ISSTH – Capítulo 30

Modo Noche

Plantado en la plaza debajo de la plataforma, los labios de Shangguan Xiu estaban retorcidos con una sonrisa siniestra. Le daba igual que Meng Hao muriera o viviera. Sólo quería los tesoros que estaban en la bolsa de Meng Hao.

Después de que Meng Hao se había registrado para el entrenamiento de promoción para la Secta Interna, había ido a encontrar a Zhou y a Yin para preguntar por los eventos que habían ocurrido en la montaña negra. Él sabía que Meng Hao había provocado a masas de bestias demoníacas con alguna supuesta mágica demoníaca.

Shangguan Xiu estaba convencido de que no había mágica demoníaca, sino un tesoro mágico.

Los ojos de Meng Hao se entrecerraron, observando conforme las dos nieblas espirituales se acercaban, levantó su mano izquierda y la movió en frente de él. Una invisible Espada de Viento apareció y salió disparada hacia las nieblas espirituales a gran velocidad.

Al mismo tiempo, Meng Hao tragó varios Núcleos Demoníacos, entonces presionó su bolsa y movió su manga, una corriente de auras de espadas salió desde la bolsa, en el parpadeo de un ojo, veinte habían aparecido, llenando el aire. Era bastante chocante. Las espadas también salieron disparadas hacia las nieblas espirituales de dos colores.

Muchas de las espadas voladoras parecían estar en malas condiciones o ser de diferentes colores.

Después de ver esto, los cultivadores de alrededor miraron con asombre, pero antes de que pudieran empezar a discutir lo que estaba ocurriendo entre ellos, la Espada de Viento alcanzó las nieblas espirituales y dos miserables chillidos se pudieron escuchar. Las nieblas espirituales de dos colores eran extraordinarias, pero simplemente eran demasiadas espadas.

Las nieblas espirituales se rompieron en piezas y las espadas continuaron para arrasar a la bandera de cinco colores. Una explosión masiva ocurrió y la bandera se desintegró, junto con la mitad de las espadas. Han Zong lo vio todo, estupefacto.  Meng Hao golpeó su bolsa, sacando otro Núcleo Demoníaco y produjo diez espadas voladoras más, que salieron disparadas hacia delante.

Han Zong nunca habría imaginado que Meng Hao pudiera tener tantas espadas voladoras. Dio unos pasos hacia atrás, moviendo su mano derecha. Un brillante escudo de dos capas apareció a su alrededor, pero todavía estaba preocupado. El Vello de su cuerpo estaba erizado y su piel se sentía entumecida. Sabía que la vida y la muerte estaban aquí en un balance. Su mano derecha se movió de nuevo, apareciendo un colgante de jade enfrente de él, añadiendo otra capa a las protecciones de su alrededor. Con tres escudos posicionados, se sintió mejor.

Entonces la lluvia de espadas descendió. Aura se espadas brillaban sin cesar, estampándose una y otra vez contra la primera capa del escudo, que se rompió casi inmediatamente. Poco después, la segunda capa del escudo se rompió en piezas, incapaz de aguantar la lluvia de espadas.

“Cómo puede tener tantas espadas voladoras!?· Las pupilas de Han Zong se contrajeron, pareciendo aterrado, se retiró más lejos.

En el parpadeo de un ojo, el tercer escudo fue destrozado, y el colgante de jade explotó en piezas, incapaz de aguantar tal multitud de espadas. Y entonces, la lluvia de espadas descendió hacia Han Zong, y gritó. Fue empalado espada tras espada. Levantaron su cuerpo hacia el aire, entonces se estampó en la plataforma. Se retorció un par de veces, entonces soltó su último respiro. Había tantas espadas clavadas en él que parecía un erizo. Todo el mundo lo miraban con la respiración entrecortada, sus rostros llenos de asombro.

“Cómo… cómo… cómo puede tener tantas espadas voladoras!?”

“Tantas espadas voladoras, no es de extrañar que tenga una tienda. Hace unos días, le vi vendiendo al menos diez! No sólo ha estado vendiendo píldoras medicinales, recientemente, ha estado vendiendo también objetos mágicos.”

“Meng Hao debe de tener algún tipo de ganancia inesperada. Su base de cultivo ha crecido increíblemente rápido. Puede ser que haya obtenido gran cantidad de tesoros en algún tipo de aventura.” El zumbido de las discusiones llenaba el aire, y conforme eso pasaba, Shangguan Xiu frunció el ceño, con su cara sombría.

Meng Hao permaneció plantado en la plataforma, con la cara pálida. Todavía tenía algo de energía espiritual. Sus ataques, especialmente ese último que envolvía a veinte espadas voladoras, le había drenado rápidamente. Estaba sólo al nivel sexto de

Condensación de Qi después de todo. Afortunadamente, había estado consumiendo Núcleos Demoníacos durante la batalla para rellenarse. Esto hizo que los ataques fueran más efectivos. Meng Hao había inventado este método de lucha por sí mismo, y estaba bastante familiarizado con él, habiéndolo practicado a menudo.

Movió su mano derecha, y las espadas salieron del cuerpo de Han Zong y volvieron a él, goteando sangre durante el camino. Giraron alrededor de su cuerpo antes de volver a su bolsa.

Descendió desde la plataforma y se sentó con las piernas cruzadas cerca de Gordito. Lanzó un Núcleo Demoníaco en su boca y notó cómo se disolvía. Le daba igual si la gente le había visto consumir tantos. Por lo que a ellos les concernía, después de la aventura de la montaña negra, debería de haber sido capaz de adquirir bastantes Núcleos Demoníacos.

Además, tenía otra batalla de la que preocuparse. La humillación que había sufrido bajo el ataque de cuatro dedos de Wang Tengfei debía ser devuelto hoy en su completa medida. Había estado esperando por este día por largo tiempo!

El Gran Anciano Ouyang miró a Meng Hao, sus ojos llenos de obvia aprobación. Su admiración por Meng Hao había continuado creciendo desde el día que había entrado en la Secta. En sus ojos, Meng Hao seguía creciendo. Su cara radiaba de alegría.

Al Gran Anciano Ouyang le daba igual qué tipo de suerte había tenido Meng Hao. Como cultivador, buena suerte era una bendición dictaminada por el destino. Le gustaba especialmente la gente que estaba bendecida con suerte. Su sonrisa estaba llena con amabilidad, pero dentro, se sintió arrepentimiento y nerviosismo.

“Independientemente de quién vive o quien muere en las batallas del entrenamiento de la Secta Interna, el talento latente de Wang Tengfei es algo que se ha visto raramente en el periodo de cien años. Su base de cultivo es extraordinario a su joven edad. Si consigue perfeccionar sus cimientos, será un talento raramente visto desde los días de gloria de la Secta. Meng Hao simplemente no está emparejado a él…”, suspiró.

Plantado entre la muchedumbre, el rostro de Shangguan Xiu se puso incluso más sombrío. Entrecerró sus ojos.

Nunca hubiera imaginado que Meng Hao fuera capaz de derrotar a Han Zong, especialmente desde que le había prestado un poderoso tesoro. El poder de las nieblas espirituales invocadas por la bandera de cinco colores debería haber sido suficiente para destruir a Meng Hao sin problema.

Y aún así, docenas de espadas voladoras de Meng Hao la habían partido en pedazos. Incluso Shangguan Xiu se había asombrado de ver tantas espadas voladoras. Incluso aunque fuera espadas de bajo nivel, estaban afiladas. Incluso chatarra en grandes cantidades podían aturdir y asombrar.

En ese momento, lejos en la Montaña del Este, estaba plantado un hombre de mediana edad de aproximadamente cuarenta años de edad. Vestía una túnica negra y tenía el aspecto de un escolar. Conforme observaba la batalla en la plaza de la Secta Externa, sus ojos se llenaron con una extraña luz y se enfocó en Meng Hao.

“Este chico… No era digno de mención antes. Su talento latente no es nada extraordinario, pero parece poseer una suerte increíble.” Este hombre no era otro que el asombrosamente poderoso Líder de la Secta He Louha, quien había alcanzado la etapa de Formación del Núcleo.

“Si no tuviera que luchar contra Wang Tengfei, este chico podría haber sido capaz de entrar en la Secta Interna. Pero es Wang Tengfei… será difícil.” He Luoha observó a Meng Hao con ojos amables. Como Cultivador de la Formación del Núcleo, y como líder de la secta de la Secta Confianza, no había prestado mucha atención a los giros del destino y de la suerte que ocurrían entre los discípulos que practicaban Condensación Qi. Todo ocurría naturalmente.

Si un discípulo tenía suerte, entonces estaría feliz. Pero con Wang Tengfei presente, He Luohua no creí que Meng Hao tuviera muchas  posibilidades de conseguir la victoria.

“Es mala suerte tener sólo tres piezas de Jade Vorpal…. El hueco para Wang Tengfei se había decidido hace tiempo, de otra forma…” He Luohua sacudió su cabeza, intentado decidir si intervenir o no si parecía que Meng Hao fuera a morir. Suspiró.

El tiempo transcurrió. El Gran Anciano Ouyang vio con aprobación restaurarse lentamente la energía espiritual de Meng Hao. Estaba mostrando claramente parcialidad hacia Meng Hao, pero ninguno de los espectadores se atrevió a decir nada.

En cuanto a Wang Tengfei, no prestaba atención a nadie. Incluso aunque el rápido avance en la base de cultivo de Meng Hao fuera asombrosa, Wang Tengfei ni pensó en ello demasiado, debido a la intervención de aquella vez del Gran Anciano Ouyang. Dentro del corazón de Wang Tengfei, ni pensó ni llegó a considerar posible que Meng Hao pudiera ser la persona que tomó sus tesoros. Estaba convencido de que había sido la otra luz oscura que había visto.

Pensando en esto, el corazón  de Wang Tengfei palpitaba dolorido, y muy cercano de soltar lágrimas de sangre. Por ahora, el Legado no tenía nada que ver con él. No podía sentir siquiera un poquito de ello. Era un extranjero por lo que al legado concernía. Incluso si la persona que ahora lo poseyera estuviera plantada en frente de él, no tendría ni idea.

“El Legado ya no es mío, pero el tesoro…” las manos de Wang Tengfei se apretaron en puños. Sólo había sido capaz de ver un poco de la espada en la distancia. Aparte de eso, había sido únicamente capaz de leer sobre ello en grabados antiguos. Nunca sabría qué podía hacer. Sólo sabía que en los grabados antiguos lo ponía claramente, que esa espada era única de su especie, y que su poder espiritual podía sobrepasar todo en la tierra y en el cielo.

Había planeado estudiarla después de adquirirla, pero ahora… todo se quedó en un pensamiento deseoso.

Wang Tengfei cerró sus ojos y dio un profundo suspiro. Sentado allí con las piernas cruzadas, parecía tan amigable y gentil como siempre, como si le diera igual el mundo.

“Yo soy Wang Tengfei. Incluso aunque el Legado y el tesoro hayan sido robados, la Secta Confianza me pertenece a mí, es el segundo de mis principales objetivos. Incluso sin el tesoro o el legado, me uniré a la detestable Secta Interna de la Secta Confianza. Esa será mi fortuna!

“Una derrota no es nada! Soy Wang Tengfei!” En el exterior estaba calmado y tranquilo, por lo que s e forzó a estar igualmente calmado por dentro, para emerger desde las profundidades de la derrota.

Era arrogante debido a que era Wang Tengfei, un perfecto, bendecido por dios, un Elegido.

Estaba indiferente porque sabía que ese entrenamiento para la Secta Interna había sido abierto especialmente por él, y era meramente un show. Llevado acabo debido a las Reglas de la Secta. Desde el momento en el que había entrado en la Secta Confianza, era distinto. Para los miembros de la Secta Externa, hacía tiempo que se había convertido en un miembro de la Secta Interna.

Estaba calmado, ya que no le importaba ni un poco la Secta Confianza. Una pequeña secta como esa no significaba nada para él. Incluso un simple miembro de su Clan podía competir con la Secta entera. Si no hubiera sido por su insistencia en volverse a ese páramo del Estado del Zhao, nunca habría venido aquí. Sin considerar su estatus, él debería estar sacudiendo el cielo y la tierra allí en su casa, en su poderoso Clan.

Por lo que era arrogante, indiferente y calmado. Dejó pasar el tiempo, permitiendo a esa persona cuyo nombre no podía incluso recordar que recuperara su base de Cultivo.

Pasó el tiempo necesario para que se quemara un a barita de incienso, y entonces Meng Hao abrió de repente sus ojos. Brillaban con el deseo de la batalla. Había matado a un hombre del quinto nivel de condensación de Qi. Había matado a Han Zorn, nunca antes había matado tanta gente en un día. Pero su corazón se llenaba de anticipación. Estaría en la posición de poner a Wang Tengfei bajo sus pies y hacerle pagar por completo la humillación que había sufrido ese día.

Sin una palabra, Meng Hao se levantó lentamente.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>