LHP – Capítulo 130

Modo Noche

Capítulo 130 – ¿Está bien su familia?

 

El león de piedra había sido famoso desde el principio. Al ser aplastado, un anillo similar a la resonancia de una campana sonó en el aire, atrayendo aún más la atención de innumerables personas.

–¿Qué pasó? ¿Alguien rompió el león de piedra del señor? Esto…

–Ese tipo… ¿Está enfermo?

–Lord Ling considera a los leones de piedra como su tesoro y los acaricia varias veces al día. Sin embargo, ¿se atreve a romperlo? ¿Quién es? ¡Debe estar cansado de vivir!

………………..

…………….

La multitud que estaba paseando por la casa comercial se sorprendió.

Antes de que cesasen las declaraciones, un equipo de vigilancia que se encontraba patrullando se acercó y al presenciar la situación que tenía ante sí, cayó en un estado de incredulidad.

Estos dos leones de piedra fueron muy apreciados por Lord Ling Tianyu. Además del hecho de que cada uno de ellos valía varios millones, el par era un producto único que no se puede encontrar en el mercado. Sin embargo, este tipo lo rompió con su puño…

Diablos, ¿estás tan harto de vivir?

–¡No dejes que se escape! ¡Agarradlo, Lord Ling recompensará a todos los que ayuden a esto!

Después de un instante momentáneo de conmoción, el jefe de la patrulla gritó.

* ¡Aooo! *

Sin dudarlo, la multitud, parecida a una manada de lobos, se apresuró a rodear a Sun Qiang. Se subieron las mangas y se sonaron los nudillos.

–¿Tan rápido?– No esperaba que los ejecutores llegaran tan rápido. Fue bloqueado antes de que pudiera regresar al lado del viejo maestro. Sun Qiang estaba aterrorizado y su expresión cambió, diciendo apresuradamente: –¿Puedo… explicarlo? En realidad…

–¡No hay nada que explicar, denle una paliza!

–¡Hablemos después de golpearlo!

Después de varios rugidos, innumerables puños llovieron sobre Sun Qiang.

–¡Para atreverte a romper el león de piedra ante sus ojos, debes estar loco!

–Yo…

Mirando los innumerables puños sobre él, Sun Qiang casi vomitó un sorbo de sangre por indignación.

Viejo maestro, ¿no dijiste que estaría bien? Entonces eres un estafador…

En realidad, no se puede culpar a los ejecutores por entrar en un frenesí violento. Estaban a cargo de resolver disputas y proteger las propiedades y fortunas de la empresa comercial. Los leones de piedra eran el objeto favorito de Lord Ling, pero uno de ellos fue destruido ante ellos. Si él siguiera con el asunto, probablemente todos serían despedidos. ¡Sería anormal si no estuvieran enojados!

–¿Er?

Zhang Xuan, que estaba bebiendo su té en espera del regreso de Sun Qiang, al darse cuenta de que nadie regresó después de tanto tiempo, se dio la vuelta para echar un vistazo y, en un instante, sus ojos se agrandaron.

¡Esto fue demasiado rápido!

¿No deberían haber informado a Lord Ling antes de resolver el asunto?

¿Por qué ellos… comenzaron a golpearlo sin primero tratar de aclarar el asunto?

–Si tuviera que dirigirme allí, probablemente también sería golpeado…

Su boca se crispó y Zhang Xuan se quedó inmóvil en el lugar.

¡Qué broma! ¡Aunque él no era débil en absoluto, era imposible para él manejar una turba tan grande! Lo mejor era pretender no conocerlo en absoluto…

–Viejo maestro…

Al ver a su Viejo Maestro desviar su mirada, Sun Qiang, quien estaba siendo golpeado frenéticamente en el momento, estaba al borde de las lágrimas.

Viejo maestro, ¿no confiabas en que estaría bien?

–¡Sostenlo justo ahí!

Justo cuando los agentes de patrulla se sentían satisfechos golpeando a Sun Qiang, un fuerte bramido reverberaba y un hombre de mediana edad digno caminaba con grandes zancadas.

Al llegar a la entrada y al notar el león de piedra destrozado en el suelo, las comisuras de su boca se crisparon. Era evidente que le dolía el corazón al verlo.

¡El jefe de la Casa Comercial de Tianyu, Ling Tianyu!

Después de que el león fue destruido, alguien se apresuró a informarlo. De lo contrario, era imposible que apareciera tan rápido.

–¿Qué pasó?

Ling Tianyu miró fríamente a los ejecutores.

–Lord Ling, estábamos patrullando cuando este hombre arrogante destruyó al león del señor en un solo ataque. Después de eso, trató de escapar, pero logramos agarrarlo…– El jefe de patrulla se adelantó y explicó rápidamente.

–¿Él?

Intentos asesinos aparecieron en la mirada de Ling Tianyu mientras caminaba hacia Sun Qiang.

En este punto, Sun Qiang ya había sufrido innumerables golpes y su ropa estaba hecha trizas. Fue una suerte que hubiera logrado proteger su rostro.

–¿Sun Qiang?

Ling Tianyu lo reconoció y con voz fría, dijo: –Si no me das una buena razón, ¡te arrojaré al río para alimentar a los peces ahora mismo!

–Yo…– Se estremeció de miedo involuntariamente. Después de dudar por un momento, apretó los dientes, –¡Fue mi viejo maestro quien me hizo aplastarlo!

–¿Tu viejo maestro? ¿Cuándo comenzaste a servir a alguien?

Ling Tianyu se sorprendió.

Como jefe de una empresa comercial, no tenía tiempo para preocuparse por los asuntos de figuras insignificantes. A pesar de que Sun Qiang creó un alboroto cuando vendió su tienda ayer, no era lo suficientemente importante como para que alguien de su identidad se molestara.

–Conocí a mi maestro ayer, ¡mi viejo maestro es la persona sentada allí!– Sun Qiang señaló.

–¿Él?

Ling Tianyu frunció el ceño. Mirando hacia arriba, vio a Zhang Xuan sentado de espaldas a ellos y estaba bebiendo lentamente su té, indiferente a la conmoción que estaba ocurriendo allí.

–¡Viejo maestro!

Cuando se le dio la oportunidad de explicar que fue su Viejo Maestro quien lo obligó a hacerlo, Sun Qiang dio un suspiro de alivio y se acercó a Zhang Xuan.

–¿Fuiste tú quien le ordenó que destrozara mi león de piedra?

Caminando hacia él, Ling Tianyu frunció el ceño y miró fríamente a Zhang Xuan.

Como ajeno a su presencia y sus palabras, Zhang Xuan continuó bebiendo su té, claramente faltándole el respeto a este Lord Ling.

–¡AUDAZ!

–¡Cómo te atreves a negarte a responder las palabras de Lord Ling, estás buscando la muerte!

–Para haber ordenado a su subordinado que rompa el león de piedra del señor, este hombre está en un viaje de infortunio…

………..

……….

Al ver al compañero ignorar la pregunta de Lord Ling, ni siquiera pararse para enfrentarlo, los agentes se enfurecieron y le insultaron.

¿De dónde vino este hombre? ¡Este no era el lugar para que te enmascararas!

Para actuar tan arrogantemente, ¿crees que no nos atrevemos a matarte?

–¿Puedo saber el nombre del señor? ¿Por qué ordenó a su subordinado que aplastara mi león de piedra?

Ling Tianyu era una persona mundana que había visto el mundo. Agitó su brazo para detener las críticas de todos.

–¡Siéntate!

Zhang Xuan continuó sorbiendo su té, sin siquiera levantar su párpado para mirar a Ling Tianyu.

Sun Qiang corrió rápidamente para llenar una taza de té vacía.

Al ver sus acciones, la ira de Ling Tianyu se encendió una vez más y su rostro se oscureció en un punto temible.

Las acciones de la otra parte indicaban el nivel de respeto que tenía por él. Se le permitió beber té junto a él, ¡pero no era digno de que la otra parte le sirviera té!

Él había construido esta gigantesca Casa Comercial Tianyu desde cero y se convirtió en una figura poderosa en el Reino de Tianxuan. Incluso los primeros ministros y príncipes tuvieron que considerarlo como un par, sin atreverse a actuar arrogantemente ante él. Para tratar a una persona de su prestigio de esta manera, ¡ese tipo era demasiado arrogante!

Sin embargo, cuanto más era así, más duro trataba de reprimir su ira.

Dado que la otra parte se atrevió a hacerlo a pesar de conocer su identidad, debe tener algunos antecedentes. Si él no fuera capaz de mantener su temperamento bajo control, nunca hubiera podido construir la Casa Comercial Tianyu a su tamaño actual.

–¡Deseo escuchar una explicación racional!

Sus ojos se estrecharon mientras se sentaba frente a él.

Zhang Xuan permaneció impasible ante sus preguntas y continuó bebiendo su té con calma, como si la furia de la otra persona fuera invisible para él.

El té estaba hirviendo y él bebió un sorbo durante un minuto entero. Justo cuando la otra parte estaba a punto de perder la paciencia y Sun Qiang estaba a punto de mojarse, dejó lentamente su tasa, levantó la cabeza y miró a Ling Tianyu.

Parecía tener más de cuarenta años y sus ojos negros como la brea le daban una disposición digna. A juzgar únicamente por su apariencia, estaba claro que era una persona que tenía grandes logros.

Sin decir una palabra, Zhang Xuan hizo un gesto hacia Sun Qiang.

–Viejo maestro, esta persona es el jefe de la Casa Comercial, Lord Ling Tianyu!– ¿Cómo podría Sun Qiang no entender el significado detrás del gesto de Zhang Xuan? Rápidamente se adelantó para presentar a la otra parte.

–¡Oh!– Zhang Xuan respondió. Luego, recogió la tetera y lentamente sirvió té en la taza, –Ling Tianyu…

–…¿Tu familia está bien?

 

Descarga: