NRDSS – Capítulo 12

Modo Noche

 

 Capítulo 12: ¡Por favor, hazte mi amigo!

 

Chiaki Wakaba, la joven belleza que le gustaba llevar ropa masculina, era la estrella del club de teatro. Por lo tanto, ella era bastante famosa en algunos grupos.

 

Tras recibir una fuerte presión de su parte, las chicas que le hablaban a Seiji se marcharon a regañadientes hasta que sólo se quedaron Chiaki, Mika y Seiji.

 

“Seigo Harano… no está mal para un nombre falso, pero creo que tu nombre original suena mejor.” Dijo Chiaki en voz baja y le sonrió. Ella sabía de la situación y el verdadero nombre de Seiji a través de su mejor amiga, Mika Uehara.

 

Seiji se rascó su cara.

 

Luego de conocer personalmente a su mejor amiga sobre la que Mika le había hablado de antemano, finalmente comprendió algunas de las cosas que Mika le había dicho antes.

 

¿Por qué el rubio tenía los ojos en Mika? Aparte de su apariencia y atractivo sobresaliente, también estaba el hecho de que el rubio parecía haber oído algunos rumores y había llegado a un malentendido.

 

Entonces el origen de estos rumores fue el causante del problema. ¿Y por qué se esparcieron los rumores en primer lugar?

 

Mika creía que era porque tenía una excelente amiga con mucho carisma. Como esta amiga suya era muy popular entre ciertos grupos de estudiantes femeninos, Mika se convirtió en el blanco de los celos, ya que era muy cercana a Chiaki.

 

“No se puede hacer nada. Como Chiaki es realmente hermosa y su encanto es único, muchas chicas están secretamente enamoradas de ella…” Eso fue lo que Mika le dijo en ese entonces con una sonrisa irónica.

 

Como una de las mejores amigas de este famoso y carismático príncipe marimacho, Mika se convirtió en blanco de crueles rumores alimentados por los celos.

 

La escuela era un poco más simple que la sociedad adulta, pero aun así era inevitable que hubiera algo de maldad.

 

“Harano-kun, ¿Puedes beber alcohol?”

 

“¿Eh?” Seiji parpadeó. “Aún soy menor de edad, y creo que tú también lo eres.”

 

“No seas tan dramático, como la mejor amiga de Mika, me gustaría tomar un trago con el héroe que la salvó.”. Chiaki sonrió y se lamió los labios:”¡Hay mucho alcohol en mi casa, deberías venir!”

 

Su pequeña acción junto con sus sencillas palabras la hacía parecer diabólica.

 

Seiji levantó las cejas y estaba a punto de contestar, cuando de repente fue interrumpido.

 

“¡No! ¡Sei… eh, Seigo no puede beber alcohol!” Mika interrumpió la conversación: “Tú también, Chiaki. Lo he dicho muchas veces: ¡Deberías dejar de beber en secreto!”

 

“El alcohol es una de las mayores alegrías de la vida. Si lo pruebas un poco, no te arrepentirás”. Chiaki sonrió seductoramente: “Y si te emborrachas, puedes hacer cosas aún más interesantes…”

“¿De qué cosas interesantes estás hablando? Mika enérgicamente lo negó. “El alcohol es algo que no es bueno para ti”.

 

“Ugh, bien.” Chiaki tenía una expresión de pesar.

 

“Beber jugo está bien”. Seiji sonrió: “Si tienes tiempo libre, puedes venir a la tienda donde trabajo, los dulces son deliciosos”.

 

Con él liderando hábilmente la conversación, empezaron a conversar de todo.

 

La belleza con una coleta, el príncipe marimacho y el chico guapo como un ídolo… los tres conversando felices parecían una escena de un drama de ídolos.

 

Sin embargo, una escena tan bella no era apreciada, incluso era hiriente para ciertas personas.

 

Como Kazufuru Ooike.

 

Al presenciar esta escena, la sensación de obstrucción en su corazón aumentó aún más. Mika Uehara no era nadie especial, pero Chiaki Wakaba era una chica famosa y popular en la escuela, hasta Natsuya Yoruhana apreciaba su talento.

 

Él había hecho todo lo posible para hacerse amigo de Chiaki Wakaba, pero ella usó hábilmente métodos para rechazarlo educadamente.

 

Y ahora, que Seigo Harano estaba teniendo una conversación con ella como si fueran viejos amigos.

 

¡No lo soportaba!

 

¿Pero qué podría hacer?

 

Aunque algunas ideas oscuras aparecieron en la mente de Kazufuru Ooike, él las alejó firmemente.

 

En todos los escenarios, siempre derrotaba a sus oponentes de frente. Independientemente de si era el aspecto, la elegancia, las notas o los deportes, siempre los derrotaba con justicia, y nunca hacía trampa ni usaba trucos sucios.

 

Él creía en su propia excelencia, además de su origen familiar, ¡Cada una de sus cualidades eran de primera clase!

 

A juzgar por su apariencia, Seigo Harano parecía un fuerte oponente.

 

Pero, ¿y qué? Él, Kazufuru Ooike, podría derrotarlo también, ¡Al igual que a todos los demás!

 

 

Durante todas las clases de la mañana, aparte de conversar con Mika y Chiaki, Seiji se había familiarizado con algunos compañeros de clase.

 

Pero no pudo sino sonreír con ironía ante el hecho de que los únicos que lo trataban con cariño eran las chicas. De hecho, ninguno de los chicos se acercó a hablar con él por iniciativa propia, y si intentaba hablar con algún chico, cualquier respuesta que recibía era indiferente o muy distante.

 

Parecía que había problemas con tener una apariencia tan buena.

 

¿Qué debería hacer al respecto?

 

Era la hora del almuerzo, cuando Seiji pensó en su problema y se levantó de su asiento, cuando vio a un estudiante masculino con el cabello corto y de color castaño, con gafas y una cara delicada que se le acercaba.

 

“Hola, Harano-san.”

 

“Hola.”

 

“Soy el secretario del consejo estudiantil, Kazufuru Ooike, el presidente Yoruhana me ordenó especialmente que te cuide después de que te trasladaras aquí…” Kazufuru levantó sus gafas: “Después de una mañana de clases, ¿Sientes como si estuvieras teniendo algún problema? Si piensas que no puedes entender bien las clases o si tienes otros problemas, estaría encantado de ayudarte.”.

 

Seiji observó muy bien a este guapo chico que encarnaba la imagen misma de un excelente estudiante.

 

“¿Qué… qué pasa?” Kazufuru se sentía incómodo siendo mirado así.

 

“¿Puedes ayudarme con un problema?” La boca de Seiji se arqueó hacia arriba.

 

“Eh… sí, sí puedo ser de ayuda.” Kazufuru asintió. Como el presidente le había hecho una petición, al menos tenía que parecer bueno en el exterior.

 

Seiji se acercó repentinamente y le agarró la mano.

 

“¡Por favor, hazte mi amigo!”

 

Esta frase resonó claramente en toda la clase.

 

Todos los estudiantes cercanos giraron su cabeza para mirarlos, con sorpresa en sus rostros.

 

Mika, que se les acercaba, se quedó helada y hasta Chiaki quedó atónita.

 

Toda la clase cayó en un silencio abrumador.

 

Después de un tiempo indeterminado, Kazufuru respondió torpemente con un confuso, “¿Eh?”

 

 

En el patio de la escuela.

 

Kazufuru ajustó sus gafas de nuevo e intentó organizar sus pensamientos, pero descubrió que su cerebro todavía no funcionaba adecuadamente.

 

Frente a él se encontraban el alegre Seigo Harano, la aún desconcertada Mika Uehara, y Chiaki Wakaba que sonreía de una manera ambigua.

 

Los cuatro habían traído sus propias comidas, así que para los demás, parecían la escena perfecta de dos chicos y dos chicas comiendo juntos.

 

“Harano-san…”

 

“Puedes llamarme Harano, o simplemente Seigo. Te llamaré Kazufuru igual, hermano.”

 

’ ¿Quién quiere ser tu hermano? ’ La cara de Kazufuru Ooike tembló, y por poco lo dijo en voz alta, pero se las arregló para contenerse.

 

“Oye, pensé que no podría hacer amigos hombres. Me alegro de haber conocido a alguien tan amable como tú, Kazufuru. Como muestra de nuestra amistad, te daré este pimiento verde de mi comida”.

 

“¡Los odio!” Kazufuru no era un comedor muy exigente, pero consideraba que los pimientos verdes eran la obra verde del diablo, así que inconscientemente los rechazó.

 

Espera un momento, ¿Eso era lo más importante en este momento?

 

“No te preocupes, sabe muy bien. Después de todo, este pimiento verde está hecho especialmente; lo cocinó mi amable y hermosa casera”. Seiji seguía sonriendo.

 

“¡Seigo!” Mika no soportaba seguir viéndolo,” ¡Deja de ser quisquilloso!”

 

“¿Eso es lo único que quieres decir?” Chiaki miró de reojo a su amiga.

 

Kazufuru de repente se sintió cansado de todo esto.

 

“Harano-san, ¿Qué estás tramando?” Suspiró y miró directamente a los ojos a Seiji.

 

“Nada en absoluto”. Seiji se retractó de su traviesa sonrisa que estaba fingiendo y dijo a la ligera: “Como dije antes, me gustaría que fueras mi amigo”.

 

“… ¿Por qué?”

 

“¿No es obvio? Es muy difícil para mí hablar con los otros chicos.” Seiji declaró abiertamente la raíz de su problema. “Están celosos o no pueden soportar verme, de cualquier manera, tengo problemas para llevarme bien con ellos. Así que necesito un trampolín lo suficientemente fuerte. Y usted, Secretario del Consejo Estudiantil, es obviamente un estudiante popular y excelente. Eres la mejor opción, Kazufuru Ooike-san.”

 

La declaración de Seiji fue demasiado directa, y los otros tres alumnos quedaron completamente sorprendidos.

 

A Kazufuru Ooike le llevó bastante tiempo recuperar los sentidos.

 

“Así que estás diciendo… ¿Qué estás aprovechándote de mí?”

 

“En parte tienes razón. Obviamente, el querer ser tu amigo, eso no era falso en absoluto”. Seiji volvió a sonreír y le dio una omelet de su propio almuerzo: “Aceptarás a un nuevo amigo, ¿Verdad, Ooike-san, secretario del consejo estudiantil?”.

 

“¿Y si me niego?” Kazufuru miró directamente a Seiji.

 

“Bueno, eso no sería un problema. Como mucho, actuaré decepcionado delante de todos nuestros compañeros de clase, y también le contaré al presidente Yoruhana mi desilusión”. Seiji se encogió de hombros descaradamente.

 

La cara de Kazufuru Ooike no dejaba de temblar descontroladamente.

 

Él ya podía imaginarse la conmoción que habría causado la escena de antes, y si rechazaba a Harano, y él lo exageraba delante de la clase, esto se convertiría en un gran problema, y al final dañaría su estatus.

 

Sin mencionar que también estaba el presidente Yoruhana…

 

Mientras pensaba en ello, Kazufuru descubrió que no tenía otra opción.

 

“Tú… tú eres grandioso”. Al final, miró a Seiji y dijo con frialdad: “Como desees, yo seré tu amigo, pero aún no somos amigos”.

 

Su declaración era obviamente contradictoria, pero también era comprensible, y Seiji obviamente entendió lo que quería decir.

 

“Te trataré como mi amigo, y confío en que cambiaras tu opinión sobre mí.” Extendió su mano con una sonrisa.

 

Kazufuru Ooike miró su mano durante varios segundos antes de estirar lentamente su mano y estrechar ligeramente la de Seiji.

 

Mika Uehara, que era una espectadora de toda esta escena, seguía conmocionada, mientras que los ojos de Chiaki Wakaba brillaban con una luz indescriptible.

 

Mientras Kazufuru comía su almuerzo, no podía evitar sentir que había caído en una especie de extraña trampa… pero aun así era algo aceptable.

 

Déjame ver quién eres realmente, Seigo Harano.

 

Después del almuerzo, Kazufuru usó la excusa de que estaba ocupado con asuntos del consejo estudiantil y los dejó.

 

Después de ver partir al secretario del consejo estudiantil, Mika Uehara volvió la mirada hacia Seiji, con una expresión que le pedía una explicación.

 

“Es bastante simple, en realidad no quería que todos los chicos de la clase me dejaran a un lado, así que me aproveché del secretario del consejo estudiantil.” Seiji sinceramente le contó sus intenciones.

 

Las relaciones personales en la escuela pueden convertirse en un problema grande o pequeño. Vino a la escuela para disfrutar de una vida normal, no para convertirse en un lobo solitario, así que aunque su método era un poco agresivo, tenía que asegurarse un lugar en la escuela antes que nada.

 

Mika Uehara asintió con la cabeza a medias.

 

“Eso fue… brillante.” Chiaki Wakaba sonrió mientras ella lo juzgaba, “Pensé que te encontrarías con grandes dificultades… si se ponía así, Mika y yo nos quedaríamos a tu lado. Pero fuiste capaz de atravesarlo por tu cuenta.”

 

A pesar de que el método era un poco turbio.

 

Pero para poder ver la verdadera naturaleza de ese excelente estudiante que siempre llevaba una máscara y aprovecharse de él, Seiji fue definitivamente talentoso.

 

Seigo Harano… no, Seiji Haruta, no era una persona sencilla.

 

Descarga: