MPAW Capítulo 4

Modo Noche

Capítulo 4 – Barra de Oro

Le tomó sólo un segundo a Jiang Chen pisar el suelo polvoriento de madera dura.

Revisó la barra de energía en su muñeca. Para su sorpresa, sólo le costó el 40% esta vez para completar el viaje. ¿Tal vez el almacenamiento de energía se actualiza con el número de veces que se carga?

Jiang Chen sacudió la cabeza. Fue una gran noticia para él, pero no pudo saber por qué sucedió.

Mientras se sentaba en el lujoso sofá, disfrutaba de la vida cómoda que no era común en el mundo moderno. Encendió un cigarrillo y observó pasar el tiempo.

Desde la ventana llena de moho, Jiang Chen vio la sombra de Sun Jiao en la distancia. Sacó los binoculares para confirmarlo antes de abrir la puerta para dejarla entrar.

“Este es el oro que querías.” Él cogió la bolsa y ambas manos de repente se cayeron. La felicidad rebosaba su corazón, pues la bolsa era pesada. La bolsa pesaba al menos un par de kilogramos, pero la chica lo lanzó como una pelota de voleibol. La cantidad de poder que poseía era abrumadora.

Jiang Chen miró sus brazos. Sus brazos delgados no contenían signos de músculo.

“Eso fue muy agotador. El banco tenía zombis por todas partes. Casi me costó dos baterías de munición para deshacerme completamente de esas criaturas burdas. La bóveda también estaba sellada por una gruesa capa de tablas de acero que no podía abrir. Tengo estas barras de oro de la sala VIP.”

Sun Jiao se limpió el sudor de la frente y arrojó su mochila al suelo. Incluso si las barras de oro sólo pesaban un par de kilogramos, combinado con su equipo y suministro, ella casi cargo 20 kilogramos mientras recorría la larga distancia.

“¡Catch!”

“¿Hmm? Esto es…” Sun Jiao cogió la Coca-Cola mientras lo miraba.

“Parecía haberte gustado.” Estaba un poco avergonzado después de que Sun Jiao lo mirara durante tanto tiempo.

Sus labios se movieron sin decir una palabra. Después de unos momentos de silencio, reanudó su habitual audacia. Ella abrió la lata y tomó un gran sorbo de la Coca-Cola.

“Gulp, Gulp… Haha, esto es impresionante. Este clima esta tan ridículamente caliente. Hmm, ¿esto esta frío?” Sun Jiao miró sospechosamente a Jiang Chen.

“La nevera de la cocina sigue siendo utilizable. La fotocélula y el panel solar están trabajando en este lugar.” No mintió acerca de esto. Aunque la mayor parte de los electrónicos fueron destruidos, el sistema de poder de alguna manera se mantuvo intacto.

Tal vez alguien vivió aquí y arregló algunos de los aparatos electrónicos. Pero de las capas de polvo en el suelo, eso fue hace mucho tiempo.

“Está bien. Tú no me dirías de dónde vino esta Coca-Cola, incluso si lo pregunto.” Sun Jiao agitó la mano para descartar la idea. “Ok, ¿qué sigue? Si fuéramos a abrir la bóveda y mover el oro aquí, sería necesario un poco de ayuda profesional. Al menos, necesitaremos poderosos explosivos, o hackers expertos para abrir la cerradura electrónica.”

“¿Dónde podemos encontrarlos?” Los explosivos eran un problema. Era casi imposible comprarlos en grandes cantidades en el mundo moderno debido a su naturaleza restrictiva, especialmente dado el estatus social de Jiang Chen.

“Muchas bases sobrevivientes las tienen, como la Ciudad Liuding.” La envidia fluyó de sus ojos, mientras miraba a lo lejos. “Es un lugar que la gente considera divertido, incluso en las tierras baldías…”

“¿Está lejos de aquí?”

“No está demasiado lejos, pero es un poco cara. Excepto para el residente que posee la propiedad y la mano de obra que perdió su libertad, los visitantes deben pagar una unidad de cristales de energía, o artículos de precio equivalente para entrar.”

“¿Una unidad de cristales de energía?” Jiang Chen estaba confundido.

“Es esta cosa.” Sun Jiao buscó en su bolsillo antes de agarrar un pedazo de cristal verde oscuro. “Esta pieza de cristal tiene unas 37 unidades de energía. Puedes usar tu EP para comprobarlo. Son muy difíciles de encontrar porque sólo los mutantes poderosos los poseen en la parte posterior de sus cabezas. Si es posible, no quisiera toparme con esas cosas de nuevo…”

¿Criaturas que hacían temer a esta chica? La idea le envió un escalofrío por la columna vertebral de Jiang Chen.

Tomó el cristal y una débil fuerza atrayente tiró de su brazo derecho. Estaba sorprendido. Esta cosa podría ser utilizada para cargar el tatuaje.

La expresión facial de Jiang Chen permaneció tranquila. Jugó con él por un momento antes de devolverlo a Sun Jiao.

“¿Qué vale una unidad de cristales de energía?”

“Una décima parte de una lata de carne o la mitad de una lata normal de alimentos, diez suministros de nutrientes, una batería de tipo-c o tres municiones de batería. Puedes intercambiar tantas cosas con ella. Este tipo de fuente de energía es considerado moneda por muchas bases de supervivencia. Incluso allí podrías encontrar una mujer para dormir contigo.” Sun Jiao miró burlonamente a Jiang Chen. Le gustaba burlarse de este chico.

“Hmm… 37 unidades de cristales de energía. ¿Usare cuatro latas de comida a cambio?”

“Trato.” Sin vacilar, Sun Jiao lanzó el cristal en las manos de Jiang Chen. Sin embargo, como si estuviera pensando en algo, ella vacilante explicó, “Incluso si tienes un montón de comida, perdiste el trato. Si alguna vez cambias así en el futuro, la gente se aprovechará de ti…”

“¿Oh?” Jiang Chen se encogió de hombros. No le importaba demasiado la diferencia de tres unidades de energía.

“Aunque diez unidades de energía valgan la pena una lata de comida. También depende de qué tipo es. La mayoría de los alimentos enlatados contienen carne de pescado mutante, o muchos de ellos también están llenos de arena. Cuáles son los mejores escenarios de los casos. Algunos de los alimentos enlatados incluso incluyen carne humana…”

La voz estaba llena de desesperación e insensibilidad. Jiang Chen tenía dificultades para respirar; estaba sin palabras.

“Pollo al curry, cerdo frito… Esta es la primera vez que he tenido estas delicadezas en mi vida.” Sun Jiao miró a Jiang Chen lleno de asombro. “Los comerciantes usan vacas mutantes para transportar mercancías. Tuve el placer de tener una comida con la carne de las vacas mutantes. Incluso el sabor seco me hizo sumamente satisfecha.”

“Confío en ti.” La voz de Jiang Chen era tranquila.

Él sintió un repentino miedo que le abrumaba. Hacia Sun Jiao, era impotente. Si deseaba su comida, sólo le haría falta un parpadeo para terminarlo.

¿Confianza? Jiang Chen sintió que un miedo ensordecedor lo abrumaba. Casi quería agarrar el oro, regresar al mundo moderno, y olvidar todo lo que pasó aquí. Con las barras de oro, podría vivir como un millonario.

Sólo ahora se dio cuenta de que este mundo era más complicado de lo que pensaba.

Tal vez fue por la codicia, o por un fuerte sentimiento de arrogancia. Después de una dura batalla interna en su cabeza, se calmó y resistió la tentación de huir.

Su rostro no tenía emociones mientras trataba de ocultar su miedo.

“¿Confianza?” Sun Jiao se rió. Sin embargo, dentro de sus ojos, había un parpadeo de emociones que ella no podía ocultar. Esta palabra lejana se había extinguido durante mucho tiempo en este paisaje; enterrado por hambre y muerte. Aunque Jiang Chen le dijo esta valiosa palabra, Sun Jiao reaccionó inconscientemente con una mirada desdeñada.

Con un suspiro, Sun Jiao entró en la cocina.

“Tu ingenuidad se está volviendo muy preocupante. Sin embargo, no me molesta.”

“…” Jiang Chen estaba más relajado cuando oyó sus palabras. Esta vez hizo la apuesta correcta, Sun Jiao no tenía malas intenciones.

De lo contrario, habría tenido tiempo suficiente para matarlo y no habría esperado tanto tiempo. Jiang Chen finalmente se sintió aliviado, este pensamiento le ha estado molestando desde hace mucho tiempo.

Cuando Sun Jiao estaba a punto de llegar a la puerta, se dio la vuelta. “Ya que eres mi empleador, no sólo tengo que garantizar tu seguridad, tengo la responsabilidad de impedir que seas engañado. Si alguien está detrás de tu riqueza, también es un problema para mí. Si alguna vez negocias en el futuro, debes llevarme.”

“¿A ella le importa?”

“¡No me mires así! Me estás dando la piel de gallina.” Sun Jiao huyó frenéticamente de la vista de Jiang Chen. Ella se metió en la cocina, y gritó en shock, “¡Qué! ¿Cómo es esto posible? ¡Un refrigerador!”

El engaño, y las historias, la mayoría de las respuestas de Jiang Chen fueron mentiras. Era para evitar el inminente problema y el peligro.

Pero la visión de la emoción de sus ojos era real.

Ante aquella visión, para su sorpresa, la audaz chica no era tan molesta. Ella era… ¿linda?

“Deja de comer alimentos enlatados; ¡esta noche vamos a comer una comida fresca! Para celebrar a mi primer empleado.” Jiang Chen se rió y se precipitó hacia la cocina, lleno de una abrumadora cantidad de alegría.

Sun Jiao estaba aturdida delante de la nevera, ya que no se molestó en disputar su estatus de empleado. Ella miró fijamente los tomates y los huevos en el refrigerador.

Jiang Chen puso estos ingredientes frescos antes de que Sun Jiao regresara.

“Tú…” Sun Jiao giró su cabeza lentamente, con una voz aturdida.

“No preguntes. Sé que tienes muchas preguntas. Podemos discutir esto mientras cenamos. Ahora, ¿sabes cómo cortar los tomates?”

Jiang Chen dejó aturdida a Sun Jiao en su lugar, mientras una sonrisa orgullosa se extendía por su cara.

Sacó un par de tomates y huevos. “¡Esta noche haremos huevos fritos con tomates!”

  • Gibran

    Gracias :D, me esta llamando la atención

  • Juli Freixi

    Muchas gracias Outis-sama!