NRDSS – Capítulo 11

Modo Noche

 

Capítulo 11: Estudiante transferido.

 

La escuela era un escenario.

 

Kazufuru Ooike revisó su apariencia y ropa por última vez y sonrió practicando frente al espejo antes de salir de su casa.

 

Comparado con la gente común y corriente que desperdicia su valiosa juventud, él descubrió la verdadera naturaleza de la vida escolar desde el principio, y se vistió elegantemente todos los días para estar cada día perfecto en la escuela.

 

Al igual que un actor en el escenario, mostraba su apariencia deslumbrante, elegancia y comunicación elocuente, dando así al público una profunda impresión, además de aumentar su propia fama y prestigio.

 

¿En cuanto a encontrarse a sí mismo? ¿La juventud? ¿Diversión? Ja ja, eran los ideales superficiales de la gente tonta y ordinaria que no entendían nada de la realidad. El futuro era sólo una niebla borrosa para ellos: ¿Qué otra cosa podían hacer además de perder el tiempo en este lugar?

 

Kazufuru Ooike vio la realidad desde hacía mucho tiempo y había hecho planes detallados para su propio futuro. Para él, la escuela era la antesala y el trampolín para llegar a la sociedad, y tenía la intención de situarse en lo alto de esta sociedad relativamente fácil y cerrada para tener una ventaja cuando entrara en la sociedad de verdad.

 

Naturalmente, primero era necesaria una excelente impresión y calificaciones sobresalientes. El siguiente paso fue obtener un puesto en el consejo estudiantil. Sin embargo, su meta más alta fue… ¡un socio excepcional!

 

¿Y quién podría igualar al presidente del consejo estudiantil, Natsuya Yoruhana?

 

Cuando entró en la escuela y vio su figura tan femenina, las esquinas de la boca de Kazufuru Ooike se arquearon hacia arriba, y se acercó a saludarla con familiaridad.

 

“El secretario Ooike y el presidente Yoruhana… verlos juntos es como ver una pintura.”

 

“Ambos tienen calificaciones y apariencia de primera clase, y ambos son elites que entraron al consejo estudiantil siendo estudiantes de primer año, ¡son demasiado perfectos!”

 

“¿Realmente no están saliendo juntos?”

 

Escuchando los susurros a su alrededor, surgió un sentimiento de orgullo en el corazón de Kazufuru Ooike, pero lo encubrió cuidadosamente, permaneciendo imperturbable mientras continuaba su conversación con Natsuya.

 

La mayoría de la gente en la escuela sabía que Natsuya Yoruhana era de una familia rica y poderosa, pero no sabían el alcance total de la riqueza de su familia.

 

Sin embargo, Kazufuru Ooike era distinto. Aunque todo su conocimiento vino de navegar por Internet,  fue muy chocante.

 

Él no entendía por qué una chica de su nivel estaba estudiando en la Escuela Secundaria Genhana. Sin duda, esta era una oportunidad increíble para él, ¡quizás incluso una oportunidad única en la vida!

 

Mientras que él lograra ganarse su afecto, podría reducir el número de años en los que tuvo que trabajar duro ¡Por lo menos en treinta años!

 

En el momento en que se dio cuenta de esto, trabajó arduamente para acercarse a esta brillante y hermosa dama de una ilustre familia. Y en estos momentos, era uno de los hombres más cercanos a Natsuya Yoruhana en la escuela.

 

Casi todos los estudiantes de la escuela reconocieron a los dos como una pareja perfecta, y sobre la base de la actitud del presidente hacia él, Kazufuru Ooike también creía eso.

 

Hasta hoy.

 

“Esta persona se transferirá a tu clase hoy, así que por favor cuida bien de él, Ooike-kun.”

 

La declaración de Natsuya Yoruhana mientras sonreía despertaba oscuras emociones en el corazón de Kazufuru Ooike, pero por supuesto que no lo demostró.

 

“Lo haré”.

 

Seigo Harano.

 

Este fue el nombre que le dio a Kazufuru Ooike la sensación más profunda recientemente, porque para permitirle trasladarse a la Escuela Secundaria Genhana, Natsuya Yoruhana incluso llegó a utilizar las conexiones de su familia.

 

Como miembro del consejo estudiantil, también ayudó con parte del proceso y vio la foto en los documentos.

 

Seigo Harano era un chico atractivo.

 

Esto hizo que Kazufuru Ooike sintiera peligro.

 

La foto podría haber sido alterada; quizás no era tan atractivo en la vida real. Él sólo podía consolarse en silencio de esta manera.

 

Año 1, Clase 5.

 

Cuando Ooike entró en el aula, descubrió que el nuevo estudiante transferido que estaba a punto de llegar se había convertido en el tema candente de la clase.

 

“¡He oído que el nuevo estudiante es un chico, seria agradable si es guapo!”

 

“Eh, ¿no es una chica?”

 

“Me pregunto por qué se traslada en esta época del año.”

 

“Escuché que el Presidente utilizó sus conexiones para permitirle incorporarse; ¿tal vez tenga alguna relación con el Presidente?”.

 

“¿Quizás es un joven maestro de una familia adinerada?”

 

Ooike mantuvo su sonrisa mientras saludaba a sus amigos, y cuando le preguntaron sobre el estudiante transferido, sólo sonrió educadamente en respuesta.

 

De repente, toda la clase se quedó en silencio.

 

Ooike siguió las líneas de visión de todos y vio a las dos personas que esperaba.

 

Kahei Watari y Takashi Kobayashi.

 

El primer chico tenía una altura imponente de 1,9 metros y era un poco regordete. Sus cejas eran gruesas y espesas, y llevaba una expresión oscura y violenta.

 

El otro chico tenía el pelo teñido de morado y llevaba aretes. Sus labios eran delgados y sus ojos inclinados. Alrededor de su mano llevaba vendajes de algodón blanco, y su expresión era fría y antisocial.

 

Eran los famosos delincuentes de la clase 5 del primer año.

 

Cuenta la leyenda que ambos tienen el increíble récord de haber derrotado individualmente a siete u ocho matones anteriormente, y cuando actuaban en pareja, sólo sus reflejos asustarían a cualquier matón de bajo nivel.

 

Aunque había innumerables leyendas sobre sus peleas fuera de la escuela, nunca antes habían actuado dentro de la escuela. Sin embargo, esto no se debía al miedo; era más probable que no se molestaran en actuar.

 

Cada vez que aparecían juntos en clase, su temible atmósfera hacía que todos dejasen de hablar sin darse cuenta, de ahí el extraño silencio que había en el aula.

 

A ellos no les importaban en absoluto las reacciones de sus compañeros de clase, y seguían charlando mientras caminaban hacia la esquina del aula.

 

“¿Cómo estuvo… anoche?”

 

“Sólo derroté a ocho… no muchos.”

 

“Yo mismo sólo trate con trece, no fue suficiente.”

 

“Continuemos esta noche”.

 

“Muy bien.”

 

La simple conversación que tuvieron entre ellos fue aterradora hasta el punto de que todos los que la oyeron sintieron que su ritmo cardíaco aumentaba rápidamente.

 

Sólo cuando se sentaron en sus asientos y cerraron los ojos para descansar, el ambiente del aula fue capaz de relajarse, y las conversaciones comenzaron gradualmente de nuevo.

 

“Hmph, idiotas.” Kazufuru Ooike mentalmente resopló.

 

Miró con desprecio a estos matones que actuaban con dureza pero ya eran parte de la escoria de la sociedad. Aunque se vio forzado a admitir que su habilidad en la violencia les daba a otros una fuerte presión que era muy difícil de resistir.

 

No mucho después, sonó la campana.

 

La maestra de la clase, una mujer soltera que usaba gafas y que tenía veintinueve años de edad, entró al aula con la cara sonrojada.

 

“Todo el mundo debería haber oído que hoy vendrá un nuevo estudiante”.

 

Después de esa simple explicación, hizo un gesto hacia afuera de la puerta, y su movimiento era lo suficientemente sensual hasta el punto de que parecía que estaba coqueteando.

 

Un chico entró en el aula.

 

Mientras entraba, todos en el salón de clases aspiraban simultáneamente el aire.

 

El nuevo alumno era alto y guapo, con un rostro atractivo, tenía el cabello corto y limpio, y una expresión un poco tímida… Aunque llevaba el mismo uniforme de la escuela que todos los demás, de alguna manera se las arregló para dar una impresión carismática, como si fuera un noble en un banquete.

 

En el poco tiempo que caminó desde la puerta del aula hasta el podio, el tiempo pareció haberse detenido.

 

Casi todas las chicas de la clase tuvieron un estado de ánimo mucho mejor en tan sólo unos segundos, mientras que casi todos los chicos tenían una mirada oscura en su rostro.

 

¡Pero qué carajo! ¡¿Por qué vino aquí un tipo tan guapo?!

 

Para ser sincero, si fuera un tipo guapo normal, a los chicos no les habría importado tanto. Sin embargo, puesto que la persona delante de ellos era claramente un tipo muy guapo, los muchachos batallaban con emociones complejas.

 

“Hola a todos, soy Sei… *tos*, Seigo Harano. Me trasladaron en este momento debido a varias razones, así que por favor cuiden de mí de ahora en adelante.”

 

Seiji sonrió amablemente a todos.

 

*Tos*. Estaba un poco nervioso y casi accidentalmente dijo su verdadero nombre.

 

De repente hubo una gran conmoción en la clase, y el ruido fue causado por las chicas.

 

“¡Tan guapo! Hey, ¿no crees que se parece un poco a la estrella Hidemi Kimura?”

 

“¿Eh? Creo que se parece más a Mitsuaki Kaneshiro”?

 

“Es alto, guapo y tiene una excelente aura. Ya no lo soporto más…”

 

“¡Es  más guapo que Ooike-kun!”

 

Cuando Kazufuru Ooike oyó su nombre por casualidad siendo comparado con el estudiante transferido, su cara comenzó a temblar y su corazón también se estremeció.

 

La ilusión de Kazufuru Ooike era inútil: no sólo el nuevo estudiante era un joven guapo, sino que era un apuesto joven de nivel ídolo que superaba con creces su foto.

 

Inmediatamente se dio cuenta de por qué el presidente había gastado tanto esfuerzo en ayudar a esta persona a transferirse de escuela. Por desgracia, su recién adquirida comprensión le hizo hundirse aún más en el abismo.

 

Aparte de él, había otra persona cuyos sentimientos habían caído profundamente en el abismo.

 

Fue Mika Uehara.

 

A pesar de que ella ya lo esperaba, cuando la transferencia de Seiji fue recibida con tanta emoción y entusiasmo, todavía se sentía infeliz.

 

Sí, absolutamente infeliz.

 

Hizo un puchero con la boca y murmuró en su corazón:”Humph, ¿qué es toda esta conmoción? No era nada más que un asqueroso y gordo otaku hace poco tiempo.”

 

Irónicamente, sus propios sentimientos coincidían casi por completo con uno de los ídol del colegio, el secretario del consejo estudiantil Kazufuru Ooike.

El profesor hizo arreglos para que Seiji se sentara en el asiento vacío de la esquina, y casualmente pasó junto al asiento de Mika mientras caminaba por allí.

 

Ella lo miró, y él la devolvió la mirada con una sonrisa.

 

Luego se sentó en su lugar y saludó en silencio a los estudiantes que le rodeaban.

 

Dos de ellos no le respondieron, por lo que Seiji asumió que probablemente eran los dos delincuentes que Mika le ordenó que se alejara: Kahei Watari y Takashi Kobayashi.

 

Mientras no les moleste, no habrá problemas. Después de todo, Seiji no tenía motivos para meterse en sus asuntos.

 

Actualmente disfrutaba de la sensación de estar de nuevo en la escuela.

 

Sólo después de experimentar la crueldad de la sociedad comprendió realmente lo precioso que eran los días de la escuela.

 

Al principio de la clase, abrió su sistema y notó que la opción [ir a las clases en la escuela] que había estado apagada todo este tiempo finalmente estaba disponible para ser seleccionada. Inmediatamente decidió elegirla. Entonces, se sintió abrumado por el deseo de estudiar y aprender, y pudo concentrarse completamente. No prestó atención a nada más que al profesor y a la pizarra…

 

Después de clase.

 

Justo cuando Seiji se recuperó de su estado [estudiando] notó que estaba completamente rodeado por sus compañeros de clase.

 

¡Y las únicas que lo rodeaban eran las chicas!

 

Hablaban sin parar. Con la fragancia de los perfumes y otros buenos aromas de sus cuerpos, Seiji estaba ligeramente abrumado por todas sus preguntas.

 

“Harano-san, ¿por qué te transfirieron en esta época del año?” Era una pregunta normal.

 

“Harano-san, ¿qué tipo de cosas te gustan?” Esta fue una pregunta indirecta.

 

“Harano-kun, ¿tienes novia?” Era una pregunta muy directa.

 

“Harano-kun, ¿eres heterosexual o gay?” A ésta debe gustarle el “boys-love”.

 

 

“Bueno, ¡paren!”

 

Después de que Seiji luchó durante un tiempo, una voz femenina clara de repente sonó, lo que hizo que las chicas se tranquilizaran.

 

Seiji miró al que hablaba, y vio a un “chico guapo” alto y bien proporcionado, con un suave cabello medio largo de color gris plateado y una sonrisa un poco penetrante, entrar en la multitud de chicas.

 

“El tiempo de conversación disponible ha terminado, el tiempo restante pertenece a su dueño oficial. Por favor retrocedan, gracias”

 

“¿De qué estás hablando? Su… su dueña oficial, ¡No soy nada de eso!” Mika Uehara tímidamente no estuvo de acuerdo con lo que este “chico guapo” acababa de decir.

 

“¿Cómo que no es tuyo? Él se transfirió de escuela por ti, y viven juntos. Incluso vienen a la escuela juntos, ¿verdad?” El “chico guapo” mostró una sonrisa traviesa.

 

Después de un momento de silencio, todas las chicas quedaron conmocionadas y miraron a Mika con los ojos muy abiertos.

 

“¡No es eso en absoluto! Es… el presidente… ¡es sólo un inquilino en el apartamento de mi familia!” Mika Uehara entró en pánico al ver que todos la veían  fijamente, y se sonrojó furiosamente de vergüenza. De hecho, estaba tan nerviosa que empezó a decir tonterías.

 

“¿Inquilino? ¿De verdad es sólo eso? Ustedes saben, ustedes chicos…”

 

“¡Te lo ruego, Chiaki, deja de hablar! ¡Todo el mundo está malinterpretando!” Mika le suplicó a su compañero llorando.

 

Seiji sonrió irónicamente.

 

“Debes ser Chiaki Wakaba, ¿verdad? la mejor amiga de Mika, ella me ha hablado de ti antes.”

 

“Oh, así que la llamas directamente Mika, ¿no? Hehe…” La belleza marimacho en ropa masculina sonreía con un profundo significado. “Así es, soy Chiaki Wakaba. Encantado de conocerte, Seigo Harano.” Adopto una postura atractiva antes de extender la mano para darle la mano. Si fuera una persona común y corriente haciéndolo, podría parecer pretencioso, pero no parecía nada extraño cuando lo hacía; era casi como si esos movimientos tan elegantes fueran hechos naturalmente.

 

“Encantado de conocerte”. Seiji sonrió a su vez y estrechó su mano.

Descarga: