KMS – Capítulo 3

Modo Noche
Capítulo 3 : Nuevos Integrantes

―Ayame Jun, eres la primera en pasar por favor, posiciónate al frente de mí.
 
―¡Si!
 
Respondiendo al llamado de Nozomi para la extracción de su Arumakado, paso a la presencia más cercana a Nozomi. Sin ningún temor en sus ojos, dio sus pasos sin vacilar, hasta que llego ante Nozomi.
 
Claramente le corría una gota de sudor por un lado de su cara, el nerviosismo al estar ante Nozomi ya se estaba notando mejor.
 
―Es mejor no parecer tan fuerte―Le hablo a Ayame en un tono más bajo para que los demás líderes no la oyera.
 
Claro, Nozomi ya había notado el nerviosismo de estar en esta sala desde el principio.
 
“Las personas quieren parecer fuerte por que así se protegen ellos mismo”.
 
Fue lo que pensó Nozomi, lo cual era verdad. Creer que somos fuerte es bueno en cierta cantidad, pero a veces se necesita un

 
margen no ser tan fuertes para que otras personas también sienta que ayudan a otros. Es un ciclo vicioso esto.
 
―La extracción es algo maravilloso, es algo que solo el que la realiza puede ver su hermoso proceso. Actualmente mi hermano lo haría pero en esto momento no está, por este motivo lo hare yo―comento en un tono feliz―. En ustedes está el querer este poder o no tenerlo, por el bien de la humanidad, y el mantener un equilibrio entre los Yokai que existen hasta ahora―inhalo y exhalo profundamente―para mí es un honor hacer esta extracción.
 
Con las palabras dicha por Nozomi, los oyente no tuvieron más que hacer que asentir a su palabras y en contemplar lo que venía.
 
―Comencemos―miro hacia Amaya―. Ya lo trajiste. Amaya, asintió a sus palabras.
Caminando hacia Nozomi, llevaba entre sus dos manos una lanza larga. Entre una mezcla del mismo material de su corona, la lanza era de una sola punta, todos sus componentes entremezclado, diamante, diamante negro y el oro puro brillante. A la vista da envidia de cómo alguien pudo hacer esta mezcla.

 
Amaya al llegar ante Nozomi y entregarle la lanza. Nozomi la paro sobrepasando su altura, 1.78 metro frente a la altura de
2.10 metro.
 
Al tener la lanza estirada a lo vertical a su lado derecho, este brillo con más intensidad, solo la parte del oro infundido en esta.
 
―¿Estas lista?―le pregunto Nozomi a Ayame.
 
―Si―Le respondió más nerviosa aun.
 
Al escuchar la respuesta no dio aviso a lo que iba a hacer. Simplemente posiciono la lanza sobre su hombro para lanzarla.
*ssff*
 
Así fue el sonido del impacto cuando llego al pecho de Amaya.
 
Ojos cerrado, lo tenía al ver que la lanza iba dirigida hacia ella. “¿Que paso?”, esa fue la pregunta que se hizo, al sentir que estaba todavía viva.
 
―Muy valiente al no correr ni gritar―fueron las palabras que le dijo Nozomi, estando con la lanza todavía en el pecho―. Lo siento, pero esto si va a doler.

 
Tratando de sacar la lanza de su pecho, Amaya dio un pequeño grito.
 
―¡haa!
 
Fue cuando en los ojos de Nozomi logro ver pequeños hilos de un color rojo brillante en la punta de la lanza.
 
“Hay que tirar suave.”
 
Este era el pensamiento de Nozomi. “Ahora, más rápido.”
Dijo en su mente en otra fracción de segundo.
 
Los hilos rojos corrían, flotaban alrededor de sus brazos y piernas.
 
“Es la hora.”
 
Este fue el momento más crucial, tenía que saber cuándo era el momento de tirar para sacar el resto de los hilos rojos de su cuerpo.
 
―¡HAAAAAAAAAA!
 
Fue el grito que dio del dolor que dio al tirar dela lanza Nozomi. Un dolor insoportable corría a través de la mente y cuerpo de

 
Amaya, si no estaba en este momento en el suelo fue porque había quedado parcialmente inconsciente de pie.
 
Termino todo, los hilos rojos que salían del pecho de Amaya, se posiciono al frente de Nozomi dándole la cara, tomo la forma semihumana de Amaya.
 
Los hilos corrían a y se deslizaban rápidamente sin perder la forma del cuerpo de Nozomi.
 
―El alma.
 
Menciono Nozomi, los líderes, los espectadores en ese momento no podían ver lo que estaba viendo Nozomi.
 
“Su brillo es muy intenso, y sus hilos son muy rápidos.” “¡Genial! A mi hermano le gustara.”
“En donde están tus puntos.”
 
Analizando más profundamente, encontró cinco puntos diferentes, uno en su abdomen, palma de la mano izquierda y derecha, otro en su pecho y por ultimo uno en sus piernas.
 
“Comencemos por su pierna.”

 
Dirigió su dedo índice derecho hacia el punto más brillante al pie derecho, al estar inclinándose los hilos con la forma humana (el alma) movió su cabeza hacia donde su mano iba dirigida.
 
―Tranquilo, no voy hacerte daño.
 
Dicho esto, el alma miro hacia al frente de nuevo sin importarle lo que Nozomi hacía con su cuerpo.
 
Toco el punto brillante, con su dedo recorrió toda la pierna hasta llegar a un lugar de su pecho, para ser más exacto el centro del pecho. Un espacio vacío pequeño yacía en ese lugar, y llevo su dedo índice hacia ahí.
 
El espacio vacío, ya no estaba vacía, ahora tenía un punto más brillante que los otros puntos, a pesar de que esta alma estaba formada por hilos había muchos espacios en blanco, lo que la distinguía de los demás, era porque era un espacio vacío negro, sin profundidad en ella.
 
Haciendo lo mismo con los demás puntos brillantes de su cuerpo.
 
Ahora este punto estaba aún más brillante, el resto de los puntos quedaron con el mismo brillo en su lugar, pero luego de esto los puntos se fueron moviendo solo hasta el pecho.

 
Sencillamente lo que había hecho Nozomi, era crear una ruta hasta el centro que estaba vacío. Había actuado de guía, para que ese vacío negro se llenara de luz.
 
Miro hacia la cara del alma.
 
―Es hora de que avances.
 
¿Entendió?
 
Si, el alma sabía que significaba esto, inclino un poco su cabeza hacia Nozomi, en forma de agradecimiento, tal vez.
 
Los hilos comenzaron a brillar más, y en un torbellino silencioso y como la suave brisa del verano, este se fue volviendo y comprimiéndose más de su tamaño normal.
 
Y así frente a sus ojos y al frente de los demás ojos de los espectadores, en un brillo suave para los ojos, este tomo la forma de la tarjeta alma, La Arumakado.
 
Los ojos un poco sorprendido, porque a pesar de la cantidad de veces de ver esto, todavía quedaba el enigma de, ¿Cómo había hecho esto?
 
―Ya puedes entrar.
 
Como un mandato, o a la espera de esta orden la Arumakado flotando en el pecho de Amaya, este entro disolviendo partes

 
de sus hilos ahora corto, en forma de arena desintegrándose dentro del cuerpo de Amaya.
 
Nozomi estaba cayendo, pero en un y abrir cerrar de ojo, su líder Hiroyuki Hisao de Saitama, se encontraba detrás de ella sosteniéndola.
 
―Buen trabajo.
 
Estas palabras salidas de la boca de Nozomi, estaban dirigida hacia Hisao.
 
―Gracias.
 
Cargándola en forma de princesa dio un giro de 90° grados, por ese lugar se encontraba Juro. Se dirigió en un parpadeo hacia allí. Sin que a nadie le sorprendiera su velocidad, y la posiciono en una camilla que estaba dispuesta para ella.
 
Solo estaban ahí para que Juro le diera un diagnóstico de cómo se encontraba su cuerpo y a ser lo que se necesite para que se recupere lo más pronto posible, en este caso era solo un desmayo por el dolor, y el sentir que su alma se salía, literalmente.
 
―Nyoko Haruka, tu turno.
 
―¡hiii!

 
Hizo un chillido que solo ella misma pudo escuchar, vacilando si quería ir o no, decidió avanzar.
 
Su cuerpo decía que no, pero su mente que sí. Este era su dilema en ese momento.
 
―Se valiente y no tengas miedo.
 
―Si.
 
―Bien.
 
En una forma más rápida actuó Nozomi, y sin el más previo aviso ya tenía la lanza en el pecho de Nyoko.
Así era su personalidad, Nozomi claro está. Alguien con esta personalidad creería que es alguien peligrosa, y así lo era.
 
Lo más sorprendente de haber atacado así, es que Nyoko se mantuvo con sus ojos abierto, valiente. No sabría decir si no vio el rápido movimiento de Nozomi, o simplemente se dijo así misma que no iba a doler, es mejor la primera opción.
―Esta vez sí va a doler.
 
Tirando de la lanza, pudo lograr ver de un color verde esmeralda, pequeños cuadritos de todos los tamaños, delgados.
 
No hubo grito.

 
“Puedo tirar más fuerte”
 
―¡HAAAAAA!
 
No fue tan largo el grito.
 
Quedando inconsciente de la misma manera que Amaya, las formas de los cuadritos tomaba forma, la forma de Nyoko.
 
Flotando sobre el suelo, de un color verde esmeralda, de partes echas de cuadros, se encontraba el alma de Nyoko.
 
También analizo si había puntos más brillantes, y también en el centro de su pecho se encontraba un pequeño agujero negro.
Cuatros puntos brillantes en total, uno en cada palma y uno en cada antebrazo.
 
Nozomi dirigió su dedo índice hacia el punto brillante de la palma derecha. Al hacer esto el alma instintivamente quito su mano de Nozomi.
―Está bien, confía en mí. No te voy a hacer daño.
 
Luego el alma puso su mano en la posición donde estaba, permitiendo que Nozomi siguiera lo que estaba haciendo.
 
También creando las rutas para los puntos brillantes, hacia el agujero negro, termino.

 
Los mismos puntos brillantes corrieron hacia el agujero, al estar todos juntos, el agujero se llenó de los verde intenso.
 
―Ya sabes lo que tienes que hacer.
 
Le hablo al alma, entendiendo sus palabras solo hizo un torbellino silencioso y se comprimió, creando así la Arumakado. La tarjeta alma de color verde, y su diseño de cuadritos de varios tamaños estaba flotando en el pecho de Nyoko.
 
―Ya puedes regresar.
 
Y así la Arumakado regreso al cuerpo de Nyoko.
 
Y también de la misma manera que Ayame, fue llevada ante Juro para su total revisión del cuerpo.
 
El siguiente fue Jiro Kenji.
 
―Preparado.
 
Le dijo a Jiro Kenji que estaba mirando todo desde el principio. Cuando iba a decir que sí. Solo escucho las siguientes palabras.
―Lo siento, pero me gusta hacer esto. Coger desprevenida a las personas muestra su verdadero ser.
 
¿Era teoría o verdad?

 
Las palabras dicha por Nozomi contenía un poco de ambos, la verdadera naturaleza de una persona, se revela cuando esta desprevenido o cuando se le sorprende, prácticamente podría decirse por la forma de rechazar algo que no le gustaría que le hicieran, o algo así.
 
Kenji solo dio una sonrisa de entendimiento.
 
―Bien, esto si va a doler.
 
Sin prepararse, tiro de la lanza.
 
Se vio resistencia al dolor en el rostro de Kenji. “Más rápido”
―¡Hoo!
 
“Mas”
 
―¡HAAAA!
 
Quedo inconsciente estando de pie que las demás.
 
Básicamente, el alma formándose frente a Nozomi, estaba conformado de Círculos del mismo color que Nyoko, Verde esmeralda.
 
Analizo el alma.

 
Tres puntos brillantes, formando un triángulo, estaban rodeando al agujero Negro.
“¡Ho! Están cerca, casi perfecto. Esta alma es vieja*”
*Para los que no sepan, un alma vieja se les dice a las almas que han tenido varias vidas, y ha transcendido tomando una forma casi perfecta.
Era raro ver esto, a pesar de todos los años estando en la tierra, no sabían de alguien que haya tenido su cuerpo perfecto, apartándose a ellos mismo.
Termino guiando los puntos brillantes al agujero negro.
 
El alma sin que le dijera algo, asintió la cabeza y en un torbellino un poco más violento que los demás.
Y así tomando la forma de la Arumakado, de color verde esmeralda.
Y por si misma entro en el cuerpo de Kenji.
 
En pocas palabras el alma de Kenji, había aprendido todo lo que tenía que hacer, simplemente porque Kenji estuvo de espectador. Son los efectos de un alma vieja.
Después de eso fue llevado hacia Juro.
 
Y Nozomi se sentó de nuevo en el trono luego de devolverle la lanza a Amaya.
―Ahora comencemos la última fase.

 
Menciono Nozomi a todos.
 
Ayame y Haruka ya estaban bien, y quedaron sorprendida al saber que todavía no habían terminado.
Kenji apenas estaba despertando.
 
―No se preocupen, no dolerá.
 
Pues claro, ellos tres no le creían ahora.

 
***
 
Un apartado para explicar sobre las tarjetas almas o la Arumakado.
 
El procedimiento de esto fue como lo vieron.
 
Las Arumakado son de diferentes color dependiendo el color del alma, pero el color de alma, se basa en el poder, potencial y también por los acontecimientos obtenido en la vida y también de como pensaba su corazón, la pureza que había en su corazón era uno de los factores más importantes.
 
Pero a pesar de cualquier nivel de poder están prácticamente obligados a asistir a la escuela para enseñarle historia y magia, para utilizar el poder de la Arumakado.
 
La clasificación de poder es, de menor poder a mayor poder son:
 
Arumakado Negro, los primeros en la lista, no tienen suficiente poder, solo para pelear con mostraos de rango bajo, por lo tanto están en una escuela para instruir a cada uno de ellos, tanto en teoría de la familia Hiromi y sobre la magia enseñada por los libros escritos de la familia Hiromi. Pueden pelear contra monstro de bajo poder con el permiso de su líder.

 
Arumakado Azul, van también a la escuela, también necesita el permiso del líder para pelear.
 
Arumakado Purpura, asisten a la escuela, y con el permiso de su líder pude pelear con monstruos de un poco más poder.
 
Arumakado Verde, asiste a la escuela y acompañan al líder del grupo conformado de cuatro personas, el líder de grupo es de color rojo.
 
Arumakado Rojo, asisten a la escuela, y tienen el poder de mandar a cualquiera que esté por debajo de ellos, pueden acompañar al líder de color blanco en trabajos de vida o muerte, y ser escogido como asistente del líder de prefectura.
 
Arumakado Blanco, líderes de prefecturas, comandan a la prefectura dada, no pueden mandar sobre los rangos por debajo de este en otras prefecturas, a excepción de la líder de líderes en este caso Annaishi la líder de Tokyo.
 
Arumakado Plateado, las únicas que se le presenta este color, es para las futuras prometidas del líder del clan, la madre de Nozomi y Arata la tienen. Pueden mandar sobre cualquier prefectura y líder.
 
Arumakado Oro, se presenta de inmediato en la descendencia, es decir en los hijos del líder del clan.

 
el padre de Arata y Nozomi lo tenía.
Llegar hasta este nivel, según estaba escrito en los documentos escrito por su primer antepasado, que le otorga tener un paso hacia el poder de un dios. Ellos creían esto ya que estaba escrito por su primer antepasado, luego de pasar esta fase, llega la fase de la desintegración del alma convertida en diamante, no se mantiene en forma de carta si no como arena sostenida en el aire.
Esta última fase es llamada Tamashi no Hokai. (Desintegración del Alma)
 
Escalar sobre cada Arumakado es difícil. Subir un color necesitaría de años.
A pesar de todo esto, nadie se desinteresa por eso, cada vez están comprometido por avanzar, porque saben que avanzar es un logro magnifico tanto para el clan como para el fortalecimiento del alma.
No hay más nada que decir que esto.

 
***
 
La segunda fase.
 
No era largo el procedimiento, era lo más fácil de todo el procedimiento de la extracción de la Arumakado.
 
Al poco tiempo de reposo para los nuevos integrantes Nozomi hablo.
 
―Ahora, es tiempo de dar forma a la Arumamu. (Aruma-āmu | Armas Alma)
 
Arumamu, Armas Alma.
 
Es la forma de batalla del alma, forma final para matar Yokai. Esto junto con la producción de la magia, hace la mejor combinación para la pelea contra los diferentes Yokai.
 
La Arumamu, puede tomar cualquier tipo de arma, generalmente siempre son armas de antiguas, es decir, armas que no son de fuego. Es parcialmente raro aquellos que tomen forma de armas de fuego y sobre todos las modernas de ahora la actualidad.
 
Su forma depende delos sentimientos del usuarios, de lo que ha vivido.
 
―Pasen los tres al frente, otra vez.

 
En una forma indecisa que no se mostró tanto, decidieron seguir lo que comenzaron.
 
―Bien. Están listo.
 
―Si,
 
Contestaron al unísono un poco asustado.
 
―Va a doler.
 
Prácticamente estaba disfrutando ver sufrir a cada uno de ellos.
 
Su cara estaba más pálida al oír esto de la boca de Nozomi, recordaron que había dicho que no iba a doler, por eso pasaron al frente, ahora estaban más indecisos de seguir.
 
―Los tres pueden sacar su Arumakado―dijo con una sonrisa―lleven su mano al pecho y piensen en su alma.
 
Asintieron, e hicieron lo que Nozomi les dijo.
 
No hubo problemas al sacarla, no se desmallaron, esto porque ya se había establecido una armonía entre el alma y el cuerpo de los usuarios.

 
Las Arumakado estaban situado al frente de ellos flotando, los demás que estaban viendo, también los veían. Ya que tenían cada uno su Arumakado para ver las tarjetas almas de otros.
Contraste entre los colores blancos y rojo se veían a la vista de Nozomi, “las tarjetas almas son hermosas.”
Pensó, al mirar a los demás.
 
―Puedes evolucionar―.Toco con el dedo índice el centro de la tarjeta de Ayame.
―Puedes evolucionar―. Toco después al de Nyoko.
 
―Puedes evolucionar―.Y por último, el alma de Kenji.
 
Al terminar de decir esto, las Arumakado captando esto como una orden, se dispersaron al unísono perdiendo la forma de la tarjeta.
Concluyendo en un remolino alrededor de cada usuario de la Arumakado, luego también al unísono entraron prácticamente por los poros de la piel.
No sintieron dolor.
 
Pero, al entrar, lo que se vio en la cara de los nuevos integrantes fueron lágrimas. Estando de pies impotentes llorando, sin poder hacer nada.

 
Los momentos felices, tristes, problemáticos de vida o muerte, de angustia de dolor, pasaron frente a sus ojos.
 
Estaba pasando su vida frente a sus.
 
Su propia alma estaba recordando en fracciones de segundo todo lo que ha vivido sus vidas, haciendo un análisis de toda su vida.
 
Terminaron.
 
Salieron en su forma semihumana, solo Nozomi los veía. Asintieron sus cabezas hacia ella.
Volvieron a su forma de Arumakado, ahora todos los vieron. Luego de eso se dispersó otra vez, entre brillos intensos de los mismos matices del color que llevaban, ahora estaba tomando su forma de batalla.
 
Nyoko Haruka, tomando la forma de un báculo por cinco centímetro más que ella, se sostenía frente a ella de forma horizontal.
 
Jiro Kenji, tomando la forma de un escudo, llegándole casi hasta el pecho, se situaba al frente del de forma vertical.
 
Ayame Jun, escogiendo la forma de una espada ninja lisa, con un aro en la punta de la empuñadura de la espada, del largo de

 
un metro y veinte centímetros se sostenía verticalmente con la punta de la espada hacia arriba.
 
Cada uno de matices y brillos diferentes del mismo color de sus almas.
 
―¿Que les pareció?
 
Fue la pregunta que le hizo Nozomi a los tres.
 
―Creo que, que es algo único que sucede una sola vez en la vida. Respondió Kenji a la pregunta de Nozomi.
―Creo que ya descubrí, porque nadie ha renunciado a esto.
 
―Te equivocas, hubo uno que decidió que su descendencia no hiciera lo que él hacía, pero estoy de acuerdo contigo. ¿Y tú Nyoko?
 
―Creo que te hace ver lo importante que es la vida. Nozomi asintió.
―Nosotros no hacemos esto por beneficio, apartando nuestra estadía aquí. La humanidad en si es bella, pero cuando no vemos lo importante que es vivir, nuca lograremos avanzar.
 
Palabras sencillas que pueden ser verdad.

 
―Mi hermano cuida mucho la vida de los demás, prefiere morir por alguien que lo humillo o atento contra el solo para salvar su vida.
 
Lo que decía era la verdad pura.
 
―Nosotros no conocemos limites; niños, jóvenes, adultos y viejos. Cada uno conformamos una rama en la vida. Estas ramas sin el más mínimo cuidados se pueden secar, partir o volar con el viento que le sopla.
 
Solo hablaba a todos los que estaban presente mientras se sentaba en su trono.
 
―Ninguna de las razas existentes en este mundo, no se pelean, las únicas razas que se pelean entre si es el hombre, teniendo el pleno conocimiento de lo que hacen es inútil.
 
No había más triste que ver a hermanos y hermanas matándose entre sí.
 
―Las vidas perdidas el día de hoy, son vidas glorificadas, vidas sin remordimientos de haber muerto por los que aman, por los que quieren proteger.
 
Sumergida en sus pensamiento.
 
―No hay nada más gratificante que proteger.

 
El significado de estas palabras no iba dirigidas solo a los nuevos integrantes, sino también a todos los que estaban oyendo.
―Es por eso, que he decidido algo.
 
Con parte del cabello tapando uno de sus ojos continúo diciendo.
―Mi hermano estará de acuerdo, y quiero que todos oigan. Sus almas son únicas, por esa misma razón, he tomado la decisión de tomarlos por discípulos.
Silencio.
 
―Es simple. Ayame será la discípula número dos de mi hermano. Dos porque ya tiene otra, no lo ha hecho público y no la ha mostrado pero tarde que temprano la mostrara. Nyoko y Kenji serían mis discípulos. Esto, claro si ustedes lo deciden y lo discuten con su líder. ¿Nadie se opone a esto?
―No. Respondieron.
―Bien, tienen dos minutos para discutir esto.
 
Quedaron sorprendido por el poquito de tiempo que se le estaba estableciendo para discutir algo importante.

 
Esto fue pura estrategia, entre menor sea el tiempo, la capacidad del cerebro procesaría todo rápido, sin ningún descanso, dejando así a la deriva, la respuesta de un sí y un no.
Pasaron los dos minutos.
 
―Y bien.
 
Dijo Nozomi para que comenzaran.
 
Ayame pasó al frente y se arrodillo en una sola rodilla y su mano derecha en el pecho y hablo.
―Yo, Ayame Jun, de la prefectura de Tokyo como líder Annaishi. Acepto ser discípula de Hiromi-heika.
 
―Está decidido. ¿Quién sigue?
 
Pasó Nyoko y se arrodillo con una rodilla y una mano derecha en el pecho.
―Yo, Nyoko Haruka, acepto ser su discípula.
 
―Excelente, buena decisión. ¿Haruka? En la misma posición que Nyoko dijo.
―Yo, Jiro Kenji, no tomare su propuesta. Silencio.

 
―Se puede saber, ¿Por qué?
 
―Claro, la razón es que quiero algo más tranquilo, avanzar con mis propios esfuerzos. Además no quiero preocupar a mi madre, en estos momentos de su enfermedad.
―Bien, si es así, el puesto de discípulo siempre estará disponible para ti Kenji-san.
―Gracias.
 
―Amaya, ya lo trajiste.
 
En una almohada pequeña se posicionaban tres collares, diamante puro, con un aro de adorno y una estrella de cuatro punta de diamante negro, la cadena es también de diamante transparente normal.
―Estos collares son para los discípulos de la familia real. Ayame, al tener esto como discípula de mi hermano, te da el poder de mandar sobre cualquiera de Arumakado rojo y por debajo de este de cualquier Arumakado. Nyoko, este te concederá el poder de mandar sobre Arumakado verde y debajo de este de cualquier prefectura. Siendo así, también va para Kenji-san, tarde o temprano te tendré como mi discípulo, por lo tanto también te la doy a ti.
Y así termino.

 
Lo que había hecho era asegurar que Kenji fuera su discípulo no importa el año que fuera.
―¿Puedo hacer una pregunta?
 
El que estaba hablando ahora era Kenji.
 
―Si―respondió Nozomi.
 
―Me gustaría saber, ¿porque todos tienen bordados en sus ropas, es esto un uniforme?
―¡he! Respondiéndote, si creías que iba a tomar el color o líneas de bordado cuando ocurriera la extracción de la Arumakado, tienes una imaginación buena. Y si, es el uniforme. Y sobre el bordado, ustedes mismos pueden escoger el diseño, cada líder tiene los elementos necesario para hacer esto. Y esto es todo.
Los tres quedaron con una cara de, “Hmmm, ya veo.”
 
―¡Ha! Casi se me olvidaba. Los líderes y le tienen que enseñar todo lo básico de la magia, dentro de una semana los quiero aquí a primera hora de la mañana. Muy bien, la reunión de líderes esta por terminada el día de hoy, se puede retirar.
Poniéndose de pie al unísono, se inclinaron ante Nozomi y se dirigieron hacia un pilar de luz blanca que no excandecía los ojos, al llegar entraban y desaparecían.

 
Un teletransportador.
 
Hasta que quedaron solo Nozomi y Amaya, porque Juro se había ido al cuarto de Arata para ver como seguía.
―Muy bien, es hora de tomar un baño y cenar―dijo estirando los brazos―. Amaya, dile a Natsuki que prepare algo cuando termine de ducharme.
―Si. En este momento, son las 6, que ira a hacer después de esto.
―Cuidare de mi hermano, ahora que estoy de vuelta. Amaya entendió sus palabras.
Luego de eso.
 
Nozomi fue a tomar una ducha.
 
Caminando por el pasillo largo de la casa, hasta que llego a su habitación.
Entro. Las Paredes de color Blanco, y algunas partes de rosa, si, tiene sus partes femeninas. Una cama alta y un están de libros. A su derecha se situaba el baño.
Se desnudó y entro a la ducha.
 
Paso una hora y media, cuando ya se encontraba en la cocina.

 
La sirvienta que estaba en esos momentos llevaba el vestido tradicional de las mucamas asalariadas, su propia familia se ha dedicado a esto casi desde el principio de la fundación de la familia Hiromi.
Prácticamente, era una familia dedicada solo para servir a la familia Hiromi como mucamas y los hombres de esta familia como vigilantes de la ciudad, es decir, cazando a los monstruos.
Apartando a Amaya y a Juro que son de otra familia.
 
El cabello no tan largo, ajustado con una cintilla en el pelo, estaba lavando los utensilios de la cocina.
Después Nozomi se despidió y le dio las buenas noches.
 
Se dirigió a la habitación de su hermano, quedaba al lado Izquierdo de la habitación de Nozomi.
Entro.
 
Juro sentado en una silla, con el celular a la mano desplazando el dedo, se levantó enseguida se inclinó su medio cuerpo hacia Nozomi.
―Hola Juro, yo me hare cargo del cuidado de mi hermano por estos días, así que por favor, ya puedes descansar.
Asintió.

 
Un hombre de pocas palabras.
 
En la habitación no había nada, solo un futon donde estaba acostado Arata, la silla donde estaba sentado Juro la saco, ya que no era de la habitación.
 
Lo único ahí era una mesita de noche pequeña, hay estaba el celular de arata, situado en la ventana que daba hacia fuera. Se encontraba en el segundo piso, por lo que se podía notar una gran parte del terreno de afuera.
 
Tomando el estilo Seiza, Nozomi se arrodillo al lado derecho de su hermano y lo quedo mirando.
 
―Todavía eres joven y no te puedes ir todavía. Soy tu hermana gemela, por lo tanto si tú te vas yo también me voy, así que te tienes que aguantar y aferrarte. Descansa bien. Haz echo un buen trabajo.
 
Estaba con la cara seria, pero aun así…
 
Mostraba un tono de preocupación y angustia en el tono de su voz, no vacilaron sus palabras.
 
“Mañana tengo que visitar a la directora de la preparatoria, y también… va a ser un gran problema el día de mañana”
 
Dio un largo suspiro.

 
“¿Solo espero que no haya problemas en nuestras vidas? Nuestros antepasado no han tenido problemas en vivir pacíficamente.”
 
“Hermano, obligadamente tienes que asistir a la escuela y mirar a todos con la cara en alto.”
Esto era lo que pensaba en estos momentos Nozomi.
 
Pasó media hora y decidió acostarse al lado de su hermano para hacerle compañía, había centímetros de espacio entre ellos.
 
Nozomi se puso de medio lado y dijo.
 
―Buenas noches hermano.
 
Así quedando profundamente dormida en sus sueños más profundos.

 
***
 
Esa misma noche, al otro lado de la ciudad de Yamagata.
 
Una gran mansión pura e increíblemente nativa del país de Japón, no había nada occidental en esa mansión.
 
En letrero de la dirección de la mansión estaba escrito:
 
Familia Sadashi.
 
Estando en el estilo seiza, se encontraba afuera de una puerta de una habitación.
 
“Cree que puede ser mejor que yo, pudimos ser amigos de infancias, pero ahora es alguien repudiado por la sociedad. Hasta su familia no se salva de eso, creen que son mejor que mi familia.”
 
Este era el pensamiento de Sadashi Kyoto, con una cara egocéntrica, seria miraba hacia el frente del pasillo que estaba solo.
 
―Oba-san.
 
―Hmmm.

 
Era su abuela, del otro lado estaba acostada, la vejez ya estaba más que vista en su cuerpo, ya no tenía las fuerzas para sostenerse.
 
―Sabes cómo este padre y madre, han llamado a casa.
 
―Si. Dicen que están bien.
 
―y han dicho cuándo volverán.
 
―No.
 
La anciana acostada en su cama, se le podía ver la cara de tristeza a pesar de las arrugas que la inundaban.
 
―Hoy me encontré, de nuevo con Hiromi Nozomi, acabamos nuestra relación de amistad. La estúpida hermana de ese Hiromi.
 
―¡CALLATE!
 
Grito la abuela de Kyoto, quedando esta muda.
 
―¡Sabes, fue por ti, fue por ti que ellos…!
 
―Abuela, ¿porque reaccionas así, voy a entrar?
 
―¡No entres! Estoy completamente bien. ¡YA! Ya puedes retirarte.

 
Kyoto no sabía qué hacer, un pequeño sudor recorría su cara, al ver que su abuela había reaccionado de esa manera.
 
Pero solo decidió irse enfadada pero a la vez algo confusa de lo que había pasado ahora.
 
Su abuela, se acostó de nuevo.
 
―Pásame un poco de agua.
 
―Sí, Oba-san.
 
De pelo corto de un negro azul, con gafas de una edad adulta de por lo menos 25 años, se encontraba al lado de la anciana.
 
Era la hermana de Kyoto.
 
―Ella no se parece en nada a la niña que todos criamos. Su ego la dañara aún más si sigue así.
 
Fueron las únicas palabras de su hermana dirigida a su abuela, pero esas palabras solo se quedaron en el viento sin que ella la pudiera escuchar.