ISSTH – Capítulo 315

Modo Noche

Capítulo 315: La cueva inmortal de Huang Daxian[1]

Estaba anocheciendo en las Tierras Negras. El cielo estaba lleno de oscuridad, la tierra de debajo estaba con un tono negro. Todo parecía desolado.

No se podía ver ningún mortal; era difícil para ellos sobrevivir en un entorno como este. Esta área estaba ocupada en su mayor parte por cultivadores. Si te encontrabas ocasionalmente con mortales, serían los descendientes de los Clanes de cultivadores, poderosamente construidos, con abundante Qi y sangre.

Cuando Meng Hao entró en las Tierras negras, miró hacia atrás por un momento y un flash de sospecha apareció en su rostro. Por alguna razón, había tenido la sensación de que al entrar en esta tierra, había algún tipo de hilo invisible unido a su cuerpo y que había sido escondido.

Antes de entrar en las Tierras Negras, había sido incapaz de detectarlo; sin embargo, tan pronto como había sido encubierto, pudo.

Meng Hao murmuró para sí mismo pensativamente mientras las vides le cargaban hacia delante a una gran velocidad. Momentos después, aclaró sus pensamientos. Sus ojos brillaban mientras lanzaba su Sentido Espiritual.

La región a trescientos metros en todas las direcciones apareció en su mente repentinamente.

“Necesito encontrar un lugar tranquilo donde pueda recuperarme… recuerdo que Zhou Dekun[2] fue llevado a las Tierras Negras… Lo que es más, debería de haber algún tipo de información sobre la Larva Sin Ojos[3] por aquí. Me pregunto si seré capaz de refinar una.” Meng Hao de nuevo sacó la bolsa privada de Ji Hongdong. El símbolo mágico en ella no era nada débil. Meng Hao fue capaz de suprimirlo ligeramente, pero era incapaz de abrir la bolsa. Podía decir que si era capaz de suprimir el sello por el tiempo suficiente, entonces sería capaz de abrirla.

Pasó un bu en rato, después del cual, Meng Hao, abrió de nuevo sus ojos. Permitió que las vides continuaran hacia delante sin descanso. Pronto había pasado más de un mes.

Ocasionalmente, se encontraba con algunos cultivadores de las Tierras Negras. En su mayor parte eran delgados y huesudos, con un aura intensamente maléfica. Normalmente estaban solos o, raramente, en grupos de tres o cinco. Para Meng Hao, la mayoría de ellos parecían similares a lobos solitarios.

Esto era muy diferente al Dominio Sur.

Parecía que la gente de allí estaba acostumbrada a caminar por encima de la línea entre la vida y la muerte. El único medio de continuar existiendo era empapar las propias manos en sangre.

Sin embargo, a pesar de su ferocidad, cuando los cultivadores locales veían a Meng Hao, sus pupilas se contraían. El cabello blanco de Meng Hao era muy evidente mientras flotaba alrededor de su cabeza. Combinado con la palidez de su rostro, dejaba una impresión horrible en la gente.

Cuando le añadías a esto las vides de aspecto feroz, todo el cuadro era el de un poderoso malvado. Meng Hao emanaba el aura de la Formación del Núcleo, así como un hedor a sangre. Cualquiera que le viera llegaría inmediatamente a la conclusión de que era alguien con quien no había que meterse.

Incluso algunos cultivadores al mismo nivel que él, después de sentir el aura de su base de cultivo, vacilaban por un momento antes de quitarse de su camino.

En las Tierras Negras, la muerte era una parte constante de la vida, por lo que era común ver cuerpos yaciendo por allí.

Mientras Meng Hao viajaba, vio docenas de feroces batallas mágicas entre cultivadores. También vio bastantes muertes. Basándose en sus observaciones, rápidamente llegó a un mejor entendimiento de las Tierras Negras.

Lo que encontró más extraño era que después de que pasara un mes, a pesar de su constante vigilancia, nadie del Clan Ji había actuado en su persecución. No podía evitar pensar en el hilo invisible que había sido escondido cuando entró en las Tierras Negras.

Dudó un momento, sin certeza de lo que estaba pasando. “Puede ser que ese hilo apareciera después de que maté a Ji Hongdong? Es una marca que el Clan Ji puede usar para rastrearme? Y si ese es el caso, por qué fue escondido cuando entré en las Tierras Negras?”

El tiempo pasó lentamente. Pronto, había pasado otro mes. Comparado con el Dominio Sur, las Tierras Negras no eran muy grandes. Mientras viajaba, Meng Hao averiguó que no había muchas ciudades, lo cual hizo que todo pareciera mucho más extendido.

Cerca de él todo estaba vacío y desolado. El suelo era de color negro, empapado de un opresiva y mortal quietud. Había aún menos lugares llenos de energía espiritual. Por suerte, el actual Meng Hao no tenía ningún fuerte requerimiento de energía espiritual. Un día, estando él sentado con las piernas cruzadas sobre las vides, repentinamente abrió sus ojos para mirar hacia la distancia.

Con su Sentido Espiritual, pudo ver una montaña pequeña a unos cuarenta kilómetros de distancia, así como una simple cueva inmortal. La cueva inmortal no estaba localizada dentro de la montaña, sino más bien, debajo de ella, casi como una madriguera. Al lado de la montaña había un arroyo, las aguas del cual se habían unido para formar una cisterna.

Las aguas de la cisterna eran cenagosas y nauseabundas, y toda el área estaba cubierto con excrementos y maleza. El lugar parecía abandonado. Si Meng Hao no estuviera específicamente buscando un lugar para descansar y restaurar su salud, lo más seguro es que hubiera pasado por alto una localización como esta.

“En realidad, no está tan mal”, pensó él. Transmitió su voluntad a las vides y estas se movieron en la dirección de la montaña pequeña.

Poco después, llegó al área. Se acercó a pie, permitiendo que las vides se enterraran en el suelo y se ocultaran ellas mismas.

Meng Hao caminó a través de la maleza, atravesando la cisterna. Mientras lo hizo, notó una pequeña criatura negra bebiendo de esas aguas. Levantó la mirada hacia él, emanando un aire feroz y cruel.

Meng Hao la ignoró, volando por el aire para inspeccionar la montaña. Después, voló hacia la fisura ancha de la superficie de la montaña, apareciendo una expresión de satisfacción en su rostro.

La abrupta fisura llevaba hacia debajo, y le tomó solo un momento para que la puerta principal de la cueva inmortal apareciera en frente de él. Meng Hao ondeó su mano, causando que la puerta temblara, después se abrió lentamente.

La cueva inmortal no era grande; casi todo lo de dentro estaba cubierto de polvo. Aparentemente, no había estado ocupado por algún tiempo, aunque todavía permanecía dentro algo de aura de la Condensación Qi del quinto o sexto nivel. Parecía que el propietario original de la cueva no tenía una base de cultivo muy alta.

Después de mirar por alrededor por un momento, Meng Hao ondeó su manga, causando que surgiera un viento que limpió instantáneamente el polvo y la humedad.

Seguidamente, se sentó con las piernas cruzadas y dio una larga y profunda inspiración. Una expresión pensativa llenó sus ojos, después de lo cual, sus manos realizaron instantáneamente unos gestos de encantamientos y ondeó su dedo hacia la puerta principal. Lentamente la cerré, después de lo cual, aparecieron símbolos mágicos en ella, sellándola.

“Mis heridas estaban actualmente curadas en un cincuenta por cien aproximadamente. Realmente fui seriamente herido estaba vez…” Sacó algunas píldoras medicinales, las consumió, y después cerró sus ojos para meditar. Lentamente, pero de forma segura, sus heridas empezaron a recuperarse.

Como un Gran Maestro del Dao de la Alquimia, era capaz de elaborar píldoras óptimas para tratar sus propias heridas.

El tiempo pasó de forma lenta y pacífica. Estaba en silencio dentro de la cueva inmortal, también oscuro. Estuvo sentado por algún tiempo. Cuando finalmente se despertó de su trance, abrió sus ojos y miró hacia la oscuridad. Por alguna razón, los eventos de su tiempo en la Secta Destino Violeta aparecieron en su mente.

“El Clan Ji…” Un brillo intenso apareció en sus ojos, los cuales cerró de nuevo.

Pasaron tres meses lentamente, aunque Meng Hao no estaba muy al tanto del paso del tiempo. Sus heridas estaban ya casi totalmente recuperadas, al menos en un ochenta por ciento. De acuerdo con sus cálculos, en un plazo de unos pocos meses, estaría completamente recuperado y de nuevo en su estado más pleno, en el que solía estar. De hecho, era incluso capaz de realizar un poco de progreso.

La cosa más absolutamente extraña que le había pasado en los pasados tres meses no había sido el menor rastro de persecución por parte del Clan Ji. Meng Hao no podía evitar sacara algunas conclusiones por sí mismo sobre eso.

Repentinamente pensó en algo. “Podría ser debido a Maestro….?” Pensó silenciosamente durante un rato sobre esto.

Finalmente, suspiró, cerró sus ojos y continuó concentrándose en sus heridas. Después de un rato, su expresión cambió repentinamente, centrando su atención fuera de la cueva inmortal.

A unos cincuenta kilómetros de distancia de la montaña baja había un hombre demacrado de unos treinta años de edad, caminando con la mayor prudencia y precaución.

Su base de cultivo no era muy alta, quizá en el sexto nivel de Condensación Qi. Un rayo salvaje se podía ver en sus ojos. Si estuvieran en el Dominio Sur, algunas personas de ese mismo nivel habrían sido capaces de salir victoriosos contra este hombre.

“Realmente caí en desgracia esta vez” refunfuñaba el hombre apretando los dientes. “Qué infiernos era ese lugar!? Tenerme atrapado por dos años!” Sus ojos parpadearon conforme procedió a aumentar su velocidad hacia la pequeña montaña.

Pareciendo fuera de ruta, el hombre realizó una ruta enrevesada hacia la pequeña montaña, observando su camino todo ese tiempo. Asegurándose de que no había peligro, y viendo que nadie le seguía, saltó en la grieta y siguió su camino hacia abajo.

“Desde ahora, nunca iré a ese condenado lugar de nuevo. Por suerte, aunque estuve atrapado por dos años, al menos mi vida no estuvo en peligro. Cualquier otro habría sido seguramente asesinado”. Suspiró murmurando para sí mismo mientras descendía por la grieta. Habiendo visto mucha muerte, alcanzó el punto donde quizá ya no le sobresaltaría, sino que lo tomaría como parte normal de la vida.

“Desafortunadamente, todavía no tengo un elixir medicinal”, murmuró. “Sin embargo, considerando que tengo mi propia cuera inmortal, definitivamente puedo ser considerado como alguien con un montón de buena fortuna! Con una expresión complaciente, ser relajó un poco. Finalmente, estaba de regreso en su cueva inmortal, donde podría descansar. Levantó su mano derecha y sacó un medallón de orden que lanzó hacia la puerta.

Sus ojos se ensancharon completamente mientras observaba el medallón cayendo al suelo. La puerta principal de la cueva inmortal no se desplazó.

“Está rota?” pensó él, jadeando. Caminó hacia delante y recogió el medallón de orden y después lo miró cuidadosamente. Estaba a punto de intentar usarlo de nuevo cuando, repentinamente, notó algunas marcas en el polvo del suelo que hacía obvio que la puerta había sido abierta recientemente.

La furia ardió inmediatamente en los ojos del hombre. Cómo no podía él comprender que su cueva inmortal había sido robada por alguien?

“No sé de dónde vienes, estúpido ignorante!” gritó inmediatamente. “Pero esta es la cueva del Abuelo Huang! Sal de ahí en este instante!” En su estimación, la energía espiritual de la cueva inmortal se había secado ya hacía mucho. Cultivadores con altos niveles en Condensación Qi no tendrían mucho interés en ella, mucho menos cualquiera más poderoso que eso.

Lo que es más, él había ocupado esta cueva inmortal por muchos años. Por supuesto, algunas personas habían intentado quitársela anteriormente, pero todos habían sido personas de niveles más bajos al de él, y había exterminado a todos y cada uno de ellos. Finalmente, él era de forma definitiva el dueño de esta pequeña cueva inmortal.

Sin embargo, ahora parecía obvio que en los dos años en los que había estado alejado, alguien se había apoderado de ella.

“Abre tu puerta! Tu abuela! Este es el territorio del Abuelo Huang, y es la cueva inmortal del Abuelo Huang. Todos en toda esta área saben que soy el Rey Dragón de Ocho Brazos, Huang Daxian!”

Dentro de la cueva inmortal, Meng Hao frunció el ceño. El lugar había parecido abandonado anteriormente; nunca hubiera imaginado que alguien estuviera realmente viviendo allí…

“Tienes algunas aspiraciones algo grandes y el valor de un leopardo para intentar robar la cueva inmortal del Abuelo Huang!” aulló Huang Daxian. Viendo que no salía respuesta de dentro, dio un resoplido frío y después empezó a realizar un encantamiento con su mano derecha. Estiró su dedo y, con su rostro sonrojado, envió una lengua de fuego disparada hacia fuera. Se transformó en una Esfera de Fuego que salió disparada hacia la puerta principal de la cueva inmortal.

Una explosión llenó la estrecha grieta, después de lo cual, Huang Daxian empezó inmediatamente a gritar de nuevo, “Abre la puerta! Maldito…”

Antes de que pudiera finalizar de hablar, la puerta principal se abrió un poco. Huang Daxian dio un gruñido frío, felicitándose por intimidar a su oponente con su técnica mágica. Estaba lleno de furia, pero no cargó inmediatamente hacia dentro. Una expresión de precaución brilló en sus ojos.

Lentamente abrió la puerta principal. Dentro, vio que no había polvo, sino que en cambio, Meng Hao estaba allí sentado pacíficamente.

Viendo a Meng Hao solo, dijo, “Tu abu….” Sin embargo, en mitad de su furia, repentinamente miró en los ojos de Meng Hao. Dentro de profundidad había una dignidad helada.

Su cabello era completamente blanco y emanaba una sorprendente y terrorífica aura. Su piel estaba pálida, como si necesitara más sangre para que volviera a tener una apariencia de nuevo normal.

Todo esto causó que Huang Daxian sintiera como si le hubieran lanzado un cubo de agua helada por su cabeza. Inmediatamente empezó a temblar.

“Compañero… ummm… Compañero Daoísta…”

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


[1] El nombre Huang Daxian en Chino es 黄大仙 huáng dà xiān. Huang is a apellido que significa también “Amarillo”. Da Significa “Grande”., Xian significa “Inmortal”. Por lo tanto, el nombre podría ser traducido como “Gran Inmortal Huang.

[2] Zhou Dekun era el Viejo Lord Horno de la Secta Destino violeta que inicialmente odiaba a Meng Hao, pero que finalmente se volvió amistoso con él. Fue secuestrado por los cultivadores de las Tierras Negras y nunca se volvió a escuchar hablar de él.

[3] El capítulo en el que más se comenta sobre la Larva Sin Ojos es el capítulo 165.