ISSTH – Capítulo 79

Modo Noche

“Cuatro píldoras venenosas,” dijo Meng Hao, con una voz seria y una expresión de disgusto. “Yo, de la joven generación, estoy preocupado de que si tomo estas píldoras, no seré capaz de llevaros. Si el veneno toma efecto, moriré. Si no hace efecto al momento, entonces cómo me garantizará la generación antigua de que podré eliminar el veneno después? O no habéis considerado esto?!”

“Por supuesto que hay una técnica para eliminar veneno,” dijo el hombre de rostro rojo de la Secta Viento Frío, con su rostro sin expresión.”Tanto si eliges o no creernos depende de ti.” En esto, usó la misma táctica que Meng Hao contra él. La completa resolución de todos estos temas ahora descansaba en Meng Hao.

Se quedó plantado por un momento. Mientras que el hombre lo había dicho, la elección de creer yacía en él únicamente. Desafortunadamente, si elegía no creer, entonces la situación actual nunca se resolvería.

Los ojos de Meng Hao observaron las cuatro píldoras. Reconoció tres de ellas. “Esta es… una Píldora Dragón Ciempiés, esta otra es una Píldora Cuerpo Helado y esta es una Píldora Marchitadora de Sangre. En cuanto a esta última….” La píldora de tres colores de Lord Revelación era algo de lo que nunca había oído escuchar antes. No había información sobre ella en la hoja de jade antigua.

“La base de cultivo del Patriarca Confianza es tan alta como los Cielos,” murmuró Meng Hao para sí mismo. “Él debe de ser capaz de figurárselo” Apretó sus mandíbulas, levantó su mano y puso una de las píldoras en su boca. Parecía contener algo vivo dentro de ella, estaba bastante seguro de ello, Meng Hao sintió un dolor agudo mientras se deslizaba por su garganta. Aún así, el dolor no le hizo dudar. Con sus ojos inyectados en sangre, engulló forzosamente todas las píldoras. Mientras tragaba la píldora que le había dado el Lord Revelación, el hombre le miraba a los ojos.

Lord Revelación sonrió todo el tiempo, Meng Hao no dudó en absoluto. Sabía que tenía  que tragar las píldoras para calmar las sospechas de todo el mundo.

El instante en el que la píldora de Lord Revelación entró por su boca, se disolvió en un Qi que profundizó en su carne y sangre. Ver a Meng Hao tragar las cuatro píldoras en sucesión dejó a Liu Daoyun sintiéndose bastante satisfecho.

Los diez o más Cultivadores en Fundación Establecida observaron a Meng Hao con extrañas expresiones en sus ojos. Viendo su resolución les dejó el sentimiento de necesitar mantenerse más vigilantes.

Meng Hao dio una respiración profunda. Tenía la expresión seria, miró a los Excéntricos. No dijo nada.

“Vamos,” dijo la anciana mientras asentía. Movió su dedo hacia Meng Hao, entonces se convirtió en un arco iris luminoso mientras salió disparada. Los otros Cultivadores presentes la siguieron, uno por uno. La ondulación de uno de sus dedos hizo que la bolsa privada que yacía en suelo, a los pies de Meng Hao, se transformara de pronto en un horroroso espíritu de niebla. Su cuerpo se agitó ligeramente mientras envolvía a Meng Hao y entonces salió disparado hacia el cielo.

Liu Daoyun les siguió, mirando a Meng Hao con una sonrisa fría.

“Estás muerto!” dijo con seriedad.

Meng Hao no respondió. Solo miró a la retorcida cara de Liu Daoyun.

“Después de que lleves a los Patriarcas dentro de la Cueva Inmortal, espera hasta que puedas regresar. Estás muerto seguro. Incluso si eliminas el veneno, no te dejaré marchar. No hay ningún sitio a donde puedas huir en el Estado de Zhao. Además, eres un discípulo Interno de la Secta Confianza, y aún así, no tienes más opción que liderar a la gente que va a matar a tu propio Patriarca de la Secta. Cómo se siente? Las palabras maliciosas de Liu Daoyun estaban llenas de burla.

“Mataste a Sun Hua por una lanza de plata. Cómo se siente?” dijo Meng Hao serenamente, mirando por encima del hombro a Liu Daoyun, detrás de él. La tierra pasaba rápido por debajo de él. Era una velocidad que Meng Hao no había conseguido antes.

En cuanto a Liu Daoyun se refería, a Meng Hao no le importaba lo más mínimo. Pero las palabras le golpearon como un palo clavado en una herida fresca. Sus ojos eran cada vez más rojos, y miraban a Meng Hao con un odio sin igual; deseaba destrozarle en pedacitos. El incidente con Sun Hua era la cosa más humillante que le había pasado en su vida. De hecho, había arruinado cualquier futura posibilidad con su Secta. Había sido, básicamente, apartado a un lado. Justo ahora, sus ojos parecían como si pudieran lanzar llamas. Apretó sus puños firmemente y miró terriblemente a Meng Hao.

Viendo la falta de expresión en Meng Hao, levantó un sentimiento difícil de describir que amenazaba con llevarle a la locura. Golpeó al aire con su puño.

Padeciendo, apretó sus dientes por un largo momento antes de decir, “Has tragado cuatro píldoras venenosas. Simplemente esperaré hasta que el veneno tome efecto. Tu cuerpo se pudrirá y tu corazón se desgarrará.”

“Hoy, morirás por mi espada,” dijo Meng Hao serenamente, sonando ni feliz ni disgustado. Miró hacia las desérticas montañas que pasaban zumbando bajo él, y después, a los cuatro picos de montaña de la Secta Confianza lejos en la distancia.

“Sabes decir grandes palabras,” dijo Liu Daoyun con una carcajada fría y una expresión siniestra. Parecía que no se tomó las palabras de Meng Hao seriamente después de todo. “Podrás hacer todo eso tú mismo? No puedo esperar a ver al veneno actuar!”

Después de terminar de hablar, sonó una explosión. El grupo de gente había llegado a plaza principal de la Secta Confianza. Estaba desierta, ocupada solo por hojas caídas, con excrementos de pájaro y unos cuantos animales que repartidos aterrorizados.

Un fiero viento acompañó a la llegada del grupo, limpiando la plaza de la Secta Exterior. Viendo este lugar, el rostro de Meng Hao se agitó ligeramente con variedad de expresiones.

“Que se siente al ver a tu Secta convertirse en algo así, Meng Hao?” dijo Liu Daoyun burlándose. Mientras hablaba, Meng Hao se giró y le miró, con intención asesina saliendo por sus ojos. Había empezado realmente a moverse. Levantó su mano y cincuenta espadas voladoras aparecieron, volando derechas hacia Liu Daoyun.

“Creo que este lugar es la perfecta localización para enterrarte.”

No había habido indicaciones sobre que Meng Hao fuera a atacar. Mientras sus palabras sonaban, las espadas fueron hacia Liu Daoyun. Su expresión cambió; nunca hubiera imaginado que Meng Hao se atreviera a atacarle en presencia de todos los Patriarcas.

Fue hacia atrás rápidamente, mordiendo su propia lengua y escupiendo algo de sangre, junto con una perla. Esta perla era diferente a los tesoros que había usado antes. Tan pronto como salió volando de su boca, empezó a emitir una intensa aura de asesinato. Se transformó en un negro y horroroso rostro demoníaco, con el que golpeó a las cincuenta espadas voladoras de Meng Hao.

Una explosión resonó mientras el rostro demoníaco bloqueaba la mayoría de las espadas voladoras. Sin embargo, una espada voladora la atravesó y continuó hacia Liu Daoyun.

El rostro de Liu Daoyun se retorció; sabía que estaba en una peligrosa situación de vida o muerte, en un punto crítico. Dejó salir un aullido, levantando su brazo para defenderse contra la espada. La espada se clavó en su hombro derecho, haciendo salir sangre. Un horrible chillido se escuchó a través de la desierta Secta Confianza.

Mientras que la espada se clavaba en su hombro, de pronto explotó, haciendo que el brazo derecho de Liu Daoyun desapareciera en una nube de sangre. La sangre salió desde su boca, mientras se hacía hacia atrás, mientras se puso su rostro pálido y sus ojos brillando de de miedo y asombro.

Todo ocurrió muy rápidamente, en el espacio que le toma a una chispa salir volando. Su brazo derecho fue destruido y sus horrorizados gritos sonaron por el aire. Los Excéntricos de las tres grandes Sectas miraron hacia atrás uno tras otro, con sus ojos fríos. Esto era especialmente cierto en cuanto a la gente de la Secta Viento Frío.

Liu Daoyun se retiró, gritando y aullando.

“Patriarcas, este chico…”

Con su expresión fría, Meng Hao dio un paso adelante. Mientras que Liu Daoyun estaba en el medio de su discurso, Meng Hao movió su mano derecha y cien espadas voladoras aparecieron, cubriendo toda la plaza en una masiva lluvia de espadas. Descendió hacia Liu Daoyun. Liu Daoyun podía estar en el noveno nivel de Condensación Qi, pero también lo estaba Meng Hao. Además, el Cultivo de Meng Hao estaba basado en la  Escritura Sublime de Espíritu y tenía un Mar Central dorado. Él tenía además un hilo de Sentido Espiritual en su mente. Esto era más que suficiente para machacar a Liu Daoyun. La lluvia de espadas silbó por el aire. Liu Daoyun no tenía más tiempo para hablar.

Hubo una explosión y Liu Daoyun escupió más sangre. Una luz brillante apareció en frente de él mientras su espada cristalina desafiaba el poder de las cien espadas voladoras de Meng Hao. Y aún así, esto solo causó más heridas a Liu Daoyun, que se retiró más lejos, aullando.

“Patriarcas, salvadme!”

“Meng Hao, sujeta tu mano!” una voz sonó desde entre los cuatro expertos en Fundación Establecida de la Secta Viento Frío. Tenían los ceños fruncidos, obviamente no querían permitir a  Meng Hao que matara a Liu Daoyun en frente de todas estas personas. Sus cuerpos se transformaron en rayos de luz mientras que aceleraban hacia delante.

“Esto es entre él y yo,” dijo Meng Hao, sin siquiera mirar a los cuatro expertos en Fundación Establecida. “Incluso si el veneno hiciera efecto en mí justo ahora, mataría a este hombre!” Su expresión estaba llena de resolución y de asesinato.

La persona que quería matar era Liu Daoyun de la Secta Viento Frío. Pero había otros presentes de las tres grandes Sectas a parte de la Secta Viento Frío. Ellos, por supuesto, no se iban a quedar de brazos cruzados observando mientras Meng Hao era envenenado a muerte antes de abrir la Cueva Inmortal. Ellos no permitirían que pequeños problemas de otras Sectas interfirieran con sus intereses.

Los otros volaron hacia delante, bloqueando el camino de los expertos en Fundación Establecida de la Secta Viento Frío.

“Compañero Daoísta Zhang, no hay necesidad de prestar atención a las trifulcas de los Cultivadores de Condensación Qi. Ven, ven, no nos hemos visto por años. Por qué no hablamos un poco sobre los viejos días?”

“Correcto. Hermano Chen, no nos hemos visto por tres años. Tengo unas cuantas preguntas sobre el Cultivo que estaba esperando discutir contigo.” Los rostros de los Cultivadores en Fundación Establecida de la Secta Viento Frío se pusieron lívidos cuando escucharon todas estas palabras. Iban a hablar cuando de pronto, Liu Daoyun dejó salir otro grito horrorizado.

Los dedos de Meng Hao se movieron en patrones de encantamiento y doscientas espadas voladoras llenaron el cielo. Descendieron hacia Liu Daoyun con sonidos de silbidos que perforaban los oídos. Meng Hao dio otro paso hacia delante, e hizo instantáneamente un patrón de encantamiento. Una pitón de Fuego emergió, de varias docenas de metros de largo, sus rugidos resonaron por toda la plaza. La boca de Liu Daoyun roció sangre mientras su espada cristalina se rompía en piezas. Se retiró hacia atrás constantemente, la desesperación llenaba sus ojos.

Por otro lado, los ojos de Meng Hao brillaban con intento asesino y determinación. Salió volando hacia delante y apareció una espada en su mano derecha. Era la espada de madera, y salió disparada hacia Liu Daoyun con una fuerza imparable.

“Sal de mi camino!” Los rostros de los cuatro expertos en Fundación Establecida cambiaron. Ellos aullaron  e intentaron forzar su camino para bloquear a Meng Hao.

“Este hombre intentó asesinarme muchas veces. Esto es un resentimiento personal. Si cualquiera se mete en mi camino, me mataré a mí mismo antes de abrir la Cueva Inmortal del Patriarca!” Mientras su voz se escuchó, ignoró completamente a los cuatro expertos en Fundación Establecida. Sin la más mínima duda, salió disparado hacia Liu Daoyun, extendió la espada de madera, claramente intentado matarle.

“Patriarcas, salvadme!!” gritó Liu Daoyun chillonamente. Parecía que los expertos de la Fundación Establecida fueran a atacar, cuando una tos seca se pudo escuchar. Venía de la anciana. El asombro llenó los corazones de los cuatro expertos, y ellos se quedaron parados de pié atónitos, sus rostros pálidos. La tos seca había golpeado en sus corazones como un rayo desde los cielos, haciendo que sus mentes dieran vueltas.

“Esto es demasiado!” dijo el hombre con el rostro rojo de la Secta Viento Frío. Jadeó y una mirada fría apareció en sus ojos, que salió disparada hacia Meng Hao. Mientras todo esto pasaba, Lord Revelación dejó salir una carcajada afable. Movió su manga; la mirada fría que había sido disparada hacia Meng Hao enseguida cayó aparte.

“Tú!” dijo el anciano de rostro rojo, con sus ojos llenos de ira.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

  • gracias por el cap!!!

  • gracias por el cap!!!

  • gracias por el cap!!!

  • hernan fontela

    gracias

  • hernan fontela

    gracias

  • hernan fontela

    gracias

  • sergioGM

    Gracias 🙂

  • sergioGM

    Gracias 🙂

  • sergioGM

    Gracias 🙂

  • Mil gracias :3

  • Mil gracias :3

  • Mil gracias :3

  • “Tu cuerpo se pudrirá y tu corazón será desgarrará.” (se desgarrará o será desgarrado).

  • “Tu cuerpo se pudrirá y tu corazón será desgarrará.” (se desgarrará o será desgarrado).

  • “Tu cuerpo se pudrirá y tu corazón será desgarrará.” (se desgarrará o será desgarrado).

  • gracias a vosotros 😉

    arreglado el desgarro 😀

  • gracias a vosotros 😉

    arreglado el desgarro 😀

  • gracias a vosotros 😉

    arreglado el desgarro 😀