ISSTH – Capítulo 166

Modo Noche

“De acuerdo con los textos antiguos, esta es la Vejación Máxima”, dijo el Patriarca Tamiz Violeta. “Nunca se unirá a un dueño, le encanta el trueno y consume rayos. Sin embargo, lo que más que le excita, más que cualquier otra cosa, no son los rayos, sino la electricidad de dentro del cuerpo humano!”

“La electricidad contenida dentro de los Pilares Dao de cientos de Cultivadores, así como el poder de sus bases de Cultivo, han sido combinadas en la Torre de los Cien Espíritus. Esta cosa nunca se ha encontrado con un aura tan inmensa e intangible como la que emana esta torre!” Miró fijamente a la gelatina de carne, la cual estaba alejándose lentamente.

Al lado del Patriarca Tamiz Violeta, la bella mujer de mediana edad estaba también mirando fijamente a la gelatina de carne. Ambos estaban rotando sus bases de Cultivo. Parecían estar a punto de entrar en acción en cualquier momento.

Jadeando, el Patriarca Tamiz Violeta usó su Sentido Divino para comunicarse con la bella mujer: “Espera un poco más. Esta cosa es rápida y, si desea huir, ni siquiera el Patriarca de Secta sería capaz de capturarla viva. Tiene un aura increíble, si es capturada, puede auto detonarse y esperar a reencarnarse. Si esto pasara, quién sabe cuantos miles de años pasarían antes de que reapareciera….”

“Debemos de esperara a que consuma la Torre de Cien Espíritus. Dentro hay un sello, el cual, combinado con la magia lanzada por los tres Patriarcas en el exterior, le quitarán el poder de auto detonación. En ese momento, seremos capaces de capturarla viva entre los dos!!”

Meng Hao frunció el ceño mientras miraba a la gelatina de carne. A su juicio, era un objeto muy adverso. Dentro del caldero, había causado la muerte de varias personas. Al final, incluso había hablado, lo que dejó a Meng Hao con un sentimiento muy extraño. Realmente no le gustaba esa cosa.

“Por tanto, esa cosa es lo que la Secta Tamiz Negro vino a buscar en este lugar”. Se quedó perdido en sus pensamientos por el espacio de unas diez respiraciones. El amuleto de buena suerte estaba ya casi activado y se podría usar en cualquier momento. La expresión de Meng Hao era tranquila mientras observaba los procedimientos. En su interior, estaba preparado para irse en cualquier momento.

Arriba, la gelatina de carne dejó salir repentinamente otro aullido amenazante. La Torre de Cien Espíritus tembló como si estuviera a punto de colapsar. Arcos de electricidad destellaban de ella mientras soltaba un aura seductora que sólo podía sentir la gelatina de carne, los Cultivadores no la podían sentir. Su nariz se retorció mientras sus ojos se abrían totalmente. El Patriarca Tamiz Violeta observó todo esto entusiasmado mientras la gelatina de carne salía disparada hacia delante, acercándose a la Torre de Cien Espíritus. Su boca se abrió totalmente y dio un mordisco gigante.

Mientras daba unos cuantos mordiscos más, el rostro mágico en la gelatina de carne parecía cada vez más y más feliz. Incluso empezó a emitir contenidos tarareos. Tragó bocado tras bocado, estando pronto más de la mitad de la Torre de Cien Espíritus consumida. Repentinamente, lo que quedaba de torre explotó!

Resonó una explosión que llenó el aire mientras la torre se desmoronaba sobre sí misma y después salía disparada hacia la gelatina de carne. La gelatina de carne estaba claramente medio muerta de miedo. La torre que se desmoronaba se transformó en una enorme cadena que se movió con una velocidad increíble y que rodeó a la gelatina de carne.

La gelatina de carne dejó salir un alarido horrorizado. Rápidamente trató de saltar hacia atrás por el aire, pero no pudo, era como si estuviera siendo sujetada. En ese momento, fuera de la Tierra Bendita, cerca de la puerta negra, la estatua que había sido transportada hacia ese lugar por la Secta Tamiz Negro, empezó a emitir un brillo misterioso. Dentro del brillo oscuro había tres figuras sentadas con las piernas cruzadas en forma de meditación, encima de la gruesa piel controlándola.

Dentro de la Tierra Bendita, chillidos ensordecedores llenaron el aire. Meng Hao miró a la gelatina de carne que flotaba a media altura, sujeta por la cadena. El rostro mágico parecía haber sido golpeado por el pánico. Quería huir, pero estaba sujeta fuertemente por la cadena. Conforme intentaba alejarse saltando, la cadena se estrechaba detrás de ella, como si fuera una cola larga.

Al mismo tiempo, los ojos del Patriarca Tamiz Violeta se iluminaron. Dio un paso hacia delante y después su cuerpo desapareció. Reapareció al lado de la gelatina de carne. Levantó su mano y la cogió.

Simultáneamente, la bella mujer también se movió, apareciendo en el otro lado de la gelatina de carne.

El miedo en el rostro mágico de la gelatina de carne se hizo aún más intenso, dejando salir un grito miserable. Su cuerpo empezó a sacudirse, los rayos chisporroteaban en oleadas. El cielo y la tierra se sacudieron, el rostro del Patriarca Tamiz Violeta cambió. Dio un paso hacia atrás. Los ojos de la bella mujer se entornaron, también se retiró, sin atreverse a tocar los rayos.

Mientras los dos se retiraban, la gelatina de carne, encadenada, se lanzó hacia delante, su rostro estaba lleno de impotencia y desesperación. Con la cadena reteniéndola no se podía mover muy rápido. Detrás de ella, brillaban los ojos del Patriarca Tamiz Violeta mientras dejaba salir un gruñido frío.

“No puedes escapar”, dijo él, con su voz llenando el aire. “Hoy, la Secta Tamiz Negro ha venido a por ti!”. Dio un paso hacia delante, alcanzándola con la mano. La bella mujer dio un frío resoplido y levantó también su mano. En un parpadeo, su cuerpo pareció estar rodeado por estrellas, que se transformaron en un rayo multicolor que salió disparado hasta rodear a la gelatina de carne por todos lados.

La gelatina de carne se sacudió y voló hacia delante. Su rostro mágico habló, con una voz arcaica, como si fuera la de un anciano: “Vosotros, gente, no podéis hacer esto…”

Cuando escucharon las palabras, la sorpresa llenó los rostros de los miles de discípulos de la Secta Tamiz Negro que estaban alrededor. Nunca hubieran imaginado que este objeto fuera capaz de hablar con la voz de un humano.

“Así que, realmente eres la Vejación Máxima”, dijo el Patriarca Tamiz Violeta, riendo. Salió disparado hacia delante junto con la bella mujer. Sus ojos brillaron misteriosamente mientras sus cuerpos se transformaban en rayos de luz que rodeaban a la gelatina de carne.

Si eso fuera todo, no sería un gran problema. Pero seguidamente, los ocho Cultivadores en Formación del Núcleo de entre los discípulos de la Secta Tamiz negro, dejaron salir un grito. El resto de los discípulos empezaron a recitar una escritura.

Al mismo tiempo que la escritura salía de las bocas de los mil discípulos, lejos, en el Dominio Sur, decenas de miles de cultivadores de la Secta Tamiz Negro estaban sentados con las piernas cruzadas, también recitando la escritura. Encima de las Diez Mil Montañas de la Secta Tamiz Negro, un enorme vórtice circuló por el aire. Succionó los cánticos de escrituras de los diez mil Cultivadores y los transmitió hacia la Tierra Bendita, a través de las bocas de los miles de Cultivadores allí. El poder de la escritura hizo que todo se sacudiera y temblara.

Una expresión de preocupación apareció en el rostro mágico de la gelatina. “Vosotros sois inmorales. Deberíais convertir a aquel pájaro, no deberíais tratar de convertirme a mí…” Su voz sonaba asustada, mientras dejaba salir otro grito. Repentinamente, un aura azulada enorme empezó a salir de ella.

Gritando miserablemente, la gelatina de carne salió disparada hacia delante, con una expresión desesperada. Quería huir. En ese momento, un rugido masivo llenó el cielo. Encima, una enorme jaula apareció en mitad del aire.

Estaba compuesta por unos barrotes de hierro negro en los cuales estaban inscritos incontables símbolos mágicos de sellado. Emitía una presión sorprendente, que hacía que grandes cantidades de grietas salieran en la tierra.

La jaula brillaba mientras salía disparada hacia la gelatina de carne, preparándose para capturarla viva y mantenerla guardada fuertemente. Un aura negra salía desde los barrotes de la jaula, dentro de los cuales se podían ver incontables rostros cuyos rasgos estaban llenos de una entusiasmada avaricia.

Todo esto toma bastante tiempo de describir, pero realmente pasó en un instante. Meng Hao no estaba cerca, pero aun así, fue sacudido hasta el núcleo. El amuleto de buena suerte estaba ya casi totalmente preparado para activarse. Aunque todo lo que estaba pasando era sorprendente, no le importaba demasiado, ya que estaba más concentrado en irse de allí.

Pero…. Repentinamente, saltó hacia delante y empezó a retirarse hacia atrás.

“Esa condenada gelatina de carne, por qué está viniendo hacia mí?” Se retiraba sin vacilar, observando el cambio en la gelatina de carne mientras que ella también cambiaba de dirección sin razón aparente, disparada directa hacia él.

Meng Hao no podía creer que la gelatina de carne fuera a pasar por donde estaba él. Habiendo visto la destrucción que dejó cuando despertó dentro del caldero, estaba seguro de que esa cosa se dirigía directamente hacia él.

El cuero cabelludo de Meng Hao estaba entumecido. Pensó en los dos excéntricos de Alma Naciente, en el sonido extraño de la escritura mientras era recitada y en la enorme jaula descendiendo desde el cielo. Su enojo hacia la gelatina de carne se hizo cada vez más intenso.

Pero él era meramente un Cultivador en Fundación Establecida. Sin importar lo rápido que se moviera, no había forma de que pudiera evitar el objeto que estaba siendo perseguido por dos excéntricos en Alma Naciente y, de hecho, toda la Secta Tamiz Negro. La gelatina de carne estaba encadenada, pero su velocidad, aún así, era imposible de describir. Un respiro y estaba lejos en la distancia, en el siguiente respiro, estaba directamente en frente de Meng Hao. Descendió lentamente en su cabeza.

Una expresión de shock cubrió el rostro de Meng Hao. Lo alcanzó, lo cogió y lo lanzó tan lejos como le fue posible.

En el instante en el que fue lanzada lejos, volvió a saltar hacia Meng Hao, abrió su boca y después mordió su brazo.

“Si no puedo escapar”, gimió, “entonces tú tampoco puedes, compañero inmoral…”

El Patriarca Tamiz Violeta y la bella mujer se acercaban en persecución, y cuando vieron lo que estaba pasando, sus ojos se abrieron con una intensa ira.

“No te atrevas!” gritó furioso el Patriarca vestido de violeta. Su rugido alcanzó los Cielos, y todo el terreno empezó a sacudirse. Su velocidad era increíble, en unos pocos momentos, estaban en frente de Meng Hao, con una expresión de indescriptible furia en su rostro. Su mano descendió hacia Meng Hao.

Boom!

Mientras la explosión resonaba, un escudo centelleante apareció alrededor de Meng Hao. No estaba siendo emitido por Meng Hao, sino por la gelatina de carne. Además, mientras Meng Hao se retiraba, no era por su propio poder, sino porque la gelatina estaba tirando de él desde el brazo.

Tenía su brazo fuertemente sujeto dentro de su boca, lo que hizo que saliera sangre. Su cuerpo tembló, ya no era translúcida, ahora parecía algo turbia.

“Desagradable, tan desagradable, que desagradable…. Bruto, bruto, bruto…” gimió. El Patriarca Tamiz Violeta y la bella mujer estaban allí plantados, con sus expresiones mezcladas con rabia e incredulidad.

“Uniendo…. Se está uniendo a un dueño?”

“Me he unido a un dueño”, gimió la gelatina de carne, saltando en la cabeza de Meng Hao y transformándose en un sombrero. “He elegido a este tipo como dueño. Inútil! Es inútil que me capturéis ahora. Gente inmoral, ya he elegido un dueño! No tengo más poder de vuelo y ya no tengo más escudo. Estoy dañado, voy a morir! Grupo de gente estúpida, sois demasiados malvados! Yo, yo, yo, yo…” Repentinamente se giró y llamó la atención de Meng Hao. “Hey, por qué no te has teletransportado lejos de aquí aún??”

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

  • Jajaja esta gelatina me ha hecho el día????

  • Jajaja esta gelatina me ha hecho el día😂😂😂😂

  • Jajaja esta gelatina me ha hecho el día😂😂😂😂

  • Esa gelatina JAJAJAJAJA lpm

    Estaba compuesta por unos barrotes de hierro negro en los cuales estaban inscritas incontables símbolos mágicos de sellado. (inscritos)

    Se retiraba sin vacilar, observando el cambio en la gelatina de carne mientras que cambiaba ella también de dirección sin razón aparente, disparada directa hacia él. (acá queda mejor si el “cambiaba” lo ponés después del “también” [mientras que ella también cambiaba de dirección sin razon aparente]. Para que no quede a lo Yoda vite. Jaja)

  • Esa gelatina JAJAJAJAJA lpm

    Estaba compuesta por unos barrotes de hierro negro en los cuales estaban inscritas incontables símbolos mágicos de sellado. (inscritos)

    Se retiraba sin vacilar, observando el cambio en la gelatina de carne mientras que cambiaba ella también de dirección sin razón aparente, disparada directa hacia él. (acá queda mejor si el “cambiaba” lo ponés después del “también” [mientras que ella también cambiaba de dirección sin razon aparente]. Para que no quede a lo Yoda vite. Jaja)

  • Esa gelatina JAJAJAJAJA lpm

    Estaba compuesta por unos barrotes de hierro negro en los cuales estaban inscritas incontables símbolos mágicos de sellado. (inscritos)

    Se retiraba sin vacilar, observando el cambio en la gelatina de carne mientras que cambiaba ella también de dirección sin razón aparente, disparada directa hacia él. (acá queda mejor si el “cambiaba” lo ponés después del “también” [mientras que ella también cambiaba de dirección sin razon aparente]. Para que no quede a lo Yoda vite. Jaja)

  • Gracias!!!

  • Gracias!!!

  • Gracias!!!

  • hernan fontela

    Gracias por el cap- 🙂

  • hernan fontela

    Gracias por el cap- 🙂

  • hernan fontela

    Gracias por el cap- 🙂