ISSTH – Capítulo 22

Modo Noche

No había pasado mucho tiempo, parecía como si toda la montaña negra estuviera furiosa. Los rugidos de las bestias demoníacas sacudían el aire, amentando y decayendo una tras otra. Incluso eran más frecuentes los gritos miserables que iban sonando. Los diez o más cultivadores que no se habían atrevido a seguir más lejos en su persecución hacia la montaña parecían pálidos. El miedo llenaba sus corazones, y ahora incluso deseaban menos que antes entrar en la montaña.

“Qué ocurre? Cómo es posible que todas las bestias demoníacas de toda la montaña estén furiosas?”

“Qué está pasando? Los Hermanos Yin Tianlong y Zhou Kai están ambos en el quinto nivel de Condensación de Qi, pero incluso ellos tendrían dificultades para aguantar la ira de toda la montaña. Pueden haber hecho algo especial y único?”

La pequeña multitud al pie de la montaña hacía sus conjeturas, escuchando los rugidos desafiantes.

Por lo que a Yin Tianlong y a Zhou Kai correspondía, estaban siendo atormentados acabar cerca de la locura por las trampas de Meng Hao. Observaron incapaces cómo Meng Hao se movía hacia delante en la distancia, a lo largo de bastos montones de bestias demoníacas. Basándonos en el odio en sus ojos, si las miradas mataran, Meng Hao estaría ya muerto varias veces.

Y aún a pesar del odio, se sentían exhaustos de una forma que solo Yin y Zhou podían realmente comprender. Cada vez que empezaban a perseguir a Meng Hao, él constantemente usaba algún tipo de magia demoníaca para provocar todo tipo de bestias demoníacas. Con el mero movimiento de una manga, causaba que alguna parte del cuerpo de una criatura demoníaca explotara. El hedor a sangre llenaba el aire, haciendo que las criaturas se volvieran locas poco a poco.

Viendo tantas criaturas demoníacas les hacía sentirse aturdidos, las criaturas no solo perseguían a Meng Hao. Una vez que les veían a los dos, las criaturas les perseguían a ellos. Entonces, a alguna distancia de ellos, veían a Meng Hao escabullirse.

“Maldita sea! Te maldigo a que mueras en el estómago de las bestias!!!” rugió Zhou Kai. Cerca de él, Yin Tianlong suspiró, pareciendo incluso más cansado.

El tiempo pasaba lentamente, y el principio de otro periodo de dos horas se acercaba. En la oscuridad de l noche, el faro de luz de la píldora se veía más brillante. Conforme se revelaba la posición de Meng Hao, Zhou y Yin apretaban los dientes y le perseguían. Como siempre Meng Hao usaba su magia demoníaca para provocar más bestias demoníacas, entonces las llevaba hacia Zhou y Yin, donde le veían desaparecer en medio de la manada de furiosas criaturas.

“Cómo puede no haber sido devorado ya por una criatura demoníaca!?” Zhou y Yin estaban cansados hasta los huesos, mientras que Meng Hao esquivaba y saltaba lleno de energía. Viendo esto, el odio de los llenaba hasta la médula, y sus encías les picaban por el odio. Pero no había nada que pudieran hacer.

Realmente Meng Hao estaba también exhausto. Cada vez que la píldora brillaba, se veía forzado atraer la atención inmediatamente de algunas bestias demoníacas. Por supuesto, el espejo de cobre le permitía hacer que las más rápidas criaturas pararan gritando en su camino, dándole tiempo a escapar. Si no fuera por eso, hacía tiempo que habría caído al suelo debido a la fatiga.

De repente, se dio cuenta de que había alcanzado la cima de la montaña. El suelo estaba cubierto con fisuras y grietas, algunas de ellas tan largas que una persona podía caber dentro. Dolorosamente, Meng  Hao se sentó detrás de un peñasco a descansar, mirando hacia el espejo de cobre en sus manos. Estaba ardiendo de calor, como si todo lo ocurrido hoy le hubiera hecho entusiasmarse increíblemente. Con una sonrisa amarga, Meng Hao miró alrededor, y notó una fisura enorme cerca, de la que salía una niebla gruesa negra.

Justo entonces, un rugido salió desde la fisura gigante, el mismo rugido que antes había sofocado a todas las bestias fieras en la montaña. El rugido parecía capaz de sacudir el mundo entero. Resonaba como un trueno, y en un instante, toda el área estaba limpia de bestias demoníacas, como si la montaña al completo contuviera solo ese rugido.

El rugido parecía vibrar incluso en la mente de Meng Hao, dispersando toda la energía espiritual de su cuerpo. Su expresión facial cambió. Ese rugido le era familiar. En sus visitas previas a las regiones cercanas de la montaña negra, lo había escuchado . Era un sonido que hacía como si se cuajara tanto su sangre como su Qi, dejando la mente de uno llena de ansiedad.

Conforme el rugido salía, Meng Hao forzó sus ojos a permanecer abiertos y mirar a la niebla negra que salía por la fisura. Conforme la niebla se dispersaba, Meng Hao fue capaz de ver una enorme pitón negra, de unos seis metros de grosor, con un semblante feroz y atroz. Aproximadamente la mitad de su largo había salido de repente fuera de la fisura.

Parecía estar sufriendo, y su rugido fiero sacudía cielo y tierra. Meng Hao escupió una bocanada de sangre. Saltó por detrás del peñasco y voló montaña abajo, sin atreverse a permanecer atrás. Pero entonces se paró, su curiosidad podía con él. Cuando regresó a dar un segundo vistazo, notó algo interesante.

El cuerpo de la pitón, mitad del cual era visible a través de la fisura, parecía estar cambiando de piel. Parecía como si hubiera dos juegos de piel, enrollándose en sí misma, rascando tirando la piel que no servía hacia fuera.

“Está mudando?” Después de reconocer lo que estaba pasando, Meng Hao aguantó la respiración. Sabía que el momento más débil de las pitones era cuando cambiaban de piel. Le tomaría un tiempo el que eso ocurriera, especialmente si la pitón tenía una naturaleza demoníaca. Con un cuerpo tan largo como ese, probablemente le tomaría más tiempo, quizá años.

“No me extraña que se te escuche rugiendo todo el tiempo. Debes de estar en ese proceso de muda por años.” Su mirada cambió de objetivo y notó que algo más en lo relativo a la pitón.

Bajo una inspección más minuciosa, parpadeó alucinado, había una espada voladora. Parecía ser extremadamente primitiva, sin características especiales. Pero, estaba clavada profundamente en el cuerpo de la pitón. Parecía estar ahí desde hace bastante tiempo, muchos años quizá.

El área alrededor de donde estaba clavada en el cuerpo estaba seca y marchita, lo que atestiguaba el poder de la espada.

Esta pitón demoníaca tiene una base de Cultivo de al menos el séptimo nivel de Condensación de Qi, quizás ocho, tal vez incluso nueve…” su boca se secó. Solo podía imaginar cómo de dura sería la piel de la pitón, lo que atestiguaba aún más lo asombrosa que era la espada primitiva.

“Una espada voladora que puede atravesar una criatura demoníaca como esta debe de ser un verdadero tesoro.” Meng Hao palpitaba con anticipación, entonces dejó salir un suspiro desalentado. Con una base de cultivo del cuarto nivel de Condensación Qi, adquirir la espada sería poco más que un sueño para él. Incluso si estuviera en el quinto nivel, sería igualmente imposible.

Sacudiendo la cabeza, bajó la montaña, con los ojos brillando. Había todavía algo importante que debía de conseguir. El espejo de cobre en su manga continuaba bullendo y pronto tendría a mano una bestia demoníaca siguiéndole, aullando.

Unas pocas horas pasaron y amaneció. El último de los doce períodos de dos horas terminaría pronto. Zhou y Yin habían perdido ya toda esperanza Miraron hacia Meng Hao, que estaba sentado con las piernas cruzadas lejos en la montaña.

Si los dos de ellos hacían el más mínimo movimiento, encarrilaría un grupo de bestias hacia ellos, y no solo no conseguirían alcanzar su objetivo, seguramente acabarían heridos. Emparejado eso a su cansancio estaba el hecho de que lo único que podían hacer era jadear tratando de respirar y mirar venenosamente a Meng Hao.

“Maldita sea. Meng Hao, cómo has podido escapar de mí!?” Zhou Kai sufría al respirar, dejando salir un desalentador aullido. Meng Hao realmente era como una locha que podía ir y venir como una sombra en la jungla.

“No tienes tus propias habilidades?” dijo Yin Tianlong, que no estaba mucho más lejos. Incapaz ni de matar ni perseguir, estaba medio loco, y sus palabras parecían no contener lógica. “Puedes simplemente no huir? No hay necesidad de usar esa maldiga magia demoníaca para enviar bestias detrás de nosotros. Por qué no tenemos una lucha justa?”

“Mi base de cultivo no es tan alta como la vuestra, como podría luchar contigo?” dijo Meng Hao, también sufriendo. “Si quieres seguir persiguiéndome, no tengo realmente ninguna otra opción.” Se tragó otra píldora medicinal.

Nunca antes en sus vidas, habían encontrado Zhou y Yin alguien que pareciera tan irracional como Meng Hao. Ambos sentían resentimiento en su corazón. Si hubieran sabido que se volvería todo de esta forma, no lo habrían perseguido nunca para robarle la píldora.

El tiempo pasó, y la hora se acercaba para que el hechizo de sellado de la píldora se disipara. Yin Tianlong dejó salir un largo suspiro. Con una amarga carcajada, sacudió su cabeza. No había nada más que pudiera hacer. No podía perseguir ni atacar, y menos si se veía forzado a encarar bestias demoníacas. Sus píldoras medicinales estaban agotadas y le quedaban solo dos espadas voladoras. Cómo iba a poder intentar robar la píldora…? Por supuesto sin mencionar las tácticas de su oponente. Sus deslumbrantes y retorcidas ideas parecían no tener fin. Incluso la más ligera falta de atención le llevaría a ser herido.

Con un suspiro humillado, dio un último vistazo a Meng Hao, se giró y se encaminó hacia debajo de la montaña, finalmente atormentado en su rendición.

Conforme se fue, Zhou Kai se sentía atormentado por la indecisión. El alba se aproximaba, por lo que era el fin del doceavo periodo de dos horas, y con él, el sello desaparecía de la píldora medicina en la bolsa de Meng Hao. Zhou Kai estampó su pie lleno de odio en el suelo, entonces sin una palabra, se giró y se fue. Estaba convencido de que simplemente era demasiado difícil lidiar con Meng Hao, de hecho, había miedo en su corazón; si no abandonaba este lugar ahora, quizá no lo hiciera nunca.

Meng Hao vio a los dos marcharse y encaminarse hacia abajo por la montaña. Dejó salir un largo suspiro y el sentimiento de agotamiento llenó su cuerpo como agua fluyendo. Mordió su lengua y se despertó un poco. Entonces corrió hacia la distancia. No iba a dejar la montaña negra, sino que iba a rehacer su camino hacia la cima de la montaña. Estaba allí la pitón demoníaca, pero generalmente hablando, era el sitio relativamente más seguro. Después de todo, la pitón necesitaba tiempo para completar su transformación, y sus rugidos mantenían alejadas a las otras bestias demoníacas.

Meng Hao encontró una fisura en las roscas y se sentó con las manos cruzadas. Miró su bolsa sintiéndose de repente aprensivo.

“He gastado muchas píldoras medicinales, cada una valía una Piedra Espiritual. Déjame calcular… incluyendo las treinta y siete espadas voladoras y más de cuarenta Núcleos Demoníacos, esto viene a ser…. ciento noventa y ocho Piedras Espirituales. Ciento noventa y ocho.” Su cuerpo tembló y se sintió bastante triste.

“Por suerte, el periodo de veinticuatro horas ha terminado,” se dijo, tratando de confortarse as í mismo, “ y la Píldora de Espíritu Seco es mía.” Poniendo a un lado su desilusión, se forzó a aclarar su mente, entonces mirando alrededor, asegurándose de que era seguro, sacó el espejo de cobre y empezó a hacer copias de la Píldora de Espíritu Seco.

Pasó Medio día, y Meng Hao miró hacia las píldoras que tenía en su mano. Diez Píldoras de Espíritu Seco. Se forzó a sonreír, pero la decepción era todavía visible en su cara. Le costó un montón de Piedras Espirituales el copiar una Píldora de Espíritu Seco, muchas más de las que eran necesarias para un Núcleo Demoníaco. Ahora comprendía el ratio de cambio requerido por el espejo de cobre.

Ahuecó su mandíbula, entonces puso una de las píldoras en su boca.

“Quinto nivel de Condensación de Qi” Tengo que alcanzar el quinto nivel!” Sus ojos estaban inyectados en sangre, llenos con una persistente determinación. Se sentó en meditación y empezó a hacer circular su base de Cultivo. Sonidos explosivos resonaron por su cuerpo conforme ilimitada energía espiritual emergía de la Píldora de Espíritu Seco, causando que las fuerzas espirituales en el cuerpo de Meng Hao se convirtieran en un vórtice que giraba, que de repente se desbordaba en todas las direcciones.

El tiempo pasaba lentamente, y los días pasaron. Cuando Meng Hao, con sus ojos cerrados, avanzó hacia el quinto nivel de Condensación Qi, la montaña negra estaba llena de los rugidos de la pitón. Su transformación, como la de Meng Hao, parecía estar llegando a un punto crítico.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>