ISSTH – Capítulo 296

Modo Noche

Capítulo 296: Otro encuentro con… Ji!

La marca parecía un símbolo mágico. No existía por encima de su piel, sino dentro de su carne. Meng Hao no la desconocía; en el momento en el que había alcanzado la Fundación Establecida, había visto exactamente esa misma marca.

Hoy era la segunda vez!

Meng Hao miró a la marca, su mente zumbaba.

Después de un largo tiempo, la sacudida desapareció. La extraña señal que había alcanzado a la mitad del Dominio Sur hizo que se atrajera más atención hacia el cadáver inmortal.

Meng Hao estuvo plantado allí, dentro de su cueva inmortal por un buen rato antes de levantar su cabeza. Sus ojos estaban ahora llenos de una luz afilada.

“Solamente…. Quién es él? Por qué fui capaz de verle aquel año? Por qué cayó hacia el Dominio Sur? Y por qué es capaz de afectar el flujo de mi sangre, e incluso activar esta marca…. Fue esta marca puesta sobre mí por él aquel año? O quizá es parte mía desde siempre, estaba allí dentro de mi carne desde el principio?” Meng  Hao pensó en silencio en la noche en la que su padre y su madre desaparecieron y en el viento violeta que había soplado en el exterior.

Si Meng Hao recordaba correctamente, cuando ese viento se alzó, .había rotado alrededor de su cuerpo. Recordaba que no era un viento ordinario, sino que contenía algún tipo de poder.

Meng Hao pensó por un buen rato hasta que se oscureció el exterior. Una luz intensa empezó a brillar en sus ojos, mientras tomaba su resolución.

“Sin importar si las palabras de esa persona son verdaderas o falsas… voy a ir!” La determinación brilló en sus ojos. Las grandes recompensas solo se alcanzan al tomar riesgos. Los cultivadores cultivan su auto-confianza! Cuando se toma una decisión, se debe perseguir con determinación y sin el menor pensamiento de andarse por las ramas!

Movió su manga derecha mientras salía caminando de la cueva inmortal.

Varios días después, el sexto grupo de cultivadores salió de la Secta Destino Violeta. Estaba compuesto por treinta personas, que se transformaron en treinta rayos prismáticos mientras salían disparados por el aire. Al frente de este grupo iba ni más ni menos que Meng Hao.

Vestía la túnica de Lord Horno Violeta y su largo cabello azotaba hacia atrás mientras él salía disparado hacia delante. Todas las personas detrás de él le miraron con expresión de veneración, sin importar que fueran de la División Qi Violeta o de la División Píldora del Este.

Justos, salieron disparados hacia la distancia a toda velocidad.

Meng Hao estuvo callado durante todo el viaje. No habló, dentro de su mente rotaban los ecos de la llamada del cadáver del inmortal.

Este sexto grupo de cultivadores de la Secta Destino Violeta se teletransportaron tres veces y tardaron medio mes para poder llegar a la vecindad de la Cueva del Renacer. Una vez más, durante este periodo de tiempo, se notó la vibración.

Cuando la vibración les golpeó, todos cayeron hacia el suelo, donde se sentaron con las piernas cruzadas. Únicamente Meng Hao flotaba en mitad del aire, mirando hacia la distancia. Una vez más, sintió la llamada.

“Ven a mí… Estoy aquí… esperándote… Toda la verdad… todas las respuestas…”

La mente de Meng Hao daba vueltas. De los cientos de miles de cultivadores en la región de la Cueva del Renacer, la voz realizando la llamada solo podía ser escuchada por Meng  Hao. Sus ojos brillaban aún más implacablemente que antes.

Hay tres Zonas de Peligro en el Dominio Sur: los Lagos Dao Primordiales, el Antiguo Templo de Muerte y finalmente, la Cueva del Renacer. Al primer vistazo, parecía como si fuera una enorme depresión en el suelo. Se podían ver multitudinarios volcanes en el área, tantos que eran imposibles de contar. Parecían no tener fin.

Lo que era visible era el cielo negro y la espesa niebla negra que lo cubría todo.

Esta era la región de la Cueva del Renacer.

De acuerdo a las leyendas, la gente que estaba cercana a morir podía entrar en la Cueva del Renacer en ese mismo momento y, si lograban conseguirlo, podrían conseguir una oportunidad de vivir otra vida!

Fuera eso cierto o falso, desde tiempos antiguos, muchos, muchos cultivadores todopoderosos, no deseando morir, habían entrado en la Cueva del Renacer. A través de incontables años, únicamente tres personas habían logrado emerger exitosamente.

Sin excepción, después de abandonar la Cueva del Renacer, esas tres personas un nunca habían hablado sobre lo ocurrido dentro. Finalmente, habían desaparecido, para no escucharse nada más de ellos de nuevo.

A pesar de eso, las leyendas con respecto a los misterios de la Cueva del Renacer continuaron haciéndose cada vez más exageradas. Sin importar nada, las historias de la Cueva del Renacer habían estado circulando por decenas de miles de años, lo cual era suficiente para que…. Tuviera algunas características asombrosas.

Meng Hao comprendía que procediendo hacia allí, estaría entrando en la región de la Cueva del Renacer. Al entrar, el nivel de peligro sería extremo.

En cuanto al cadáver inmortal, había caído directamente en frente de la Cueva del Renacer, a no más de cincuenta kilómetros.

En esos momentos, las vibraciones se iban desvaneciendo lentamente. Mientras lo hacían, una figura tras otra salía disparadas desde el suelo hacia el aire.

Actualmente, cientos de miles de cultivadores de todo el Dominio Sur estaban reunidos en un radio de mil kilómetros de la Cueva del Renacer, formando un perímetro a su alrededor. En esta área, los cultivadores habían establecido fuertes temporales representando a las diversas Sectas y Clanes.

Cada fuerte contenía miembros de la generación senior de las diversas Sectas. Parecían que cada día entraba más y más gente de las diversas Sectas en esa enorme región. Muchos se enfrentarían al peligro y se acercarían al cadáver, esperando alcanzar alguna buena fortuna. Algunos regresaron, otros no lo lograron.

Debido a la acumulación de tantos cientos de miles de cultivadores, era imposible evadir la erupción de varias disputas. Por tanto, las luchas mágicas no eran nada raras y todos los días unas cuantas personas acababan muertas como mínimo.

En cuanto a las Grandes Sectas y Clanes, estaban bajo la protección de las generaciones senior; había un poco de caos, pero se mantenían bajo un relativo control.

Después de que las vibraciones se desvanecieran, Meng Hao guió al grupo de docenas de cultivadores de la Secta Destino Violeta hacia el área. Esto por supuesto, atrajo bastante atención y mucha gente levantó la mirada para ver qué estaba pasando.

Cuando vieron a Meng Hao y reconocieron la túnica de Lord Horno Violeta, un gran zumbido de discusiones se alzó.

“Ese es Fang Mu, de la Secta Destino violeta!”

“Ese es el Descendiente Dao de la División Píldora del Este, Fang Mu!”

Meng Hao escuchó algunas de esas palabras, pero su expresión era la misma de siempre. Continuó avanzando, liderando su grupo entrando cada vez más hacia el área cerca de la Cueva del Renacer.

Mientras iban volando, revisó el área con su Sentido Espiritual. Podía sentir inmediatamente una enorme cantidad de Cultivadores allí. No habían tantos como en el exterior del perímetro interno, quizá únicamente alrededor de diez mil.

Comparada con el área externa, dentro del perímetro, la niebla era más densa, más espesa, ejerciendo presión en el Sentido Espiritual y haciendo más difícil escuchar y ver.

Finalmente, Meng Hao alcanzó a ver una enorme cuenca. Flotando en mitad del aire por encima de esa cuenca estaba agitándose la niebla negra que se alzaba hacia lo alto del cielo.

Bajo la niebla, la cuenca tenía un perímetro de unos 500 kilómetros. Era enorme, y dentro de esa enormidad, estaba la Misteriosa Cueva del Renacer del Dominio Sur.

Este era el núcleo de la Cueva del Renacer. Rodeando este núcleo había más o menos una docena de pilares de luz, los cuales se alzaban hacia el cielo. Todos y cada uno de los pilares ondulaban de forma sorprendente, haciendo imposible que alguien no los viera.

Estaban imbuidos con  un poder chocante; la existencia de esos más de diez pilares de luz hacía que la enorme área de alrededor de la Cueva del Renacer pareciera un poco menos peligrosa.

Muchas de las extrañas criaturas que vivían en el área estaban escondidas y no emergerían para dañar a la gente.

Cada uno de la docena de pilares de luz estaba fijado en un punto estacionario. Allí, grandes grupos de cultivadores estaban sentados con las piernas cruzadas, meditando. Únicamente las cinco grandes Sectas y los tres grandes Clanes eran capaces de crear fuertes como ese cerca del núcleo de la región de la cueva del Renacer.

Mientras Meng Hao se acercaba, inmediatamente alcanzó a ver uno de los pilares de luz que era de color violeta, emanando una energía llena de presión, opresiva. Debido a este pilar de luz violeta, ni una pizca de niebla negra se podía ver en ningún sitio cercano. Incluso el suelo era de un color violeta debido a eso.

Wu Dingqiu1 estaba allí dentro, así como Chu Yuyan, An Zaihai, Lin Hailong y los otros cultivadores de la División Qi Violeta. Había unas cien personas, todas sentadas con las piernas cruzadas y con los ojos cerrados en meditación.

Incluyendo en ese número a las dos personas ancianas, que meditaban con las piernas cruzadas en el mismo centro del pilar brillante. Llevaban túnicas largas y blancas, y sus semblantes eran antiguos. Meng Hao podía sentir una presión temible contenida dentro de sus cuerpos.

Wu Dingqiu era obviamente mucho más débil que esos dos ancianos, aproximadamente con una diferencia de toda una etapa!

“Etapa Separación de Espíritu…” Meng Hao tomó aire profundamente. Mientras continuaba hacia ellos, sus ojos parpadearon, mirando hacia los otros pilares de luz. Vio a la Secta Espada Solitaria, a la Secta Tamiz Negro, la Secta Escarcha dorada, la Secta Sangre de Demonio, así como a cultivadores de los tres grandes Clanes, incluyendo a Han Bei, Chen Fan, Zhou Jie, Wang Lihai, Li Daoyi y los demás2. La mirada de Meng Hao finalmente recayó sobre una mujer vestida de blanco del grupo de la Secta Tamiz Negro.

Xu Qing.

La miró fijamente por un momento y después desvió la mirada. Había otros pilares de luz. Uno era de color naranja, y estaba lleno con un aire de potencia y dignidad. Dentro había unas pocas docenas de cultivadores, sobre cuya piel había representaciones en tatuajes de diversos tótemes. Ellos eran altos y no parecía que fueran del Dominio Sur.

“Cultivadores del Desierto del Oeste…” pensó Meng Hao, con sus ojos entornándose. Esta no era la primera vez que veía a cultivadores del Desierto Oeste. La primera vez que había llegado al centro del Dominio Sur, había visto esos cultivadores extraños y altos.

Meng Hao también sabía que el nombre real del Desierto Oeste era Oeste Bárbaro. De hecho, ese era el nombre que estaba escrito en el mapa que había visto hacía ya años. Sin embargo, la gente del Desierto Oeste sentía que la palabra Bárbaros era demasiado denigrante, por lo que habían decidido tomar el nombre Desierto Oeste. Esto correspondía con el nombre del Desierto Norte. A pesar de esto, había todavía gent que les llamaba Diablos del Oeste.

Mientras seguía avanzando, la mirada de Meng Hao recayó sobre otros dos pilares de luz. Uno de ellos brillaba con una luz tan azul como el cielo. A su lado una enorme hasta de bandera estaba clavada en el suelo. Flotando en el viento había una bandera tejida en oro con la palabra…

Ji!

Cuando la vio, las pupilas de Meng  Hao se contrajeron y empezó a respirar más dificultosamente. Habían unos diez cultivadores sentados bajo el pilar de luz, meditando. Uno de ellos era un joven con labios delgados, con un aire altanero y con la impaciencia escrita en su rostro. Parecía haber sentido la mirada de Meng Hao. Se giró y levantó la vista, después dio un resoplido frío. El desprecio parpadeó dentro de sus ojos.

Ese resoplido frío entró inmediatamente dentro de la mente de Meng Hao, causándole que parara momentáneamente. Rápidamente hizo rotar su base de cultivo para dispersar el malestar.

“Etapa Formación del Núcleo”. Su expresión era la misma que siempre mientras alejaba la mirada. Los ojos del joven se iluminaron mientras examinaba a Meng Hao por un momento, después le ignoraron.

Seguidamente, Meng Hao miró hacia otro rayo de luz, el cual tenía un color verdusco y emanaba un poder terrorífico. El pilar de la Secta Tamiz Negro era también algo verdusco, pero su color era diferente, más profundo.

Bajo el pilar verde estaban sentadas tres personas con las piernas cruzadas. Una era una mujer de mediana edad, otra era una persona anciana y la tercera era una joven mujer. La joven vestía una túnica verde y su pelo largo caía en cascada sobre sus hombros. Era bastante bella, pero también poseía un aire orgulloso y frío. Parecía ser del tipo de persona que tenía poca paciencia y a la que no era fácil acercarse.

Mientras miraba a todos, Meng Hao permaneció tranquilo y recatado. Lideró su grupo directamente hacia el pilar de luz violeta y, mientras se acercaban, bastante gente abrió sus ojos vigilantes. Cuando vieron a Meng Hao, expresiones de respeto llenaron sus rostros.

En cuanto a Chu Yuyan, una expresión complicada apareció en sus ojos. Ye Feimu simplemente bajó su cabeza silenciosamente.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1.- Wu Dingqiu  es el tipo que hizo la apuesta con Excéntrico Song sobre la lanza. También estuvo presente cuando el gran Maestro Montaña Eterna visitó la Secta Destino Violeta, cuando Meng Hao compitió contra Gordito.

2. – Un recordatorio rápido. Han Bei, estratega sexi. Chen Fan, hermano protector y hablador. Zhou Jie, Descendiente Dao poseído. Wang Lihai, hermano de Wang Tengfei. Li Daoyi, luchó con Meng Hao por el legado del Inmortal de Sangre.