LHP – Capítulo 126

Modo Noche

Capítulo 126 – Soy un Maestro Titular

 

–Cof cof…

Al escuchar esas palabras, la expresión del jefe cambió. Él soltó una carcajada y respondió de inmediato: –Viejo maestro, ¿de qué estás hablando? Esta es una mansión de patio wujin y tiene una ubicación tan privilegiada. Ciento cincuenta mil al mes realmente no es algo demasiado caro…

–¿No son caros?

Las esquinas de los labios de Zhang Xuan se arrastraron hacia arriba.

–El dueño original de la mansión se llama Du Qiao y de hecho es un comerciante. Sin embargo, aún no está muerto. Debido a bandidos que se encontró, se le dio un gran golpe a su negocio y por lo tanto, decidió vender esta mansión. Sin embargo, no pudo encontrar un comprador, por lo que decidió arrendarla en su lugar. De acuerdo con su contrato, debería ser de cincuenta mil por mes y tendrá derecho a un quince por ciento de comisión… Sin embargo, me estás ofreciendo ciento cincuenta mil ahora, ¿no es tu apetito demasiado grande?

–Viejo maestro, tú… tú…

Al escuchar sus palabras, el jefe se tambaleó hacia atrás.

¿De verdad?

El contrato en esta casa firmado entre Du Qiao y él fue exactamente como Zhang Xuan dijo, cincuenta mil al mes, solo que… Esto se suponía que era confidencial. No le dijeron a nadie de afuera cuando firmaron el contrato, entonces, ¿cómo podría saber este tipo?

–¿Por qué? ¿Quieres negarlo?– Zhang Xuan lo miró con calma.

–El contrato se firmó hace tres meses en el Pabellón Esmeralda y quien lo acompañó a su lado era la anfitriona principal, Cui Ling. El vino que ustedes dos bebieron fue el ‘Ondas Aplastantes’ con ocho años de madurez y el plato que ustedes dos comieron fue la carne de conejo de rubí, durante la cual, incluso tenías a Ming Xin Yue tocando una melodía. Después de sellar el trato, los dos invitaron felizmente a tres damas en… ¿Necesitas que cuente los eventos que ocurrieron uno por uno para ti?

–Ah…

El jefe parecía haber visto un fantasma y el miedo se apoderó de él.

Las palabras que dijo la otra parte fueron puntuales, como si el hombre hubiera estado allí en persona.

¡Esto es muy terrorífico!

–Tú… ¿Quién eres exactamente?

Asustado, el jefe tembló.

De pie frente a la otra parte, se sintió como si hubiera sido desnudado, lo que le hizo sentirse culpable inconscientemente.

–Solo soy una persona que quiere alquilar un lugar, ¡simplemente no quiero que se aprovechen de mi!

La expresión de Zhang Xuan fue serena.

–Estaba demasiado obsesionado con las ganancias. Esta mansión es exactamente como dijo el viejo maestro, ¡cuesta cincuenta mil cada mes!– Después de que la otra parte reveló muchas cosas sobre él, el jefe estaba realmente asustado. No se atrevía a perder el tiempo y rápidamente admitió su culpa.

–¡Muy Bien!– Mirando a la otra parte conceder, Zhang Xuan asintió con la cabeza con satisfacción. Casualmente sacó una pila de billetes –Aquí hay cien mil, voy a alquilar el lugar por un mes. Por la cantidad excedente, ayúdame a conseguir algunos sirvientes. Además… Durante el tiempo que estoy aquí, tú serás mi mayordomo. No hay necesidad de hablar de cincuenta mil o cien mil, si te desempeñas bien, te daré la cantidad de dinero que necesites. Definitivamente ganarás más dinero que si gestionas ese centro de bienes raíces tuyo.

Como Maestro Titular, no podría limpiar una mansión tan grande personalmente o hacer todo por su cuenta. Era necesario tener sirvientes y sirvientas para ayudar con las tareas.

La razón por la que quería que este hombre fuera su mayordomo fue aún más simple.

¡Era bueno en inflar los negocios!

Para ofrecer abiertamente tres veces el precio original, tenía las agallas enormes.

Su razón para hacerse pasar por un Maestro Titular era ganar dinero rápido y necesitaba desesperadamente tales talentos.

–¿Conseguiré cuánto quiero?

La respiración del jefe se aceleró.

Su centro de bienes raíces solo le valió veinte mil monedas de oro más o menos al año. No era frecuente que la gente viniera a alquilar mansiones como esta, y además, era inútil si la otra parte no se dejaba engañar por sus estafas exorbitantes.

Esta es precisamente la razón por la que sintió una oleada de emoción al ver que los billetes valían cien mil monedas de oro y escuchar la oferta de la otra parte.

¡Diablos! Sabía que era un cordero gordo, ¡pero no esperaba que fuera tan corpulento!

–¿Por qué? ¿No estás dispuesto?

–No… No… Estoy dispuesto– El jefe agarró los billetes de las manos de Zhang Xuan apresuradamente. Su movimiento fue incluso más rápido que cuando esquivó el ataque antes.

¿Cómo podría no estar dispuesto cuando se presentó una oportunidad tan buena en su rostro?

–¡De acuerdo! Solo me quedaré en la ciudad de Tianxuan por un período de tiempo. Si me sirve bien, haré que gane diez años de salario en un solo mes. En cuanto a lo que debería hacer… creo que deberías saberlo mejor que nadie– La respuesta de la otra parte no lo decepcionó.

Zhang Xuan asintió con la cabeza con satisfacción.

–Quédate tranquilo, viejo maestro. Definitivamente te serviré bien.

Al escuchar la promesa de la otra parte, el regordete jefe asintió con la cabeza con vehemencia.

–Esta bien– Zhang Xuan respondió.

Era de suma importancia equilibrar la zanahoria y el palo para mantener a una persona leal. Al principio, expuso todos los secretos de la otra parte, induciendo miedo en su corazón. Después de lo cual, le ofreció enormes beneficios. Sería raro si la otra parte no estuviera dispuesta a ceder ante él.

–¿Cuál es su nombre?

–¡Tu humilde servidor se llama Sun Qiang!– El jefe respondió rápidamente –¡Puedes llamarme Xiao Qiang!

–¿Xiao Qiang?– Una extraña expresión apareció en la cara de Zhang Xuan.

–¡Sí!– Sun Qiang asintió con la cabeza.

–Hay algunas tareas que te delegaré en este momento.

Reprimiendo el impulso de llamar ‘cucaracha’[1] a la otra parte, Zhang Xuan agitó sus pensamientos y dijo: –En primer lugar, quiero que encuentres sirvientas y sirvientes para esta mansión esta noche. Mañana, cuando llegue, quiero verlos aquí. En segundo lugar, a través de sus contactos, quiero que transmitas las noticias de mi vida en esta mansión. Digamos que… Un Maestro Titular, Yang Xuan, se quedará aquí por un corto período de tiempo. Cuanta más gente sepa del asunto, mejor es.

Naturalmente, no usaría su nombre real. Yang Xuan era un nombre web que utilizó en su vida anterior, por lo que casualmente optó por usarlo.

–¿Maestro Titular?

Desconcertado, Sun Qiang levantó la cabeza y miró al Viejo Maestro con dudas.

–Si, soy un Maestro Titular. Estoy aquí para buscar algo. Por lo tanto, sería mejor si pudiera recibir noticias lo más rápido posible.

Zhang Xuan dijo malhumorado.

–De los cien mil que acabo de darte, debe haber una suma restante después de contratar a los sirvientes. Haz un buen trabajo y me aseguraré de recompensarte mucho. He echado un vistazo a tu reino de cultivo y me he dado cuenta que has estado atrapado en el pináculo del reino Zhenqi por más de una década. Sería una pequeña cuestión para mí ayudarte a salir adelante durante el tiempo que estoy en la Ciudad Real de Tianxuan.

–Gracias, viejo maestro– Sun Qiang rápidamente se arrodilló en el suelo.

Fue justo como dijo la otra parte. Había estado atrapado en el pináculo del reino Zhenqi durante más de una década, pero de alguna manera, no pudo superar este límite. Si recibiera el consejo de un Maestro Titular, Luchador 4-dan no sería un sueño para él.

En secreto levantó la cabeza para echar un vistazo. El viejo maestro con el que se acababa de encontrar tenía las manos a la espalda mientras estaba de pie ante el fondo del sol poniente. La tenue luz amarilla que se esparcía por su cuerpo lo hacía parecerse a un inmortal no mundano.

Ante esta vista, la admiración surgió instantáneamente desde las profundidades de su corazón hacia este viejo maestro.

En este momento, estaba completamente convencido de que la otra parte era un Maestro Titular.

Si él no fuera un Maestro Titular, ¿cómo podría haber sabido acerca de sus tratos secretos? Si él no fuera un Maestro Titular, ¿cómo podría ser tan rico y generoso…?

Sin embargo, lo que realmente convenció al jefe fue su disposición y sus acciones. La majestuosidad exudaba naturalmente en cada acción suya. De hecho, si alguien fuera a afirmar que la persona que tenía delante no era un Maestro Titular, pensaría que la persona estaba mintiendo.

–Viejo maestro, puede estar seguro. Cumpliré este asunto a la perfección.

Sun Qiang estaba lleno de motivación.

Maestros Titulares. Este es el grupo más noble de personas en el mundo. Incluso el emperador del Reino de Tianxuan, Shen Zhui, tiene que actuar respetuoso y educadamente a su alrededor. Para que una figura ordinaria e insignificante como él pudiera servir a una figura tan increíble, era casi como si la Diosa de la Fortuna lo hubiera bendecido.

–¡Ve!

Al observar la presentación completa de la otra parte, Zhang Xuan le hizo un gesto para que se fuera.

–¡Sí!– Sun Qiang se fue con entusiasmo.

Solo después de su partida Zhang Xuan relajó su cuerpo y estiró la espalda. Él suspiró.

–Pensar que actuar como un experto sería tan agotador…

 

[1] Xiao Qiang es otra palabra para cucaracha.

Descarga:
<