MEN Volumen 2, Capítulo 54

Modo Noche

Viejos Conocidos

La Pandilla Serpiente del Cielo había estado operando en la Ciudad Sangre Oscura durante muchos años, por lo que naturalmente se habían ocupado de cualquier posible amenaza que merodease por su cuartel general. Todos los altos miradores cercanos que los francotiradores podían usar estaban bajo su control.

Sin embargo, el campo de tiro que tenían en mente se basaba en el Cañón de Mano del Amanecer producido por las Industrias Pesadas Blackstone del Imperio. Esta arma era esencialmente el arma personal más poderosa que cualquier fuerza en la Ciudad Sangre Oscura podía poseer. La Pandilla Serpiente del Cielo sólo estaba protegida contra las guerras entre bandas. A pesar de lo poderosos que fueran los aventureros, mercenarios o cazadores, no eran una preocupación. La Ciudad Sangre Oscura tenía sus propias reglas, y cualquier problema que creciera demasiado atraería la intervención militar.

Pero ahora Serpiente del Cielo había sido atacada desde un lugar imposible. Era el doble de la distancia para la que se habían preparado.

¿Qué tipo de arma permitió a su portador disparar a Serpiente del Cielo desde tan lejos y herirle gravemente? A diferencia de la bala disparada desde un rifle francotirador normal, la potencia y la precisión de una bala de origen disminuyó enormemente a medida que aumentaba la distancia del disparo.

La mayoría de las personas presentes habían empezado como un gángster. Nacieron en los barrios bajos y crecieron en las calles. A pesar de todos los altibajos en su vida y el rango que lograron cultivar hasta el día de hoy, las armas más familiares para ellos eran los cuchillos y las dagas. Los rifles francotirador eran un lujo que nunca tuvieron la oportunidad de tocar.

De hecho, la mayoría de ellos sólo llevaban armas porque los hacía lucir impresionantes. Había incontables ladrones y gente honesta dentro de la Ciudad Sangre Oscura, y la Calle Cobre Negro definitivamente no era el único lugar que prohibía disparar. Aunque nadie diría que tener un arma de fuego estilo militar no los hacía lucir bien, las poderosas armas caseras tampoco eran malas. En cuanto a las armas con un alcance de mil metros, estos subordinados de la Pandilla Serpiente del Cielo nunca antes habían oído hablar de ellas, y mucho menos habían visto una con sus propios ojos.

También había otra pregunta: ¿Qué clase de persona podría disparar un tiro como este?

La respuesta a esta pregunta fue bastante simple. Era una respuesta que la mayoría de la gente ya había descubierto.

¡Solo tiradores especiales a los que el Imperio había gastado una asombrosa cantidad de recursos para alimentar serían capaces de disparar y dar en el blanco desde tan lejos!

¡Un tirador como este tenía que ser un oficial de menor rango al menos!

Mientras que ciertamente era posible que alguien en el peldaño más bajo de la sociedad cultivara por sí mismo y lograra resultados increíbles en el dominio del poder de origen, el combate o el asesinato a través del trabajo duro y el talento, una cosa que probablemente nunca podría ser un francotirador de súper largo alcance.

Serpiente del Cielo finalmente entendió por qué todos llevaban miradas tan extrañas en sus caras. También entendió por qué Hornet había decidido dejar la Pandilla Serpiente del Cielo en ese momento.

Qianye, el niño sin pelo que ni siquiera parecía un adulto, ese pequeño cazador al que le robaron la Rosa de Oro Fluyente, el que Serpiente del Cielo había ordenado matar, ¡podría ser un francotirador experto del cuerpo imperial! No había forma de que una persona así apareciese de la nada en un dominio tan estricto como el Imperio. Tenía que tener una enorme presencia militar que lo respaldara.

La amargura llenó la boca de Serpiente del Cielo, y una emoción aún más insondable llenó su corazón. Se sentía como una clase única de odio.

Este odio estaba dirigido hacia Qianye y cierta personalidad que insinuó que querían ver a Yu Yingnan en la arena de la muerte. Serpiente del Cielo no se habría encontrado con Qianye si no hubiera tenido que forzar a Yu Yingnan a entrar en la arena. No habría robado a Qianye si el chico hubiera revelado siquiera un indicio de sus antecedentes militares.

De repente, Serpiente del Cielo recordó algo que casi había olvidado. Había oído trozos y piezas sobre los antecedentes de la Familia Yu, por lo que pensó que no tendría que preocuparse mucho por la Caza de Cazadores mientras siguiera las reglas. Sin embargo, ¿por qué Qianye, alguien que posiblemente tenía antecedentes militares, apareció de repente ahora?

Incluso con su cerebro bastante simple, Serpiente del Cielo sintió un escalofrío subir por su columna vertebral mientras pensaba en esto. Independientemente de si alguien lo estaba usando o no como una herramienta, sin duda estaba en peligro en este momento.

El Imperio había luchado contra las razas oscuras durante más de mil años. Se podría decir que en el Imperio produce cada día una gran cantidad de talentos, y que cualquiera de ellos podía aniquilar a un grupo como la Pandilla Serpiente del Cielo. Un francotirador experto como Qianye daba aún más miedo. ¡Sólo necesitaba un rifle francotirador en sus manos para poder crear una zona de muerte de mil metros de radio a su alrededor!

Serpiente del Cielo ya podía imaginar su futuro de ahora en adelante. Tendría que estar alerta en todo momento, incapaz de salir al exterior y revelarse a sí mismo, o incluso aparecer frente a una ventana. ¡Ni siquiera podría dormir en una habitación con ventanas! Si tenía que vivir así, ¿qué pasa con los demás? Incluso si Qianye sólo podía disparar un solo tiro todos los días, ¿quién podría adivinar cuál podría ser su próximo objetivo?

El sudor frío caía por la cabeza de Pájaro Volador. Silenciosamente dio dos pasos hacia un lado y se retiró de su lugar frente a la ventana sin pestañear. Recordó claramente cómo Qianye le dijo que nunca le permitiría salirse con la suya en lo que hizo.

Ante las temibles expresiones de sus subordinados, Serpiente del Cielo se sintió repentinamente desanimado y dijo con tristeza: “No tiene sentido detener tus pensamientos en un momento como éste. ¡Habla!”

Todos intercambiaron miradas antes de empujar al Anciano Yuan para que volviera a hablar por ellos, como lo había hecho en el cuartel general.

“Jefe, no hay forma de que nuestra Pandilla Serpiente del Cielo pueda luchar contra el Cuerpo Imperial”, dijo. “No a menos que ese VIP que te apoya esté dispuesto a hablar por nosotros.”

Todos sabían que la última línea del Anciano Yuan era un completo desperdicio de aliento.

Serpiente del Cielo sonrió amargamente y lentamente dijo: “Cancelen la orden de matar y díganle a todos que se escondan por ahora. Una vez que llegue la mañana, yo personalmente saldré y me reuniré con el Viejo 2. Eso es todo por ahora. ¡Retírense!”

El nivel superior de la Pandilla Serpiente del Cielo se fue en silencio, dejando sólo a la Serpiente del Cielo y al Anciano Yuan. La fuerza del anciano Yuan era media y sólo era un luchador de rango dos. Sin embargo, fue uno de los hermanos que comenzó con Serpiente del Cielo y construyó su actual pandilla. Por eso no tenía miedo de hablar ante Serpiente del Cielo.

Serpiente del Cielo le miró y suspiró. “Hemos envejecido.”

El Anciano Yuan se sorprendió con esta repentina declaración. Inmediatamente dijo: “¡No, no lo somos! ¡Una vez que hayamos pasado este obstáculo, la Pandilla Serpiente del Cielo continuará creciendo y prosperando!”

Al escuchar esto, la cara de Serpiente de Cielo gradualmente se puso alegre. Él sonrió y dijo: “¡Así es! ¡Esto es sólo un pequeño obstáculo! Si pudiéramos construir una base tan grande en aquel entonces con sólo unos pocos de nosotros, ¡seguro que seríamos capaces de levantarnos de nuevo!”

Los dos hermanos abandonaron la habitación uno tras otro. Pero cuando Serpiente del Cielo miró fijamente a la espalda del Anciano Yuan, una tenue intención de matar apareció en sus ojos. Era cierto que las palabras de un VIP eran muy útiles, pero no eran gratuitas. Si Serpiente del Cielo no quería ser tirado y usado como chivo expiatorio, entonces necesitaba hacer algo para probar su valía.

Qianye siguió el camino que había planeado de antemano y se acercó al cuartel general de la Pandilla Serpiente del Cielo. De repente, vio una figura en la distancia y se dio cuenta de que era Hornet. Qianye aún no se había enterado de que Hornet había dejado la Pandilla Serpiente del Cielo. Aunque lo hubiera hecho, eso no habría impedido que Qianye lo matara.

Qianye se dio la vuelta y entró en un callejón sin pestañear. Observó a Hornet. Hornet parecía como si algo le preocupase y se movía rápido. Rápidamente abandonó el Distrito del Banco Sur y entró en una ancha carretera. Sin embargo, la muchedumbre alrededor de él y de Qianye estaba cada vez más delgada.

Se trataba de los barrios marginales, una de las tres zonas sin ley que servían de cruce entre el Distrito del Banco Sur y el Distrito de los Lagos del Este. También era un próspero mercado negro subterráneo. En el pasado, este lugar producía al menos una docena de cadáveres cada noche, pero debido a que una tormenta había empezado a envolver el páramo de la Región Boulderstone, las fuerzas expedicionarias habían reforzado la seguridad dentro de la ciudad. Esta fue la razón por la que este lugar se veía un poco desierto hoy.

A través de la brecha entre dos edificios, Qianye vio a Hornet caminar hacia una calle que conducía al Distrito de los Lagos del Este. Caminó hacia adelante y estaba a punto de doblar en una intersección delante de él para llegar por el mismo camino que Hornet en menos de cincuenta metros.

Sin embargo, después de dar sólo dos pasos hacia adelante, Qianye se detuvo abruptamente. Suavemente enderezó su postura para que alcanzara toda su altura y colocó una mano en la pared a su izquierda. Saltó ágilmente en el aire y aterrizó en el techo de una casa, recostado contra ella e instantáneamente se convirtió en uno con la noche…

Varios jóvenes vestidos como mercenarios surgieron repentinamente de un bar no muy lejos. Estaban tan borrachos que ni siquiera podían caminar derecho.

Estos jóvenes cantaban desafinados y rugían palabras audaces y ambiciosas que hacían reír a la gente. Levantaban la botella en sus manos de vez en cuando, bebiendo grandes tragos de alcohol.

Qianye vio a una persona en este grupo que le era familiar. Aunque era más grande y robusto de lo que solía ser, y su cara era completamente diferente, Qianye lo reconoció a primera vista. El mercenario que más contribuía a la conmoción era nada menos que Wei Potian.

De vuelta en Xiangyang, Wei Potian fue el genio al que se le otorgó el mayor reconocimiento y fue seleccionado por los Ángeles de Alas Rotas. Su talento y potencial era tan extraordinario como parecía, y no tardó mucho en alcanzar el tercer puesto. De hecho, parecía que ya había encendido su cuarto nodo.

Viendo a Wei Potian tambaleándose y encontrándose con un compañero y luego aprovechando la oportunidad para agarrar los hombros de ese compañero y luchar con él, Qianye no pudo evitar recordar esa competencia militar que estaba destinado a ganar. También recordó las tres promesas que Wei Potian hizo después de perder contra él en un partido, así como la bala de plata hecha personalmente por Wei Potian que Qianye había pisoteado.

La plata normal ya no puede dañar a Qianye. Todos estos recuerdos se sentían como si fueran de otra vida, pero Qianye ya no podía mostrarse. Consideró que probablemente había sido listado como un muerto en acción en los perfiles del Imperio hacía mucho tiempo.

Desde que Qianye había rescatado a esos novatos del Escorpión Rojo, se dio cuenta de que el Continente de la Noche Eterna era uno de los lugares a los que se enviaban cuerpos de élite para llevar a cabo misiones. Muchas veces se había preguntado si eventualmente se encontraría con sus antiguos camaradas, pero nunca se imaginó que se encontraría con Wei Potian en la Ciudad Sangre Oscura.

Wei Potian era miembro de una familia aristocrática, por lo que los jóvenes prometedores de un cuerpo de élite naturalmente no aparecerían aquí sin razón. De hecho, los pasos de Wei Potian y los otros jóvenes parecían inusualmente firmes a pesar de que parecían muy intoxicados. Todos ellos poseían un robusto poder de origen, y ninguno de ellos era un debilucho. En promedio, eran cuatro luchadores de rango, sin mencionar el hecho de que los soldados del Ángel de las Alas Rotas eran totalmente dominantes en una lucha contra un aventurero o mercenario de igual rango.

Qianye no se movió y simplemente observó al grupo de jóvenes que fingían estar borrachos haciendo el tonto en la calle. Los Ángeles de Alas Rotas obviamente no aparecerían en la Ciudad Sangre Oscura de la nada e incluso se disfrazarían sólo para irse de vacaciones.

No habían dado más que unos pocos pasos cuando una débil niebla blanca apareció repentinamente frente a este grupo de jóvenes, cortando completamente el camino hacia adelante. Wei Potian y el compañero continuaron gritando fuerte y fingiendo estar borrachos, pero el resto de ellos ya habían notado los cambios en su entorno. Enderezaron sus posturas y tomaron posiciones defensivas.

Un hombre alto y delgado emergió lentamente de la niebla. Llevaba una máscara de metal en la cara y blandió una espantosa espada de dos metros de largo. La hoja de la espada estaba cubierta de un aura negra tan densa que bien podría haber sido sólida.

¡En el momento en que apareció, un aura casi invencible envolvió el área! ¡Llamas negras se elevaron alrededor del cuerpo del hombre y subieron varios metros en el aire!

Para entonces, incluso el estúpido Wei Potian se dio cuenta de que algo andaba mal. Miró fijamente con los ojos abiertos al hombre misterioso.

El hombre se paró frente al grupo de jóvenes y soltó una risa baja y ronca.

“Oh, pequeños Ángeles de Alas Rotas”, dijo. “Eres atrevido… pero tu suerte es bastante mala.”

La cara de Wei Potian era fea. El aura que lo presionaba desde arriba hizo que el color se le escurriera de la cara e hizo que sus huesos se quebraran con fuerza. Al resto de los jóvenes soldados les fue incluso peor que a él, uno de los cuales ya había empezado a sangrar por la nariz.

La niebla no interfirió con la visión nocturna de Qianye. Miró la escena desde lejos y se sintió extremadamente conmocionado.

¡La manifestación del poder del origen! ¡Este misterioso hombre era en realidad un experto en el rango Campeón!

Descarga:
<