ISSTH – Capítulo 127

Modo Noche

En el instante en el que las salvajes figuras aparecieron, el mastín de Meng Hao dejó salir un aullido. Saltó hacia delante transformándose en un feroz borrón mientras corría en círculos alrededor de Meng Hao.

La sangre fluía violentamente creando espuma, los cuerpos de los bárbaros caían por la montaña.

Sus muertes no asustaron a los bárbaros detrás de ellos, todo lo contrario, incitó aún más su salvajismo mientras cargaban hacia delante. La ferocidad del mastín se iba inflando hacia los cielos mientras que protegía el área alrededor de Meng Hao. Cualquier enemigo que se acercara, se encontraba atacado por él, claramente, no iba a permitir que nadie dañara a Meng Hao.

El cuerpo de Meng Hao se sacudió, pero se forzó a tener sus ojos abiertos. Podía escuchar los ataques del mastín y podía ver lo que parecía un interminable mar de gente, pero no podía pensar en nada.

El tiempo pasó, la sangre fluyó bajando la montaña. La locura frenética del mastín había creado una tierra sin habitantes que rodeaba a Meng Hao por treinta metros en cada dirección. Incontables bárbaros habían muerto, formando una montaña sangrienta en un borde.

Un día, dos días… el mastín no descansó pasara lo que pasara. Los bárbaros parecían no tener fin. Cargaban incansablemente. En el segundo día, aparecieron cultivadores en Formación de Núcleo entre medias, vistiendo conjuntos de armaduras bárbaros.

La sangrienta batalla continuó dentro de la quinta matriz, con aullidos caninos y miserables gritos humanos llenado el aire. Por la noche, tarde, en el segundo día, el mastín mató a tres bárbaros en Formación de Núcleo, aunque había sido herido en el proceso. Después de eso, hubo quietud. Los bárbaros se retiraron, todo se quedó como estaba.

Aturdido, Meng Hao miró al mastín. Una de sus piernas estaba rota y parecía exhausto. No había descansado en dos días y no tenía píldoras medicinales que consumir. Cada lucha había sido una lucha a muerte, con la que había prevenido que ninguna persona dañara a Meng Hao. De hecho, gracias a su locura, nadie había puesto un pie dentro de los treinta metros cerca de él.

En esos momentos, estaba sobrepasado por la fatiga. Yació cerca de Meng Hao, gimiendo. Lamió sus manos como si quisiera que acariciara su cabeza.

Todo estaba quieto; en la cima de la montaña, únicamente se podía ver a un perro y a un hombre. Uno no se podía mover, el otro yacía de lado, preparado para permanecer de guardia por una eternidad.

Meng Hao miró hacia el mastín, una calidez subió desde el fondo de su corazón que nunca antes había sentido. Llenó todo su cuerpo. Esta criatura era solo un cachorro, una Divinidad de Sangre con un poco de comprensión espiritual. Y aun así… no le abandonaría. Incluso bajo esas circunstancias, no se iría, sino al contrario, lucharía para defenderle.

Considerando la acumulación de lesiones y el agotamiento, si continuaba luchando de esta manera, finalmente moriría.

Pero permaneció al lado de Meng Hao para protegerlo. Pronto, apareció el amanecer, y un clamor desde el fondo de la montaña rompió la quietud. El aire parecía estar lleno de Qi de Formación de Núcleo, que iba seguido por los furiosos gritos de bárbaros que cargaban hacia la cima de la montaña.

El mastín… miró a Meng Hao, después lamió su mano, se giró y con un aullido feroz cargó hacia la batalla.

Meng Hao no se podía mover. Solo podía observar al mastín cargando hacia la acción. No podía siquiera girar su cabeza. Lo único que podía ver era la mitad del mundo que yacía directamente en frente de él. Incluso lo que estaba abajo en la montaña estaba fuera de su visión.

Ladridos y chillidos espeluznantes llenaron sus odios por todo el día. No sabía exactamente cómo de fiera estaba siendo la lucha, pero podía sentir que durante todo el día, nadie pudo poner un solo pie en un radio de treinta metros de él.

Cuando cayó la noche, todo volvió a quedar tranquilo. Pasó bastante tiempo para que un palito de incienso se consumiera antes de que el mastín finalmente regresara a Meng Hao y se acostara a su lado. Su espalda estaba rota y tenía problemas para caminar. Otra pierna estaba rota y uno de sus largos dientes había sido arrancado.

Su Qi era débil, su capa de pelaje estaba desmadejada.  La sangre salía de su cuerpo mientras que yacía allí lamiendo la mano de Meng Hao. Dejó salir un débil quejido, pareciendo llamar a Meng Hao, pareciendo contarle los eventos del día.

Parecía como si toda la lucha y del agotamiento del día fuera por este momento, cuando podía regresar al lado de Meng Hao y ser acariciado en su cabeza. En su corazón, Meng Hao…. era su familia. Habían luchado juntos, habían crecido juntos, Meng Hao le había dado píldoras medicinales y cuando fuera que le mirara, su mirada estaba llena de ánimo y calidez.

Todo esto había hecho que la confianza en Meng Hao creciera dentro de su corazón. Podía contar con Meng Hao y, por tanto, él lo defendería.

El cuarto día llegó y más gritos se pudieron escuchar, el cuerpo de Meng Hao continuaba temblando, mientras escuchaba el triste aullido del mastín. Quería alzarse sobre sus pies, pero no podía. El brote de veneno le llenaba con un intenso dolor. Estaba empapado de sudor y lo único que podía hacer era estar allí sentado, mirando a los mágicos símbolos de la estela de piedra. Esto era lo único que podía hacer.

En el cuarto día, nada llegó tampoco a treinta metros de Meng Hao. Pero esa noche, cuando todo se tranquilizó, le tomó al mastín una hora aproximadamente arrastrarse lentamente hacia donde estaba él.

Meng Hao no podía verlo, pero el camino por el que el mastín se había arrastrado tenía un largo reguero de sangre. Sus dientes estaban aplastados, su espalda curvada. Yació a su lado, con su cabeza retorcida hacia en lado mientras lamía su palma. Con débiles quejidos, parecía contarle los eventos del día a Meng Hao.

Los ojos de Meng Hao estaban rojos. No podía ver al mastín, pero podía sentir cómo de débil estaba su Qi. En ese momento, Meng Hao se había convertido en un simple mortal, y sabía que sin estar el mastín allí para protegerle, habría estado muerto ya en el primer día.

Pero el precio pagado por su vida era la condición débil del mastín que iba aumentando. Pronto, llegaría un día cuando no fuera capaz de arrastrarse de regreso hasta él…

Meng Hao forzó que sus ojos permanecieran bien abiertos. Miraba a los símbolos mágicos en la estela de piedra, buscando iluminación. Pero sin importar cómo los mirara, era incapaz de conseguir ninguna comprensión. Era como si… no hubiera nada más que los símbolos mágicos que no tenían nada que ver con él, alguien del exterior.

Y entonces, llegó el quinto día…

En este día, los miserables llantos que llegaron a los oídos de Meng Hao eran aún más intensos que anteriormente. Ahora, había gente que llegó más cerca de los treinta metros. Pero antes de que pudieran alcanzarles, eran destrozados en pedazos. La sangre roció el cuerpo de Meng Hao, mientras escuchaba los aullidos lastimeros del mastín incrementarse.

Esa noche, le tomó cuatro horas al mastín regresar. No le tocó, simplemente se acostó allí. La sangre brotaba desde su boca y su fuerza vital parpadeaba débilmente. Parecía que sólo su terquedad era lo que le mantenía con vida. A pesar de su actual estado, lucharía para vigilar el área… y proteger a Meng Hao.

Meng Hao apenas podía abrir su boca. Su cuerpo temblaba, roto por el dolor, apenas podía moverse. Pero de alguna forma, fue capaz de forzar algunas palabras. “Sal! Vete…. de aquí… Me oyes…? Vete!”

No podía ver al mastín. Lo único que podía ver era el cielo de color negro.

El mastín levantó su cabeza para mirar a Meng Hao. Miró hacia la puerta brillante como si comprendiera sus palabras y dejó salir el sonido de un ladrido.

“Te estoy diciendo que te vayas!” dijo Meng Hao, jadeando, mientras que tomaba toda la energía que poseía sólo para decir esas palabras.

El cuerpo del mastín tembló, mientras que sus ojos se llenaban de tristeza. Trató de ponerse sobre sus pies, después caminó hacia el lado de Meng Hao y lamió su rostro. Y después…. No se fue. Ignoró las órdenes y se tumbó cerca de su lado.

A Meng Hao le dolía el corazón. Sus ojos estaban llenos de venas mientras que miraba a la estela de piedra. Repentinamente, se puso borrosa, parecía como si hubiera visto algo. Y aun así, no pudo alcanzarlo. Amaneció la sexta mañana, el sonido del movimiento se pudo escuchar al pie de la montaña. Un rugido salió mientras que el mastín se ponía forzosamente en pie. Dio a Meng Hao una última mirada y después cargó hacia delante.

Mientras se iba, la mano de Meng Hao se alzó lentamente, temblando. Dentro de sus ojos, los Lirio de Resurrección parpadeaban. Lentamente formó un puño con su mano y después se puso en pie!

Levantó su cabeza hacia el cielo y dejó salir un rugido que había tenido suprimido por seis días. Una monstruosa intención asesina salió desde sus ojos mientras que volaba por el aire. Tan pronto como voló, alcanzó a ver a un gran hombre blandiendo un inmenso palo. Lo había levantado en el aire e iba a estamparlo ferozmente en el mastín, que ahora era una ruina sin forma.

El rostro de Meng Hao se llenó con una ira feroz. Levantó su mano y una niebla de rayos apareció, disparada hacia el gran hombre. Cuando le alcanzó, se escuchó una explosión. El gran hombre, que resultó tener la base de cultivo en la etapa de Fundación Establecida, salió disparado hacia atrás, de hecho, múltiples bárbaros a su alrededor se retiraron.

Meng Hao dio un paso adelante para quedarse plantado en frente del mastín. Sus ojos tenían un rojo brillante mientras que levantaba su mano una y otra vez. Cientos de espadas voladoras salieron chillando instantáneamente, incluyendo las dos espadas de madera. Se revolvían alrededor de Meng Hao, transformándose en una lluvia de espadas, después en un enorme remolino. Meng Hao gritó y las espadas voladoras explotaron. La metralla se deslizó a su alrededor y se pudieron escuchar gritos escalofriantes mientras los bárbaros en el área eran destrozados en pedazos.

De pronto, desde el pie de la montaña, ocho auras Qi en Formación de Núcleo salieron de pronto disparadas. Volaron directas hacia la cima de la montaña.

Meng Hao estaba en silencio, de hecho, ignoró completamente las figuras que se acercaban. Miró hacia el mastín, que estaba jadeando al límite de la muerte. Se arrodilló y gentilmente alimentó su cuerpo roto. Levantó la mirada lentamente e intentó abrir su boca para lamer su mano, pero no fue capaz de hacerlo.

Meng Hao lentamente miró a los símbolos mágicos en la estela de piedra, sin prestar atención a las ocho figuras que se acercaban. Mientras miraba a la estela, recordó los pasados seis días. Pensó en cómo el mastín había arriesgado su vida en la batalla, pensó en cómo el pequeño cachorro feliz se había quedado vinculado con él a través de la cuarta matriz. Pensó en la segunda matriz, cuando la pequeña cosa peluda y linda había cargado hacia la batalla junto con él. Pensó en el mismo principio del torneo por el Legado del Inmortal de Sangre, en cómo había aparecido temblando en la palma de su mano, y en cómo le había lamido con esa pequeña lengua. Suspiró.

“Debería de haberme dado cuenta antes,” dijo Meng Hao suavemente. “Estos símbolos mágicos no son muy diferentes del Octavo Hechizo del Demonio Sellado.” Su mano se movió por el aire, y después no se pudieron ser vistos símbolos mágicos. En cambio, estaban ahora inscritos en su corazón, un texto mágico como el que había estado inscrito en la estela.

Conforme el texto apareció, la mano de Meng Hao descansó en la espalda del mastín.

Mientras lo hacía, un brillo del color de la sangre se formó repentinamente dentro del mastín. Se pudo sentir un frío tal que helaba los huesos que se extendió en todas direcciones.

Mientras se extendía, los bárbaros en Formación del Núcleo fueron repentinamente congelados en donde estaban, incluso mientras que estaban volando en el aire. No fueron únicamente ellos. Mientras que el brillo del color de la sangre se extendía, toda la montaña de bárbaros, todo lo que se alcanzaba a ver con la vista, todo el mundo al completo, estaba lleno de un Qi Frígido, y se volvió del color de la Sangre. Este color…. Estaba ahora completamente congelado y sellado.

Nada en todo el mundo se movía. Meng Hao se arrodilló allí, mirando sorprendido al mastín.

La quinta matriz, la estela de piedra, la iluminación, todo dependía de las acciones de la Divinidad de Sangre… El competidor por el Legado y la Divinidad de Sangre debían desarrollar un determinado nivel de cercanía.

Después de algún tiempo, Meng Hao se plantó, sujetando al mastín en sus brazos, caminó hacia la cima de la montaña, a la salida de la quinta matriz. Todo el mundo a su alrededor estaba sellado con sangre.

Meng Hao no estaba seguro de cómo los demás pasarían por esta matriz. Pero sabía que para él, su propósito era el de fortalecer el lazo entre el competidor por el Legado y la Divinidad de Sangre. Tampoco estaba seguro sobre las Divinidades de Sangre de los demás, pero sabía que el mastín había siempre regresado a él, sin importar lo agotado que estuviera, siempre había regresado para lamer su mano. Para Meng Hao, este perro… era una indisociable parte de su vida.

“En este momento, el Legado no es importante para mí. No me importa lo más mínimo. Pero voy a llevarte conmigo fuera de aquí. Esta es una promesa que Meng Hao te hace!”

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

344paw9

  • Gracias por el cap!!!

  • Gracias por el cap!!!

  • Gracias por el cap!!!

  • alto cap¡¡¡¡¡¡

  • alto cap¡¡¡¡¡¡

  • alto cap¡¡¡¡¡¡

  • Qué capítulo más bueno, el mastín es el mejor, ojala les vaya bien y salgan juntos xD
    PD : Gracias, por favor sigue sacando capítulos 🙂

  • Qué capítulo más bueno, el mastín es el mejor, ojala les vaya bien y salgan juntos xD
    PD : Gracias, por favor sigue sacando capítulos 🙂

  • Qué capítulo más bueno, el mastín es el mejor, ojala les vaya bien y salgan juntos xD
    PD : Gracias, por favor sigue sacando capítulos 🙂

  • Y después por que los perros son el mejor amigo del hombre no? TuT

  • Y después por que los perros son el mejor amigo del hombre no? TuT

  • Y después por que los perros son el mejor amigo del hombre no? TuT

  • hernan fontela

    Muchas gracias por el capitulo 🙂

  • hernan fontela

    Muchas gracias por el capitulo 🙂

  • hernan fontela

    Muchas gracias por el capitulo 🙂

  • T_T gracias por el capitulo

  • T_T gracias por el capitulo

  • T_T gracias por el capitulo

  • Meng Hao miró hacia el mastín, una calidez subió desde el fondo de su corazón que nunca antes había sentido antes. (que nunca antes había sentido. O que nunca había sentido antes.)

    • Gracias, rectificado… sip…. se me había colado un “antes” de más… ajjajajajajajaja 😀

  • Meng Hao miró hacia el mastín, una calidez subió desde el fondo de su corazón que nunca antes había sentido antes. (que nunca antes había sentido. O que nunca había sentido antes.)

    • Gracias, rectificado… sip…. se me había colado un “antes” de más… ajjajajajajajaja 😀

  • Meng Hao miró hacia el mastín, una calidez subió desde el fondo de su corazón que nunca antes había sentido antes. (que nunca antes había sentido. O que nunca había sentido antes.)

    • Gracias, rectificado… sip…. se me había colado un “antes” de más… ajjajajajajajaja 😀

  • Guao si fue triste este cap , casi se me sale una lagrimita .Gracias por la traduccion

  • Guao si fue triste este cap , casi se me sale una lagrimita .Gracias por la traduccion

  • Guao si fue triste este cap , casi se me sale una lagrimita .Gracias por la traduccion

  • Gracias!!!

  • Gracias!!!

  • Gracias!!!