MNU Volumen 3 – Capítulo 7

Modo Noche

Capítulo 19

Saga de OldWorld:

¿Quién carajos es Charles Irving Smith?

Después de una noche ajetreada por el matrimonios de Kiros y Mra  que duró hasta tarde con el acompañamiento de Zastrozz y algunos allegados como las virtuosas, eruditos, maestres y nobles que colaboraban con migo, me fui a mi cuarto mientras los novios y demás terminaban su fiesta. Yo me recosté y  proseguí con el libro que encontré sobre ese hombre llamado Charles Irving Smith.

Me enliste en un barco llamado El Exilio a mis 19 años, y discutí con Robert varios aspectos de las teorías progresistas de la teología natural que en esos tiempos apoyaban la idea de John Terry sobre la idea de una taxonomía estática y sin cambios. Tenía que aprovechar todo este tiempo para hablar con él después de mi viaje en el Nimrod que fue una pesadilla náutica cuando nos relataron del Kraken. Y no podía yo para de pensar en que era lo que tenía tan asustados a eso balleneros. Pero después de mi descanso de 1 mes me embarcaría de nuevo en ese barco ballenero que se dirigía al pacifico para casar cachalotes, mi amigo Robert me había prestado algunos libros sobre la ciencia natural de Henslow, Herschel, y Humboldt…   ”— No puede ser, esta hoja…

Busque la hoja que concordara con la que había leído en el principio.

He encontré una hoja que se acercaba a la página que contaba lo de Bristol.

“Después de mi largo viaje en las costas de Patagonia que duro 2  años, me encontré con un viejo amigo del  orfanato que me contó sobre un viaje que iba hacer a cuba para contrabandear ron, y me pedio que me uniera a él para viajar a España para que iniciáramos juntos una aventura en el otro lado del mundo. Pero me negué inmediatamente porque quería reunirme una vez más con Fryda. Esperaba a que siguiera  trabajando en la panadería de su padre y de que no se hubiera casado. Pero mi amigo saco provecho de mi estupidez para golpearme y dejarme tirado en un basurero mal herido. Aún seguía siendo un escuálido y un idiota para la pelea. Ese hijo de perra me engañó para hacerme salir y  apuñalarme en el costado y dejarme tirado en esas calles frías y mojadas.

Cuando abrí mis ojos, me encontraba vendado en un cuarto que olía a perfume barato que se mesclaba con el penetrante olor a cigarrillo.

Era una prostituta que me ayudó  y curo mis heridas.

Su nombre era Chardi, trabajaba en un burdel llamado el zapato feliz, cuando desperté me contó lo malherido que estaba en ese callejón, era hermosa, de tez blanca y cabello negro y rizado, era de mirada fría y dominante, sus labios rojos y sus ojos fijos ahuyentaron la duda en mi sobre quien era.

En ese momento me sentí un poco aliviado de no haber muerto y de que Chardi apareciera para salvarme.

Ella abre las piernas y se sube en mí, escupiendo el humo de su cigarro en mi cara.

Ella era bastante mayor y un tanto fría, yo era un muchacho en ese entonces virgen y un poco idiota, me sentía excitado por sentir los muslos desnudos de una mujer, y en todo ese tiempo en que yo me desperté, ella no pronunciaba palabra alguna. Ese cuerpo maduro y bien sujetado por el corcel rojo y negro, sus pechos que brotaban de su escote, y el perfume de su piel, me hicieron sentir un escalofrió erótico. Y acerca su rostro hermoso al mío y me besa.

Esta parte la omito porque me llevaría horas describir todo lo que sucedió después, esa noche perdí mi virginidad.

Chardi se levantó primero y me dejo la ropa limpia en una silla con una nota que decía que me fuera.

Con mi vendaje cambiado y después de salir de ahí, me fui directamente a la casa de Frida, pero lastimosamente me fue informado que ella ya se había casado con un marques de la provincia.

Chardi había robado todo el dinero que tenía, no sé si fue por el pago de una noche o porque me salvó la vida, sería muy descarado de mi parte reclamarle así que dejé eso y me fui para las costa de Clevedon para buscar trabajo como aprendiz constructor de barcos. Antes de irme, pase de nuevo al burdel para agradecerle a Chardi por lo que hizo.

Ella me besa en la boca y me da la despedida diciendo que el beso era de buena suerte.

De camino a Clevedon, me encontré con un hombre de corta estatura y de unos 30 años llamado Yollo que estaba esperando a su esposa en la estación del tren, me dice que va a Edimburgo por cuestiones médicas, pero lo que más me interesaba de él, era que estaba concentrado en un libro, así que con esa confianza le pregunte al hombre que leía.

 Él me dice que lee una particular idea sobre la creación que fue publicada por un hombre llamado Williian Paley.

Puso el ejemplo de un reloj, que por parte separadas no serían nada, pero juntos crearían el reloj; que todo tiene un propósito alguno para forma algo grande, el mundo está diseñado por alguien superior. Tenía idea de lo que decía, entonces recordé que podía hablar de ese sujeto que mi amigo Robert me estaba hablando, en ese preciso instante no recordaba su nombre pero le hablé de lo que él me habló: la historia natural, pero era muy corta mi explicación y también confusa, fue cómico, porque no tenía idea de que hablaba… ”

La página llegó hasta ahí, y luego mire las hojas que seguían que no tenían nada que ver con la historia que leía.

Esto no tiene sentido, acabo de encontrar su propia descripción corporal:

Nombre: Charles Irving Smith

Estatura: 67 pulgadas

Peso: variado.

Color de ojos verdes, cabello rubio castaño, color de piel bronceada. Cicatriz debajo de la axila, comida favorita; lomo de oveja asada.

Después de un tiempo encontré otra peculiar historia, pero esta era más relevante:

Estaba en Edimburgo ese verano de 1825, cuando vi a un joven sentado en  un banco dibujando algo, en ese momento me causo curiosidad lo que escribía y dibujaba, yo no sabía leer ni escribir a  mis 10 años, así que me acerque y observe sus garabatos. Este chico era de complexión delgada, pálido, de mejillas ruborizadas”

Maldita sea esta carta está rota.

De nuevo la historia se corta… bueno, ya encontré la otra parte.

“El joven me ve y yo preguntó qué hacía, y me muestra el boceto de una gaviota, de nuevo yo me sorprendo por tal habilidad con el lápiz, y él se presenta con el nombre de Robert, y yo como Charles; el me mira un poco desconcertado y me ignora, yo de nuevo pregunto qué era lo que hacía. Robert deja de hacer lo que hacía para prestarme atención y me dice que esta con su hermano por asuntos de trabajo, y él me pregunta lo mismo sobre que hacía yo en ese lugar.

Yo le cuento mi historia corta: huérfano y fugitivo, bueno lo de fugitivo es exagerado, pero a él le pareció gracioso y me regala  la mitad de un pan que se estaba comiendo, y él me cuenta que trabaja como… ”— Decía algo como aprendiz, la tinta se había borrado.

Asistía a su padre en Shropshire, que coincidencialmente era de donde yo provenía, esto último nos sorprendió ambos. Pero en realidad sufría con cada cosa que hacía con su padre, no soportaba hacer algo que no le gustaba aun cuando lo aprendía: veía al chico soñador como alguien que haría cosas grandes en este mundo, la convicción de lo que me decía cambiaba por completo el mundo que lo rodeaba cuando solo decía cosas sobra «el gran diseñador». Después de hablar sobre su padre y de mi vida, el se ofreció a enseñarme a leer y a escribir, y a explicarme todo lo referente a la ciencia natural en tanto le era posible mientras estaba en la universidad con su abuelo. Cuando cumplí los 14, Robert colaboraba con un hombre llamado Robert Edmunt Grant en la sociedad Pliniana sobre criaturas marinas. Y es cuando su sueño de aventura empezaba avivarse, hablamos un buen rato sobre salir de Inglaterra para embarcaron en una aventura juntos, yo antes de eso quería conseguir dinero, y escuche de un hombre que trabajaba en una fábrica textil que pasaba por momentos críticos, que pagaban muy bien en una mina de cobre y carbón en Salop, después de lo que me paso con ese granjero no quería ser el estorbo de otra persona, y divagar tanto en un lugar sin escoger un camino perdía todo propósito, así que discutí mi plan con Robert, y que algún día le cumpliría la promesa de viajar con él. ”

La historia terminaba aquí, y empezaba otra totalmente diferente que seguramente después conectaría  con otra lectura.

El Nimrod era un barco foquero y lobero comandado por el capitán Raymon Bladimir Hompkins. Yo me ofrecí como cocinero después de que trabajara en una panadería en Bristol que bajo mi criterio era excelente cocinero y que podía ya trabajar en la cocina de un barco, pero hacer pan y preparar comida para una cantidad de hombre era algo totalmente diferente, sin embargo mi confianza dio la aprobación del capitán para alistarme como ayudante del cocinero.

En 4 meses llegamos a las aguas heladas del antártico cerca al sur de Argentina, lleve un libro que Robert me había prestado, la foto de Fryda que me prometió en tierra y la promesa de que me esperaría para casarnos, mis ahorros con la mina de cobre estaban a salvo en una pared secreta en las calles de… ”—No leía bien lo que decía.

“Había razones para no zarpar desde el puerto de san Julián en la Patagonia, y algunos pesqueros traían noticias de altamar sobre tormentas en el norte, la caza de Lobos marinos y focas solamente habían llenado la mitad de los barriles, y los marineros empezaban a traer augurios de mala suerte si no se llevaba todo lo que se había impuesto, así que surcamos las islas Falklan para empezar a buscar, y si no era suficiente surcaríamos el sur del pacifico para la caza de ballenas.”

“Duramos un año en las costas de Valparaíso Chile para idear una nueva búsqueda, ya no estábamos quedando sin comida y la demás flotas avisaban sobre un acompañamiento de veleros hasta Hobart, así que el capitán decidió entre ir con la mitad de la mercancía por el atlántico o ir hasta Australia y seguir con la búsqueda. Se nos dio a escoger, pero la mayoría escogió subir de nuevo aun con la mitad de los barriles. ”

“Para nuestra sorpresa después de mes y medio, avistamos lobos marinos cazando y es aquí cuando todo esto comienza.”

“La caza de focas y lobos marinos habían sido exitosas, y ya nos dirigíamos a Inglaterra, nos encontrábamos cerca a cabo verde cuando vimos un barco en llamas y  naufragado, varios marineros vagando en el océano. Este naufragio era de un barco africano…

Descarga: