EIF – Capítulo 03

Modo Noche

 

Capítulo 3: Esforzándose por revertir una mala situación

 

Fuera de la Nación Gran Chen, en medio de las montañas, en la Secta Río Claro, dentro de una gran sala.

 

Dentro del Salón, hay 20 personas extrañas, claramente separadas en tres facciones.

 

La gente del lado izquierdo vestía ropas verdes, todos miraban atentamente un enorme mapa situado en el centro de la sala. Dirigiéndolos estaba un hombre de mediana edad vestido con ropas verdes, en sus ojos había un destello de frustración.

 

La gente del lado derecho llevaba túnicas blancas, en este momento, parecían muy felices. Un hombre de mediana edad, que los estaba liderando, se rio y dijo: “El líder de la Secta Río Claro, parece que ustedes van a perder, el Gran Chen ya perdió 3 pasos, ¡No pudieron resistir ni un solo golpe! Hahahahahahaha!”

 

El grupo de gente de blanco se rio a carcajadas.

 

El grupo de color verde miro al otro grupo, el líder de la Secta  Río Claro quien los dirigía, agarró una mano en la otra y dijo: “Líder de la Secta Canción Jia, aún no ha terminado, ¿Estás seguro sin duda alguna de que el Gran Chen será derrotado?”.

 

El líder de la secta de la Secta Canción Jia simplemente se rio: “Todas sus fuerzas militares ya están marcadas en este mapa, El Gran Canto está unida de corazón, su avance es imparable. Gao Xianzhi incluso mató a 600 mil soldados del ejército del Gran Chen, dejando sólo 100 mil soldados en El Paso Jaula del Tigre, estas tropas son lideradas por un general de rango inferior, no hay nada de qué preocuparse. Además, ¡La forma en que Gao Xianzhi utiliza al ejército es maravillosa! No se molesten en resistirse más, ¡Sólo ríndanse ya!”

 

“¡Tú!” El líder de la Secta Río Claro lo miraba fijamente.

 

No importaba cuán tonta fuese la multitud, podían darse cuenta que en esta guerra, el Gran Chen sería exterminado.

¡Pero el líder de la  Secta Río Claro no estaba dispuesto a perder! No sólo se trataba de perder una Nación, sino de dejar una mala impresión sobre aquella importante figura que tenía a su lado. Esta importante figura había estado observando la batalla durante todo el tiempo. ¿Cómo es posible que el líder de la Secta Río Claro no se sintiera frustrado después de sufrir una derrota tan grande frente a él?

 

Mientras los dos líderes de la secta discutían, habían estado observando a otras cinco personas.

 

Aunque estaban en el territorio de la Secta Río Claro, pero estas cinco personas estaban en la posición que ocupaba el anfitrión, que se encontraba en el norte.

 

Al frente de ellos estaba una joven que se vestía con prendas negras masculinas.

 

Las piernas de aquella señorita eran largas y delgadas, con una mirada centrada, su belleza era incomparable. Tenía una figura bien proporcionada, su fino cuello blanco como la nieve estaba expuesto por debajo de una camisa negra. Su atuendo la hacía aún más deslumbrante, haciendo que uno sintiera el impulso de morderla. Llevaba el peinado de un hombre, pero los flequillos que cuelgan a un lado de su rostro le daban cierto encanto. Aunque estaba vestida con un traje de hombre este no podía ocultar una belleza tan increíble, incluso le servía para realzar su encanto.

 

Los discípulos de ambas sectas la miraban con ojos codiciosos, pero sabían cuál era el estatus de esta joven dama, causando que suprimieran los deseos de su corazón.

 

La joven dama sostenía un abanico, mirando el enorme mapa que había al frente. En el mapa había todo tipo de marcas, que ilustraban cada detalle de la guerra entre el Gran Canto y el Gran Chen.

 

Detrás de la señorita había cuatro personas, tres de ellas no mostraban ninguna expresión en sus rostros ni decían nada, como si fueran guardias. El último parecía un poco diferente, era un monje calvo, llevaba una túnica budista blanca como la luna. Parado allí, exudó un aire celestial, sus rasgos faciales se veían brillantes y sabios, y en una mano llevaba 18 perlas para orar. Estaba mirando ese mapa junto con la señorita.

 

“Reverendo Liu Nian, ¿qué piensa de esta batalla?” la joven señorita miró el mapa, mientras repetidamente golpeaba el abanico en la otra palma de su mano, preguntó.

 

“Maestro del Salón, por su deseo de ver una batalla del mundo laico. ¡Ha causado una masacre! ¡600 mil soldados, todos fueron ejecutados! Amitābha!” el monje calvo cantó un canto budista, como si estuviera rezando por los soldados muertos.

 

“Reverendo, he oído que antes de que se convirtiera en monje, el número de personas que mató era mucho mayor que esto. Además, esta masacre no fue realizada a cabo por mí, ¡Fue una matanza mutua por parte de ellos! Yo podría ser la causa, pero no dicté los resultados”. La joven dama sacudió la cabeza.

 

El reverendo Liu Nian sonrió con amargura:”¡Todo está en el pasado!”

 

“Mi abuelo me dijo una vez que si tenía la oportunidad, debería observar las batallas de los mortales. Aunque no tienen mucha fuerza, pero en ocasiones tienen una sabiduría incomparable. Esta guerra fue maravillosa. Reverendo, ¿qué piensa?” La joven dama sonrió.

 

El reverendo Liu Nian volvió a mirar el mapa, asintiendo con la cabeza: “Ese Chen Taiji fue bastante hábil, de una manera tan grandiosa, fue capaz de dirigir con facilidad, incluso entre nuestros hombres, sería considerado un buen líder. Se mantuvieron en pie y lucharon con firmeza, eran extremadamente dignos, originalmente debieron haber derrotado a la Nación Gran Canto, pero por desgracia la Nación Gran Canto tenía a Gao Xianzhi”.

 

La joven dama asintió con la cabeza:”¡De hecho, Gao Xianzhi es muy hábil!”.

 

“Gao Xianzhi, es aclamado como el estratega divino del Gran Canto, su título era verdaderamente merecido. Sus habilidades para dirigir el ejército fueron mejores que las de Chen Taiji, ¡No colocó todos los huevos en la misma canasta! En pocos meses utilizó muchas estratagemas, manejó la tropa como si fuera ayudado por los dioses, su habilidad para evaluar fue extraordinaria. Los riesgos que asumió, todos tuvieron un resultado sorprendente. Esta fue una batalla psicológica, terminó creando una distracción y atacando a tres pasos simultáneamente, derrotando a Chen Taiji. ¡Realmente extraordinario!”

 

“Este Gao Xianzhi es muy interesante, ¿en qué nivel crees que está?” La joven señorita miró al reverendo Liu Nian.

 

“El maestro del Salón es muy inteligente, creo que ya tienes una idea, ¿Hay necesidad de preguntarme?” El reverendo Liu Nian se rio.

 

“Aunque no usaba muchas formaciones, parecía que sus tropas siempre tenían una gran ventaja, muy admirable, tiene la actitud de un general”. La joven dama respondió con una mirada solemne.

 

“¡Tengo la misma opinión que el Maestro del Salón!” El reverendo Liu Nian asintió con la cabeza.

 

“Al parecer no volveremos con las manos vacías en este viaje, ¡Al menos encontramos a alguien con talento!” la joven dama sonrió satisfecha.

 

Sin embargo, los elogios de la joven dama provocaron que el párpado del líder de la secta de la Secta Canción Jia se sacudiera.

 

“¡Salón Maestro, Gao Xianzhi es sólo un mortal!” ¡Sólo está en el reino Houtiano!” dijo inmediatamente el líder de la Secta Canción Jia.

 

La jovencita miró en silencio al líder de la secta de Song Jia Sect y dijo:”¡No te preocupes, él no se está uniendo a tu secta!”

 

Escuchando las palabras de la joven dama, el rostro del líder de la Secta Canción Jia expresó su alegría:”¡El Maestro del Salón es muy perceptivo!”

 

Lo que la joven apreciaba era el talento, no el cultivo. El cultivo de uno puede ser elevado lentamente, pero hay un límite para elevar su sabiduría. Tal talento, ¿Cómo pudo desperdiciarlo?

 

“Reverendo Liu Nian, mire al Gran Chen, ¿Cree que podrán resurgir?” Preguntó la joven mientras miraba el mapa.

 

El reverendo Liu Nian guardó silencio durante un tiempo, y luego levantó suavemente la cabeza: “Sin una secta u otras naciones interfiriendo, la Gran Nación Chen está a punto de caer. Con la pérdida de 3 pasos, sólo se quedan con una gran área. El Gran Canto está unida en corazón, decenas de miles de soldados definitivamente se reunirán frente a El Paso Jaula del Tigre. Aunque El Paso Jaula del Tigre tiene 100 mil soldados, son inexpertos. Sin mencionar la defensa, sería muy bueno que se rindieran. Además, según la información que recibimos anteriormente, Chen Taiji está gravemente herido. Sus vasos cardíacos fueron dañados, su espíritu es decidido, pero su cuerpo es débil. En medio mes más, Gao Xianzhi llevara sus tropas para tomar el paso y la Gran Nación Chen será historia”.

 

El reverendo Liu Nian dio un análisis del final, el líder de La Secta Canción Jia reveló un rostro de alegría, pero el líder de la Secta Río Claro tenía una expresión sombría.

 

La joven dama asintió con la cabeza, el Gran Chen no podría darle la vuelta a esta situación.

 

“¡Líder de la secta!” De repente, hubo un grito ansioso fuera del gran salón.

 

“¡Hu!”

 

Fue Chen Tianshan quien corrió desde la Mansión Gu.

 

¿ “Tianshan”? La cara del líder de la Secta Río Claro se hundió.

 

Esta vez, su propósito al enviar a Chen Tianshan al Gran Chen era ayudar secretamente al Gran Chen. Sin embargo, aun así perdieron, por lo tanto. Cuando vio a Chen Tianshan, el líder de la Secta del Río Claro tuvo una expresión de frustración.

 

Cuando Chen Tianshan entró en la gran sala, inmediatamente quedó perplejo, no esperaba que hubiera tanta gente. Había gente de la Secta Canción Jia y esa importante figura.

 

“¡Chen Tianshan de la Secta del Río Claro saluda al Maestro del Salón!” Chen Tianshan saludó.

 

La joven dama asintió con la cabeza sin responderle.

 

“Tianshan, ¿por qué has vuelto aquí? ¿Chen Taiji está herido? ¿Cómo están sus heridas?” Preguntó el líder de La Secta Río Claro.

 

Chen Tianshan dijo con voz amargada: “Mi sobrino-nieto, a fallecido hace medio mes, sus vasos cardíacos se rompieron.”

 

La cara del líder de la Secta Río Claro se hundió.

 

“Hahahahahaha, Chen Taiji está muerto, los de Gran Chen no tienen ninguna posibilidad. ¡Líder de la Secta Río Claro, es mejor que se rindan!” El líder de la Secta Canción Jia se rió.

 

La cara del líder de la Secta Río Claro era muy fea.

 

La joven dama de color negro frunció el ceño, estaba pensando en ver como Chen Taiji intentaba luchar. Ahora que Chen Taiji está muerto, la guerra entre las dos naciones debería terminar.

 

“Maestro, esta vez mi Secta Río Claro ha perdido prestigio”. El líder de la Secta Río Claro se inclinó amargamente ante la joven dama.

 

Hasta su última pizca de esperanza había desaparecido.

 

Antes de que la joven dama dijera algo, Chen Tianshan inmediatamente dijo: “Líder de la secta, todavía no hemos perdido, ¡Aún hay posibilidades de ganar!”.

 

“Hahahahaha, Chen Tianshan ¿Qué acabas de decir? Dada la situación, ¿Aún piensas en ganar?” El líder de La Secta Canción Jia se rio con incredulidad.

 

“¡Tianshan, cállate! ¿Aún no hemos perdido suficiente prestigio?” gritó el líder de la Secta Río Claro.

 

“¡Este discípulo está aquí por este asunto, todavía podemos ganar!” Chen Tianshan se apresuró a decirlo.

 

“¿Oh?” la joven dama de negro expresó algo de curiosidad.

 

Con respecto a esta batalla, cualquiera puede ver que el Gran Chen está acabado, ¿Está esta persona tratando de dejar una buena impresión?

 

“Oh, ok, Chen Tianshan, ¡Habla!” ¿Cómo ganaremos?” dijo con voz fría el líder de la Secta Río Claro.

 

Ya había perdido suficiente prestigio al perder contra la Secta Canción Jia, sin embargo, Chen Tianshan no pensó en eso, sino que en su lugar pronunció grandes palabras como, ¿Ser capaz de revertir la situación?

 

Chen Tianshan sólo podía forzarse a decir: “Líder de la secta, antes de que mi sobrino-nieto Chen Taiji muriera, recomendó a una persona, diciendo que esta persona tenía la habilidad de revertir la situación, ¡Igual como El Gran Canto tenía a Gao Xianzhi!”.

 

“¿Oh? ¿Igual que Gao Xianzhi?” La joven se interesó.

 

“¿Cómo puede ser lo mismo? En aquel entonces, El Gran Canto sólo perdía por un poco, no habían sufrido aún ningún daño mayor. Después de haber recomendado a Gao Xianzhi, se podría revertir la situación. Pero ahora que el Gran Chen está a punto de caer, se encuentra en una gran desventaja, pero usted dice que ¿Puede convertir la derrota en una victoria? Sin pruebas que apoyen esto, ¿cómo es posible? ¿Cómo puede creerlo?” El líder de La Secta Río Claro dijo con incredulidad.

 

Sin embargo, la joven sonrió y dijo:”¡Habla! ¿Quién es?”

 

Desde que la joven abrió la boca, el líder de la Secta Río Claro no podía hacer nada más que mirar fijamente a Chen Tianshan.

 

Chen Tianshan sentía que estaba siendo torturado, pero sólo podía forzarse a hablar: “Cuando Chen Taiji murió, recomendó a esta persona, diciendo que definitivamente tenía la habilidad de revertir la situación, estaba muy seguro, no parecía estar mintiendo, así que fui con el príncipe heredero Chen para encontrar a esa persona, se llama Gu Hai, creo que la mayoría de mis hermanos mayores de aquí se han encontrado con él antes”.

 

“¿Gu Hai?” ¿Ese viejo apestoso?”

 

“¿Es él?” ¿El que tiene pobres Dotes Naturales, pero quería entrar a nuestra secta?”

 

“¿Sólo empezó a cultivar después de los 30 años, pero se atreve a soñar tan grande? Tal vez en su próxima vida”.

 

……………………

 

………………

 

……

 

Inmediatamente la multitud comenzó a reaccionar, ante la sorpresa de Chen Tianshan, no solamente sus superiores de la Secta Río Claro, sino también la gente de La Secta Canción Jia conocían a Gu Hai.

 

“¿Oh? ¿Él está dispuesto a ayudar al Gran Chen?” La joven dama tenía mucha curiosidad.

 

Cuando la joven abrió la boca, todos se quedaron callados.

