RW – Capítulo 436

Modo Noche

Capítulo 436: Cita Indescifrable

Finalmente, Otto conoció al legendario Príncipe Roland del Reino Graycastle.

Después de confirmar que era un noble del Reino del Alba, Carter lo llevó al castillo. Mientras los asistentes le daban ropa nueva y algo de comida caliente, Carter lo registró.

Otto pensó que probablemente ese era el recibimiento más ofensivo que había recibido.

Roland estaba en un salón que apuntaba al norte en el tercer piso. Y Las ventas, que ocupaban la mitad del muro, fue lo primero que vio cuando se abrió la puerta. El paisaje cubierto de nieve iluminaba la habitación, que estaba particularmente cálida, a pesar de que no había chimenea alguna encendida.

El estaba príncipe sentado en una silla al frente de la mesa de caoba, leyendo un libro con cubierta negro en su mano, Otto de inmediato se dio cuenta que era su propio cuaderno. Además, de eso los documentos diplomáticos y su sello familiar estaban colocados a un lado. Parecía que el hotel donde se hospedaba había sido registrado a fondo también.

Aunque el príncipe Roland tenía el mismo pelo gris que Timothy, y sus rasgos eran muy parecidos, daban a la gente una impresión totalmente diferente. Tanto su posición como su expresión parecían ser muy informales, lo que se ajustaba a los rumores de que al Príncipe Roland le gustaba persistir en sus viejos hábitos.

Viendo a Otto, cerró el libro, sonrió y dijo “Eres tú el emisario del Reino del Alba? Toma asiento”

Otto se inclinó de acuerdo con la etiqueta de un noble. No importaba cuán terrible se comportará el príncipe, tenía que hacer eso; después de todo, aunque al príncipe Roland no le importará que lo trataran como un chiste, él representaba la dignidad real del Reino del Alba.

“He leído algunas de tus notas”, el príncipe se rió y dijo. “Algunas fueron escritas con gran detalle, así que no me sorprende que te hayan confundido con un espía. Además, mi gente no sabía de dónde eras, y lo trataron así debido a mis órdenes. Me gustaría disculparme por eso.”

La gente… me reportó? Otto frunció el ceño y pensó. Sin embargo, ninguna explicación podía excusar esa grosería que le hicieron, por no mencionar que el agresor era sólo un hombre sin ningún título de nobleza. Si no fuera por su misión, le pediría al príncipe que lo llevara ante la justicia. Otto frenó sus negativas y dijo “No, no tienes que hacerlo. Su Majestad, sólo hace eso, por la paz de la ciudad. Es sólo… que puede herir a extraños inocentes, y me temo que la mayoría de la gente no puede proporcionar documentos para probar sus identidades como yo.”

“No tienes que preocuparte por eso. Los documentos de identificación son irrelevantes, para la recolección de pruebas por parte del departamento judicial , y tenemos todo tipo de medidas para proteger a las personas inocentes” El príncipe Roland agitó la mano y continuó “Qué dice el refrán? Nunca nos equivocamos con un buen hombre o dejamos ir a uno malo.” sonrió y continuó “Escuché acerca de tu arresto; si lo hubieras hecho como ellos lo ordenaron, entonces no habrías resultado herido. El proceso fue un poco brusco, pero también se hace con renuencia. Sabes, algunas de las personas más despiadadas pueden sacar un arma y defenderse en cualquier momento. Desde el invierno, dos policías han sido heridos mientras hacían arrestos.”

‘Policía… Podría referirse a esas patrullas. Qué es un departamento judicial? La administración supervisa las patrullas?’ Otto pensó y luego preguntó: “Sucede a menudo este tipo de cosas?”

“Una o dos veces al mes”, dijo el príncipe, “y probablemente es porque Timothy está tan aburrido en este invierno interminable.”

El príncipe demostró abiertamente su hostilidad hacia el nuevo rey. Otto se dio cuenta de que las diferencias entre los dos bandos eran irreconciliables. Dudó un momento y dijo “Cuando fui a la Ciudad del Rey, oí un rumor… Su Majestad, de verdad va a derrocar a Timothy?”

“El rumor dice que el trono del nuevo rey está colgado de un hilo?” El príncipe dijo sin rodeos: “Timothy no debería ser el nuevo rey, para usurpar el trono, asesinó a su padre, culpó a su hermano mayor y expulsó a García del reino de Graycastle. Todo el Territorio Sur fue destruido en la guerra, y el pueblo se quedó sin hogares ni pertenencias. Esos son crímenes que él ha cometido. La única manera de restaurar la prosperidad pasada del Reino Graycastle es derrocando a Timothy.”

Otto aguantó la respiración por un segundo y pensó ‘Roland Wimbledon es más activo que Timothy; al menos la resolución de lucha de Timothy no es tan fuerte… Parece ser que el status y momentum de ambos se está reversando.’

Se aclaró la garganta y dijo “Así que, como vecino amigo, el Reino del Alba espera que el Reino Graycastle pueda pronto recuperar la paz. Vine aquí en este momento para traer un acuerdo de alianza de Deegan Moya, el Rey del Reino del Alba.

“Oh?” dijo el príncipe con interés, “Dónde está?”

“Para evitar que se filtrara el mensaje, no lo traje conmigo. Sin embargo, Su Majestad me ha concedido el derecho a firmar el acuerdo.” Otto volvió a repetir el acuerdo de alianza. “Si los dos países pueden ayudarse mutuamente, podemos defendernos de la iglesia en conjunto y evitar el mismo destino que los reinos Everwinter y Wolfheart.”

“Eso es todo?”

La respuesta del príncipe dejó perplejo a Otto. ‘Qué significa eso? He sido bastante claro’, pensó. Cuando estaba a punto de repetir sus palabras, el príncipe agitó la cabeza y dijo: “Puede que el proyecto no funcione. La determinación de la iglesia de anexar los Cuatro Reinos es mucho más fuerte de lo que ustedes piensan, al igual que su fuerza de combate integrada por el Ejército Castigador de Dios y las brujas. Sus tropas estacionadas a lo largo de la frontera podrían ya haber sido rodeadas y destruidas por el enemigo antes de que se vayan.”

Ejército Castigador de Dios y… brujas?” preguntó Otto sorprendido.

“Parece que ustedes no saben nada sobre la ambición de la iglesia”, dijo el príncipe Roland, tomó un sorbo de té y continuó “Te diré toda la información que conocemos, y espero que puedas llevar estos mensajes al Reino del Alba para que su rey pueda volver a examinar el acuerdo de alianza. Si queremos derrotar a la iglesia, no sólo necesitamos disuasión, sino de un gran ataque.”

La reunión no llegó a su fin hasta la noche cuando el Príncipe dejó su taza, y el bosque detrás se encontraba en completa oscuridad. Pronto un extraña luz se encendió en la habitación, era más brillante y pura que una vela, pero Otto no tenía capacidad de notarlo. Sus ropas estaban empapadas de sudor frío, sus manos inadvertidamente cerradas en un puño, sus palmas sudorosas, las palabras del príncipe resonaban en su mente.

Los extraordinarios guerreros creados utilizando brujas salvajes, las brujas secretas de combate y las brujas puras… así como el propósito de la iglesia para eliminar los Cuatro Reinos a toda costa para dar un paso a la venidera Batalla del Juicio Final! eran noticias demasiado increíbles.

Sin embargo, muchos detalles coincidían con la información que él había recogido, como la Píldora Frenesí, que la iglesia usaba para debilitar la resistencia del reino; los carruajes que transportaban a las huérfanas a la Ciudad Sagrada; y su actitud hacia los nobles vencidos. Si era para borrar completamente la influencia de la nobleza para lograr un reino completamente unido por la iglesia, todas esas cosas tendrían sentido.

“Yo… No puedo tomar una decisión”, balbuceó Otto. “Estos asuntos son demasiado importantes. Tengo que reporselos a mi rey primero.”

“Por supuesto, ésta es una cuestión de vida o muerte para los dos reinos”, dijo el príncipe con calma, “y no se puede ser demasiado cuidadoso. Pero no lo olvides, nuestro tiempo se acaba.”



Otto se dirigió a la puerta, y listo para salir se giró vacilante y dijo: “Su Majestad, oí que un grupo de brujas fue reclutado aquí en Ciudad Frontera…. Me pregunto si habrá oído el nombre Andrea.”

“Ah, solía ser una mujer noble del Reino del Alba, pero desafortunadamente se quedó sin hogar y después entró en el Reino Graycastle.” El príncipe levantó las cejas y preguntó: “Por qué? La conoces?”

“Sí!” contestó Otto con su corazón latiendo fuertemente. “Podría… permitirme verla?”

El príncipe asintió con la cabeza y dijo: “Puedo ayudarte, pero si se reúne contigo o no, dependerá de ella.”

“No es Andrea su…?”

Sacudió la cabeza con una sonrisa y dijo “Las brujas son sólo ciudadanas que viven aquí, no mis sirvientes; no puedo manipular sus mentes.”

Descarga: