. Levantando sus brazos, sus manos se detuvieron momentáneamente en el aire antes de aterrizar en los hombros de la Pequeña Bruja.

Sintiendo el calor de sus grandes manos, el cuerpo de Wu Yuehan tembló ligeramente. Zhou Weiqing la levantó cuidadosamente de su silla, envolviéndola en su abrazo.

“Lo siento, es todo por mi culpa. Has sufrido.”

“Sinvergüenza… Te… te he echado de menos…” Wu Yuehan lo abrazó fuertemente, las lágrimas fluían descontroladamente sobre la camisa de Zhou Weiqing.

 

Descarga: