HJC – Capítulo 268-2

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Maestro Demoniaco Carlos!

Capítulo 268-2 – Una pelea de Apuestas con el Infierno Rojo Sangriento (2)

Zhou Weiqing apenas podía sentir peso en sus brazos, incluso mientras Wu Yuehan estaba en sus brazos. El estado de su cuerpo claramente no estaba en buenas condiciones, los canales meridianos dentro de su cuerpo se enredaron, y era obvio que acababa de recuperarse de heridas graves.

Zhou Weiqing infundió cuidadosamente Energía Santa en su cuerpo, ayudando a su cuerpo a regularse adecuadamente. Justo cuando Zhou Weiqing estaba a punto de consolarla, sus ojos cambiaron bruscamente y su mirada se abrió repentinamente.

Un resplandor rojo se disparó a la velocidad del rayo, como si un meteoro se estrellase contra la luna. La mirada de Zhou Weiqing se volvió fría, y la luz roja pareció chocar contra una barrera, disminuyendo la velocidad abruptamente antes de detenerse frente a Zhou Weiqing.

Era una carta, todo el papel era de un rojo fuerte. Justo en el centro de ella había una bola de llamas negras, emitiendo un aura demoníaca y abrumadora.

Como todavía estaba abrazando a la Pequeña Bruja, Zhou Weiqing no corrió a perseguir a la persona que había disparado la carta. Sin embargo, su expresión se oscureció considerablemente.

La Pequeña Bruja rápidamente sintió que algo estaba mal, y cuando levantó la cabeza, se dio cuenta de la carta. Ella gritó al instante en estado de shock: “¡Infierno Rojo Sangriento!”

Desde que la Secta Demonio Celestial había recibido el golpe casi mortal del Infierno Rojo Sangriento, ella era como un pájaro sobresaltado por el mero tintineo de una cuerda de arco, y al ver una carta del Infierno Rojo Sangriento tan repentinamente, ¿cómo podría no estar sorprendida?

Zhou Weiqing agitó su mano, y la carta voló a su palma. El papel rojo con la llama negra era de hecho el símbolo del Infierno Rojo Sangriento.

Al abrir la carta, vio que solo contenía una sola oración: Al mediodía de mañana, una batalla final decisiva fuera de la Ciudad Arco Celestial. De lo contrario, vamos a masacrar a todos en la ciudad.

Una línea simple, llena de una amenaza y presión abrumadoras. Las palabras eran desenfrenadas y arrogantes, y para hacer que Zhou Weiqing se sintiese de esa manera, definitivamente tenía que haber sido escrita por un poderoso Maestro de Joyas Celestiales.

La luz en los ojos de Zhou Weiqing se volvió feroz. “¡Han venido rápido de verdad!”

La Pequeña Bruja soltó a Zhou Weiqing, con una preocupación casi palpable en sus ojos mientras decía: “Weiqing, te hemos causado problemas. Nunca pensé que el Infierno Rojo Sangriento viniese tan rápido. ¿Qué debemos hacer ahora? No somos rival para ellos. ¡De hecho son despiadados, realmente planean exterminarnos!”

Zhou Weiqing la abrazó una vez más mientras decía: “No te preocupes, lo arreglaré. ¿Quién dice que no somos rivales para ellos? Este es el Imperio Arco Celestial, no el Imperio Bai Da. Relájate, me encargaré de la situación.”

¿Cómo podría la Pequeña Bruja no estar ansiosa? La impresión de que el Infierno Rojo Sangriento le daba era demasiado profunda. Ella murmuró: “Weiqing, no sabes el alcance de su poder… tienen muchas potencias superiores en el Infierno Rojo Sangriento. Ese día, cuando rodearon y atacaron a nuestra Secta Demonio Celestial, ¡había tres potencias de la Etapa Emperador Celestial! De lo contrario, no habríamos perdido tan terriblemente. Como se han atrevido a venir aquí, deben tener una preparación completa. Nosotros… nosotros…”

Zhou Weiqing sonrió pasivamente mientras decía: “Por supuesto que sé que han venido preparados. Están planeando terminar las cosas aquí de una vez por todas; no solo están aquí para terminar con el resto de tu Secta Demonio Celestial, sino que también planean aplastar el núcleo de nuestro Imperio Arco Celestial. Con eso logrado, ya no quedará nadie en el oeste que pueda contenerlos. Sus planes son elevados y de gran alcance, pero sus cálculos pueden no ser muy precisos. ¿Realmente pueden ganar?”

Zhou Weiqing hacía tiempo que había adivinado que una vez que la guerra hubiese alcanzado cierto nivel, el Infierno Rojo Sangriento haría su aparición. Por supuesto, no había esperado que realmente se revelaran tan rápido.

La llegada de las potencias del Infierno Rojo Sangriento también le revelaban una noticia. Eso era que el Imperio Dan Dun realmente estaba planeando moverse contra el Imperio ZhongTian. De lo contrario, no estarían tan apurados por acabar con el Imperio Arco Celestial.

Afortunadamente, esas potencias del Infierno Rojo Sangriento todavía habían elegido mantener el honor y la dignidad como potencias, y no tomaron medidas directamente contra los soldados del Imperio Arco Celestial, de lo contrario las consecuencias serían desastrosas.

En ese caso, dado que ya habían llegado, no era algo malo después de todo. El Infierno Rojo Sangriento no podría enfocar todo el poder aquí. Eso también significaba que si bien era una oportunidad para que el Infierno Rojo Sangriento exterminara su lado, ¿no era también una gran oportunidad para ellos de debilitar en gran medida el poder del Infierno Rojo Sangriento?

Zhou Weiqing naturalmente tenía sus propios pensamientos y opiniones. Anteriormente, en la batalla por la Ciudad Arco Celestial, no había permitido que ninguna de las seis potencias del Infierno Rojo Sangriento escapara. La razón principal de eso era porque no quería que el entendiera correctamente el verdadero poder de su lado. Incluso si supiesen que había alcanzado la Etapa Rey Celestial, ¿y qué? El rango de poder de un Rey Celestial era demasiado grande, y era poco probable que pudieran siquiera imaginar que ya había alcanzado una etapa en la que podía luchar contra un Emperador Celestial.

Pensando hasta ese punto, Zhou Weiqing se volteó hacia la Pequeña Bruja y dijo: “Yuehan, date prisa, guíame a perseguir a mi suegro. Necesitaremos planear apropiadamente. Dado que han llegado las potencias del Infierno Rojo Sangriento, no hay necesidad de que abandonen este lugar para siempre.”

Wu Yuehan vio la confianza en los ojos de Zhou Weiqing, y sus propias emociones pronto fueron influenciadas por él. Se dio cuenta de que ese tipo que había sido inferior a ella previamente ahora la había superado, creciendo hasta convertirse en una verdadera potencia que tenía su lugar en el mundo. La cálida y gentil Energía Santa que Zhou Weiqing infundió en su cuerpo también ayudó a que su corazón se calmara. Asintiendo, ella tiró de su mano mientras salían.

En este punto, ya sea que la Secta Demonio Celestial cambiase su nombre o no, no era el tema importante. Primero tenían que lidiar con la amenaza del Infierno Rojo Sangriento. Una vez que la situación se resolviese, si la Secta Demonio Celestial aún sobrevivía, entonces todo era posible.

Zhou Weiqing tenía una gran expectativa para esa próxima batalla. Las posibilidades para ambos lados eran iguales. Si el Infierno Rojo Sangriento saliese victorioso, todas las piezas caerían en su lugar y no dejarían vivo a ninguno de ellos. Al mismo tiempo, si el lado de Zhou Weiqing emergiese victorioso, podría mostrar su propio poder a las potencias de la Secta Demonio Celestial. Bajo tal circunstancia, sería más fácil para él establecer su propia Gran Tierra Santa e incorporar la Secta Demonio Celestial debajo de él.

Un día pasó así en un abrir y cerrar de ojos. Cuando el sol se elevó al centro de los cielos, llegó el momento del acuerdo.

El clima era excepcionalmente bueno hoy, el cielo azul estaba despejado y sin nubes. El brillante sol brillaba sobre el Bosque de Estrellas, y aunque había sido arruinado, parecía dar vida fresca al bosque.

Sin embargo, en medio de los bosques, había un color discordante.

Más de veinte personas se encontraban allí, cada una vestida con un atuendo rojo fuego similar. En el verde del bosque, era un contraste demasiado grande.

Esas personas no eran jóvenes en lo absoluto, en la superficie, incluso los más jóvenes parecían estar alrededor de cuarenta años o más. Entre ellos, había cuatro ancianos que estaban parados en el frente, que estaban aproximadamente en sus ochenta años. Sin embargo, su edad no había atenuado su fuerza, y sus ojos estaban llenos de una fuerte intención de matar.

Los otros se pararon detrás de ellos, dando prominencia al estado de los cuatro viejos.

“Ya es mediodía. ¿En realidad no se atreven a venir? “Dijo fríamente uno de los cuatro ancianos.

Esos cuatro viejos eran los cuatro Grandes Ancianos del Infierno Rojo Sangriento. Por lo general, vivían en el Infierno Rojo Sangriento durante muchos años y no habían aparecido en la tierra firme desde hace mucho tiempo. Sin embargo, su rango y estado en el Infierno Rojo Sangriento era extremadamente alto, e incluso el actual Señor del Infierno Rojo Sangriento era una generación más joven que ellos.

Sin lugar a dudas, esos cuatro estaban todos en el estado de cultivo de la Etapa Emperador Celestial, el pilar de las fuerzas en el Infierno Rojo Sangriento. Hace solo unos meses, dos de ellos habían sido realmente los que lideraron el ataque a la Secta Demonio Celestial.

El que acababa de hablar era el Tercer Gran Anciano. Entre los cuatro, su temperamento era el más volátil.

El Primer Gran Anciano dijo pasivamente: “Si se atreven a no presentarse, entonces estarán mejor preparados para aceptar las consecuencias de nuestra furia.”

El Cuarto Gran Anciano dijo: “Hermano mayor, ¿realmente vamos a masacrar toda la ciudad? Si lo hacemos, definitivamente levantaremos el descontento tanto del Palacio Extensión del Cielo como de la Montaña Celestial de la Nieve. Aún no es el momento de revelar todas nuestras cartas.”

El Primer Anciano permaneció calmado y tranquilo mientras decía casualmente: “¿Tenemos que temer revelar nuestra mano? ¿Crees que si no tomamos medidas, el Palacio Extensión del Cielo no tomará medidas contra nosotros? Tan pronto como resolvamos los problemas en el oeste, podemos centrar nuestra atención en el Palacio Extensión del Cielo.”

El Segundo Gran Anciano dio un humph frío mientras decía: “Esa basura sin valor Meng Gui, si no fuese por él, no tendríamos que hacer un viaje hasta aquí. Quién sabe si esa basura se escapó o fue asesinada. Tales extraños como él son demasiado poco confiables.”

El Primer Gran Anciano lo miró y dijo: “Suficiente. Solo haz lo que se supone que debemos hacer. No subestimes al Imperio Arco Celestial. La cultivación de Meng Gui no era débil, e incluso con el apoyo de los seis Reyes Celestiales, todavía fue derrotado aquí en esta Ciudad Arco Celestial. Deben tener algunos poderes ocultos dentro del Imperio Arco Celestial.”

El Tercer Gran Anciano dijo desdeñosamente: “No importa qué poderes ocultos tengan. Dado que nosotros los cuatro hermanos hemos venido, y mucho menos una mera Ciudad Arco Celestial, si realmente quisiéramos, podríamos destruir fácilmente el Imperio Fei Li. Creo que la derrota anterior de Meng Gui tiene que ver con la Secta Demonio Celestial. Solo el Emperador Celestial Seis Supremo por sí solo no habría sido capaz de tratar con tantos a la vez.”

En este punto, el Primer Gran Anciano dijo: “Ellos están aquí.” Mientras hablaba, su larga frente roja y ardiente se alzó. Sin ninguna otra instrucción de él, las más de veinte potencias del Infierno Rojo Sangriento detrás de ellos se dispersaron, liberando sus poderosas auras sin detenerse.

Uno tras otro, aparecieron figuras a la vista de las potencias de Infierno Rojo Sangriento. Había tres figuras justo en el frente, pero para sorpresa de las potencias del Infierno Rojo Sangriento, entre las tres, la que estaba en el centro no era el Emperador Demoníaco Wu Yunyue ni el Emperador Celestial Seis Supremo Long Shiya, sino un joven.

Ese joven parecía tener solo unos veinte años, vestido de negro. En la superficie, se veía como un joven ordinario que acababa de convertirse en un Maestro de Joyas Celestiales, y las potencias del Infierno Rojo Sangriento no percibían ninguna amenaza de él.

Otros seis siguieron detrás de ellos, todos vestidos de gris. Esas seis eran las últimas potencias de la Secta Demonio Celestial, seis Reyes Celestiales. En total, solo hubo nueve de ellos.

Del lado del Infierno Rojo Sangriento, además de los cuatro Emperadores Celestiales, el resto no eran todos Reyes Celestiales. Ocho de ellos eran Reyes Celestiales, el resto eran Maestros de Joyas Celestial de Nueve y Ocho Joyas.

Después de todo, incluso si el Infierno Rojo Sangriento se había estado preparando durante mucho tiempo, no era tan fácil preparar una potencia Rey Celestial. El umbral del Rey Celestial y el Núcleo Celestial era demasiado difícil de superar.

No era que la Secta Demonio Celestial no tuviese Maestro de Joyas Celestial de Nueve u Ocho Joyas vivos. Sin embargo, ninguno de ellos había aparecido esta vez, y solo estos nueve habían llegado.

Los cuatro Grandes Ancianos del Infierno Rojo Sangriento tenían expresiones muy feas actualmente. Como solo habían llegado esos nueve, ¿eso significaba que los estaban subestimando? ¿O ya habían huido los subordinados de la Secta Demonio Celestial?

 

Descarga: