NRDSS – Capítulo 17

Modo Noche

 

 Capítulo 17: En realidad no me gustan los poemas.

 

“Seiji, ¿Qué le dijiste a esa chica?”

 

Cuando regresó a donde estaban Mika y Chiaki, Seiji fue inmediatamente asediado con sus preguntas.

 

“Sólo quería preguntarle su nombre y grado para empezar una conversación con ella, pero fallé.” Seiji se encogió de hombros.

 

“¿Realmente fallaste? Parecía que se llevaban muy bien”. Chiaki parpadeó inocentemente, “Mika se estaba poniendo celosa.”

 

“¡En absoluto!” Una vez más, Mika fue el blanco de las burlas de su amiga, su rostro estaba un poco ruborizado.

“Yo sólo… sentí que era muy guapa, pero tenía un aura fría. Parecía que sería difícil hablar con ella, así que… me impresionó que Seiji pudiera hablar con ella tan fácilmente”.

“No, no fue nada fácil”, suspiró Seiji levemente,” Yo sólo quería saludarla, pero ella me contestó enseguida con dos poemas… Casi no pude seguirle el ritmo”.

“¡Pero eso significa que aún fuiste capaz de responder, asombroso!” En mi opinión, para las chicas que aman la literatura, siempre y cuando se pueda conversar sobre sus temas favoritos, es muy fácil captar su corazón. Si te esfuerzas sinceramente, tal vez hasta puedas conseguir su número de teléfono”.

 

“Olvídalo, realmente no puedo lidiar con las de su tipo”. Seiji sonrió irónicamente antes de darse cuenta de lo que Chiaki acababa de decir. “¿Por qué querría el número de teléfono de un estudiante de secundaria?” Chiaki, suenas muy segura… ¿Tú acostumbras…?”

La expresión de Chiaki Wakaba repentinamente se volvió extremadamente rígida, y entonces ella conspicuamente miró hacia otro lado mientras silbaba.

Seiji y Mika se quedaron sin palabras al ver la reacción de Chiaki.

 

Lamentablemente, los dos líderes del club de teatro no lograron convencer a Shika Kagura para que se uniera.

 

Si bien Shika Kagura era realmente hermosa, su personalidad era totalmente inapropiada para estar en el escenario, por lo que la presidenta había malgastado su esfuerzo en “capturar” a Shika esta vez.

 

Anya Saigenji no parecía decepcionada en absoluto, parecía que obtenía la mayor parte de la alegría en el proceso de cazar a miembros potenciales.

 

“¿La buena amiga de Chiaki, Mika Uehara, y el estudiante de transferencia, Seigo Harano, ¡Están los dos interesados en unirse al club de teatro!?”

 

Con sus ojos brillando, Anya Saigenji preguntó directamente a los dos espectadores.

 

“Estoy en el club de tenis…”

 

“Aún quiero ver más clubes, todavía no he tomado una decisión final.”

 

“¡Actuar es realmente divertido! ¿Por qué no te pruebas algunos vestuarios primero? Estoy segura que despertarás una nueva pasión”. Saigenji empezó con entusiasmo intentar tentar a los dos para que se unieran.

 

¡Smack! La vicepresidenta que no estaba de acuerdo con esta forma de engañar a los estudiantes la detuvo de nuevo con un libro.

“Estamos a punto de comenzar con las actividades del club, siéntanse libres de observar.” Sheena Shiho sonrió amistosamente a los dos antes de suspirar: “Por cierto, ¿Puedo molestarlos para que cuiden a la chica que trajo la presidenta? Es bastante fría con nosotros, y ni siquiera nos dice su nombre… Tal vez está enfadada con nosotros….”

 

“No es eso… ustedes no pasaron su examen.” Seiji contestó reflexivamente.

 

“¿Eh?” Sheena estaba confundida.

 

“Acabo de conversar un poco con ella… Desde mi punto de vista, no creo que los odie ni tampoco le importa que la hayan traído aquí, probablemente se irá de inmediato cuando llegue el momento”.

 

“Oh…” Sheena asintió, insegura de si creerle o no.

 

“Harano-kun, ¿pudiste averiguar su nombre?” Anya era muy perspicaz.

Seiji asintió.

 

“¡Asombroso! Por favor, dime su apellido de soltera”. Anya de repente puso su cara contra Seiji, y sus azules ojos brillaban con expectación.

 

Sus acciones parecían las de una chica adinerada con el cabello negro liso y largo del anime llamado Hyouka; sólo le faltaba agregar la frase:”¡Tengo curiosidad! ¡Quiero saberlo!”

 

Estaba lo suficientemente cerca de Seiji para que pudiese oler su fragante aroma, e inconscientemente dio un paso atrás.

 

“Su nombre… uhm… a pesar de que realmente me gustaría decírtelo, será mejor que no.”

 

“¡No seas así, dímelo!” Anya se forzó a acercarse de nuevo.

¡Smack! La vicepresidenta frenó a Anya una vez más.

 

“Si no quiere decirnos su nombre, no deberíamos preguntar más.” Sheena arrastró al presidente por el cuello de su camisa: “Podemos dejar que cuides de esa chica, ¿verdad?”.

 

Seiji asintió.

 

El club de teatro finalmente comenzó sus actividades.

 

Seiji y Mika fueron cuidadosos de no molestar a los miembros mientras exploraban el salón del club.

 

“Estos disfraces están elaborados con mucho cuidado.”

 

“Los fondos escénicos y los decorados de escena son bastante impresionantes y también parece que se ha pensado mucho en sus diseños.”.

 

El ambiente en la sala del club también les impresionó, aunque antes estaba desordenado y caótico, en el momento en que comenzaron oficialmente las actividades del club, todos se volvieron serios, haciendo que parecieran el club importante que era.

Seiji y Mika se sintieron inconscientemente impresionados por su actitud, y empezaron a sentirse incómodos por estar holgazaneando, pensando que era inapropiado para el ambiente del club.

 

“Es tan diferente del club de tenis…” Mika suspiró.

 

“¿Crees que es mejor aquí? ¿Qué tal si cambiamos de club, entonces?” Dijo Seiji.

 

“Yo… desearía que nuestro club fuera un poco más serio, pero si todos fueran tan serios como el club de Wakaba, entonces eso parecería…”.

Si bien parecía malo si no eran lo suficientemente serios, era mucha presión si todos eran demasiado serios. Seiji podía entender a Mika, ya que esto era algo que muchos estudiantes pensaban, aunque fuera contradictorio.

 

“Seigo, ¿qué hay de ti? ¿Quieres unirte al club de teatro?”

 

“Bueno, estoy un poco interesado en actuar, y el club de Wakaba se ve bastante divertido, pero todavía necesito ir a trabajar, así que puede que no me sea posible participar en las actividades del club tan seriamente como me gustaría”. Seiji se encogió de hombros.

 

“Es así…”

 

Los dos observaron durante un rato más, antes de que Mika mirara en silencio a la chica de secundaria que estaba leyendo su libro.

 

Seiji miró brevemente en su dirección también e intercambió miradas con Mika.

 

“Creo que ya hemos observado suficiente, llamémosla y vayámonos juntos.”

Mika asintió en acuerdo.

 

Seiji volvió a caminar hacia Shika Kagura.

 

“Kagura, si no tienes intención de unirte a este club, ¿Qué tal si te vas con nosotros? No perturbemos más sus actividades de club”.

 

Shika Kagura levantó la cabeza y levemente miró al chico que tenía delante, antes de cerrar su libro de poemas y levantarse.

 

Fue sorprendentemente obediente… Seiji se rascó su rostro.

 

Le indicó a Mika que debían irse ahora, y se despidieron de Wakaba y los demás mientras salían juntos del club de teatro.

 

“Seigo Harano, ¿aún me necesitas para algo?”

 

Cuando llegaron a un campo de práctica, Shika Kagura de repente le hizo una pregunta.

 

“Ah… no, puedes ir a donde quieras.” Seiji miró profundamente a esta chica singular con un aura fría y dijo: “Aunque no soy del club de teatro, me gustaría disculparme en su nombre por hacerte perder el tiempo. Esa presidenta… aunque es un poco extraña, es buena en su corazón. Por favor, no le hagas caso”.

 

“Lo sé”, contestó Shika Kagura levemente mientras miraba al sol poniente. “Las apariencias pueden ser un disfraz, las acciones pueden ser fingidas, y usted puede no ver más que hipocresía. Sólo el corazón es verdadero”.

 

“… ¿Otro poema de Taylor?”

 

“No, ese era de Lee Yuan.”

 

“¿Un poema chino… no, Un poema Huaxia?” Seiji pestañeó.

 

“En realidad, no sé mucho de poesía. Antes tuve suerte cuando pude responder a tu poema”. Él le informó honestamente a la chica.

 

Kagura se quedó en silencio.

 

“Lo siento si sentiste que te estaba engañando”, sonrió Seiji con ironía,” Pero no tenía malas intenciones, si no te importa el hecho de que no sé nada de poemas, todavía podemos ser amigos.”.

Ella permaneció en silencio.

 

Supuso que esto sería así. A Seiji no le importaba que le ignorasen o le rechazasen, ya que esto era común para él.

 

“No necesito amigos”, dijo con voz suave: “Tampoco me gustan los poemas”.

 

Una vez más, sus palabras fueron como burbujas que desaparecieron en el viento.

 

“Oh…” Seiji se sorprendió.

 

Antes que él pudiese entender lo que quería decir, ella se dio la vuelta y se fue.

 

Seiji y Mika miraron en silencio como su silueta se iba.

 

“Ella es… bastante inusual.” Esa fue la opinión de Mika.

 

“Sí…” Seiji estaba algo preocupado por ella, pero era obvio que quería estar sola, así que no podía seguirla.

 

‘Ella no necesita amigos… Esto podría verse como la inmadurez de un estudiante de secundaria, pero ¿Qué podría significar cuando dijo que no le gustaban los poemas? ’. Seiji reflexionó durante un rato sobre sus palabras, pero finalmente decidió desistir.

 

De todos modos, era poco probable que él se encontrara con ella muy a menudo, ya que era una estudiante de secundaria.

 

“Seiji, ¿aún quieres seguir viendo otros clubes?”

 

“No, es suficiente por hoy. Quisiera irme a casa ahora, ¿Qué hay de ti?”

 

“Iré a casa contigo también.”

 

Al salir de la escuela junto con Mika, Seiji dejó de pensar en los acontecimientos anteriores. ¡Su mente estaba llena de expectativas con respecto a las nuevas opciones de su sistema!

Descarga:
<