 

Chen Tianshan dijo amargamente: “No, dijo que puede ayudar al Gran Chen a ganar, pero quería que nuestro líder de la secta prometiera que después de haber ayudado al Gran Chen a revertir la situación, el líder de la secta tiene que ayudarlo a llegar al reino Xiantiano desde la Gran Perfección de Houtian. Además, deseaba que se le permitiera aprender el Método de Cultivo del Reino Xiantiano de la Secta Río Claro”.

 

“¿Qué? ¿Ha alcanzado la Gran Perfección de Houtian?” todos en el gran salón se sorprendieron de inmediato.

 

La joven se sintió algo confundida y miró extrañamente a Chen Tianshan.

 

“Maestro de sala, esta persona se llama Gu Hai. No había registros de tal persona en el pasado, hasta hace 40 años. En ese entonces, no había empezado a cultivar y sus Dotaciones Naturales eran extremadamente pobres. Desde que empezó a cultivar a los 30 años no podía cultivar la Fuerza Interna, por lo que eligió el cultivo de la Fuerza Externa para entrenar su cuerpo. Quería unirse a nuestra secta, naturalmente lo miré con desprecio. Y pensar que en el mundo laico, en el lapso de 40 años, estableció una gran empresa familiar, convirtiéndose en el hombre más rico de 6 países, además, ¡Alcanzo la Gran Perfección Houtian!” explicó Chen Tianshan.

 

“¿Cultivando la Fuerza Externa para alcanzar la Gran Perfección de Houtian? ¡Qué gran tenacidad!” El reverendo Liu Nian mostró un poco de conmoción.

“¿Puedes alcanzar la Gran Perfección de Houtian cultivando la Fuerza Externa?” La joven señorita miró hacia el reverendo Liu Nian.

 

El reverendo Liu Nian asintió con la cabeza:”¡Es muy raro, esta es la segunda vez que he oído que esto ha sucedido!”.

 

“¿La segunda vez? ¿Entonces quién fue el primero?” Preguntó la joven con desconfianza.

 

“¡Tu abuelo materno!” Dijo el reverendo Liu Nian.

 

“Weng!”

 

Las pupilas de la señorita se estrecharon. Todo el mundo se volvió solemne.

 

“Líder de la secta, Gu Hai dijo que mientras hicieras esa promesa ayudaría al Gran Chen a revertir la situación, ¡Además te exige que emitas un decreto!”. Dijo Chen Tianshan.

 

“Qué sueño tonto, ¿Sólo es un anciano en el reino Houtiano y quiere cambiar la situación? ¡En sus sueños!” El líder de la Secta Canción Jia dijo con incredulidad.

 

Sin embargo, el líder de la Secta Río Claro miró a la joven dama, viendo que tenía una expresión de curiosidad. La esperanza que había perdido se reavivó, ya había perdido la cara de todos modos, en el peor de los casos eso volvería a suceder. ¿O quizás…?

“¡Bien! ¡Se lo prometo!” El líder de la Secta Río Claro dijo seriamente.

 

“¡Sí, muchas gracias al líder de la secta!” Chen Tianshan estaba muy emocionado.

 

La jovencita de al lado golpeó su abanico plegable: “Ya que es así, ¡Entonces observemos un poco más!”.

 

“Maestro del Salón, puede que  no tenga tiempo suficiente”. Dijo preocupado el reverendo Liu Nian.

 

“No hay nada de malo en ello, también quisiera ver cómo le va. Me pregunto qué es lo que Gu Hai planea hacer para poder lograrlo”. La joven dama sonrió.

 

“¡Pero……..!” El reverendo Liu Nian frunció el ceño.

 

“Sé que esto ya está en jaque mate, pero ¿No te diste cuenta que se ha vuelto interesante?” La joven dama sonrió.

 

“¡Bien!” El reverendo Liu Nian sonrió amargamente.

Descarga: