LHP – Capítulo 48

Modo Noche

Capítulo 48: ¿Qué demonios es este juguete?

 

—…— Huang Yu sintió la visión antes de girar y casi se desmaya en el acto.

 ¿Ni siquiera conocer a Zhennan Wang? Hey, ¿eres realmente del Reino Tianxuan? ¿Estás seguro de que no apareciste en algún rincón remoto del Reino?

En este momento, ¡estaba empezando a arrepentirse de traer a este tipo aquí!

Dado lo ignorante que era, ¡era probable que dijera algo mal y sus planes se arruinaran por culpa de él!

En realidad, Zhang Xuan realmente no estaba actuando, él era realmente ignorante en este asunto.

Su yo anterior fue el peor maestro de la academia. Todo el tiempo, había estado ocupado con la forma en que podía evitar ser expulsado de la escuela. Por lo tanto, nunca trató de investigar los asuntos internos del reino y también sabía muy poco sobre él. El anterior Zhang Xuan ni siquiera sabía quiénes eran las autoridades de este Reino, entonces ¿cómo podía saber quién era Zhennan Wang?

¡Jiya!

Justo cuando estaba a punto de explicar los gloriosos logros de guerra de Zhennan Wang, la puerta frente a ellos crujió y se abrió. Un mayordomo apareció frente a ellos, dándoles la bienvenida.

—Tío Cheng, estoy preparado ahora. ¡Espero recibir nuevamente la guía del maestro!— El caballero vestido de blanco y de aura arrogante, se había referido respetuosamente al mayordomo como tío Cheng y la intención de superioridad estaban ausentes en sus palabras.

—¡Así que es el Señor Bai y la señorita Huang! ¡Por favor síganme para esperar en el salón!— Al ver a los tres de pie en la entrada de la puerta, el mayordomo se inclinó y los hizo pasar.

Los tres siguieron detrás de él hacia la residencia.

Zhang Xuan miró alrededor de los alrededores.

La residencia no era muy extravagante en sus renovaciones, era inferior incluso cuando se compara con ciertas partes de la academia, pero trajo una atmósfera completamente diferente. Cada momento de quietud y cada movimiento en el patio se sentía como una pintura de tinta tranquila, que irradiaba una elegancia indescriptible.

—¡Qué increíble se siente como una pintura de tinta natural!

—¿Oh? Señor… parece tener cierta aptitud para pintar?— Al escuchar su alabanza, el mayordomo se dio la vuelta y preguntó.

—¡Es solo un comentario casual!— No esperaba que un comentario casual que hablara atrajera la atención del mayordomo. Zhang Xuan sacudió rápidamente su cabeza.

En su vida anterior, era bibliotecario, y su trabajo estaba profundamente relacionado con la alfabetización. A pesar de que había visto muchas pinturas diferentes en aquel entonces, nunca había recogido un pincel, está demás decir, ¡pintar!

—Nuestro gran maestro usó su corazón como su pincel y el patio como su papel para convertir toda la residencia en una pintura. ¡No te equivocas con tus palabras!— El mayordomo asintió con la cabeza y continuó avanzando.

Pronto, llegaron al salón.

El salón no era muy grande, pero era rico en pinturas, dando a la habitación una especie de elegancia clásica. Tenía un efecto calmante sobre aquellos que entran en él.

Era diferente de los otros lugares, donde los pilares de roca de medición de fuerza se podían encontrar en todas partes, lo que hacía que uno se sintiera como si los fueran a echar si no mostraban la fuerza suficiente.

—¡Informaré al gran maestro!

Después de arreglar los asientos para los tres, el mayordomo dio media vuelta para irse.

—¿Sabes un par de cosas sobre pinturas?— En el momento que el mayordomo se fue, Huang Yu lo miró con curiosidad.

Parecía haber escuchado la conversación allí. Ahora que lo pienso, ella no sabía nada sobre el joven que ella misma había traído.

—¡Solo sentí que el arreglo en el patio es una reminiscencia de una pintura!—, replicó Zhang Xuan.

—Pequeña Yu, no escuches sus tonterías. ¡Este tipo solo está haciendo un espectáculo para atraer tu atención!— La mirada de Bai Xun era tan intensa que podía surgir fuego de ella.

—¿Que sabes tú? ¡Mi amigo aquí es extremadamente conocedor y talentoso! ¿Crees que a todos les gusta actuar de la manera que tú lo haces?— Al escuchar a la otra parte insultar al amigo que ella traía, Huang Yu estaba disgustada.

—¿Talentoso? ¿Él? Pequeña Yu, deberías tener cuidado. Creo que este chico es solo un playboy inútil. A pesar de ser joven, es hábil en el arte de engañar para ganarse el favor de las niñas. ¡Realmente no tiene vergüenza!

Al escuchar a la mujer elogiar a Zhang Xuan, Bai Xun sintió que la furia en él hervía aún más intensamente y apretó los dientes furiosamente.

—Mi amigo aquí es experto en cítara, ajedrez, literatura y pintura. No hay nada de lo que él sea incapaz; no hay nada en lo que no tenga experiencia. No solo es sobresaliente en la generación más joven, ¡no hay muchas generaciones mayores que puedan igualarlo! Por el contrario, ¡mírate! ¡No eres hábil en nada, y tu cabeza solo está llena de pelear y asesinatos todo el día! ¡Tú eres el que es inútil!

Huang Yu no retrocedió.

—¿Habilidades en cítara, ajedrez, literatura y pintura? ¿Te refieres a él? Él no se ve mucho más viejo que yo. Incluso si comenzó a aprender desde antes que naciera en el útero de su madre, ¿cuánto puede aprender? ¡Probablemente eres la única que será engañada por él!— Bai Xun lanzó una mirada feroz a Zhang Xuan.

—¿Solo porque es joven significa que no es hábil? ¿Qué pasa si él es talentoso? ¡No dudes de los demás simplemente porque no tienes talento!— , replicó Huang Yu.

—…—Al escuchar su argumento, el inocente Zhang Xuan, quien era el centro de la discusión, frunció el ceño.

Si quieren discutir, ¡solo discutan entre ustedes! ¿Por qué todos ustedes deben ponerme en sus problemas? ¿He ofendido a alguno de ustedes?

Cítara, ajedrez, literatura y pintura, ¿en serio has dicho eso? Nunca he profundizado ninguno de los cuatro en toda mi vida… Si fuera talentoso, ¿cómo podría ser el primer maestro en la historia en obtener un cero en el Examen de Calificación de Maestros en la Academia Hongtian?

Justo cuando Bai Xun estaba a punto de contraatacar con palabras propias, sonaron unos pasos desde el exterior y una figura entró.

Era un hombre mayor con el pelo y la barba blancos como la nieve. Llevaba consigo un aura única, que le otorgaba una disposición majestuosa.

El mayordomo que habían visto antes lo seguía detras.

¡Era el ex tutor del emperador Shen Zhui, Lu Chen!

—¡Le pago respetos al maestro!

Al verlo, Bai Xun y Huang Yu no se atrevieron a discutir y se inclinaron simultáneamente.

—Escuché que alguien fue capaz de decir que la disposición de mi patio es una pintura a tinta. Es raro ver a un joven tan refinado hoy en día.

Ignorando a los dos que le estaban dando respetos, en el momento en que el anciano entró, sus ojos estaban fijos en Zhang Xuan. Era evidente que el mayordomo le había informado de las palabras anteriores de Zhang Xuan.

—Maestro, este tipo solo está diciendo tonterías, no hay necesidad de preocuparse por él. Ya lo he revisado de antemano, así que maestro, puedes ayudarme…—Al ver que la atención del maestro se centraba en el muchacho, Bai Xun se sintió disgustado y dijo apresuradamente.

—¿Te permití hablar?

El Maestro Lu Chen frunció el ceño.

—Yo…

La cara de Bai Xun se puso completamente roja, pero no se atrevió a responderle.

Él podría ser de alto estándar, y su padre también era formidable. Sin embargo, frente al tutor del emperador, todavía palidecía mucho en comparación.

