ISSTH – Capítulo 324

Modo Noche

Capítulo 324: La Vanguardia de las Tierras Negras

Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas en su cueva inmortal. Los dedos de su mano derecha empujaban contra el suelo, con sus ojos cerrados. Su Sentido Espiritual estaba en esos momentos fusionado con el Qi Demoníaco de la montaña. No solo el rango de su Sentido Espiritual era ahora más grande, sino que la sensación que tenía de que podía formar una encarnación era aún más fuerte que nunca.

Luo Chong de las Tierras Negras y la mujer del Desierto Oeste estaban directamente en frente del campo de visión de Meng Hao. El mundo en frente de él era un borrón ondulante, tanto el aire como la tierra, como si fuera algún otro lugar.

Luo Chong y los otros cuatro estaban también ondulando, eran siluetas borrosas. En cuanto a la bella mujer, sin embargo, tan pronto como su mariposa se puso en acción, se volvió inmediatamente tan clara como el cristal.

Meng Hao la miró y en el mismo instante, ella le devolvió la mirada.

Para la mujer, sin embargo, Meng Hao no tenía la apariencia de una persona, sino de una montaña borrosa!

La montaña no era muy alta, pero emanaba una voluntad vigorosa y majestuosa; se alzaba sobre la tierra, ejerciendo una presión que hizo que el rostro de la mujer cambiara.

“Demonio…” Sus ojos se iluminaron y sus pupilas se contrajeron. “Señor, soy Duo Lan del Desierto Oeste. No tengo intención de ofenderle, Lord Demonio…” Su voz era suave y estaba llena de miedo.

Meng Hao no respondió. La miró atentamente por un momento, especialmente al tótem en su frente.

Después de un momento, la imagen de la montaña se desvaneció de la visión de la mujer, desapareciendo sin rastro.

Todo su cuerpo se agitó y sus ojos brillaron con un brillo intenso. Empezó a respirar pesadamente, lo cual hizo que su pecho se alzara y bajara. Este cambio captó la atención de Luo Chong.

“Diosa Duo Lan”, dijo él, sonando sorprendido, “qué paso?” Podía ver que su rostro estaba algo pálido. No era solo él quien lo había notado; las cuatro personas detrás de él también lo vieron.

“Nada”, respondió ella con una sonrisa, recuperando rápidamente su compostura. Sin embargo, una expresión de miedo flotaba todavía en sus ojos.

Al mismo tiempo, de regreso en la cueva inmortal de la montaña baja, Meng Hao abrió sus ojos. Brillaban intensamente mientras levantaba su mano para mirar a sus dos dedos.

“Esta es la primera vez que he entrado en este estado y he sido descubierto…  el poder de los tótems. Parece como si tuvieran algo que ver con los Demonios!” Una expresión pensativa apareció en sus ojos. En el pasado, había hecho algo de investigación en cuanto a las variaciones de los tótems, pero nunca había sido capaz de determinar algo definitivo. Sin embargo, la mujer que acababa de ver usando el poder totémico, había sido capaz de sentirle. Lo que es más, él sintió el Qi Demoníaco saliendo desde su tatuaje tótem.

“Interesante”, pensó él, cerrando sus ojos de nuevo.

No pasó mucho tiempo antes que Luo Chong, Duo Lan y los otros cuatro se acercaron al grupo de cultivadores de Meng Hao.

Su acercamiento causó que los cultivadores en el área levantaran la vista hacia ellos. Tan pronto como vieron la máscara dorada que llevaba Luo Chong, y a los dos cultivadores de túnicas verdes detrás de él, así como a los cultivadores del Desierto Oeste, sus rostros se llenaron en seguida con asombro y veneración.

En las Tierras Negras había dos grandes poderes, algo similar a imperios. Uno era el Palacio de las Tierras Negras, el otro era las Nueve Unidas.

Las Nueve Unidas eran un grupo de ciudades aliadas controladas por diferentes clanes de cultivadores. De los dos, sin embargo, el Palacio de las Tierras Negras era la más temible. Sus cultivadores llevaban máscaras, los colores de las cuales indicaban en nivel de su base de cultivo.

Las máscaras azules representaban la Formación del Núcleo, las máscaras Plata representaban Alma Naciente. Las máscaras de color oro representaban a los Descendientes Dao.

El Palacio de las Tierras Negras se regía por la fuerza en las Tierras Negras. Era conocida como el poder número uno, y era conocido que tenía el soporte del Desierto Oeste. Debido a eso, incluso las Sectas del Dominio Sur temían al Palacio de las Tierras Negras.

Un Descendiente Dao del Palacio de las Tierras Negras era como un Elegido de los Cielos. Una palabra de él podría determinar la vida o la muerte de aquellos cultivadores. Él estaba en los Cielos, ellos no eran más que insectos.

El loro movió su cabeza hacia arriba, mirando con desprecio al grupo que volaba por el cielo. Al lado de él, la gelatina de carne tenía una expresión solemne en su rostro. “Esas personas son inmorales”, murmuró. “Son demasiado retorcidos…”

Arriba en mitad del aire, la mirada de Luo Chong recorrió el grupo y repentinamente dejó salir un resoplido frío.

El sonido de ello cayó sobre el grupo de cultivadores. Se sentía como la furia de un emperador, causando que todos ellos bajaran silenciosamente sus cabezas y se inclinaran.

Ver esto causó que los ojos de Luo Chong se llenaran de una expresión de satisfacción. Miró hacia la increíblemente bella Duo Lan.

“Diosa Duo Lan, qué es lo que estamos buscando exactamente?” dijo él con una sonrisa. “Tenemos un puñado de cultivadores pueblerinos aquí. Puedo hacerles que busquen lo que sea que tú necesites.” Basándose en sus palabras, obviamente veía a los cultivadores de abajo como nada más que insectos.

La bonita frente de Duo Lan se frunció ligeramente y vaciló. Pensó sobre el lugar que deseaba localizar, y era cierto: tener a gente familiarizada con el área sería de ayuda, solo cuando ella estaba a punto de asentir a favor de ello, sus ojos se entornaron súbitamente. Acababa de ver que en mitad de esa localización ocupada por los cultivadores había una pequeña montaña.

Al primer vistazo, la montaña parecía extraña para ella. De un segundo vistazo, sintió una sensación peculiar que hizo que recordara al Demonio que acababa de ver…

Luo Chong llegó a ver que ella estaba mirando hacia la montaña. Le dio un vistazo pasando sobre ella antes de que su mirada cayera en la cisterna medicinal. Tan pronto como la vio, sus ojos se entornaron y salió disparado hacia el grupo de gente para aterrizar directamente al lado de ella.

Levantó algo de agua y la probó, después de lo cual, sus ojos brillaron intensamente.

“Esta es una cisterna natural de elixires medicinal! La calidad es sorprendente, la calidad más alta!” Rio enérgicamente, ignorando las expresiones encendidas de los cultivadores de alrededor. Movió su mano derecha, dentro de la cual apareció una botella de jade que se preparó para llenarla con la cisterna medicinal.

“Si consigo algunas piedras medicinales de esta área,” pensó el, “puedo llevarme la cisterna conmigo y ponerla en el Palacio!” Parecía que escoltar a esta bella mujer iba a ser beneficioso para él después de todo.

En un parpadeo, la botella salió disparada hacia el aire. El agua de la cisterna empezó a burbujear y después salió disparada hacia la botella. Los más de cien cultivadores en el área se iban poniendo cada vez más furiosos. Era difícil de decir quién fue primero, pero se pusieron en pie en rápida sucesión, sus ojos brillaban con odio. Los cultivadores de las Tierras Negras eran inherentemente muy crueles y salvajes, y ver a alguien robando tan desvergonzadamente robando sus recursos de cultivo hizo que su veneración se convirtiera en locura.

Sin embargo, en el instante exacto en el que todos los cultivadores se pusieron en pie en masa, uno de los cultivadores en Formación del Núcleo medio en mitad del aire dio un frío resoplido. El sonido se transformó en algo similar a un trueno que recorría el suelo, causando los rostros de los otros cultivadores se volvieran instantáneamente pálidos. Algunos de ellos incluso tosieron sangre.

“Vosotros, gente, sois desde luego descarados!” dijo Luo Chong con una carcajada fría. “Soy un Descendiente Dao y le he tomado el gusto a esta cisterna medicinal. Eso es buena suerte para la cisterna, así como para vosotros. Si no os necesitara para ayudar a la Diosa Duo Lan, entonces, basándome en vuestras acciones de ahora, habría tenido en mente exterminaros a muchos de vosotros!”

Tan pronto como las palabras dejaron su boca, una voz tranquila se escuchó desde dentro de la pequeña montaña. “Ellos pueden ser descarados, pero tu temperamento se lleva la guinda”.

Lo repentino de la voz hizo que Luo Chong se girara inmediatamente con una expresión de concentración en sus ojos. Los dos cultivadores de máscaras azules de las Tierras Negras de arriba bajaron disparados para aparecer uno a cada lado de él, con sus ojos iluminados. Habían ya escaneado la montaña con su Sentido Espiritual pero no habían detectado a nadie dentro. Esta inesperada voz hizo que inmediatamente se llenaran de miedo.

Conforme la voz de Meng Hao resonaba hacia fuera, se agachó y tocó el suelo con u n dedo. El suelo se agitó y enormes cantidades de tentáculos de Qi Demoníaco se alzaron desde el suelo. Salían emanadas desde la montaña y empezaron a solidificarse en la cima.

Nadie podía ver este Qi, ni siquiera Luo Chong y sus compañeros. La única cosa que podían sentir era una sensación aplastante de peligro. Los dos cultivadores del Desierto Oeste, por otro lado, así como Duo Lan, podían verlo claramente. Sus rostros parpadearon mientras una enorme cantidad de Qi empezó a tomar la forma de una figura fantasmal.

La figura fantasmal parecía estar envuelta en una túnica negra. Sus rasgos eran indistinguibles, pero mientras estaba allí plantado, parecía estar fusionado con la montaña, como si fuera la montaña y la montaña fuera él.

Duo Lan estaba experimentando la misma exacta sensación que había tenido hacía unos momentos.

Miró hacia alrededor y se dio cuenta de que los más de cien cultivadores locales tenían todos expresiones de respeto en sus rostros. No se habían arrodillado hacia la montaña pequeña, pero, la visión en frente de ella le recordó lo que podías ver en una Tribu del Desierto Oeste.

Tales miembros de tribu se estaban prostrando constantemente hacia los más poderosos tótems de la tribu. Esa era la forma con la que adquirían poder totémico… Lo que estaba ella viendo allí era parte de las etapas iniciales de tal acuerdo.

Repentinamente, el fantasma negro que estaba encima de la pequeña montaña parpadeó, reuniendo todo el Qi Demoníaco del área y saliendo disparado hacia Luo Chong y hacia las otras dos personas con él. Aunque no podían verlo, podían sentir el peligro y se retiraron con sorpresa.

Sin embargo, la velocidad de su retirada no se podía comparar a la rapidez del fantasma negro, justo cuando estaban a punto de colisionar, el rostro de Duo Lan se tensó. No podía permitir que el Descendiente Dao del Palacio de las Tierras negras muriera justo en frente de ella. Eso afectaría su prestigio ciertamente. Levantó su mano derecha y entonces movió un dedo: la mariposa en su frente salió volando, acelerando directamente hacia Luo Chong y los demás.

Al mismo tiempo, los dos cultivadores del Desierto Oeste dejaron salir unos gruñidos roncos. Un tótem de un oso gigante se solidificó y rugiendo cargó hacia delante. Detrás de ese fue un elefante gigante, el cual también cargó hacia delante.

En un parpadeo, el fantasma que Meng Hao había creado con el arte de la Entrega Gusta estaba ahora corriendo a atacar a seis individuos al mismo tiempo.

Ondeó una explosión; el fantasma de Qi Demoníaco de Meng hao se agitó y después se disolvió. Salió rociada sangre desde la boca de Luo Chong. Los rostros de los dos cultivadores de máscaras azules se quedaron pálidos. Uno agarró a Luo Chong y salió disparado hacia atrás. Los dos cultivadores del Desierto Oeste aullaron conforme se retiraban hacia atrás varios pasos. En cuanto a Duo Lan, su rostro se enrojeció brevemente antes de regresar a la normalidad.

“Su Excelencia, Lord Demonio, nosotros estamos aquí hoy…” Realmente se sintió un poco aliviada, estaba a punto de ofrecer palabras de mediación cuando repentinamente un frío resoplido resonó desde dentro de la pequeña montaña.

“Mi encarnación es un poco débil”, dijo Meng Hao ligeramente. El Qi negro a su alrededor cubrió su cuerpo, el cual parpadeó repentinamente, acelerando para salir de la cueva inmortal como si fuera un humo negro.

En un parpadeo, estaba en frente del tótem oso del cultivador del Desierto Oeste. Alzó su mano derecha, la que estaba cubierta con el guante diáfano y formó un puño, el cual después descendió hacia su oponente.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>