ISSTH Capítulo 373

Modo Noche

Capítulo 373: ¿Cómo Podría ser Él?

Nadie en la Ciudad Santa de la Nieve entendió de lo que Meng Hao estaba hablando. Podrían decir que debía tener algún tipo de historia con el Niño Dao del Palacio de las Tierras Negras, pero no entendieron ninguno de los detalles.

Sin embargo, tan pronto como las palabras entraron en los oídos de Luo Chong, su mente comenzó a tambalearse al instante. Debajo de su máscara, su rostro se llenó con una mirada de completa incredulidad. Había dos personas a las que más temía en la vida, una era Fang Mu, del Dominio Sur, y la otra era el Señor Demonio de las Tierras Negras.

Cuando escuchó las palabras de Meng Hao, instantáneamente entendió su significado. Sus pupilas se estremecieron de inmediato.

“¡Es él! ¡Definitivamente es él! Él es el único que sabe acerca de ese incidente. Maldita sea, ¿¡cómo podría ser él !?”Luo Chong comenzó a jadear, y sus ojos se agrandaron al recordar la escena de ese día. Su corazón tembló al recordar la pesadilla en que se había convertido su vida después de regresar al Palacio de las Tierras Negras para tratar de disipar el veneno.

Todos los meses, por el período de unos días, todo su cuerpo sentía como si lo estuvieran apuñalando por todas partes. El dolor era difícil de soportar, y lo único que podía hacer era aullar constantemente aterrorizado. Incluso su Maestro no tenía poder para ayudarlo, y todo lo que el alquimista de las Tierras Orientales podía hacer era suspirar. Todo eso explotó en la mente de Luo Chong, abrumandolo.

Su mente zumbó y se quedó en blanco. El miedo llenó sus ojos. Nunca pudo haber imaginado que después de todos sus esfuerzos por evitar al Señor de los Demonios, la primera vez que saldría a algún lugar remoto, se encontraría con esa figura de sus pesadillas.

Se quedó allí sin comprender, su corazón se llenó de un remordimiento indescriptible. Quería gritar que era inocente, realmente no sabía que el Señor Demonio estaba aquí. Si lo hubiera sabido, no habría venido incluso bajo la amenaza de ser golpeado hasta la muerte.

Luego pensó en todas las cosas que acababa de decir, así como en las instrucciones de no acercarse a menos de trescientos kilómetros del Señor Demonio, y todo su cuerpo comenzó a temblar. Un temor indescriptible surgió de su corazón como una tempestad.

Pensó en lo temible que era el Señor de los Demonios, la sensación que emitía, como la del inframundo, y cómo podía matarlo con un pensamiento. Todas estas cosas se estrellaron contra Luo Chong como enormes montañas.

¿Niño Dao del Palacio de las Tierras Negras?…

¿Honor y gloria?…

¿Reputación?…

Todas estas cosas desaparecieron de Luo Chong. Lo más importante fue su vida. Debido a eso, Luo Chong sintió el nivel máximo de terror.

Maldición, ¡¿Cómo podría estar aquí?!”

Mientras la mente de Luo Chong giraba, y el miedo lo sumergia, se quedó allí con una mirada vacía en su rostro.

Los Cultivadores a su lado estaban asombrados. Las palabras de Meng Hao se llenaron con un tono autoritario que causó que algunos Cultivadores de los alrededores se sintieran algo ansiosos. De repente, alguien se adelantó y dijo: “¡Qué Atrevido! ¡Este es un Niño Dao del Palacio de las Tierras Negras! ¡Las únicas personas que huyen a trescientos kilómetros son las personas que huyen de él, Alquimista de segunda! ¿De verdad te atreves a delirar de esa manera?”

Esas palabras golpearon a Luo Chong como un rayo. Su cuerpo tembló, y de repente recuperó sus sentidos. Su corazón todavía estaba lleno de terror, así como de una furia indescriptible. Sin embargo, antes de que pudiera dar rienda suelta a su furia…

Otro Cultivador se apresuró hacia adelante, exudando un aura leal y devota. Enojado, dijo, “¿Quién diablos crees que eres? Los Niños Dao ocupan posiciones de increíble respeto. ¡Tus palabras acaban de ganarte el derecho a morir!”

Sus declaraciones entraron en los oídos de Luo Chong, haciéndolo temblar aún más violentamente. Su furia ahora ondeaba hacia el cielo, y una sensación de miedo infinito lo abrumaba por completo. Eso fue porque podía ver el brillo frío en los ojos de Meng Hao.

Su mente se sentía como si estuviera a punto de explotar.

Otro Cultivador se adelantó. “Tú…” Antes de que pudiera terminar de hablar, Luo Chong levantó la cabeza hacia el cielo y dejó escapar un rugido de furia.

“¡Cállate! Maldita sea, ¿estás tratando de matar a un Niño Dao?” Él se lanzó hacia adelante y abofeteó sin vacilación al Cultivador que había estado a punto de hablar.

Sonó un estallido, y el Cultivador cayó hacia atrás como una cometa con la cuerda rota, sangre salpicaba su boca y había una mirada confundida en sus ojos. Con la furia escrita en su rostro bajo la máscara, Luo Chong luego giró y realizó un gesto de conjuro. Inmediatamente apareció el brillo de la luz de las estrellas, envolviendo a uno de los otros Cultivadores que acababan de hablar.

Se oyó un grito miserable. ¡Era como si este hombre fuera el enemigo de Luo Chong, y este hiciera todo lo posible para matarlo!

“¡Maldito lacayo!”, Rugió Luo Chong. “¿Te atreves a tramar contra un Niño Dao? ¡Estás muerto!” Otro estallido llenó el aire cuando el Cultivador estalló en pedazos, exterminado directamente por Luo Chong.

“Si quieres faltarme el respeto, está bien. ¡Pero faltarle el respeto al gran Señor Demonio es el más atroz de los crímenes! ¡Todos ustedes merecen morir! ¡¡¡Usted puede ser irrespetuoso con cualquiera en el mundo entero excepto con el Señor Demonio!!!” Con un rugido, cargó contra la primera persona que había hablado. El hombre lo miró conmocionado, su rostro estaba pálido. Estaba a punto de intentar explicarse, pero, ¿realmente escucharía Luo Chong? Todo lo que quería hacer era matar al Cultivador con la esperanza de evitar cualquier malentendido con Meng Hao.

Había tomado rápidamente la decisión de descargar su odio en los tres. Esperaba que el temible Señor de los Demonios entendiera que tomó las palabras de los tres como se dijo con la intención de matar a Luo Chong.

El sonido de las explosiones resonó en el aire cuando Luo Chong atacó con una fuerza sin precedentes. Se movió como un rayo, matando instantáneamente al Cultivador que había estado a punto de explicarse. Su cabello estaba desordenado, y sus ojos estaban rojos mientras temblaba y se volvía hacia Meng Hao, se tomó de las manos y se inclinó profundamente.

“Junior extiende saludos, Gran Señor Demonio”, dijo, temblando. “Esos lacayos estaban simplemente parloteando, Junior ya los exterminó. Señor Demonio, te lo ruego… por favor, perdóname, Señor Demonio.” Él habló rápidamente, pero su voz era trémula y llena de miedo. Todos en el área podían escucharlo.

El silencio completo llenó la región tanto dentro, como fuera de la ciudad.

Los cuatro Grandes Ancianos miraron conmocionados, al igual que Hanxue Shan y todos los demás Cultivadores de la ciudad.

Afuera, los Cultivadores que rodeaban a Luo Chong observaban, inexpresivos. A lo lejos, los Cultivadores del Palacio de las Tierras Negras tenían expresiones extrañas en sus rostros. Claramente no estaban seguros de cómo reaccionar al extraño giro de los acontecimientos que estaban sucediendo en este momento.

Los ojos de los Cinco Cultivadores del Alma Naciente estaban muy abiertos. Luo Chong ahora estaba actuando exactamente en la dirección opuesta a la que debería seguir…

“Junior realmente no sabía que estabas en este lugar, Gran Señor Demonio. Realmente, realmente no lo sabía. Yo… yo…” Luo Chong tembló cuando una sensación de muerte inminente lo inundó. Sabía que nadie podía salvarlo, ni siquiera su Maestro, ni el alquimista de las Tierras Orientales, ni siquiera los cinco Cultivadores del Alma Naciente.

Su corazón se llenó de un arrepentimiento, total. Nunca debería haber dejado el Palacio de las Tierras Negras.

Descarga: