ISSTH – Capítulo 260

Modo Noche

Capítulo 260: Cinco años sin una lucha!

Mientras Meng Hao desaparecía bajo la luz de la luna, volvió la mirada y vio a Xu Qing plantada allí, en la cumbre de la montaña. Los recuerdos de aquellos tiempos que habían pasado juntos llenaron su mente.

La primera vez que le había entregado una píldora medicinal fue en la Secta Confianza. Fuera de la cueva inmortal dentro de la Secta Confianza, cu ando le dio una Píldora de Cultivo Cosmético, escuchando su voz bajo la luz de la luna. Después aquella vez que estuvieron juntos en la Tierra Bendita de la Secta Tamiz Negro. Y ahora.

Por alguna razón, parecía como si hubiera muchas historias dentro de ello.

Meng Hao no estaba seguro de si esto era un amor romántico. Los sentimientos dentro de él eran algo que nunca había sentido antes, nunca los había experimentado. Lo que sabía ahora era que cada vez que veía a Xu Qing, sentía felicidad emergiendo desde su interior, que parecía estar bien enterrada en sus recuerdos.

Era un sentimiento bueno.

De hecho, durante sus cinco años en la Secta Destino Violeta, lo que se encontró es que cada vez pensaba más a menudo en la fría Xu Qing, plantada bajo la luz de la luna, con su cabello negro flotando en el viento.

“Me pregunto cómo habría sido… si la Secta Confianza todavía existiera, si la Secta Tamiz Negro no se hubiera llevado a la Hermana Senior Xu. Cómo sería si todavía estuviéramos en la Secta Confianza?” Meng Hao miró hacia delante de nuevo. La luz de la luna brillaba sobre su espalda mientras avanzaba hacia la distancia. Preguntas como esa no tenían respuesta.

Siguió hacia delante, cada vez más lejos…

Dos días después, cruzaba el aire un par de rayos prismáticos dirigiéndose hacia un portal de teletransporte que llevaba a las Montañas Áridas. No eran ni más ni menos que Meng Hao y Zhou Dekun. Su tarea había sido cumplida, ahora iban de regreso a la Secta.

Después de abandonar la Secta Tamiz Negro, Zhou Dekun había aclarado su garganta para después decir, “Aiiii. Deberías de salir de la Secta más a menudo y hacer más amigos entre los clanes de cultivadores. Sabes qué? Qué te parece esto: te llevaré a reunirte con algunos de ellos mientras vamos de camino al porta de teletransporte.”

Pareciendo apenado, continuó, “Somos Lores Horno, y hemos gastado la mayoría de nuestro tiempo encerrados en la Secta. No puedes negar que para elaborar píldoras hacen falta muchos recursos. Lo que puedes ganar en la Secta no es suficiente para sobrevivir. Por tanto… ah, Fang Mu, donde sea que vayas fuera de la Secta, no tengas prisa en regresar. Tomate algún tiempo en interactuar con la gente del exterior. Tienen riquezas para compartir, y son compañeros perfectos para alquimistas como nosotros.”

Meng Hao asintió aprobando. Después de los eventos de la Secta Tamiz Negro, los complicados sentimientos entre Zhou Dekun y él habían desaparecido. Ahora tenían una relación relativamente buena.

Por tanto, Zhou Dekun gastó la mayor parte de medio mes llevando a Meng Hao a diversos clanes de cultivadores de la región, así como a sectas de tamaño medio, donde eran recibidos con gran ceremonia. Sin importar dónde fueran, eran tratados con el mayor respeto. Ver el aire pretencioso con el cual Zhou Dekun se comportaba con estos clanes de cultivadores hacía sonreír a Meng Hao.

Por lo tanto, cualquier necesidad que tuvieran era satisfecha; de hecho, donde quiera que hubiera oportunidad de vender píldoras medicinales, las Piedras Espirituales iban fluyendo hacia sus bolsas privadas. Esto hizo que los ojos de Meng Hao brillaran intensamente. Durante ese medio mes, había sido capaz de vender bastantes píldoras medicinales.

En esos momentos, la mayoría de las píldoras que había vendido era las que había adquirido de Chen Jiaxi.

Finalmente, medio mes más tarde, Meng Hao y Zhou Dekun estaban cerca del portal de teletransporte que llevaba a las Montañas Áridas.

Las Montañas Áridas estaban localizadas muy cerca del centro del Dominio Sur, un área que podía ser considerara una intersección importante entre diversas Sectas y Clanes. Debido a la localización de este portal de teletransporte, finalmente se había convertido en un punto centralizado de viaje.

En un valle, en el este de las Montañas Áridas, había una localización que normalmente bullía de actividad. Ahora, sin embargo, solo podía se descrita como horrosa.

El hedor de la sangre llenaba el aire, el suelo estaba cubierto de cadáveres. Había unas cuantas docenas de cultivadores con túnicas negras y máscaras blancas buscando bolsas privadas entre los cadáveres. Ocasionalmente, encontraban a alguien dando su último respiro, e inmediatamente les atravesaban con una espada.

Entre los cultivadores vestidos de negro, había una jaula de hierro negra, de varios metros de altura. Teniendo en cuenta que la jaula flotaba por el aire y emanaba un brillo misterioso, era obviamente un objeto mágico. Dentro de la jaula había dos cultivadores.

Sus rostros estaban pálidos y estaban ambos inconscientes. Estaban rociados con sangre, y era claro que estaban severamente lesionados, pero no muertos. Emanaba de ellos un débil aroma de píldoras medicinales; obviamente eran alquimistas. Uno de ellos vestía una toga larga verde, la cual estaba tejida con un horno de píldoras, marcándole como un alquimista de la División Píldora del Mundo.

No lejos de allí, había tres cultivadores enzarzados en un combate mágico en mitad del aire. Se extendían ondas a través del aire. Esta no era la magia de la etapa Alma Naciente; sin embargo, el nivel de poder hacía obvio que no eran cultivadores en Fundación Establecida, sino en Formación del Núcleo.

De los tres cultivadores en Formación del Núcleo, dos vestían ropas negras y máscaras azules. Sus ataques eran furiosos; estaban solo en la etapa inicial de la Formación del Núcleo, pero claramente mucho más allá de lo normal.

Mientras atacaban, las explosiones llenaban el valle.

“Quiénes sois?!” rugió el cultivador en Formación de Núcleo acorralado. “Yo soy de la Secta Escarcha Dorada…” La sangre salía rociada desde su boca mientras salía disparado hacia atrás.

No hubo respuesta a su pregunta. De los dos cultivadores con máscara azul, uno era regordete y el otro delgado. Avanzaban hacia delante mientras sus ataques se hacían cada vez más furiosos.

Fue en este momento exacto en el que repentinamente, uno de los tres portales de teletransporte del valle empezaron a brillar. Tan pronto como el brillo se alzó, el grupo de varias docenas de cultivadores con túnicas negras y máscaras blancas empezaron a acercarse al portal.

El brillo de teletransporte duró por el espacio de tiempo de unas cuantas respiraciones, pasando después a desaparecer lentamente. Aparecieron dos figuras: Meng Hao y Zhou Dekun.

Zhou Dekun estaba riendo y diciéndole algo a Meng Hao.

“Tengo una buena relación con diversos clanes de cultivadores de las Montañas Áridas. Seguidamente te llevaré a…”

Meng Hao estaba sonriendo, pero en un instante, su expresión cambió inmediatamente. Incluso mientras se completaba el teletransporte, antes de que Zhou Dekun  y él pudieran ver nada del exterior, se alzó dentro de él una sensación de peligro.

Antes de que pudiera hablar, la sensación de peligro se alzó hacia los cielos. El rostro de Meng Hao cambió. Movió su manga izquierda y emergió un viento salvaje, ondeando hacia Zhou Dekun y empujándole hacia un lado. Tomando prestado algo de la energía del impulso, el cuerpo de Meng Hao rompió hacia otro lado como una rama de un sauce.

Meng Hao y Zhou Dekun volaron en direcciones opuestas. Casi en el mismo instante en el que habían salido del portal de teletransporte, una explosión llenó el aire mientras el poder mágico combinado de docenas de cultivadores golpeaban contra el portal.

Mientras resonaba la explosión, Meng Hao había salido disparado hacia atrás nueve metros, con ambas manos realizando gestos de encantamiento y después ondeando delante de él. Se escucharon sonidos ‘pop’ mientras que el poder que venía de las docenas de cultivadores se disipaba.

“El rostro de Zhou Dekun cambió. Después de ser empujado fuera del portal de teletransporte por Meng Hao, su mano derecha se movió en un signo de encantamiento y después golpeó contra el suelo. Un gran rayo de luz salió disparado desde su cuerpo, bloqueando el poder del ataque mágico. A pesar de estar en la etapa final de la Fundación Establecida, desde su boca salió sangre rociada. Sus ojos estaban llenos con asombro y fura mientras miraba a sus atacantes.

Los ojos de Meng Hao estaban llenos con un brillo frío. Había pasado mucho tiempo desde que se había enzarzado en una batalla mágica con alguien. Durante sus cinco años en la Secta Destino Violeta, no había realizado un solo ataque contra nadie. Sin embargo, su habilidad en batallas mágicas y su habilidad para matar no se había visto reducida. De hecho, sus cinco años de hibernación le habían hecho aún más fuerte.

Algo de eso tenía que ver con el Dao de la Alquimia y el Dao del Veneno. Durante los pasados cinco años, había elaborado una cantidad de venenos no precisamente pequeña. La intención asesina parpadeaba en sus ojos mientras miraba a la más o menos docena de cultivadores en túnicas negras y con máscaras blancas.

En el instante en el que les vio, pudo sentir la intensa intención asesina que radiaba desde ellos. Vio los cadáveres yaciendo alrededor del suelo y las dos personas en la jaula. También podía ver la batalla que estaba teniendo lugar en el aire en la distancia.

No dudó en lo más mínimo. Su mano derecha golpeó su bolsa privada y salieron volando dos espadas de madera. Sus auras se ensancharon; habían estado en silencio por mucho tiempo, y ahora que estaban fuera, una enorme intención asesina bullía en ellas. Esto hizo que la mayoría de los cultivadores en túnicas negras giraran sus cabezas hacia Meng Hao.

“Cómo os atrevéis!” rugió Zhou Dekun. “Soy un Lord Horno de la División Píldora del Este. Vosotros…” Él no se había visto envuelto en un combate mágico desde hacía mucho tiempo. Desde que se había convertido en un Lord Horno, había recorrido un camino lleno de cortesía y respeto. Y justo ahora, incluso antes de poder poner un pie fuera de la plataforma de teletransporte, había sido víctima de un ataque a traición.

Antes de que Zhou Dekun pudiera siquiera terminar de hablar, Meng Hao vio los ojos de los hombres vestidos de negro empezando a brillar mientras miraban hacia el anciano.

“Nada bueno”, pensó Meng Hao, con sus ojos brillando. Sin un momento de vacilación, su cuerpo parpadeó y salió disparado hacia delante.

Se movía a una velocidad increíble, las dos espadas de madera silbaban a su lado como dos Espadas de Dragones que cargaban directamente hacia los dos hombres de túnicas negras. Antes de que los dos hombres pudieran retirarse, las dos espadas de maderas se clavaron dentro de sus frentes, saliendo por el otro lado de sus cabezas junto con fuentes de color rojo y blanco.

Continuó avanzando, Meng Hao realizaba un encantamiento y después golpeaba con la palma de su mano hacia delante. Aparecieron múltiples imágenes de una mano. Empezaron a emitir un estruendo para después convertirse en pequeños ataques que salían disparados hacia los hombres de túnicas negras. Los hombres de túnicas negras cayeron instantáneamente.

“Senior Zhou”, transmitió Meng hacia Zhou Dekun, “no olvides la habilidad de la túnica! Salgamos de aquí!” Las docenas de cultivadores se dividieron rápidamente en dos grupos, uno de los cuales se dirigió hacia Meng Hao, el otro hacia Zhou Dekun.

Todo estaba ocurriendo demasiado rápidamente. Zhou Dekun había entrado en pánico. Sin embargo, tan pronto como Meng Hao se lo recordó,. Estampó sus pies en el suelo. Su túnica de Lord Horno empezó a brillar y repentinamente desapareció.

Acababa de activar la función de teletransporte de la túnica de Lord Horno, la cual solo podía ser activada tres veces. Viendo a Zhou Dekun desaparecer, un resoplido frío llenó el aire. Uno de los dos cultivadores en Formación del Núcleo, el rollizo, se transformó en un rayo de luz y salió disparado en persecución de Zhou Dekun.

Mientras desaparecía en la distancia, se escuchó su voz, “Se nos ha entregado directamente a nuestras puertas algunos cultivadores de la División Píldora del Este. Hermano Yan, iré a coger al que acaba de huir!”

Sin decir una palabra, el otro cultivador en Formación del Núcleo, el delgado, aceleró su lucha contra el hombre de la Secta Escarcha Dorada, quien estaba de forma clara seriamente herido en ese punto. Por lo que parecía, sería masacrado en cualquier momento.

Abajo, en el suelo, las docenas de hombres vestidos de negro cambiaron su atención desde Zhou Dekun hacia Meng Hao.

Meng Hao no huyó. Sus ojos brillaban con intención asesina mientras las comisuras de su boca se alzaban en una ligera sonrisa. Había pasado un largo periodo de tiempo desde que había sido capaz de realizar cualquier tipo de ataque contra cualquiera. Estas personas en frente de él eran meros cultivadores en Fundación Establecida. A ojos de Meng Hao estaban ya muertos.

“No he matado a nadie en cinco años. Supongo que vosotros vais a hacerme romper mi record de abstinencia!” Esta sería la primera vez en cinco años en que la base de cultivo de Meng Hao explotaría en todo prorrumpiría en todo su potencial!

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>