RW – Capítulo 387

Modo Noche

Capítulo 387: Herencia.

La bruja abandono el salón tan pronto como terminó de hablar y no les dio tiempo a los dos hombres para que explicaran algo.

Roland giro la cabeza ligeramente. “¿Puedes decir lo que está pasando?”.

“Ambas partes están diciendo la verdad”, le susurró al oído Nightingale.

Roland lo pensó un poco y rápidamente adivinó lo que realmente había pasado. Lo que se dijo con veracidad no era necesariamente la verdad, sino sólo lo que uno pensaba que era verdad. Parecía que el tema estaba en su libro de historia familiar.

“Desde que llegaron hasta aquí desde la Fortaleza Longsong, no regrese tan pronto. Quédese en casa de Ferlin un par de días y recorra el paisaje de esta ciudad.” Roland miro algo confuso al Duque. “Intentaré razonar con ella, y quizá vuelvan a hablar”.

“¿Es eso… es eso cierto?” El caballero quedó conmocionado, pero inclinó la cabeza y dijo: “Entonces debo molestar a Su Alteza”.

“Por cierto, ¿dónde están las piedras mágicas y los libros antiguos que trajiste?”.

“Hay más de diez cajas en nuestro barco”.

“Genial, traigan todo al castillo”, dijo Roland, asintiendo. “Creo que se ablandará un poco después de ver todas sus cosas que sobrevivieron por más de 400 años”.

Después de la cena, el Príncipe llamó a Agatha a su oficina.

“Deberías darle a Duke Eltek la oportunidad de explicarse.”Le contó toda la historia del Duque. “No importa lo que tu ama de llaves hizo, ese hombre esta intentando devolverte tus pertenencias, e incluso puede que intente corregir los errores de su antepasado”.

“Mi ama de llaves engañó a sus descendientes, así que ese hombre no me debe nada.” Gritó Agatha. “Además, los familiares de las brujas no significan nada ahora. Pertenecen a la nobleza de la Región Occidental, ¿verdad? si las acepto, te pondría las cosas difíciles, porque quieres apoderarte de toda la autoridad dominante de la región occidental, ¿no?”.

A Roland le sorprendió que ella considerara ese asunto, y sacudió la cabeza y con una sonrisa le dijo. “De acuerdo, eso tiene sentido. Pero no pareces culparlos”.

“No debería poner mi ira hacia un mortal de hace 400 años sobre sus descendientes, especialmente si no saben lo que pasó”.

¡Esta hablando como una verdadera miembro de la Sociedad de Respuestas del reino de las brujas! Pensó Roland. Ya sea hacia los mortales o aceptando cosas nuevas, ella siempre tiene una actitud positiva. Para mí, esta es sin duda una mentalidad sobresaliente, pero probablemente fue muy rara en Taqila, así que no me sorprende que fuera rechazada por otras brujas de la Sociedad.

“En ese caso, se lo explicaré”, dijo sonriendo. “¿Tienes algún interés en revisar tus pertenencias?”.

Agatha puso los ojos en blanco y se burló: “No son mías. Son las pertenencias de la Sociedad”.

Todas las cajas fueron llevadas al sótano del castillo. Además de Agatha, Roland también invitó a Tilly, Sylvie y Anna.

Las cajas se abrieron una por una bajo el Ojo Mágico de Sylvie: diez de las quince cajas contenían Piedras Mágicas. Roland tomo un cristal del tamaño de un puño y chasqueó la lengua. “Dijiste que todos fueron transformados por una Piedra Represalia de Dios, así que una piedra tan grande debe valer 200 ó 300 royals de oro”.

“¿200 o 300 royals de oro?” Agatha dijo, no impresionada: “Las piedras mágicas sólo pueden ser producidas por las Bestias de Caos, así que cada pieza es prácticamente invaluable”.

“¿Qué clase de piedras mágicas son estas?” Preguntó Tilly. “No parecen fáciles de ocupar”.

“Piedras de Luz”. Agatha apretó la piedra en la mano del Príncipe y canalizó su poder mágico hacia ella, haciendo que una luz amarilla pálida fluyera de ella, que rápidamente excedió la luz de una antorcha. Cuando la luz cegadora se convirtió en demasiado para soportar, ella finalmente levantó su mano. “Más de la mitad de ellas son Piedras de Luz. Además de las producidas por las Bestias del Caos, el resto son todos los botines de batalla que ganamos atacando Ciudades de los Diablos”.

“¿Por qué hay diferentes tamaños de Piedras Mágicas?” Preguntó Anna con curiosidad. “Si todos ellas son producidas por las Piedra Represalia de Dios, entonces no pueden ser cortadas con poder mágico, pero el bloque de la Piedra Represalia de Dios es extremadamente duro y no puede ser cortado con cuchillos”.

“¿Un Pilar entero?” Agatha se encontró aturdida. “¿Estás hablando de una Vena de Piedra Represalias de Dios?”.

“Está justo debajo de las minas de Ciudad Fronteriza.” Roland explicó la historia del mapa del tesoro. “Su superficie es muy dura, e incluso un fusil sólo puede dejar una pequeña abolladura”.

“Ya veo.” No pudo evitar sonreír. “Usaste ese mapa para encontrar mi torre de laboratorio. Sí, realmente fue utilizada por la Sociedad de Respuestas para marcar venas de Piedra Represalias de Dios, entonces fue un lugar elegido para la próxima Ciudad Santa”.

“Ciudad Santa” Todos se preguntaron sorprendidos al unísono.

“¿Por qué crees que habría cientos de ciudades en las llanuras fértiles, pero solo tres ciudades santas?” Ella levantó las comisuras de su boca. “Esas supuestas Ciudades Santas están construidas sobre Venas de Piedras Represalias de Dios. Necesitamos muchas Piedras Represalias de Dios para investigar la relación entre el poder mágico y las Piedras Mágicas, y también para prevenir el daño a gran escala en los conflictos entre brujas”.

“¿Entonces estaban planeando construir una Nueva Ciudad Santa en la Vertiente de la Montaña Norte?” Roland preguntó sorprendido.

“Sí, si no hubiésemos sido derrotadas tan rápidamente en la Batalla de la Voluntad Divina.” Agatha suspiró. “Fue el mismo caso con la Cordillera Bárbara en la Montaña Infranqueable,ahora se refieren a ella como la meseta de Hermes, que es donde está ahora la Ciudad Santa de la iglesia”.

“La iglesia también continuó usando el término ‘Ciudad Santa'”, dijo Tilly frunciendo el ceño, “por lo que es aún más posible que sean descendientes de la Federación”.

Gracias a Dios que no construyeron la Ciudad Santa de la iglesia en la Región Occidental. Roland suspiró en silencio de alivio.

“De todos modos, las Piedras Represalias de Dios son básicamente indestructibles, por lo que cortarla requiere una solución especial”, continuó explicando Agatha. “Contiene la sangre de las brujas con poder mágico… o la sangre de los diablos”.

“¿Sangre?” Sylvie no pudo evitar quedarse boquiabierta.

“Sí, y la cantidad de sangre necesaria depende de la Piedra”, dijo, extendiendo sus manos. “En la Ciudad Santa, todas las brujas adultas debían donar sangre. Una vez que abandona el cuerpo, la sangre pierde el poder mágico muy rápido, por lo que debe usarse allí en ese mismo lugar instantáneamente. Cada dos o tres años, las brujas elegibles serían ordenadas por la Federación a ir a las minas y donar sangre, y cualquier diablo capturado también serviría para ese propósito”.

“¿Has hecho eso también?” Anna preguntó.

“Por supuesto”, dijo Agatha, asintiendo. “Incluso las tres líderes de la Federación no fueron la excepción”.

“¿Qué pasa con las bestias demoníacas?” Sylvie preguntó. “Algunos bestias mixtas demoníacas también parecen tener poder mágico”.

“Sí, pero los niveles de su poder mágico son muy bajos, por lo que su sangre solo puede usarse para tratar con piedras rotas, y no tienen ningún efecto sobre las venas reales”, respondió Agatha. “Después de que se corte la Piedra Represalia de Dios, su dureza disminuirá considerablemente con su tamaño, y su rango de impacto se reducirá también. Por ejemplo, la Piedra Represalia de Dios que las personas llevan consigo puede ser fácilmente aplastada con un martillo”.

Descarga:
<