RW – Capítulo 388

Modo Noche

Capítulo 388: El Sigil de la Voluntad de Dios.

Esas palabras confirmaron la conjetura de Roland, que era que las Piedra de Represalia de Dios no afectaba el poder mágico, sino las habilidades de las brujas”.

“Además de la Bestia del Caos, ¿la Sociedad de Respuestas encontró alguna otra forma de producir Piedras Mágicas?”.

Agatha negó con la cabeza. “Es más fácil decirlo que hacerlo. La Federación una vez tuvo una bruja que podía convertir las Piedras Represalias de Dios en piedras comunes, pero lo único que hizo era eliminar el poder mágico: ni siquiera era suficiente para producir las piedras de luz más simples.” Ella se giro hacia Sylvie. “Puedes ver la forma de poder mágico, por lo que también deberías poder ver las formas reales de estos cristales”.

“Es una bola de débil… de niebla”, dijo Sylvie con un tono inseguro.

“Esa es una de las formas en que se reúne el poder mágico”. Agatha asintió. “La sociedad examinó y registró casi 10.000 brujas y Piedras mágicas, y descubrieron que la mayoría del poder mágico no evolucionado se presentaba en forma de niebla, ciclones, arena, bolas de luz y llamas. Podrían parecer similares, pero cada uno tenía una cantidad infinita de diferencias mínimas, por lo que creímos que no había dos poderes mágicos idénticos. En cuanto a los poderes mágicos que se condensaban después de una Gran Despertar, sus formas diferían aún más”.

“La luz se está oscureciendo”, Tilly repentinamente señalo a la Piedra de la Luz en la mano de Roland y dijo.

“Eso es porque solo canalicé una pequeña cantidad de poder mágico”, explicó Agatha.

“Pero una vez vi una Piedra de Luz en las ruinas de los Fiordos que nunca se atenuó”, dijo confundida. “Si esas ruinas subacuáticas te pertenecían, ¿puedes hacer brillar una Piedra de Luz durante 400 años?”.

Ruinas submarinas Agatha se conmociono. ¿Irían algunos miembros de la Federación al Vórtice del Mar? Agitó la cabeza y descartó esos pensamientos. “Es posible hacer que una Piedra de Luz brille para siempre, pero requiere más de 10 brujas”.

“Más de 10…”, murmuró Anna. “¿Seria transfiriendo el poder mágico?”.

“Sí. Algunas brujas pueden transferir el poder mágico de otras o intercambiar directamente el poder mágico de dos personas. De esta manera, una bruja puede canalizar mucho más poder que la cantidad que tiene en su propio cuerpo y hacer que una Piedra Mágica actúe continuamente”. Agatha devolvió la Piedra de Luz a su brillo original. “Sin embargo, ese método no funciona en todos las Piedras Mágicas. Normalmente, sólo las Piedras de Niebla con la forma más simple de poder mágico pueden ser usadas de esa manera, como las Piedras de Luz o las Piedras de Ecualización, que no son de mucha ayuda en la batalla”.

“Pero serían muy útiles en el castillo”, dijo Roland emocionado, mirando fijamente a la caja de Piedras de Luz.

En un tiempo antes de la Era Eléctrica, esas cosas serían una iluminación perfecta, y él estaba harto de la débil y parpadeante luz de las velas. Las velas estaban bien en el invierno, pero trabajar en la oficina en el verano era una tortura absoluta, sin mencionar que era horrible para su vista. Esas piedras mágicas podrían iluminar todo el castillo, incluso de noche.

“¿Lo son?” Preguntó Agatha con desaprobación. “Creo que serían más útiles en los laboratorios, sobre todo si queremos seguir produciendo oxígeno líquido por la noche, porque las llamas abiertas son muy peligrosas”.

“Um… ¿Está pidiendo trabajar horas extras además de las ocho horas del día?” Roland inclinó la cabeza. “Ejem, echemos un vistazo a las Piedras Mágicas en las otras cajas primero”.

Un chequeo rápido mostró que además de las Piedras de Luz de varias formas y brillo, también había algunas Piedras al azar. Según la Bruja de Hielo, aunque todas esas eran bienes de valor incalculable, seguían siendo del nivel más bajo de Piedras Mágicas. Por ejemplo, había piedras de vigilancia que enviaban señales y piedras de ecualización que localizaban cosas. No estaba a cargo de todo en la torre de piedra de la Ciudad Santa, y en ese momento estaba básicamente alejada de la Sociedad, así que todos los bienes que transportaba no eran importantes.

“¿Qué hay de estos libros?” Roland señaló los libros negros en las otras cajas. “¿Son todos registros de laboratorio?”.

“Algunos de esos son los Principios Generales.” Agatha se sonrojó. “Quería guardar una copia como guía de promoción para las nuevas brujas que tuvieran que reclamar tierras baldías”.

¿Por qué es tan embarazoso? Roland la miró con curiosidad y continuó escudriñando las cajas que quedaban.

“Esta caja de madera… es un poco extraña.” Las palabras de Sylvie hicieron que sus manos temblaran y retrocedieran inmediatamente.

“¿Hay una trampa explosiva?”.

“No… hay una capa intermedia”, dijo, examinando la caja. “Está en el fondo. No lo noté al principio porque pensé que era sólo una partición normal”.

Roland sacó todos los libros de la caja, exponiendo el fondo grueso. Anna cuidadosamente cortó la tabla de madera y recuperó una caja de hierro fundido.

“¿Qué es?” Roland curiosamente abrió la tapa y vio una gruesa placa de metal incrustada con cuatro coloridos cristales. Su diseño reveló que era obviamente muy único. “Tal vez la Sociedad de Respuestas la dejó con objetos valiosos después de todo”.

Agatha jadeó. “¡Eso no puede ser posible!”.

Su dramática reacción confundió a las otras cuatro personas, y Roland inmediatamente volvió a poner la placa de metal en la caja. “¿Qué pasa?”.

“¡Eso es el Sigil de la Voluntad de Dios!” la bruja de hielo dijo con incredulidad. “¿Cómo pudo Kagar poner sus manos en eso?” Volvió a revisar la caja un par de veces. “¿Se lo robó a las otras brujas de la Sociedad?”.

“Tal vez su grupo fue atacado y alguien se lo confió”, adivinó Roland al azar. “Han pasado 400 años, y no importa a quién pertenecía la caja … ¿Qué demonios es el Sigil de la Voluntad de Dios?”.

“Algunas Piedras mágicas, cuando se unen, pueden tener habilidades adicionales, alterar las propiedades de sus poderes mágicos o aumentar sus efectos: ese fue el tema de investigación más importante de la Sociedad.” Agatha recogió cuidadosamente la bandeja de plata. “Las Piedras Mágicas que se ensamblan juntas se llaman Sigils, y el Sigil de la Voluntad de Dios es el más poderoso. Sus Piedras Mágicas todas provienen de los Señores Diablos, y solo existian tres o cuatro de su clase en todo Taqila”.

Roland no pudo evitar silbar con asombro. “¿Qué tan poderoso es?”.

“Puede aniquilar todo tu castillo”.

El príncipe se atragantó en estado de shock.

“No te preocupes, también requiere una cantidad alarmante de poder mágico: cuantas más piedras mágicas haya en él Sigil, más difícil es activarlo.” Agatha cerró los ojos, y dos de las piedras mágicas en la placa de metal comenzaron a brillar, mientras que la tercera permaneció opaca. Después de un rato, parecía estar agotada y soltó el plato, jadeando. “Las únicas brujas que son capaces de usar el Sigil de la Voluntad de Dios eran las lideres de la Federación”.

“¿Quieres decir… Trascendentes?”.

Agatha asintió.

Roland pensó por un momento y dijo: “Deja que Anna lo intente”.

“Eso es inútil”, dijo Agatha, sacudiendo la cabeza. “Las extraordinarias usan su poder mágico de forma diferente a las brujas comunes, básicamente practicando todo el tiempo. Una vez que evolucionan, la cantidad de poder mágico en sus cuerpos superará en gran medida… ¿Qué?”.

Todos vieron que, tan pronto como Anna tocó el Sigil, las cuatro Piedras Mágicas inmediatamente comenzaron a encenderse una a una, y los bordes de la placa de metal comenzaron a fluir con una luz dorada que parecía un rayo. La luz dorada se volvió más y más intensa, ¡y el Sigil brilló como el sol naciente!.

“¡Suéltalo ahora!” Agatha gritó.

La luz desapareció inmediatamente como si nunca hubiera aparecido. Anna dejó salir un grito ahogado y colocó suavemente el Sigil en la caja de hierro. “Gasta mucha energía mágica, así que probablemente sólo pueda usarla dos veces”.

El sótano estaba en silencio.

Descarga:
<