Después de reprender a Bai Xun, la atención del Maestro Lu Chen regresó a Zhang Xuan. —Ya que eres un experto en pintura, sucede que tengo un trabajo aquí para que puedas evaluar en mi lugar.

Después de lo cual, hizo un gesto con la mano.

El mayordomo se adelantó y desplegó un pergamino de pintura sobre la mesa.

Era una pintura de tinta simple y elegante. En el momento en que se desplegó, un aura refrescante asaltó a sus espectadores. En una aldea pacífica, los niños retozaban y salía humo de las chimeneas. Si uno se concentraba, parecía que uno podía escuchar el llamado de la cigarra y ver el baile de las hojas de los árboles. Fue una pintura de un paisaje.

—Esto…— Zhang Xuan se rascó la cabeza.

Él no sabía nada sobre la pintura. Todo lo que pudo decir sobre esta pintura fue que no tenía nada mal. ¿Estaba pidiéndole que la valore? ¿Qué se suponía que debía evaluar al respecto?

—Debes pensar detenidamente antes de hablar. Esta es una prueba del maestro, a él… le gusta probar a los demás. De todos modos, cuando llegué, también me probó él… Si logras hablar bien, podrás tomar todos los libros que quieras. Pero si llegas a arruinar esto, serás expulsado en el mismo instante…

Justo cuando estaba dudando, la voz agitada de Huang Yu sonó a su lado.

—¿Una prueba?

Zhang Xuan sonrió amargamente.

Si supiera que el Maestro Lu Chen tenía tales intereses, no habría dicho nada cuando entró al patio.

¿Esto fue considerado como una prueba? Sin embargo, según las palabras de Huang Yu, era probable que la otra parte lo pusiera a prueba incluso si no decía nada. Después de todo, este era un hábito que él había cultivado. Probablemente no podría evadir esto, incluso si quisiera.

En cuanto a evaluarlo, ¡qué diablos se suponía que debía evaluar!

Él no tenía ninguna base acerca de la pintura, ¿qué problemas podría llegar a ver en esta? ¿Qué tipo de comentarios debería estar haciendo?

Después de todo, la otra parte era el tutor del emperador, un maestro de la pintura. Si tuviera que decir tonterías, podría ser expulsado con un palo incluso antes de que terminara de hablar.

—¿Qué sucede? ¿Hay algún problema?

Al ver su expresión, el Maestro Lu Chen preguntó.

—¡Ah nada!

Zhang Xuan se rascó la cabeza. Del mismo modo que no sabía cómo organizar sus oraciones para encontrar palabras con las que la otra parte no pudiera encontrarle defectos, repentinamente un pensamiento cruzó por su mente.

Dado que la Biblioteca del Camino Celestial es capaz de detallar objetos, entonces… ¿es posible que me mencione los defectos que hay en las pinturas?

En este punto, no pudo resistir dar un paso adelante para tocar la pintura a la ligera.

¡Weng!

Un sonido hizo eco en su cabeza y un libro apareció en su mente.

Zhang Xuan estaba muy contento. Después de leer su contenido, levantó la cabeza y miró al Maestro Lu Chen con ojos brillantes. Sonriendo débilmente, preguntó: —¿El maestro realmente quiere que yo le evalúe la pintura?

El Maestro Lu Chen no respondió, indicando su consentimiento silencioso.

—¡Tengo ocho palabras de evaluación sobre eso!—, Dijo Zhang Xuan.

—¡Estoy dispuesto a escucharlo!— El Maestro Lu Chen miró a Zhang Xuan.

Zhang Xuan asintió con la cabeza. Sus ojos escanearon la pintura una vez más y negó con la cabeza, —Las ocho palabras son… ¡Absolutamente sin sentido, ¿qué diablos es este juguete?

—Señor, por favor, ¡modere sus palabras!— Inicialmente, tenía curiosidad sobre la evaluación que Zhang Xuan podía dar. Al escuchar estas palabras, el mayordomo casi se desmaya en el acto. Nervioso, trató de detenerlo apresuradamente, —Esta es una pintura que acaba de ser pintada por el maestro…

Descarga: